1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

En torno a los videojuegos y su papel en la industria cultural

Si usted no encuentra el precio de un producto digital por ningún lado, entonces el precio es usted

Marcos Pereda 5/06/2019

<p>Captura de pantalla del videojuego 'Fortnite'.</p>

Captura de pantalla del videojuego 'Fortnite'.

Whelsko / Flickr (CC BY 2.0)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Cuando yo era un chaval, entre los despiadados ochenta y los pesarosos noventa, existían unas cosas que se llamaban “salas de máquinas”. No piensen en los sacacuartos de apuestas deportivas que crecen como setas a la entrada de cada instituto (sobre todo si hablamos de barrios con rentas bajas), no. Era otro asunto. Allí, rodeado de un montón de tipos que parecían extras de Yo, El Vaquilla, lo mismo podías jugar al billar que echar un futbolín, probar con los videojuegos o ver lo poco que te duraban tres bolitas (una, dos y tres) en esas pendientes del diablo que eran los petacos. Ahhh, los petacos. El millón. Pinball, si son ustedes lectores millennials. Yo tenía un amigo (lo sigo teniendo, vamos) que era un crack, sabía mover la estructura con un certero golpe de cadera (así, como un cantante de trap) y la esfera de metal (pero qué metal pulido, qué brillante, qué de luces) obedecía sin rechistar. Y de esa forma se pasaba la tarde, con una moneda de veinticinco pesetas (moneda enorme, plateada, con la cara de Franco en el reverso, que pesaba en el bolsillo como la promesa de un pecado) estirada horas y horas…

Quiere esto decir que cuando acudo al Congreso de Periodismo Cultural que organizó la Fundación Santillana en Santander hace unos días, y que este año estaba dedicado a la industria del videojuego, me siento un poco raro. Como nadando entre dos aguas. Porque sé de qué va el asunto (el Snow Bros, el Street Fighter II, una frikada muy adictiva que mi cuadrilla llamábamos el de los patos) pero a la vez soy consciente de estar totalmente desconectado de lo que es una industria pujante y, por su propia naturaleza, extraordinariamente dinámica. Vamos, que se me escapa la actualidad del mundillo, y llevó cargando sobre la espalda mi habitual saco de prejuicios. El mismo que paseo, ufano, por conciertos, exposiciones de arte contemporáneo, programas de la tele, salas de cine, campos de fútbol y cuanta manifestación cultural se le ocurra a usted, buen hombre). El que me dice que cualquier tiempo pasado fue mejor, porque en los tiempos pasados yo era más joven (más niño, más adolescente, más yogurín, menos gordo) y mis recuerdos no me pueden engañar hasta ese punto. Solo que lo hacen, los puñeteros.

Pero esa es otra historia.

¿Conclusiones? Qué pereza… ¿pero a usted le gustan las conclusiones? Yo es que prefiero las preguntas, los indicios, las premisas. Y de esas me llevé un montón. Algunas picotearon mi curiosidad. Otras atacaron las ideas que traía preparadas de casa (no sé para qué las traigo, si luego no me sirven para nada). Veamos. Que la industria del videojuego factura más de 100.000 millones de euros. Anualmente. Nada menos. Que unos 2.300 millones de personas juegan a videojuegos, lo que equivale a un tercio de todos los que pisamos este planeta. Que en el desarrollo de los grandes títulos participan cientos de manos, desde diseñadores de personajes hasta escritores, programadores, compositores y casi cualquier miembro de la panoplia cultural que a usted le venga en mente. Y que la mayoría de entre los juegos más populares son gratuitos, y le asoman a los ojos por este aparatito que usted ahora (quizá) sostiene entre las manos. Asuntos todos ellos que encierran más sustancia de la que pudiésemos esperar a simple vista…

 unos 2.300 millones de personas juegan a videojuegos, un tercio de todos los que pisamos este planeta

Dijo Gottfried Wilhelm von Leibniz (si uno tiene un nombre tan eufónico hay que decirlo completo) que quien meditase sobre los juegos hallaría en ellos materia para importantes consideraciones. No se refería a los juegos que aparecen en pantallas, pero la reflexión nos sigue valiendo. Antaño la actividad lúdica proporcionaba elementos de aprendizaje, de educación, a los chicos en pueblos y aldeas. Juegos con los que agudizar su puntería, sus reflejos, su capacidad para estar concentrados. En Cantabria se llamaban “a cusquiar”, “la gallibarda”, “la raposa”, “el celemín”. Espacios de escuela cuando en la escuela no había espacio, vicisitudes de sarrujanes en mitad de las brañas, con el sonido metálico del campano al fondo y la amenaza del lobo siempre presente. Juegos en los que el ganador recibe un premio y el perdedor un castigo, porque la vida es así de cabrona y en el monte los errores tienen, las más de las veces, pocas posibilidades de corrección.

Ahora los tiempos son otros, y se teme por defecto más que por exceso. Alienados de la sangre y la muerte presente en el día a día del medio rural hasta no hace tanto, los críticos con los videojuegos repudian la sangre, virtual, que salta hasta las pantallas en ejercicios muchas veces llenos de exageración e ironía. ¿Existen, con todo, peligros? Los hay, sin duda. La Organización Mundial de la Salud acaba de incorporar el trastorno con videojuegos como una enfermedad, una que además trasciende el cliché casi tópico del jugador eterno, y se detiene en otros aspectos, como la priorización del juego sobre todas las cosas, la afección a un correcto desarrollo de la vida en el día a día o los cambios de humor. Cabe señalar, con todo, que el porcentaje de quienes pueden padecer este trastorno oscila “solo” entre el tres y el cinco por ciento, según lo comentado en el Congreso por José Luis Ayuso Mateo, miembro del Comité de la OMS.

Pensaba, travieso, que quizá eso no sea sino una sensación de falsa seguridad. Y que la cuña nos las están metiendo por otro lado. Por el de siempre, añado. Con el tema del juego, no del videojuego. Lo explicaba Miguel Sicart cuando, hablando del muy exitoso “Fortnite” (ese entretenimiento que tiene sorbido el seso a muchos jóvenes), señalaba que algunas de las recompensas que se pueden adquirir en el juego no son sino bailes pensados para que los haga el avatar después de algún éxito. Sí, los mismos que luego reproducen en el córner futbolistas como Griezmann tras anotar un gol. Y que esos pasos están sacados (secuestrados) de la América afroamericana más suburbial. O, dicho de otra forma, apropiación cultural de primer orden, ríanse ustedes de lo que dicen de Rosalía…

A mí lo de la apropiación cultural me parece muy feo, pero empiezo a estar casi acostumbrado en este mundo lleno de pantallas donde los espacios en blanco de los mapas ya apenas existen. Así que, como buen cínico, me quedé con la segunda parte de la afirmación. Porque, aunque el “Fortnite” es gratuito las mejoras a nuestro personaje (como los bailes) no lo son. Y aquí empieza el negocio. O una parte de él. Partamos de la base de que si usted no encuentra el precio de un producto digital por ningún lado entonces el precio es usted. Sus datos, sus intereses, su perfil. Absolutamente todo es monetizado por estas empresas, bien para un uso directo o para reorientarlo a terceros. Tampoco se lleve las manos a la cabeza, que seguro que maneja alguna red social y la idea es exactamente la misma.

Pero lo otro ya no. Muchos de estos juegos aparentemente gratuitos esconden tesoros de todo tipo que son de pago. A veces resultan intercambios seguros, compraventas sin más. Yo te doy esta cantidad, tú me das este bonito sombrero para poder lucir más cool en pantalla. Pero otras no. Sistemas aleatorios. Cromos que esconden a estrellas en juegos de fútbol. Superpoderes en ese bonito entretenimiento que usted utiliza cuando está en el servicio (no lo niegue ahora, truhán). Ventajas que harían las delicias incluso de, por poner ejemplo aleatorio, una presidenta del Congreso de los Diputados. O, dicho de otra forma, el caballo de Troya de las apuestas (pues eso son, y no otra cosa) colándose hasta su mismísimo salón a través del ocio más aparentemente inocuo. Es a través de este agujero como se está introduciendo el “gusto por el azar” en segmentos poblacionales aparentemente ajenos a las apuestas fundamentalmente deportivas. Y a mí esto me molesta (y me preocupa) mucho más que las vísceras y ese comportamiento inhumano que ya exhibían, tiempo ha, los Tántalo o Zeus…

Las vidas, que cambian. Si alguno de los asistentes al Congreso me hubiese pedido que le llevase a la “Sala de Máquinas” de mi infancia, la de mi barrio, no hubiese podido ir.

Hoy, allí, hay una casa de apuestas…

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    que tiempos ls del futbolin ! - toda pasa ahora por una docena d empresas qe hacen todo en USa y ns lo venden... - Es oficial: según la OMS jugar demasiado a Fortnite podría ser un trastorno mental https://www.ipadizate.es/2018/06/19/adiccion-videojuegos-oms/ https://www.eldiario.es/tecnologia/implicaciones-trastorno-videojuegos-enfermedad-mental_0_904660167.html - Uno de los estudios más relevantes es el llevado a cabo por Craig A. Anderson (2010), catedrático del Departamento de Psicología de la Iowa State University, titulado Violent video game effects on aggression, empathy, and prosocial behavior in Eastern and Western countries: A meta-analytic review, en el que, junto con otros autores, realiza un meta-análisis de 130 estudios experimentales y no experimentales hechos en EEUU y en Japón, que contienen una muestra acumulada de 130.000 individuos = hay una relación directa entre actos de violencia y matanzas, por un lado, y la exposición a tales tipos de videojuegos, por el otro. Así pues, hay evidencias de que la exposición a los videojuegos violentos tiene relación directa con conductas, pensamientos y actitudes agresivas, así como con la disminución de comportamientos prosociales y de empatía hacia las víctimas. https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2019/02/20/la-promocion-del-fascismo-neoliberalismo-a-traves-de-los-videojuegos/ a base de crisis y pobreza = urgencia y angustia, la gente se va cerrando , volviendose agresiva mezquina y es menos sincera empatica solidaria etc - LUDOPATIA https://www.lamarea.com/2018/07/11/el-camino-de-los-videojuegos-que-puede-conducir-a-la-ludopatia/ https://www.eldiario.es/economia/apuestas-disparan-inscritos-registro-personas_0_797221131.html - todo tiene su lado bueno y malo y depende quien lo use, lo mismo puede servir para desahogarse que para adiccionarse a la violencia un dia X se preguntaria :” ¿ y si mato a alguien de verdad que pasaria ? “

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí