1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL MENTIDERO

Tenemos que hablar de Hermann

Tertsch ha ejercido durante años como el vocero del argumentario soterrado del PP, ese que no se atreven a verbalizar en público

Pablo MM 8/06/2019

<p>Hermann Tertsch presentando <em>Diario de la noche</em>.</p>

Hermann Tertsch presentando Diario de la noche.

Telemadrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

La carrera de Hermann Tertsch ha discurrido en paralelo entre el bufón que hace las delicias de los señoritos de la corte y el propagandista ultra que vomita en cada palabra las ideas más reaccionarias. 

El periodista, o eso dice él, ha ejercido durante años como el vocero del argumentario soterrado del PP, ese que no se atreven a verbalizar en público y para el que utilizan de altavoz a sus secuaces de la prensa. 

Mensajes diseminados en los medios de comunicación para azuzar el granero del odio entre los pueblos, que tan buenos réditos electorales han granjeado en Génova 13, y para el que siempre han tenido a un plumilla en primera fila dispuesto a vender su ética profesional a cambio de un plato de sopa. 

El martes pasado, un juzgado de Zamora condenó a Tertsch a pagar una indemnización de 15.000 euros al padre de Pablo Iglesias por “intromisión ilegítima y vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen”

El martes pasado, un juzgado de Zamora condenó a Tertsch a pagar una indemnización de 15.000 euros al padre de Pablo Iglesias por “intromisión ilegítima y vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen”, tras acusarle de ser partícipe del asesinato de un policía en 1973. “Del nombre de este policía tampoco se acuerda nadie. José Antonio Fernández Gutiérrez, asesinado por el FRAP, grupo terrorista comunista, el 1 de mayo de 1973. Entre los miembros detenidos después estuvo el padre de Pablo Iglesias. Como llegó la amnistía nunca fue acusado nadie”, publicó el articulista en su cuenta de Twitter. 

Cuando otro usuario le recordó que por aquel entonces el susodicho estaba cumpliendo condena por repartir propaganda en favor del primero de mayo, Tertsch respondió: “Las decisiones sobre matar o no matar policías se toman antes. Además, yo no he dicho que el padre de Iglesias fuera uno de los autores materiales del asesinato de aquel policía de 21 años, sino que no ayudó a esclarecerlo. Nunca fue aclarado ese crimen porque se dio la amnistía”. Que la verdad no me estropee un buen titular, debió pensar. 

No es la primera vez que la familia de Pablo Iglesias es objeto de la lengua viperina del ahora eurodiputado de Vox. En 2017 tuvo que abonar 12.000 euros al abuelo paterno tras llamarle “criminal” en un artículo del ABC: “Fue condenado a muerte por participar en la caza de civiles inocentes desarmados en la retaguardia en Madrid”. La realidad es que la dictadura franquista le sentenció por un delito de rebelión y conspiración contra los intereses del Estado. 

En el lodazal de la política, allí donde los exabruptos y las mentiras ensordecen el buen hacer de la palabra, Hermann Tertsch disfruta gozoso como gorrino en cochiquera. Es difícil saber con exactitud cuándo empezó a chapotear más allá de los márgenes de la ética profesional, pero especialmente recordadas son sus intervenciones en Telemadrid. 

A la cadena pública llegó tras un recorrido de 20 años en El País, y desde entonces, siempre bajo el amparo de Esperanza Aguirre, ha sido uno de los actores principales en la transformación de un servicio público de información en el órgano de propaganda oficial de la sempiterna lideresa. 

En 2009 ejercía como presentador y director de Diario de la noche, un informativo nocturno que repasaba la actualidad desde el particular prisma del aguirrismo. El 15 de diciembre tuvo la generosidad de regalarnos uno de los instantes mas gloriosos de la televisión contemporánea: “Hoy les saludo desde un plató muy especial, desde la cama de un hospital de Madrid”. 

Allí, en la penumbra de una habitación, comparecía ante los espectadores vestido con un pijama de cuadros y recostado en la cama de un centro médico, tras haber sufrido una agresión que le provocó “la rotura de mis costillas, el encharcamiento del pulmón y el edema de todo mi costado derecho”. Durante casi cuatro minutos del mejor personaje fellinesco, Tertsch señala a El Gran Wyoming, “el amigo del presidente”, como instigador de la paliza. 

El articulista se refiere a unos vídeos sarcásticos que el programa El Intermedio hizo a raíz de una de sus tantas polémicas declaraciones, cuando aseguró que “si yo pudiera matar a 15 o 20 miembros de Al Qaeda por liberar a nuestros tres compatriotas lo haría sin la menor duda”. 

En sus piezas humorísticas, el espacio de La Sexta sustituía las palabras “miembros de Al Qaeda” por “pacifistas”, “ministros” y “menores de 25 años”. Un recurso habitual del programa que fue utilizado maliciosamente para encontrar un chivo expiatorio al que cargar la culpabilidad de la agresión. La realidad, como suele suceder en el universo Tertsch, es bien distinta. 

Unos minutos antes del terrible suceso, el periodista se encontraba disfrutando de la noche madrileña en el Toni 2, un conocido piano bar de la capital. Según informaciones reveladas por La Sexta y el diario El País, varios testigos aseguran que comenzó entonces una acalorada discusión con un empresario de la noche que estaba tomando copas junto a dos mujeres. 

Los allí presentes cuentan que Tertsch, con claros síntomas de embriaguez, agarró del brazo y trató de retener a una de las mujeres, provocando que el agresor le propinase un empujón que acabó con el costillar del periodista quebrado contra un taburete. “Me quedé con ganas de darle una hostia”, confesó el hombre a uno de los agentes, según recoge la revista Interviú

El incidente se podría haber saldado con la denuncia pertinente por una simple trifulca de borrachos de bar, pero en los estrechos márgenes de la moralidad tertschiana, aquella era una gran ocasión para sacar rédito político. 

Con el apoyo de Esperanza Aguirre, que no dudó en subrayar la diana sobre El Gran Wyoming, comenzó un proceso judicial contra La Sexta que acabó perdiendo. La derrota, sin embargo, no fue demasiado amarga. 

 El Intermedio se tomó la revancha al destapar que los 30.000 euros de las costas judiciales habían sido sufragados por Telemadrid

Meses después, El Intermedio se tomó la revancha al destapar que los 30.000 euros de las costas judiciales habían sido sufragados por Telemadrid. Tertsch, un defensor a ultranza del liberalismo y azote del gasto público, hizo valer su ascendencia sobre Aguirre para que fueran los madrileños los que pagaran de su bolsillo aquel esperpento judicial, a través de las cuentas de un ente público que tiempo atrás había despedido al 80% de su plantilla por “dificultades económicas”. 

Sus encontronazos con los periodistas de La Sexta se han ido sucediendo a lo largo de los años, con el “sinvergüenza” de Gonzo, la “garrapata sectaria” de Jordi Évole o “la enchufada por su marido” de Ana Pastor, y con medios de comunicación como CTXT, al que calificó de “saco de mentiras fabricado por idiotas”. Decía Leonard Cohen que “a veces uno sabe de qué lado estar simplemente viendo quiénes están del otro”, así que, señor Tertsch, es un placer navegar desde el otro lado del río. 

Volviendo al plano meramente profesional, Hermann Tertsch ha encontrado en los panfletos ultras un acaudalado refugio para su verborrea. Intereconomía, 13 TV, la cadena COPE, y especialmente el ABC, han sido los subterfugios desde donde ha desembuchado la hiel contra todos los que sentenciaba merecedores de su desprecio. 

En el periódico que dirige Bieito Rubido protagonizó algunos de sus vodeviles más sonados. El 27 de diciembre de 2016 publicó una columna titulada “Solo para no españoles”, donde critica la apertura de un comedor gratuito y exclusivo para extranjeros, creado supuestamente por Manuela Carmena. 

Tertsch comparaba la iniciativa con los repartos de comida solo para españoles impulsados por Hogar Social: “Lógico es en todo caso que Podemos y los neonazis acaben practicando lo mismo, aunque sea inverso en la discriminación y lo llamen de otra manera. Siempre acaban practicando lo mismo, los nazis y los comunistas”.  

Pocas horas después, el ABC retiró el artículo de su edición digital, mientras que en el papel publicó una nota de disculpa. El motivo: aunque era cierta la puesta en marcha de comedores para extranjeros, el proyecto partía al 100% de la Comunidad de Madrid dirigida por Cristina Cifuentes. El diario replegó velas para evitar una posición beligerante contra la líder popular, dejando patente que la verdadera intención era atacar al consistorio de Manuela Carmena. 

Otro episodio, el por entonces director y presentador de Diario de la noche grabó su crónica de la huelga general de noviembre de 2012 un día antes de que comenzase

Otro episodio reluciente sucedió durante su etapa en Telemadrid. El por entonces director y presentador de Diario de la noche grabó su crónica de la huelga general de noviembre de 2012 un día antes de que comenzase. “España tiene los mismos problemas que hace 24 horas, sólo agravados por el descrédito que supone en el exterior una convocatoria de este tipo. El daño económico objetivo también es cuantioso […] El objetivo de la huelga era disparatado y por eso estaba condenada al fracaso”, son algunas de las frases de su discurso. 

La plataforma Salvemos Telemadrid destapó la farsa y el ínclito no tuvo más remedio que admitirlo con su particular tono de camorrista siciliano: “He grabado cuando el sindicalismo totalitario nos ha dejado. Y verá lo adecuado del comentario. Querían que callara. Pues no”. 

Tertsch inicia ahora una nueva etapa tras cuatro décadas en los medios de comunicación. En pocos días se estrenará como eurodiputado de Vox, la formación de Santiago Abascal por la que ha mostrado simpatías desde su fundación. 

Militante en su juventud del Partido Comunista de Euskadi, parece que Tertsch ha decidido ahora seguir los pasos de su padre, Ekkehard Tertsch, antiguo miembro del Partido Nazi y mano derecha de Josef Hans Lazar, propagandista del Tercer Reich en la embajada alemana en Madrid. 

El viraje ideológico, al margen de cuestiones genéticas que no explican nada, ha sido paulatino a largo de los años. En 2010, en una columna del ABC, describió a Santiago Carrillo como “un criminal absuelto por la amnistía de 1977” y blanqueó la dictadura de Pinochet porque “dejó un país que hoy es modelo en Latinoamérica”. 

La decisión de embarcarse en el proyecto de los ultraderechistas es un perfecto colofón para un hombre que ha hecho de la contradicción su seña de identidad. El mismo Hermann Tertsch que trabajó en Telemadrid con picos de salarios de 562 euros de dinero público por cada una de sus colaboraciones de dos minutos de duración (según datos de Salvemos Telemadrid), se ha alistado en un partido que apuesta por el cierre de “los chiringuitos” de las televisiones públicas para poner fin al “despilfarro”.

Como dijo Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no les gustan tengo otros”. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Viriato

    Julio Loras. Nadie es culpable de lo que los padres de uno son culpables pero ser defensor y activista a tiempo completo de los mismos "pecados" que tu padre, te convierte en doblemente culpable.

    Hace 2 años 5 meses

  2. Carlos

    Julio, a veces hay que conocer nuestro pasado para comprender nuestro presente. Y parece que en este caso no está de más este dato.

    Hace 2 años 5 meses

  3. jose emilio g. perez

    Pues no tenia idea de lo que por lo visto es ese personaje.

    Hace 2 años 5 meses

  4. Julio Loras

    Todo me parece bien, excepto que salga a relucir su padre. ¿O es que, como los judíos, creemos que el pecado ha de recaer sobre los descendientes? Cada uno es responsable de sí mismo, no de sus antepasados, por muy próximos que sean.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí