1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Feminismo y maternidad, un debate pendiente

Una reseña de ‘Mamá desobediente’ de Esther Vivas

Irene G. Rubio 22/05/2019

<p>Mujer embarazada.</p>

Mujer embarazada.

Tatiana VDB

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Eres madre primeriza y tienes muchas dudas sobre esta nueva etapa. Empiezas a investigar y descubres que los libros de crianza y las revistas especializadas en maternidad están plagados de discursos paternalistas e infantilizadores, enfoques pseudocientíficos y unas exigencias inalcanzables para las madres. La mirada feminista es la gran ausente en estos temas.  

Afortunadamente, el feminismo está en auge y en esta ¿cuarta? ola se está empezando a paliar ese vacío. En los últimos años el sector editorial está recuperando algunos clásicos del feminismo como Nacida de mujer, de Adrienne Rich (Traficantes de sueños, 2019), o El nudo materno (Las afueras, 2018), las memorias de Jane Lazarre. Varias autoras han comenzado a abordar diversos aspectos de la maternidad con perspectiva de género. Desde la crianza en una sociedad individualista con ¿Dónde está mi tribu? (Clave intelectual, 2013), de Carolina del Olmo, al deseo de ser madre y los problemas de fertilidad en la autobiográfica Quién quiere ser madre (Alfaguara, 2017), de Silvia Nanclares, o la lactancia como mandato en Lactancia materna: política e identidad (Cátedra, 2018), de Beatriz Gimeno.

En Mamá desobediente (Capitán Swing, 2019) Esther Vivas recoge el guante de reflexionar sobre la maternidad desde el feminismo. La autora no se centra en una sola cuestión: decide ir a por todas y aborda una amplísima variedad de temas. Por sus primeras páginas desfilan los estereotipos sobre la maternidad, las condiciones sociales que la dificultan, la infertilidad, las madres solteras, las madrastras, los vientres de alquiler, la relación entre feminismo y maternidad a lo largo de los años... Son tantos asuntos que se echa en falta que la autora hubiera escogido algunos de ellos y hubiese profundizado más, ya que se apuntan cuestiones muy interesantes que a veces se quedan en pinceladas. La segunda y la tercera parte del libro están más aterrizadas: en una se aborda la violencia obstétrica hacia las mujeres, tanto durante el embarazo como en el parto y en el puerperio, y en otra, la lactancia materna.   

Feminismo y maternidad

Uno de los aspectos más interesantes del libro es su recorrido por la relación conflictiva entre feminismo y maternidad. De un feminismo de la primera ola que no cuestiona el rol reproductivo de las mujeres, dando por hecho que ser madre es algo que va incluido en el pack de ser mujer, se pasa a una segunda ola que pone en entredicho la maternidad como destino. Para Vivas, esa reivindicación del derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y el rechazo a la maternidad obligatoria acaba derivando, en ocasiones, en un discurso que la invisibiliza o la concibe como una carga. Siguiendo a Adrienne Rich, se confunde el rechazo a la maternidad como institución (patriarcal, opresora) con la maternidad como experiencia.

A este rechazo se une una visión de la emancipación de las mujeres que pasa por salir al espacio público, integrarse en el mercado laboral y ganar independencia económica. “Cuando el feminismo identifica libertad e igualdad con trabajo asalariado tiende a menospreciar todo lo que sucede dentro de los hogares”, señala Vivas. Este imaginario de la liberación por el empleo y la equiparación con los hombres no cuestiona el mercado de trabajo y, en un contexto de precariedad generalizada, se hace difícil de sostener hoy. Como se pregunta Vivas: “¿La maternidad es un yugo y el mercado laboral no?”. 

El feminismo tiene la tarea, y el empeño de Vivas forma parte de ella, de abordar la maternidad en un contexto muy distinto del de los años 60 y 70, con un Estado del Bienestar en descomposición, que no garantiza derechos básicos como la vivienda y que delega en las mujeres gran parte del trabajo reproductivo que ya no está dispuesto a asumir. En la actualidad, más allá del derecho a no ser madres, muchas mujeres se encuentran con la dificultad de poder llegar a serlo o de no morir de agotamiento cuando lo consiguen. “El problema”, afirma Vivas, “no es la maternidad, sino un sistema socioeconómico que da la espalda a la crianza y al cuidado”.

Para la autora el feminismo tiene que reivindicar la maternidad o, más bien, las maternidades en toda su diversidad como sujeto político. Tiene ante sí el reto de revalorizarlas sin caer en argumentos esencialistas. Un reto incómodo, ya que la dimensión biológica de la maternidad ha sido un terreno que gran parte del feminismo ha preferido ignorar. Cuando una se convierte en madre, o trata de serlo, se da de bruces con una realidad corporal ineludible. ¿Cómo reconocer esta dimensión sin empantanarse en un terreno abonado a discursos conservadores?

Vivas concluye reivindicando una maternidad feminista que rompa con la maternidad patriarcal y con la neoliberal sin renunciar a vivir la experiencia materna. Algo que suena muy bien pero que corre el riesgo de quedar como una voluntariosa consigna. ¿En qué consiste ser sujeto político como madre? ¿En qué se concreta esa maternidad del 99% que defiende? 

Violencia

En la segunda parte del libro Vivas se centra en la violencia obstétrica, la que se ejerce sobre los procesos reproductivos de las mujeres. La autora echa la vista atrás y reconstruye cómo el parto se fue medicalizando y ha acabado por tratarse prácticamente como una patología en la que mandan los médicos y donde las mujeres son objetos pasivos. También denuncia cómo se instauran prácticas agresivas cuya aplicación masiva no tiene justificación médica (episiotomías por sistema, rasurados y cesáreas innecesarias, entre otras) y cómo el maltrato de muchos profesionales a las mujeres se ha convertido en algo demasiado frecuente, como advierten organizaciones como El Parto es Nuestro. Vivas defiende la necesidad de realizar partos respetados, en los que se tenga en cuenta la voz y las necesidades de las mujeres. 

La teta es la leche, pero no para todas

La tercera parte, con el elocuente título “la teta es la leche”, es una reivindicación de la lactancia materna. La autora desgrana las virtudes y cualidades de la leche materna y realiza un breve recorrido histórico por las diferentes prácticas de lactancia a lo largo de la historia. Se detiene en examinar cómo la industria de la leche artificial, con la complicidad de los estamentos médicos, impuso el biberón por razones que no tenían nada que ver con la salud de los bebés y cómo desde hace pocas décadas se está volviendo a recuperar la lactancia materna. 

Si para Beatriz Gimeno la lactancia materna se ha convertido en un mandato de género, casi una mística de la maternidad entregada, para Vivas no está lo suficientemente protegida ni promovida por los poderes públicos. No se puede practicar en público con tranquilidad, está mal vista mantenerla a partir del año y se pretende recluir en el espacio privado. En esta suerte de diálogo no escrito con el libro de Gimeno podría haber resultado interesante que Vivas abordase algo que pone de manifiesto la primera: que la lactancia se ha convertido casi en una obligación moral autoimpuesta para muchas mujeres. Aunque no se compartan las tesis de Gimeno, se puede reconocer que el convencimiento de que la lactancia es lo mejor para los bebés también puede provocar que muchas madres sufran lo indecible por dar teta a pesar de las grietas y los dolores.

Más allá de la reivindicación de la lactancia, lo interesante es como Vivas describe las contradicciones que atraviesan esta práctica en un escenario neoliberal. Así, evidencia la esquizofrenia de una sociedad cuyos médicos recomiendan la lactancia y la prescriben en exclusiva hasta los seis meses, pero que concede unos de los permisos de maternidad más bajos de la Unión Europea y pretende que la lactancia se compagine con unos horarios laborales interminables. También señala cómo el neoliberalismo saca provecho de esta esquizofrenia, generando una nueva industria del sacaleches. ¿Qué quieres seguir dando leche materna? No hay problema, ahora puedes sacarte leche en el trabajo y hasta en el coche, para que otra persona dé el biberón al bebé con tu leche.

Vivas admite que la clase social determina en buena medida el tipo de lactancia: si hace unas décadas eran las mujeres de clase trabajadora quienes más la practicaban, mientras las clases medias y altas optaban por el biberón, ahora la relación se ha invertido. Más que estilos de vida u opciones individuales, para Vivas las prácticas de crianza están condicionadas por el contexto socio económico en el que se practican. “Si se considera la lactancia materna como una decisión personal”, señala, “toda la responsabilidad acaba recayendo en las mujeres y se esconden las desigualdades sociales que hacen que para algunas sea más fácil dar la teta que para otras”.

En definitiva, Mamá desobediente es una buena puerta de entrada a muchos de los debates pendientes sobre maternidad que tiene el feminismo hoy en día, algunos de los cuales probablemente empiecen a reclamar pronto una discusión más ambiciosa. 

Autora >

Irene G. Rubio

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jonas Benarroch

    Me pregunto a qué obedece la imperdonable omisión, por parte de la autora de esta reseña, del ensayo de Patricia Merino (“Maternidad, Igualdad, Fraternidad- las madres como sujeto político en las sociedades postlaborales”) en la lista de publicaciones que han precedido e inspirado la obra recién publicada de Esther Vivas. El ensayo de Patricia Merino, publicado en enero de 2017, fue el primero en abrir el debate de la politización de la maternidad desde una perspectiva feminista en este país tan refractario a aceptar ideas críticas cuando muestran las fisuras de un discurso dominante tan autocomplaciente. Debe ser por esta razón que el feminismo oficial le dio la espalda al incómodo ensayo de Patricia, que diseccionaba la precaria situación de la maternidad abandonada a su suerte por el feminismo. No todo el feminismo le dio la espalda al novedoso y revulsivo ensayo, Laura Freixas lo definió como uno de los mejores de 2017, Carolina del Olmo lo presentó en Madrid, y precisamente Esther Vivas en Barcelona. Pero recuerdo con bochorno la presentación que la valiente Carolina Bescansa hizo del libro de Patricia Merino en una librería feminista del centro de Madrid. Los asistentes podíamos contarnos con los dedos de una mano. “Libro Incómodo” fue como Bescansa lo definió, y dio en el clavo. Demasiado incómodo para ser valorado con justicia de buenas a primeras. ¿Acaso Maternidad, Igualdad y Fraternidad aterrizó demasiado pronto en un feminismo español que no estaba preparado para recibirlo? . Ahora “Mamá desobediente”, que bebe directamente de la silenciada “Maternidad, igualdad, Fraternidad” sale a la la luz y es bien recibida por el feminismo oficial y por la inteligentzia hispánica. Es casi un deber moral preguntarse por qué ahora y no antes.

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí