1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

Besos robados

Que se carguen de una vez la ley mordaza y los falsos delitos de apología y los de injurias a la corona

Jonathan Martínez 11/05/2019

<p>Fotograma de la película <em>Cinema Paradiso </em>(1988).</p>

Fotograma de la película Cinema Paradiso (1988).

Giuseppe Tornatore

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

En un pasaje inolvidable de Cinema Paradiso, el sacerdote de un pequeño pueblo siciliano supervisa las películas que van a ofrecerse al público y sacude una campanilla en cuanto los protagonistas se besan. Entonces, la tijera del proyeccionista identifica los fotogramas pecaminosos y los amputa sin miramientos. Estamos en los años cuarenta, la Segunda Guerra Mundial ha terminado y los parroquianos del cine Paradiso montan en cólera cada vez que la censura les roba un beso. “Nos reprimieron el amor, nos cortaron ese trozo de la película”, cantaba Joxe Ripiau a finales de los noventa. También después de la Segunda Guerra Mundial llegaba Gilda al cine Callao de Madrid y el público, muerto de hambre y franquismo, abarrotaba las salas para ver a Rita Hayworth. En la escena más memorable del filme, Gilda canta Put The Blame On Mame mientras se desprende de sus guantes al ritmo de la música. Y claro, el escándalo fue mayúsculo. La Iglesia calificó la cinta como “gravemente peligrosa” y algunos jóvenes falangistas la recibieron cantando el Cara el sol. El caso es que aquella pataleta puritana sirvió para excitar aún más la curiosidad de la audiencia. Incluso llegó a correrse el rumor de que Gilda habría terminado de desnudarse por completo si no hubiera sido por la tijera eclesiástica. Ahí tenemos en precario eso que la era de internet ha llamado efecto Streisand. La censura que se vuelve en contra del censor.

Chaplin, que en 1940 había protagonizado El gran dictador, una sátira feroz contra el nazismo, era otro de los autores fulminados. Aquella película sobre el ascenso de Hitler no pudo estrenarse en España hasta 1976

La caza franquista de inmoralidades en el cine ha dejado para la historia algunos episodios siniestros y muchos otros más bien entrañables. En la primera posguerra, algunos nombres de Hollywood como los de Bette Davis o Joan Crawford fueron extirpados de las carteleras. Charles Chaplin, que en 1940 había protagonizado, con El gran dictador, una sátira feroz contra el nazismo, era otro de los autores fulminados. Aquella película sobre el ascenso de Hitler no pudo estrenarse en España hasta 1976. La alteración caprichosa de los diálogos mediante el doblaje también hizo de las suyas. Una de las anécdotas más conocidas corresponde al malabarismo censor de Casablanca. Si la versión original definía a Rick como un tipo que “luchó contra el fascismo en España”, el doblaje franquista lo convertirá en alguien que “luchó con el Anschluss austriaco”. En La dama de Shanghai, el personaje interpretado por Orson Welles se revela como un combatiente de las Brigadas Internacionales que mató a un espía de Franco en Murcia y que no tendría inconveniente en volver a hacerlo. El doblaje franquista nos arrebata esta confesión y Murcia se convierte en la ciudad libia de Trípoli por arte de birlibirloque. Más torpe aún fue la censura de Mogambo. Con la intención de camuflar un amorío adúltero, los centinelas del orden y la ley convirtieron en hermanos a la pareja protagonista y lo que al principio era una inocente historia de cuernos derivó hacia un revolcón incestuoso.

En este clima persecutorio, los creadores más díscolos se vieron obligados a aguzar el ingenio y recurrieron a toda clase de triquiñuelas. Luis Buñuel, por ejemplo, entregó a la censura franquista una versión más bien aséptica del guión de Viridiana. Cuando por fin culminó el rodaje, transportó a escondidas la película a París y la presentó al Festival de Cannes sin el visto bueno del Ministerio. Viridiana resultó ser un filme blasfemo y anticlerical y además se llevó la Palma de Oro. José Muñoz Fontán, director de Cinematografía del gobierno franquista, subió al estrado a recibir el galardón sin ser consciente del berenjenal en el que estaba a punto de meterse. Al día siguiente, en cuanto regresó a Madrid, el ministro Arias Salgado lo destituyó de su cargo. Después, el diario oficial del Vaticano reclamó la excomunión de Buñuel y Franco mandó destruir los negativos. El resto es historia. Ya en las postrimerías del franquismo, el director Carlos Saura y el productor Elías Querejeta conformaron un tándem bien engrasado que aprovechó la atmósfera aperturista para burlar la censura y burlarse del régimen. En 1974, tras el estreno de La prima Angélica, los Guerrilleros de Cristo Rey llegaron a robar el rollo del cine Amaya de Madrid. El Cine Balmes padeció un ataque con explosivos. A la ultraderecha no le gustó ver en la pantalla a un falangista de camisa azul con el brazo escayolado a la romana. El mismo marchamo simbólico tiene Ana y los lobos, donde tres hermanos que representan tres pilares del franquismo –Iglesia, Fuerzas Armadas y represión sexual– asedian a una joven extranjera.

La Ley General de la Comunicación Audiovisual ha entregado la cinematografía a las cadenas de televisión, de modo que resulta bastante improbable rodar una película de éxito sin haber pasado por los despachos de Mediaset, Mediapro o TVE

Ha pasado mucho tiempo desde entonces pero la censura, como la energía, ni se crea ni se destruye. Solamente se transforma. Así lo explica Víctor Erice, que en 1973 consiguió sortear todos los controles con El espíritu de la colmena, una película que mitificaba a los maquis. La censura de nuestros días, dice Erice, obedece a las leyes del libre mercado. La economía es una modalidad atroz de censura porque acude al origen de la cadena y consigue que la película jamás llegue a rodarse. Y si se rueda, consigue que la película jamás llegue a distribuirse. La paradoja está servida. En un mundo donde se ha abaratado el acceso a la tecnología y donde todos nos hemos convertido en creadores espontáneos de contenido audiovisual, parece más difícil que nunca hacer cine contestatario. La Ley General de la Comunicación Audiovisual ha entregado la cinematografía española a las cadenas de televisión, de modo que resulta bastante improbable rodar una película de éxito sin haber pasado por los despachos de Mediaset, Mediapro o TVE. En otras ocasiones, los obstáculos son de distribución. En 2014, Aitor Merino explicaba que la mayoría de exhibidores se habían negado a poner en cartel su obra Aitor eta biok. Todo esto a pesar del éxito que terminó cosechando en los cines donde sí se atrevieron. Han pasado cinco años desde el estreno y ninguna cadena estatal ha querido emitir aún este trabajo. Malos tiempos para la lírica documental vasca. Es fácil recordar la que le montaron en 2003 a Julio Medem cuando quiso presentar su película coral La pelota vasca, la piel contra la piedra.

Por suerte, quedan algunos resquicios para la esperanza. Al menos este año pasado hemos disfrutado de un thriller valiente como El reino, de Rodrigo Sorogoyen, que mete el dedo en el ojo al caso Bárcenas y a la trama Gürtel sin necesidad de mencionarlas. La película es tan flexible que nos permite acomodarla a muchas otras tramas. El propio Sorogoyen menciona los EREs de Andalucía. De hecho, desde que se escribió el guión hasta hoy, tanto Mariano Rajoy como Susana Díaz han pasado a mejor vida. Otra película de 2018 que cruza todas las líneas del atrevimiento es El rey, una pieza que Alberto San Juan, Luis Bermejo y Willy Toledo han llevado a la pantalla grande después de haber arrasado durante dos años en el Teatro del Barrio de Madrid. El formato escénico, la línea argumental demoledora contra la monarquía y la presencia de un actor proscrito como Toledo no han contribuido a que el filme haya tenido una distribución normalizada. Nos quedan, eso sí, algunas salas valientes. Más o menos las mismas que han ofrecido Black is Beltza, el largometraje animado de Fermin Muguruza. No todos los días tenemos la ocasión de ver películas que combinan los Sanfermines con Malcolm X, Angela Davis y las Panteras Negras.

Venimos de una oleada de censura. La persecución contra los titiriteros. Los procesos contra Pablo Hasél, Valtònyc, César Strawberry y los doce de La Insurgencia. La Operación Araña contra tuiteros. El año de prisión para Alfredo Remírez. Cassandra Vera y los chistes de Carrero Blanco. Los estragos indiscriminados de la Ley Mordaza. Parece que el mundo del cine, tal vez más amodorrado y acrítico, se ha librado de la cacería. Es cierto que se han registrado algunos capítulos de boicot ideológico. Existen, por ejemplo, un puñado de películas y series que TVE compró pero que el Gobierno popular nunca terminó de emitir. La cadena pública mantuvo secuestrado desde 2012 El precio de la libertad, biopic inspirado en la vida de Mario Onaindia. Fue necesario esperar a que el PP abandonara La Moncloa para que esta miniserie de Ana Murugarren viera la luz. Siete años después. Un buen puñado de obras han pasado por el mismo trance. Ahí tenemos VolveremosLa ConspiraciónLa República Tres días de abril, series históricas que no encajaban en la línea política de los inquilinos de Génova.

En el pasaje más emblemático de Cinema Paradiso, un viejo rollo de celuloide reúne todos los besos prohibidos que la censura sacerdotal se había llevado por delante treinta años atrás. Ojalá todo cambie para que expresar en libertad nuestras ideas deje de salirnos tan caro. Que se carguen de una vez la ley mordaza y los falsos delitos de apología y los de injurias a la corona. A ver si hay suerte y alguien se toma la molestia de empalmar en un solo rollo de película todas las canciones censuradas, todos los tuits fiscalizados, todas las opiniones pisoteadas, para que dentro de treinta años, cuando ya nada importe, podamos reírnos en paz de todo lo que no nos permitieron ser.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Basajaun

    Excelente artículo, Jonathan. Por poner un solo pero, la película que dirigió Aitor Merino es "Asier eta Biok", no "Aitor eta Biok".

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí