1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Exiliados en Transición (II)

Olvido. El frío del exilio

El miedo a no ser recordados y la alegría que sienten al saberse rememorados invaden la correspondencia de los republicanos españoles en Francia

Ritama Muñoz-Rojas 5/06/2019

<p>Lorena Magee, delegada en Francia de Spanish Refugee Aid, con la refugiada Magdalena Puigverd.</p>

Lorena Magee, delegada en Francia de Spanish Refugee Aid, con la refugiada Magdalena Puigverd.

Cedida por Lorena Magee

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

A lo largo de tres décadas largas que comenzaron en 1985, la Asociación de Amigos de los Antiguos Refugiados Españoles (AARE) mantuvo de manera constante una relación epistolar con exilados que continuaba su vida en el sur de Francia. Oficialmente, pasaron a denominarse antiguos refugiados una vez llegada la democracia a España, aunque se les conoció siempre, desde que Nancy McDonald fundó Spanish Refugee Aid (SRA) en 1953, como los olvidados, o los olvidados de los olvidados, o los silenciados. Nombres muy acertados para este grupo de españoles que huyeron de España cruzando los Pirineos a pie, pasaron por campos de concentración, y lucharon en la II Guerra Mundial. Una de las palabras que más se repite en sus cartas es olvido. El miedo a ser olvidados, saber que se les ha olvidado o la alegría cuando se sienten recordados son temas recurrentes cuando escriben. También, que ellos no olvidan:

Querida compatriota Caparrós .

En primer lugar le comunico que los giros fueron en nuestro poder. Una vez más nuestro profundo agradecimiento a las personas que con su forma de proceder inyectan moral a los que por su edad y sufrimiento todo lo que vemos a nuestro alrededor es oscuro.

Nuestro el conocimiento y aplauso para ese grupo de personas que ha cogido entre sus manos la humanitaria bandera de la ayuda a los que fuimos vencidos y que hoy después de restablecida la “democracia” nuestra situación continúa siendo la de vencido. Cuando así me pronuncio es por lo siguiente. Todo país que ha salido de una dictadura lo primero que hacen las autoridades del nuevo régimen ha sido conceder a los expresos los derechos que como ciudadanos libres le correspondían. No es privilegios, pero si pido que se nos concedan los mismos derechos que ante la ley tienen todos españoles. Pero para las autoridades democráticas de nuestro país continuamos siendo antiguos delincuentes ya que por haber estado presos por haber luchado por la libertad la democracia y la paz, aún no se nos tiene en cuenta los años de prisión para los efectos de la Seguridad Social. Y eso que muchos como yo estuvimos trabajando con un pico y una pala 8 horas y como jornada se nos abonaba 50 céntimos. Pero en fin hay quienes dicen el pasado hay que olvidarlo. Yo creo que los que somos pasado y presente, los que tenemos heridas sin cicatrizar, esas heridas, por hallarse abiertas en nuestro caminar por la vida, no tienen más remedio que sangrar y producir grandes dolores.

El próximo mes de agosto hace dos años que dejé de trabajar y pasar la retreta. La pensión que me abonan es lo mínimo, ya que he trabajado pocos años en Francia. En el mes de junio de 1982 por mediación de las autoridades francesas se pusieron en trámite la documentación correspondiente al objeto de que se abonara lo que como pensión por los años trabajados en España tengo derecho hasta la fecha y pese al tiempo transcurrido aún no se me ha abonado ni cinco céntimos. Todos los pasos dados tienen la misma respuesta, que espere que tenga paciencia, que todo ello tiene sus correspondientes trámites etc etc. Lo que siento es que cuando me empiece a pagar ya no lo necesite por estar bajo tierra.

Mi deseo sería vivir en España. Si los mejores años de mi vida por haber estado en la sombra no pude tomar el sol de nuestro país los últimos años de vida los desearía rayos de nuestro sol pero esa idea es soñar despierto ya que ahí no tengo nada. Durante la dictadura en mi lucha por la libertad perdí tres veces la casa es decir tres veces que la policía se quedó con las casas que habitaba y con todo lo había dentro de las mismas y si ello era poco, incluso los ahorros que mujer tenía producto de 14 años de ahorros, también se quedaron con ese dinero, así que para irme a vivir a España tendría que empezar de nuevo y a nuestra edad y con nuestra situación económica ello es completamente imposible; he aquí porqué digo en otro lugar que no podemos olvidar; no podemos olvidar porque somos pasado y presente; nuestro pasado está dentro de nuestro presente, ambas cosas que como Cruz pesada llevamos sobre nuestros hombros.

Con deseo de que su estado de salud sea bueno les saluda cariñosamente

R.

París 22 de abril de 1984

La oportunidad de publicar sus cartas es parte de la deuda pendiente con ellos. Seguirán siendo los olvidados de los olvidados, pero un poco menos. Para entender el contexto de esta correspondencia, decir que son cartas que enviaron a los Amigos de los Antiguos Refugiados Españoles, la asociación que les facilitaba la vida con estufas, medicinas, ropa, alimentos o con ingresos que completaran su pequeña pensión. A ello hacen alusión en varias ocasiones. Las cartas se han transcrito tal y como fueron escritas, salvo en los casos en que, necesariamente, ha habido que cambiar la redacción o alguna palabra para que se entiendan. Los que las escribieron son ancianas y ancianos, con edades entre los 65 y los 95, con muy poca formación, que llevan años sin practicar la escritura en español, y que además, confunden su lengua materna con el francés, por lo que a veces se inventan palabras. En muchos casos no son ellos los que escriben, porque nunca aprendieron, sino alguien que les hace ese favor. Los nombres de los que envían las cartas se han sustituido por sus iniciales. Habría que añadir que algunos de ellos viven en residencias de ancianos; que las cartas se envían desde diferentes localidades de Francia y que los nombres de las personas a las que van dirigidas son los de quienes trabajaban con los Amigos de los Antiguos Refugiados Españoles o para Spanish Refugee Aid.

 

Beansejous, 27 -12- 1985

Estimados amigos        

Por intermediación de este centro, he recibido vuestro paquete con la felicitación de Pascuas y Año Nuevo. Este gesto delicado nos aporta el calor dentro del frío que provoca todo exilio, sobre todo para aquellos que con las armas peleamos por un ideal de justicia y libertad.

Veo que a pesar de los años, no nos olvidan aquellos que tienen la dicha de pisar tierra española y que yo, enfermo, no podré ver más.

Gracias amigos y salud.

F. M.

Queridos amigos

Ésta sirve para decirles a Vds que he recibido su amable carta donde me dicen los 50 años del final de la guerra no se nos olvida que tenemos muchos recuerdos unos por una causa y otros por otra, que luego serán 53 años del principio que las dos fechas son inolvidables porque si el 18 de julio del 36 fue triste y lamentable tan triste fue el 1 de abril del 39; en fin todos no lo pueden contar. Que tengan Vds mucha suerte y salud en todo lo que hacen les desea ésta que mucho tiene que agradecer. Un abrazo

M.

Rodez 12 del 6 1989

Ya me perdonarán las faltas de ortografía que a mis años todo se pierde y lo que hemos sufrido. También debo decirles que el número de la casa es el 74 se ve que yo cuando di la nueva dirección me equivoqué. Lo demás todo bien nada más el número en vez del 47 pongan 74.

 

Cuando AARE comenzó su actividad, en 1984, era necesario estar explicando continuamente que para muchos españoles el exilio no había terminado y que los exilados necesitaban ayuda económica y apoyo moral. Alicia Alted, catedrática de Historia Contemporánea de la UNED, es una de las personas que mejor conoce la labor de AARE, de la que ha sido miembro; es también una de las primeras historiadoras que se centró en la investigación del exilio. En 1988, estuvo a cargo de la coordinación del primer gran congreso internacional dedicado a esta cuestión, La oposición al Régimen de Franco, que dirigió el historiador Javier Tusell.  “Al igual que en SRA, en AARE la ayuda material a esas personas fue muy importante para cubrir necesidades básicas, pero lo más relevante fue el contacto y la asistencia personal a estos hombres y mujeres mayores que, en su mayoría, se encontraban muy solos. En este sentido, AARE desarrolló una gran labor de solidaridad y justicia. Y esto fue posible porque las personas que colaboraban de manera voluntaria, lo hacían movidas por un sentimiento noble y digno de ayuda a personas que se encontraban en una situación de desamparo”.

 

Guen Le 7- 06- 89

Queridos Amigos

Qué alegría tan grande, y gran emoción al recibir la carta de tantos amigos Agradezco con toda mi alma que no nos hayan olvidado en esa fecha tan triste para nosotros, cuando perdimos nuestra querida patria para siempre. Cuántas vidas perdidas. Galán, García y tantos más, todos por luchar para vivir con libertad. Vosotros luchando y trabajando mucho para tener libertad en esa nueva España, con más suerte que nosotros. Les deseo con mucho corazón salud, prosperidad y amor para vencer al siempre luchar, porque nunca se termina la lucha por los derechos del hombre y Paz en el mundo. A todos los amigos les daré la carta a leer, y yo la conservaré toda mi vida.

Reciban queridos amigos, mil afectuosos abrazos.

R. S.

Nimes 27- 12- 88

A los amigos de los Antiguos Refugiados Españoles

Apreciados compatriotas, el que suscribe, J M, os notifico que he recibido el hermoso paquetito  que me ha sido enviado por ese organismo, el que me ha servido de una inmensa alegría al saber que al cabo de cincuenta años todavía hay personas que se acuerdan de aquellos parias que pasamos la frontera francesa después de haber luchado dos años y medio por salvaguardar la libertad de la clase obrera internacional y española en particular; pues sí, cincuenta años hace el once de febrero del 89 que pasamos a esta tierra de asilo.

Bueno, pues me despido dándoles las gracias por el gesto que han continuado haciendo en mi favor lo mismo que hicieron en años anteriores.

En fin, gracias una vez más; les deseo un feliz fin de año y mucha suerte para el 1989.

Un abrazo a todos los amigos de los refugiados que ya quedamos pocos.

La familia M.

 

Dos características comunes a todos estos refugiados son haber cruzado la frontera sin recursos, con lo puesto, y una formación muy básica, la propia de obreros industriales o trabajadores del campo en la España rural previa a la guerra civil. Les tocó una vida dura y difícil; regresar a su país fue un sueño irrealizable para muchos de ellos.  “No tenían medios, en España lo habían perdido todo, se lo habían quitado. Es verdad que muchos no quisieron volver porque para ellos el Rey era lo mismo que Franco. Eran republicanos hasta la médula”, apunta Lorena Magee, delegada en Francia de SRA desde finales de los años ochenta hasta su cierre en 2006.

Estimados amigos

Con fecha de hoy, recibo su agradable regalo, y me apresuro a darles acuso de recibo. Tal vez Vds no sabrán la alegría que me ha producido dicho regalo y sobre todo la gran emoción que al mismo tiempo me han producido, y no por el valor material del mismo, sino por el aporte moral; es de una satisfacción enorme, saber que después de tantos años durante los cuales todos los refugiados españoles dimos todo lo posible (en muchos casos lo imposible) para que nuestra tierra recobrase la libertad; los esfuerzos físicos, morales, materiales, humanos…. que este gesto de Vds, tras bañarme el rostro de lágrimas, ha sido un gran consuelo; todo lo realizado durante los años de refugiado ha tenido la recompensa tanto deseada; la libertad para nuestro pueblo. ¡Pueda este conservarse para las décadas vendieras!

Tras reiterar mi gran alegría por su gesto, les quedo sinceramente agradecido.

F. B. C.

 

“Para mí fue un honor encontrar y conocer a los exilados españoles; tenían entre 89 y 90 años y habían salido de España con 15 o 20. Eran personas increíbles, que lucharon toda su vida. Tuvieron que empezar desde cero. Vivieron con muchas dificultades, con mucho miedo. No nos lo podemos ni imaginar”, cuenta Lorena Magee. Como responsable de Spanish Refugee Aid en Francia, su principal labor consistía en hacer una ronda de visitas periódicas a los ya ancianos republicanos en sus casas o residencias. Ella las programaba sabiendo que durarían tres horas. “Era impactante, se emocionaban mucho con las visitas, y poder comunicarse en español. De alguna manera les hacía recuperar su identidad: habían pasado muchos años, ya nadie se acordaba de la guerra, de que ellos habían tenido que irse de España. Necesitaban ese reconocimiento como exilados que eran. Lloraban, pero también nos reíamos mucho”, recuerda Lorena Magee.

Marseille.  4 de enero de 1995

Queridos compatriotas

He recibido el paquete delicioso. Muchas gracias a todos y constato que no estamos olvidados por ustedes. Como un buen republicano y un buen español, yo he estado en España varias veces, pero en ese Madrid inolvidable para mí que yo defendí lleno de penalidades y fatigas no he podido estar. Cuanto me gustaría poder conocerlo personalmente y dar un paseo por ese Madrid.

Un abrazo a todos mis compatriotas

C.G.C.

reciban un fuerte abrazo de mi esposa y de mi hijo

 

“AARE se centró en un colectivo humano concreto, pero su compromiso sólo se entiende si somos conscientes de que las personas que trabajaban en la asociación, lo hacían imbuidas de un sentimiento de compromiso más amplio que se proyectaba en su vivir cotidiano. Sentían las tragedias y violencias que afectan a los seres humanos en diferentes partes del mundo, como algo propio que les dolía en lo más profundo de su ser y trataron de aportar su ayuda, como tantas otras personas generosas y solidarias que luchaban y siguen luchando hoy por la construcción de un mundo más justo y habitable”, señala Alicia Alted.

Carta de un refugiado a la asociación en 1991.

Carta recibida por la asociación en 1991.

 

Toulouse 26 de enero de 1991

Más dulce que los dulces recibidos es pensar con gratitud y cariño que en esos tiempos perturbados hay todavía en España un grupo de gente generosa e incansable que no olvida, año tras año, a las personas de edad que se encuentran lejos de la patria y solos.

Les doy una vez más las gracias de su recuerdo, deseándoles para todos ustedes un feliz año 1992 lleno de salud y prosperidad.

 

No se ve la firma

 

Marsella el 8/ 1/ 87

Estimados amigos

Unas palabras para anunciarles que hemos recibido vuestros paquetes conteniendo un turrón y una bufanda con el tradicional saludo de año nuevo; muy emocionados por vuestro gesto que a nuestra forma de ver constituye una forma de solidaridad humana de vuestra parte hacia los que quedamos. Ello moralmente nos reconforta en el crepúsculo de nuestra existencia porque sentimos que después de tantos sinsabores existan aún conciencias que aprecian el calor real de lo que representa el hecho solo de ser “exiliado”. Es agradecimiento vuestro que nos despedimos de ustedes deseándoles que el nuevo año sea para ustedes como para todos, un año de paz y prosperidad.

Saludos sinceros y afectuosos

F. P. M.

 

Perpignan 7 de diciembre de 1990

Estimados compañeros

Me perdonarán el motivo de no haber escrito antes pero es debido a una hospitalización de mi querida esposa.

Nosotros siempre pensamos en ustedes porque sé que ustedes siempre piensan en unos servidores en estos años de Navidad y el 1º de año.

Ya los años se van pasando y los recuerdos pasados de los campos de concentración de Francia, de la Retirada de Febrero del 1939 y de las desgracias que uno ha pasado se van olvidando, pero siempre queda en el corazón que uno es antiguo Republicano y de los Refugiados Españoles.

Y un servidor les pide un gran favor. No pido nada de importancia, nada más que si pueden mandarme el calendario, como todos los años me lo han mandado. Seré atentamente agradecido y les mando muchos saludos y mucha salud.

Éste, un Refugiado Español que siempre, a pesar de su edad, se acuerda de su madre Patria.

J. L. R.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ritama Muñoz-Rojas

Periodista y licenciada en Derecho. Autora de 'Poco a poco os hablaré de todo. Historia del exilio en Nueva York de la familia De los Ríos Giner, Urruti'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. La verdad siempre profundiza, no se acobarda. Porque es y sabe que es.

    Hablando de la Memoria Humana y de la Dignidad Humana. Siempre se habla de la violencia y la represión y de no olvidarla, pero se quieren seguir olviddo y ocultando las causas, los por qués por los que las clases dominantes capitalistas de entonces hicieron lo que hicieron y continúan hoy dia. Se olvidan los valores y sistemas de valores ideológicos por los que esas personas defendieron la verdadera Libertad para tratar de comenzar la construcción de un verdadero nuevo mundo y un verdadero nuevo ser humano. Esas ideologías y esos valores eran, son y serán los correctos frente al fascismo capialista que se volverá a alzar cuando les sea necesario para revalidar(se) en el control de las masificadas masas. Se descontextualiza completamente las razones, los valores y los sentimientos antagónicos que los revolucionarios sentían y pensaban sustituyéndolos por los que se inculcan en la actualidad a través del Capital. Es decir, mientras se dice que no se debe olvidar, la realidad es que ya han olvidado, pues no son como ellos. No sienten como ellos, y actualmente las personas no son capaces de defender la verdad y la libertad como ellos sí fueron capaces de hacerlo. ESO es el olvido. Mientras se dice que se está haciendo todo lo posible para no olvidar.... Solo un revolucionario es capaz de comprender los profundos impulsos de libertad y liberación humana que los revolucionarios supieron llevar a efecto. Y en la actualidad no hay revolucionarios, sino cacatúas. ESO es el olvido. Más vale que se lean y comprendan estas palabras. La lucha no ha acabado.

    Hace 3 años 3 meses

  2. Roberto

    Muchísimas gracias por recopilar tantos testimonios. Necesitamos recuperar la voz de quienes lo dieron todo. Por favor, seguid.

    Hace 3 años 3 meses

  3. Laura

    Pues fíjense si es necesario retomar la cuestión de la memoria. La estimada compañera lectora pensaba que el exilio terminó con la democracia, muchas personas jóvenes creen que hace muchos años hubo una guerra civil donde se enfrentaron un bando a otro, muchas más piensan que la Ley de Amnistía de 1977 es justa y que la Transición que hemos tenido es modélica. La Transición supuso la construcción del discurso del olvido, la institucionalización de la equidistancia y la legitimación de unos golpistas -estos sí que fueron golpistas, y no el procés catalán- en el poder desde hace 80 años. No se ha hecho justicia con los exiliados y exiliadas, no se ha hecho justicia con los muertos en las cunetas -que en ningún caso son los mismos en volumen, en grado de violencia y represión de un lado y de otro-, no se ha hecho justicia con los miles de torturados y asesinados durante los 40 años de dictadura. ¿Todavía hay quien pregunta por qué hace falta memoria? Porque nos la han robado y porque el silencio dura ya 80 años y se instauró como una política represiva dictatorial más, por eso hace falta educación en la primaria y secundaria sobre nuestra Memoria…

    Hace 3 años 3 meses

  4. Teresa Aguilar Larrucea

    Precioso reportaje muy necesario para conocer la verdad. Yo pensaba que el exilio terminó con la democracia. Que sorpresa y que verguenza que no fuera así. Muchas gracias a Ritama por el trabajo de recopilación y transcripción de las cartas, a la Asociación de Antiguos Refugiados Españoles por su apoyo a estas personas y a Contexto por su publicación.

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí