1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL SALÓN ELÉCTRICO

Radiactividad mon amour

‘El conquistador de Mongolia’ se rodó a 200 kilómetros de los hongos atómicos de Yucca Flat, en Utah. Hasta 150 personas del equipo murieron después por cáncer

Pilar Ruiz 12/06/2019

<p><em>Chernobyl</em> (HBO, 2019)</p>

Chernobyl (HBO, 2019)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El 6 de agosto de 1945, a las 08:15, el bombardero Boeing B-29 Superfortress –llamado Enola Gay, como la madre del piloto– suelta una bomba nuclear sobre la ciudad de Hiroshima. La ciudad japonesa queda completamente arrasada. Tres días después otra bomba cae sobre Nagasaki. El genocidio sobre la población civil supuso la victoria de los Aliados, el fin de la Segunda Guerra Mundial, el comienzo de la Guerra Fría y de la Era Atómica. Los aprendices de brujo del Proyecto Manhattan aún no conocían del todo lo que ponía en juego la fisión de átomos y menos sus efectos sobre los seres humanos, aunque lo cierto es que la radiactividad ya era popular: Madame Curie (Marvin LeRoy) se estrena en 1943 con gran éxito.

 madame curie

Greer Garson como Madame Curie (LeRoy, 1943)

Hoy los documentos y hasta el libro de cocina de Marie Curie se guardan en cajas de plomo por su alto nivel de contaminación radiactiva: el mundo sabe cuáles son las consecuencias de la exposición, pero durante décadas fueron clasificadas como “alto secreto” a un lado y otro del Telón de acero. Ni siquiera los cotillas de Hollywood supieron del riesgo de rodar El conquistador de Mongolia (Powell, 1956) en el desierto de Escalante, donde la lluvia radiactiva era moneda corriente: estaban a menos de 200 km de los hongos atómicos de la zona de pruebas en Yucca Flat (Utah), la zona más contaminada por bombas nucleares del planeta. Hasta 150 personas del equipo de rodaje murieron en los años siguientes a causa del cáncer, entre ellos el compositor Victor Young, tumor cerebral; el director Dick Powell, linfoma; Agnes Moorehead, cáncer de pulmón; Susan Hayward, tumor cerebral; John Hoyt, carcinoma de pulmón. Pedro Armendáriz se suicidó de un disparo al saber que sufría un cáncer de riñón terminal y John Wayne murió de cáncer de estómago: Marlon Brando siempre creyó que le salvó la vida rechazar la película. En Yucca Flat hubo pruebas nucleares hasta 1992, no hay datos sobre la contaminación de la población de las áreas cercanas y la zona se considera irrecuperable.

Resultado de imagen de Yucca pruebas nucleares

Cráteres atómicos en Yucca Flat.

 

A pesar de la KGB, la CIA o los intereses empresariales, la Historia siempre encuentra un fallo por el que fugarse: desde el mismo momento en que se supo del alcance devastador de la energía nuclear, la temática radiactiva se hace presente en la cinematografía mundial contaminando las pantallas hasta el día de hoy. Un buen contador Geiger detectaría su rastro a través del tiempo y en muchos subgéneros: monstruos, catástrofes y cine apocalíptico. También impregna el cine de autor: los franceses tienen la Bomba y dos obras maestras del cine como Hiroshima mon Amour (1959, Alain Resnais) basado en la novela de Marguerite Duras y La Jetée (1962) de Chris Marker, sombra alargada sobre la ciencia ficción contemporánea.

Hiroshima mon amour (Alain Resnais, 1959)

Pero son los cineastas japoneses de la generación de la posguerra quienes conocen de primera mano las consecuencias irreversibles de un ataque nuclear y dejarán testimonio visual de la herida incurable: Los niños de Hiroshima (Kaneto Shindo, 1952) escapa a la férrea censura de las fuerzas de ocupación de EE.UU. aunque tendrán que pasar muchos años hasta Rapsodia en Agosto (Kurosawa, 1991), Akira (K. Otomo, 1988) y sobre todo Lluvia negra, de Shoei Imamura (1989). Esa misma censura que pretende enterrar en el olvido las secuelas de la bomba –culpa, enfermedades, malformaciones, muerte prematura, rechazo social– dispara la imaginación nipona hasta construir un monstruo gigante imposible de ocultar. Hablamos, claro está, de Godzilla (Gojira), rey de los monstruos radiactivos desde los años 50.

http://www.culturajaponesa.es/wp-content/uploads/2017/08/1470920946990-1024x768.jpg

El creador Ishiro Honda y un descanso en el rodaje: Godzilla trabaja desde 1954. No tiene jubilación.  

Honda reconoce que la idea de Godzilla nace de un suceso real: en 1954 la tripulación de un pesquero japonés en alta mar se ve envuelta en una nube amarilla: han sido alcanzados por los coletazos de una bomba H detonada en el atolón Bikini por los norteamericanos, quienes seguían haciendo pruebas nucleares por toda la zona. Se sucedieron manifestaciones antinucleares y para acallarlas, el gobierno estadounidense indemnizó a las víctimas con 200.000 dólares.

Como los efectos de jugar a ser Dios con los átomos empiezan a ser más conocidos, las lecturas narrativas amplían los efectos extraños y el “bestiario”: La mosca (K. Neumann, 1958) y El increíble hombre menguante (Jack Arnold, 1957) que, como los pescadores japoneses, sufre los efectos de una nube radiactiva. Los personajes de Spiderman (Stan Lee, 1962) y Hulk (Stan Lee, Jack Kirby, 1962) que saltarán al cine en mil secuelas durante el siglo XXI, son monstruos super heroicos como consecuencia de la mordedura de una araña radiactiva y los rayos gamma de una prueba nuclear.    

Menos de 20 años después de Hiroshima, la energía nuclear está aceptada como una forma más de generar electricidad aunque el uso militar justifique su existencia: hay que continuar con la escalada armamentística de la Guerra Fría. Las centrales nucleares se instalan en todos los Springfields del mundo, la primera de ellas en Calder Hall (1956) inaugurada por Isabel II y en funcionamiento durante 47 años: la central duró menos que la monarca, no así sus residuos –problema poco relevante para la mayoría de gobiernos–, altamente contaminantes durante 300 años, según el Foro de Energía Nuclear.

La Crisis de los misiles de 1962 contagia una histeria colectiva global ante la posibilidad de que una de las dos potencias que se reparten el planeta apriete el botón como en Teléfono Rojo, volamos hacia Moscú (Stanley Kubrick, 1964) y deja huella en las imaginaciones más pesimistas. Los cines albergarán infinitas películas de serie B donde el tema principal es la amenaza de la desaparición de la raza humana, es decir, cine apocalíptico y su culmen: El planeta de los simios (Shaffner, 1968).

Imagen relacionada El planeta de los simios (F.J Shaffner, 1968)

Aunque en España la imagen propagandística del chapuzón de Fraga, ministro de Información Turismo, y su famoso meyba lucido en Palomares (1966) tras caer cuatro bombas termonucleares estadounidenses en el mar de Almería resulta más impactante que la de Charlton Heston en taparrabos gritando "¡Malditos!" ante las ruinas de la estatua de la Libertad. Una sola película española se atrevió a tomar el pulso del miedo global: en Calabuch (G. Berlanga, 1958), un científico norteamericano huye de su propia responsabilidad destructiva para esconderse en una Peñíscola neorrealista y por supuesto, berlanguiana. 

En los años 70, a rebufo del movimiento hippie, los peligros de la energía nuclear llegan al cine reivindicativo y político: El síndrome de China (James Bridges, 1979) gana nada más y nada menos que dos Palmas de Oro del Festival de Cannes –una para su director y otra para Jack Lemmon– además de 5 nominaciones a los Oscar, Globos de Oro, Baftas y David de Donatello, reconocimientos no tanto a la calidad de la película –solo un , solvente– sino a su capacidad de denuncia. El título hace referencia a que si el núcleo de un reactor nuclear situado en EE.UU. se fundiera, podría atravesar la Tierra verticalmente hasta llegar a China.

Resultado de imagen de el sindrome de china Lemmon, Douglas y Fonda (El Síndrome de China, 1979)

La temática sigue presente en los ochenta con Silkwood (Micke Nichols, 1983), sobre el caso real de Karen Silkwood, trabajadora de una planta nuclear contaminada por plutonio, y finalmente fallecida en extrañas circunstancias cuando había contactado con The New York Times para contar las irregularidades de la central. Tampoco decae la amenaza de las armas de destrucción masiva incluso en películas destinadas al público adolescente como Juegos de guerra (J. Badham, 1983) o la película de animación Cuando el viento sopla (J. Murakami), que provocó pesadillas infantiles y conciencia antinuclear a toda una generación. Fue estrenada el mismo año del accidente de Chernóbil: 1986, igual que la rusa Cartas de un hombre muerto (K. Lopusahnsky) apocalipsis de tono tarkovskiano con profecía autocumplida.

Tras tantas ficciones, la realidad siempre regresa al lugar del crimen, en este caso, a la explosión, 500 veces más destructora que la bomba de Hiroshima, de una planta nuclear en Ucrania; responsable de un número de muertes aún desconocido y de la del agonizante régimen soviético, esa sí bien conocida. Chernobyl (HBO, 2019) bate récords de audiencia con un tour de force visual, un guión tenso como un tambor y un reparto de campanillas, convenciendo al espectador como no lo harían miles de campañas de Greenpeace. También representa un ejemplo espléndido de cine histórico riguroso con las fuentes documentales que deja por los suelos el reclamo publicitario de “basado en hechos reales” y abandona el subgénero de catástrofes para inscribirse en el más grande del Terror: nada más pavoroso que descubrir que las vidas de millones de personas en el mundo entero están –estamos– en manos de insensatos, inútiles, bobos sectarios, patriotas desatados o codiciosos sin escrúpulos. 

El éxito de la serie ha caído como una bomba de neutrones en el gobierno nacionalista ruso, heredero directo de la KGB en modos y maneras: responderán con escalada de armas audiovisuales produciendo una serie en la que culpan a la CIA de sabotaje. Ni está ni se espera una serie televisiva sobre el accidente de la central de Fukushima tras el terremoto de 2011 –otra vez Japón bajo la maldición Godzilla–; tendremos que esperar para enterarnos de las dimensiones de este desastre de nivel 7, idéntico al de Chernóbil. Pero como los efectos de una explosión radiactiva de esa magnitud duran 50.000 años, al menos tenemos la certeza de que la historia no pasará de moda.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Asuranceturix

    Como recomendaciones de películas, un 10, pero siguen con la misma manía de considerar a la serie de HBO como un documental, cuando es una serie estadounidense con un guión donde la realidad la escriben los guinistas con más o menos datos. La serie no cuenta lo que pasó en Chenóbyl con rigor, dramatiza, lógico, exagera en otras ocasiones, lógico también, y miente en muchas otras cosas. Por ejemplo, nadie amenazó a los mineros, nadie amenazó al del helicóptero, nadie hizo comentarios sobre la grandiosidad de Lenin en el comité de científicos para paliar la crisis.

    Hace 2 años 4 meses

  2. jose

    Harrisburg. Estaría bien una serie de series.

    Hace 2 años 4 meses

  3. Santi Ochoa

    Pasa por alto el accidente de HARRISBURG. 1979 La ciudad de HARRISBURG (Pensilvania, EEUU), de 70.000 hab. está situada a 12 km. de la Central Nuclear (llamada de Three Mile Island) que el 28 marzo 1979 sufrió una fusión parcial del uranio del reactor. Las autoridades mantuvieron el accidente en secreto durante dos días y aún estando situado en una amplia zona residencial, las autoridades se apresuraron a lanzar falsos mensajes de calma a la población y cuando dieron la alarma, solo evacuaron a mujeres embarazadas y niños en un radio de 13 km. La industria pro nuclear sostuvo que "no hubo daños a las personas, ni inmediatos ni a largo plazo", pero según estudios posteriores el escape de radiación fue 10 veces superior al aceptado oficialmente y aunque no hubo víctimas mortales directas por el accidente, años más tarde, estudios epidemiológicos informaron del aumento x4 y x10 del número de cánceres de la población de zonas próximas al accidente, la mayoría negados por las autoridades, contra las que décadas después los colectivos de miles de afectados siguen luchando por el reconocimiento y pago de los daños sufridos. Una combinación de fallos técnicos y errores humanos se combinaron para provocar el más grave accidente nuclear habido hasta ese momento en el mundo, demostrando por primera vez que las centrales nucleares no eran seguras. El accidente alcanzó la categoría 5, la misma que años después tuvo inicialmente el accidente de la Central nuclear de Fukushima.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Carlos

    La señora Pilar Ruiz es un deleite hablando de cine. Pero honestamente, de radiactividad no tiene ni idea. No hablemos ya de energia nuclear. Ctxt es un gran medio. Lástima que su cobertura de cualquier cosa que tenga que ver con la nuclear sea como la serie Chernobil. Muy bonita, pero sensacionalista y no fiel a la realidad.

    Hace 2 años 4 meses

  5. Herodoro

    Buen artículo.... sin embargo se deja la pelicula mas insolita se este género: Waltzing Matilda (1959), con Ava Gardner, Gregory Peck, Anthony Perkings y Fred Astaire. Clara y demoledora contra lo nuclear. Raro producto de Hollywood. Se puede vee en you toube.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí