1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Arkadi Zaides / Coreógrafo

“Mi trabajo trata de reivindicar un discurso político a través del cuerpo”

Carlos García de la Vega 13/06/2019

<p>Arkadi Zaides durante la representación de 'Archive'.</p>

Arkadi Zaides durante la representación de 'Archive'.

Ronen Guter

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El próximo sábado 15 de junio Arkadi Zaides (Bielorrusia/Israel, 1979) vuelve a España a interpretar su obra Archive, en la sala La Mutant, Espai d'Arts Vives del Ayuntamiento de Valencia. Asistí a una representación de esta pieza en Teatros del Canal en Madrid en enero de este año y tuve la sensación de estar asistiendo a una de esas primeras emblemáticas colaboraciones entre Diaghilev y Fokine, como Le spectre de la rose, estrenada por Nijinsky y Tamara Karsavina en 1911. Entiendo que quien esté familiarizado con ambas referencias pueda pensar que he perdido toda capacidad de juicio. Pero me reafirmo: puestos en contexto, la relevancia artística y social de Les Ballets Russes a principios del siglo XX me recuerdan a la producción absolutamente pertinente del Institut de Croisements de Arkadi Zaides en estas primeras décadas de XXI.

Diaghilev hacía convivir a los artistas más relevantes del momento, con un olfato para detectar a la gente llamada a pasar a la historia de sus disciplinas sin rival posible. Compositores, artistas plásticos, coreógrafos y bailarines puestos al servicio del arte como máxima capacidad expresiva del ser humano. Qué inocente se era hace un siglo. Desde ese estreno en Montecarlo hasta la actualidad, han tenido lugar dos guerras mundiales con bomba nuclear incluida, conflictos militares y paramilitares de todo tipo por el control geopolítico y de los recursos naturales; ha surgido globalización como una nueva forma de imperialismo que ha vuelto a poner de moda el esclavismo en forma de trabajos infra-remunerados, y todo esto ha convertido a segmentos enteros de población en peregrinos de su propia dignidad, sin destino final ni arraigo a la vista, que tienen que escapar de su tierra por conflictos que en realidad no son de su incumbencia. Estos son motivos más que suficientes para que la danza como tal haya tenido que cambiar de piel, pero no de esencia.

Pacté con Zaides una entrevista por videollamada a finales de marzo de este año, y charlamos un rato sobre los proyectos tiene en marcha. La forma de trabajar de Zaides y su equipo es sedimentaria, acumulativa. A raíz de un primer impulso que pone el foco narrativo en una violación de derechos humanos o un proceso que conlleve a este resultado, su labor tiene varias fases sucesivas. Investigación, documentación, elaboración a través de un proceso dramatúrgico, y presentación pública pueden llevar a un proyecto prolongarse por años. De hecho, la mayor parte de sus proyectos están en esa fase intermedia, en busca de materialización a través del cuerpo y del audiovisual, y sobre todo de financiación, puesto que, al no tener un resultado final convencional dentro del mundo de las artes escénicas, resulta en ocasiones difícil de entender por instituciones y mecenas. Un siglo después, la máxima capacidad expresiva del ser humano es la necesidad de hacer visible la injusticia. 

A.Z.: “Definitivamente estoy un poco, bueno, digamos que hay evidencias por las que se podría decir que no ya no soy un coreógrafo. Pero en realidad no es así porque todo el resto de trabajos que hago en realidad están basados en un tipo de pensamiento que podríamos denominar coreografía expandida, que es un campo amplísimo, y esto me da la libertad de usar otros medios y otras formas de investigación que la danza en sí misma. Porque de alguna manera… cómo lo digo… la danza parece que solo se la relaciona con la industria del entretenimiento y sinceramente a mí eso no me compensa. Hay coreógrafos que agradecen que se rompa esa tendencia, no estoy solo en la dirección que va mi trabajo, pero personalmente, en tanto que lo que de verdad me interesa es la temática relacionada con los derechos humanos, el activismo, las prácticas documentales… todos estos son los campos que verdaderamente me inspiran…”.

Archive es el resultado de horas y horas de investigación sobre el archivo audiovisual de B’Tselem, el centro israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados. Frente a la brutalidad de los colonos en Cisjordania, el centro puso en marcha Camera Project, 'armando' a los palestinos que quisieran participar –voluntariamente– con cámaras de vídeo para que grabaran a los israelíes que les atacaran. De las horas y horas de archivo, Zaides presenta ante el espectador una selección de fragmentos en que niños patean puertas, soldados armados con fusiles de asalto hacen ronda, adolescentes lanzan piedras contra palestinos, o judíos ultraortodoxos son evacuados por las autoridades mientras convulsionan por amor a Yahveh. De cada uno de esos fragmentos, Zaides, empequeñecido frente a una pantalla a la izquierda del escenario, convierte en pasos de danza los movimientos de la pantalla. A la izquierda, otra más pequeña documenta con precisión el lugar, la fecha y la hora de cada fragmento proyectado.

Arkadi Zaides durante la representación de 'Archive'. R. G.

Arkadi Zaides durante la representación de 'Archive'. R. G.

AZ: “En cuanto vi el material estuvo claro para mí que esa violencia podía ser un material coreográfico. Aquello era movimiento en estado puro. Existe una disciplina próxima a la danza que se llama Coreografía Social que trata de reflejar las coreografías preexistentes en la sociedad. Era un concepto que me tenía fascinado, y al indagar en el material tuve clarísimo que esa violencia constituía la coreografía de una comunidad. Mi trabajo para esta pieza ha sido codificar esa coreografía, y ser capaz de presentarla”.

El principio de la pieza es sosegado: Arkadi Zaides iluminado con elegancia y sobriedad por Thalie Lurault, nos presenta todo el material con el que va a trabajar. Se mimetiza bailando con los vídeos. Pero conforme la pieza avanza, el coreógrafo se independiza de las pantallas y entra en una especie de trance en el que yuxtapone todos los pasos codificados, a veces imitando él mismo los sonidos de odio que emiten esos israelíes en las grabaciones. Esos gestos, sonidos y movimientos aislados se acaban entrelazando formando una suite final en la que los materiales se pican, replican y trenzan de tal manera que el ejercicio sereno de encarnación por el bailarín/coreógrafo del principio acaba resultando una verdadera agresión moral hacia el espectador por la acumulación de violencias simbólicas.

AZ: “En contraste con Archive que es totalmente una pieza de danza, mis proyectos posteriores, en los que estoy trabajando ahora son cada vez menos danza tal como la entendemos”.

Ahora que tan de moda se ha puesto la catástrofe de Chernóbil, gracias a la serie de HBO, cuando se hizo la entrevista, Zaides me comentaba el estado en el que estaba su proyecto The Cloud. El artista es originario de Gomel, en Bielorrusia, a 140 kilómetros de la central nuclear. En parte por la catástrofe, emigró con su familia a Israel después de que sucediera. El proyecto se basa en la documentación del reencuentro con un amigo de la infancia que permaneció en Gomel, y en cómo la mano del ser humano es capaz de provocar una destrucción de tal calibre que afecte por completo a la vida de muchísimas personas.

AZ: “Para The Cloud tenemos algunas pistas buenas, y algunos callejones sin salida, pero es que en realidad todavía estamos muy al principio del proceso. Aunque en realidad para este proyecto ahora tenemos claro, después de trabajarlo, que quiero que el movimiento –que mi movimiento– esté muy presente en la parte que se presente como vídeo. Quiero llevar un traje de protección tal y como lo llevaban los trabajadores de la central nuclear, ya los tenemos encargados. Tengo pensado hacer varias tomas, conmigo tomando contacto no solo con lo que ahora es aquel espacio escenario, sino también con su indumentaria.

Necrópolis es otro de esos proyectos todavía en proceso de investigación en el que está documentando las tumbas registradas de los refugiados que nunca llegaron a establecerse en ningún nuevo territorio, que perecieron durante la travesía. 

AZ: “En base a los listados de gente que consta que han muerto en su intento a llegar a Europa, estamos intentando localizar las tumbas de estas personas. Nuestro propósito es visitarlas y una vez allí hemos creado una liturgia de cómo aproximarse a esas tumbas. Esa liturgia la hemos convertido en un gesto coreográfico en homenaje a esa comunidad imaginaria de gente que ha muerto intentando llegar a Europa. Se trata de un doble propósito, por una parte, rendirles homenaje, y por otro sacarlos de esas listas, librarlos de ser una estadística, de ser big data. Mediante el hecho de llegar lo más cerca posible a los restos de sus cuerpos, pretendemos dejar de considerarlos números. También queremos que, con este ritual de aproximación, la gente espectadora de la pieza que quiera, pueda replicarlo también, para reconocer esas muertes en privado”.

Da la sensación de que con estos nuevos estás queriendo prescindir de lo escénico…

No, no, siempre hay algo en este sentido, porque en mi proceso creativo por un lado está la investigación y por otro en cómo convertirlo en algo destinado a una audiencia, y en este sentido siempre tengo que pensar en cómo desarrollarlo para el público tanto si es para presentarlo en un escenario, o en una galería, museo, etc. En tanto que se puede exhibir de esta manera el trabajo se perfecciona, porque en última instancia se trata de fijar la última esencia del movimiento. Hacerlo evidenciable sobre un escenario supone, al fin y al cabo, el verdadero reto, y lo que considero que es esencialmente mi trabajo. 

Parece que ha renunciado a la música.

No soy especialmente partidario de darle al ‘play’ para ponerme a bailar sobre una melodía. Durante toda mi carrera he experimentado con música en directo, grabada, sonidos grabados y producidos a la vez que la danza… Incluso tuve una pieza creada ex profeso para un cuarteto de cuerda. Pero al trabajar con la parte más documental de mi coreografía me di cuenta que el único sonido posible era el que provenía del material sobre el que trabajaba, que el sonido ya estaba presente y no había que buscarlo fuera. Resulta, además, que es un sonido con una calidad a veces no muy buena, pero aún así se convierte en el sonido de la pieza. Por lo tanto, para mí el sonido tiene que provenir directamente de los materiales sobre los que baso la investigación, o el medio con el que estoy trabajando, por ejemplo, en Talos, solo suena mi voz, se oyen los sonidos de los robots en acción, que proyectamos en las pantallas, no estoy buscando un sonido estético, sino por el sonido que ya está en la realidad que estoy trabajando. 

Arkadi Zaides durante la representación de 'Archive'. R. G.

Arkadi Zaides durante la representación de 'Archive'. R. G.

¿Qué papel juega la dramaturgia en sus proyectos?

Los dramaturgos son muy importantes para mí, porque en cada proyecto, la presencia de una figura como esa es crucial. Cuando uno trabaja solo, puede ensimismarse en sus propios círculos viciosos y la presencia del dramaturgo te obliga a romper con los patrones que te salen naturales o que te obsesiona. A partir de mi experiencia puedo decir que en todos mis trabajos siempre ha llegado un momento en el que el dramaturgo ha señalado algo que realmente ha supuesto un problema en el proceso de creación, pero que al final ha otorgado a la pieza la esencia de lo que ha acabado siendo. Al final, enfrentarme al dramaturgo es una de las partes que más disfruto de los procesos creativos.

Después de leer sus palabras, y retomando el argumento del principio, encuentro que los parámetros tradicionales de la danza: música, libreto, coreografía, personajes, vestuario y atrezo dejan de tener relevancia para Zaides. Según la visión del coreógrafo, la secuencia sería localizar una situación de injusticia, un motivo de perplejidad ante la realidad y a partir de ahí el proceso de documentación, codificación de la coreografía social, reducción a la esencia última del movimiento, dramaturgia y puesta en escena. Un proceso epistemológico para descubrir el papel social y político del cuerpo en la sociedad que nos ha tocado vivir.

Cada vez más y más nuestra presencia física en la esfera social se va reduciendo, cada vez somos más virtuales, consumimos política casi sin conexión con los demás, especialmente en los países privilegiados, pero en ese sentido creo que es importante reivindicar lo físico, la importancia del cuerpo. Sobre todo, la forma de dar corporeidad a las cosas en las que creemos. Siempre hay un significado muy especial en nuestra presencia y en nuestras acciones físicas, más allá de nuestra obvia capacidad consumista. Así que mi trabajo, en realidad, trata de reivindicar un discurso político a través del cuerpo. En este sentido lo que busco es destilar nuestra habilidad para actuar y para ser agentes de nuestra propia sociedad, y este es justo el papel del cuerpo tal y como yo lo entiendo. 

-----------------

http://arkadizaides.com/ 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos García de la Vega

Carlos García de la Vega (Málaga, 1977) es gestor cultural y musicólogo. Desde siempre se ha dedicado a hacer posible que la música suceda y a repensar la forma de contar su historia. En CTXT también le interesan los temas LGTBI+ y de la gestión cultural de lo común.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí