1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL MINISTERIO

¿Sueñan los marxistas con ovejas soviéticas?

¿Qué oscuros intereses se esconden detrás del estreno de ‘Chernobyl’, la serie de televisión que reconstruye el accidente de la central nuclear ucraniana de 1986?

Xandru Fernández 14/06/2019

<p>Fotograma de 'Chernobyl' de HBO.</p>

Fotograma de 'Chernobyl' de HBO.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Las autoridades rusas y algunos habituales de la izquierda occidental han alertado de la voluntad de demonización del régimen soviético que irradia la serie de HBO y Sky, e incluso se ha difundido que la cadena rusa NTV va a hacer su propia versión, una con espías de la CIA y todo. A grandes rasgos, los detractores de la serie señalan que en ella se responsabiliza a las autoridades soviéticas tanto del accidente nuclear como de los intentos de ocultarlo a los ojos del mundo y de la población civil, y se preguntan por qué sus productores no se interesaron por dar a conocer el accidente de Three Mile Island de 1979 o el de Fukushima de 2011.

No es la primera vez que Chernóbil protagoniza una obra de ficción. En 2007 se lanzó S.T.A.L.K.E.R.: Shadow of Chernobyl, un videojuego en primera persona que traslada a la ciudad abandonada de Pripyat, cercana a la central, la trama de la película de Andréi Tarkovski Stalker (1979). En esta última, inspirada a su vez en la novela Picnic extraterrestre (1972), de Arkadi y Boris Strugatski, varios personajes se adentran en un paraje desolado y prohibido al que llaman “la Zona”. Se supone que en la Zona aterrizó una vez una nave alienígena, o cayó un meteorito, el caso es que todo quedó descoyuntado, como al margen de las leyes de la física, una especie de País de las Maravillas radiactivo donde solo algunos aventureros, los stalkers, se atreven a hacer de guías para almas en fuga que buscan una misteriosa habitación en la que supuestamente se cumplen todos los deseos. Los creadores del videojuego sustituyeron esa habitación por la central de Chernóbil, habida cuenta de las similitudes visuales entre los escenarios postapocalípticos de la película de Tarkovski, rodada en una central eléctrica abandonada, y el entorno de la central ucraniana.

Los stalkers que imaginaron los hermanos Strugatski eran saqueadores que entraban ilegalmente en la Zona y vendían en el mercado negro los objetos que los extraterrestres habían dejado atrás después de abandonarla. Algo así, se dice, ocurrió con las pertenencias que los habitantes de Pripyat dejaron en sus casas tras ser evacuados. Las similitudes se acaban ahí, en adelante es otra Zona la que se yuxtapone a la de Stalker: la propia Unión Soviética, cuya disolución en 1991 hizo emerger un continente contaminado de ideología y ajeno a las convenciones de la historia. Como si fuera una radiación de origen desconocido, un paradójico proceso de conversión religiosa afectó a buena parte de los hasta entonces detractores marxistas de la URSS, haciéndoles mutar en esforzados defensores del régimen soviético. Si hasta la caída del Muro de Berlín el carácter intrínsecamente perverso de la Unión Soviética había sido un tópico hegemónico entre la izquierda marxista de Europa occidental, a partir de 1991 algunas de esas mismas voces críticas con el sistema soviético y su capitalismo de Estado empiezan a emitir nostalgia y remordimiento a partes iguales.

Pero esa especie de reedición del mito freudiano del parricidio original no tiene demasiado recorrido. Digamos que ni la consciencia de que la desaparición de la URSS colocaba al marxismo en una posición incómoda ni la constatación de que en la propaganda occidental “comunismo” y “Unión Soviética” hacían de sinónimos fueron razones suficientes para elevar a la URSS a los altares de la memoria. La potenciación de la iconografía soviética posterior a la Segunda Guerra Mundial llega unos años más tarde, después de Boris Yeltsin, con la ascensión de Putin a los cielos del Kremlin. Es entonces cuando entra en juego una suerte de fuerza nuclear débil que empieza a amalgamar significantes y contenidos de difícil maridaje: sobre una base de nacionalismo pan-ruso, autoritarismo Stalin-style y capitalismo de amiguetes con derecho a dispararte en la rodilla, la intelligentsia putiniana añade al lote un antifeminismo feroz, tres o cuatro clichés geopolíticos con los que enfrentarse a dramas humanos convenientemente lejanos tanto de Rusia como de Europa occidental (léase Irán, Siria, Venezuela o lo que toque) y un gratinado obrerista que reduce cualquier causa democrática a un lavado de cara del capitalismo. En ese contexto, hasta las alertas sobre el cambio climático son leídas como una conspiración para frenar la recuperación del poderío militar ruso y la expansión industrial de sus aliados chinos.

¿Forma parte la serie Chernobyl de esa conspiración internacional contra el recrecimiento ruso-chino? Sus detractores creen que sí. No ven realistas las caracterizaciones de los burócratas soviéticos que aparecen en la serie, atribuyen a una voluntad propagandística las frecuentes alusiones a la tecnología norteamericana y detectan un cierto maniqueísmo en el tratamiento de los personajes, como si solo hubiera dos categorías de ellos, por un lado los insensibles e ignorantes dirigentes del Estado y por otro la sociedad civil sometida a punta de pistola.

no hay nada en Chernobyl que insinúe una diferencia esencial entre el tratamiento de un accidente nuclear en el bloque comunista y la misma circunstancia en un contexto de libre mercado

Pero no hay nada en Chernobyl que insinúe una diferencia esencial entre el tratamiento de un accidente nuclear en el bloque comunista y la misma circunstancia en un contexto de libre mercado. Tampoco los estilemas a los que nos tiene habituados Hollywood justifican que veamos en la serie una diferencia sustancial con respecto a las intrusiones significativamente violentas de los aparatos del Estado norteamericano en situaciones de ficción homologables a un accidente nuclear. Así, en Estallido (1995) la decisión adoptada por las autoridades estadounidenses es bombardear la localidad afectada por la alarma biológica. En Avengers (2012), la solución final al ataque alienígena que toman los altos mandos es barrer Nueva York del mapa con un misil. Incluso Los Simpson (2007) fantasea con la posibilidad, no del todo inverosímil para el espectador medio del otrora “mundo libre”, de que un Springfield hipercontaminado fuera aislado del resto del planeta mediante una cúpula de vidrio. Ninguno de esos tres ejemplos procede de una oscura factoría de contrapropaganda bolchevique.

Tampoco en Chernobyl faltan esos elementos que, por cierto, inauguró en 1979 El síndrome de China, un verdadero blockbuster estrenado pocos meses antes del accidente de Three Mile Island (con Jack Lemmon y Jane Fonda, dos desconocidos): la incomprensión de los burócratas, la inocencia de la población civil, el heroísmo empecinado del científico que empieza siendo parte del sistema y acaba abriendo los ojos y haciendo que los abran los demás. Es la tradición occidental del cine de catástrofes la que provee a Chernobyl de sus presuntos clichés, no una difusa conspiración anticomunista. Que esos clichés dejen de serlo y se conviertan en una poderosa herramienta de fabricación de emociones se debe al acierto con que guionistas y realizadores los han bombardeado con elementos procedentes de otra veta cinematográfica: el cine de terror.

La reacción legítima a una amenaza nuclear no debería ser muy diferente a la que provoca en nosotros cualquier monstruo atávico. La radiación invisible, la incertidumbre con respecto a la magnitud del desastre, la imposibilidad de acercarse al núcleo de la explosión, la necesidad de sacrificar vidas o la inconmensurabilidad de la tragedia, que anula todos los modelos previos de horror y piedad con los que compararla (ese es el sentido específico que tiene, a mi juicio, la escena de la anciana, el soldado y la vaca), son ingredientes que remiten al cine de terror antes que al cine político de conspiraciones y tramas de poder. Chernobyl tiene mucho más de Alien que de La caza del Octubre Rojo, mucho más de Halloween que de El informe Pelícano, mucho más de Zodiac que de JFK.

El verdadero drama de nuestro imaginario colectivo no es que sea demasiado sensible a los clichés heredados de la guerra fría, sino que no ha sabido construir un discurso antinuclear inseparable del de los peligros de la industria armamentística. El miedo a una catástrofe nuclear, característico de la cultura popular y de la agenda política de los años 80 del siglo XX, pareció remitir después de la caída del bloque soviético, como si con la URSS hubiera desaparecido aquella tecnología (y los silos de misiles correspondientes). No fue así. La crudeza con que Chernobyl aborda el accidente es sobrecogedora porque recoge un elemento de reflexión que no debería haber desaparecido de la esfera pública y que tan solo se reactiva en los últimos años debido a la preocupación cada vez más generalizada por los efectos del cambio climático. De hecho, esa nueva conciencia ecológica empieza a constituir el equivalente contemporáneo de lo que E.P. Thompson llamó “economía moral de la multitud”: de un modo análogo a las demandas de pan que motivaban los motines populares del siglo XVIII europeo, la exigencia de un entorno ecológicamente seguro y sostenible no puede ni debe estar sujeta a modulaciones en función de coordenadas político-ideológicas. Seguramente este nuevo paradigma, además de la difusión de la obra de Svetlana Alexievich desde que se le concedió el premio Nobel de literatura de 2015, estén en la base de la producción de Chernobyl, y en todo caso son causas más verosímiles que ninguna cruzada mediática contra los rusos alentada por las élites occidentales.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Huxley

    Leídas mil páginas de bazofia cultural sobre Chernóbil, el desastre de la planta nuclear “Lenin”, esto es lo mejor, recomendable. No puedo con estupideces como estas... http://www.granma.cu/cultura/2019-06-14/la-ambivalente-miniserie-chernobil-14-06-2019-20-06-37 Claro que el mundo esta repleto de esa palabra castiza que me gusta tanto, "gilipollas".

    Hace 2 años 4 meses

  2. Vitriolo

    Es una serie de Hollywood ¿Qué esperabas? El cine nació entre barracas de feria, no te digo más. Los rusos tienen también sus bodrios para satisfacer su orgullo nacional, por supuesto. Hay un director que les encanta, Nikita Mijalkov, que hace unos truños patriótico-sentimentales que te dejan loco.

    Hace 2 años 4 meses

  3. Art

    A mí la serie me ha gustado. La crudeza de todo el asunto, de los personajes, toca muy adentro. Me parece que hacer este tipo de series para el gran público tiene también una importante parte aleccionadora para que todo el mundo sea consciente de que somos humanos y cometemos errores. Es la forma de tratar de evitarlos en el futuro. Las atribuciones de errores a los regímenes correspondientes también me parecen bien, más allá de que sean más o menos exagerados. Creo que estaría bien en estos sentidos que estas grandes operadoras de series que llegan al gran público abordaran la otra gran tragedia industrial y que tuvo como protagonista a una empresa estadounidense, Union Carbide: la fuga de isocianato de metilo en su planta de Bhopal en 1984 (dos años antes de lo de Chernobyl). El desastre de Bhopal es de hecho considerado el más dañino de la historia entre los desastres industriales.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Andres

    Bueno, nada que añadir a los comentarios. Salvo el tipo de turno de mañana, todos te ponen en tu sitio. Xandru, ¿cobraste ya el cheque del pentagono?

    Hace 2 años 4 meses

  5. Diosdado

    Vale ya khui, ya sabemos que eres un maladucado. Es duro currar en la embajada ucraniana.

    Hace 2 años 4 meses

  6. jose

    Khui dice: POR QUE LLAMAIS COMUNISMO A LO QUE NO ERA MAS QUE LA CONTINUACION DEL IMPERIO RUSO. (la ausencia de tildes no es culpa mía) Dos puntualizaciones: 1) Quien hable de comunismo es que no tiene idea del asunto. Para hablar de marxismo hay que haber leído como mínimo a Marx. El comunismo es una fase superior del socialismo muy lejana (URSocialistas S). Sería como llamar capitalismo al feudalismo. 2) Un rojo que no sabe diferenciar entre aquel semifeudal país que era la Rusia zarista, con un 70% de analfabetismo y mujiks que se traspasaban con la tierra, y una potencia que, como dijo Churchill, pasó del arado de madera a una potencia nuclear. Por ahí hay tablas sobre la campaña alfabetizadora, la multiplicación de la industria (y la creación de una formación profesional necesaria para crearla y dirigirla), de a agricultura, de la educación, de la sanidad, de la eficacia del ejército, de lo espacial (que, para despistados, no fue copiado de EEUU ni de Alemania, ya tenía importantes investigadores en la Rusia imperial). Si se tomara esto en serio investigaría qué representa para un país una primera guerra mundial que supuso como poco 3 millones y medio de muertos; una guerra civil (con la intervención de 14 civilizadas potencias extranjeras) con 13 millones de muertos, y una segunda guerra mundial con 27 millones de bajas y un 65% de destrucción de ciudades e industrias. Como muy bien dice un historiador, Hitler sí ganó, cercenó el desarrollo de la URSS (recuérdese que en el 29 occidente tenía crísis, mientras la URSS estaba en plena expansion). Por otra parte ¿cómo comparar el apoyo y la hostilidad hacia uno y otro sistema? Un ejemplo: la empresa canadiense extractora de oro en Guatemala (ver en Público) se queda el 99% de las ganancias; por el contrario China ha de sufrir el boicot de Huawui. Eso sin decir qué significa que un país como EEUU pueda extender cheques sin fondos ni punibilidad (hablo del dolar). Decía un filósofo que quién se ríe de sus cadenas nunca se liberará de ellas. El 15% de la humanidad se merienda el 85% de la riqueza mundial, y aún así, en ese 15% hay un 20-25% de excluidos. El problema de los rojos españoles (y otros países occidentales) es que sólo saben hacer la revolución en países socialistas.

    Hace 2 años 4 meses

  7. jose

    ¿Para qué vamos a poner los comentarios sobre la farsa de Chernovil, resucitada a conveniencia de EEUU...? ¿Berlinguer?: Encantador. Convirtió al PCI en un partido "capitalista y sin coqueteos con Moscú" (entrecomillado sacado de un artículo de hoy de Público). Aquí el fracaso no cuenta. ¿Cuántos van? Berlinguer allí, aquí Carrillo, Pilar Bravo, Curiel, Antoni de CCOO, Cristina Almeida, Llamazares, Rosa Aguilar... hay tantos y ya tan anónimos ya que es imposible recordar; lecciones de un viaje que va de la hipercrítica a la total sumisión (por ejemplo, partido(s) "capitalista(s) y sin coqueteos con Moscú"). El capitalismo cada día más centralizado y coordinado y los trabajadores regionalizados, mil-asamblearios, sin consignas, directrices y creyendo que el socialismo es asfaltar 4 calles. En fin, igual los más inteligentes se merecen más prerrogativas (que no derechos). La verdad es que el capitalismo es muy hábil. El vietcong decía. para acabar con el enemigo hay que aprender a respetarlo.

    Hace 2 años 4 meses

  8. jose

    Cierto, cierto, el cielo es verde. Ley y orden: Un multimillonario es encontrado muerto, y la investigación de su vida privada conduce a unas sórdidas costumbres íntimas y a un círculo de inmigrantes rusos ilegales que negocian con el sexo.

    Hace 2 años 4 meses

  9. jose

    El articulista demuestra practicar lo que pretende desmentir. No, no hay rusofobia. Ya hasta en las series criminales no hay capítulo donde no salga algún elemento de la mafia rusa (en EEUU no hay mafia norteamericana) o similares. El otro día el psicópata era nieto de un agente del KGB. ¿Los genes? Y nos quiere convencer de que la crítica es hacia todos, incluidos los propios EEUU. Sí, claro, igual en cantidad y resolución. Las críticas referidas a eeuu son para casos singulares que el sistema, honrado y democrático, al final, depura. En lo ruso es el sistema, es inherente al país, que no para de crear basas militares en el mundo, y de avanzar fuera de sus fronteras. Pero eso sí: los exsoldados de Irak, de la CIA, del FBI, sin mácula ni tacha alguna, desinteresados y generosos héroes. Y esa guerra, legalísima, y sin víctimas. Mientras Trump no era suficientemente violento, era un payaso para las sofisticadas actrices de Hollywod. Ya es bueno. ¿Qué es un presidente sin agresividad? No, no caben películas que relaten que en 242 años de historia de eeuu hayan tenido ¡cinco años! de paz. Eso no es un dato, lo es Chernobil. Y esta bien que en España asumamos esa política: hemos de estarles agradecidos por su lucha contra el franquismo, tanto en la guerra como en la postguerra. Ya lo vimos en el contencioso con Marruecos en el Sáhara, de parte de quién se pusieron los eeuu. En fin, para nosotros hacemos https://www.nuevatribuna.es/opinion/victor-arrogante/cuando-espana-traiciono-pueblo-sahara/20181111171002157342.html

    Hace 2 años 4 meses

  10. Luis Castro

    "El verdadero drama de nuestro imaginario colectivo no es que sea demasiado sensible a los clichés heredados de la guerra fría, sino que no ha sabido construir un discurso antinuclear inseparable del de los peligros de la industria armamentística". No entiendo esta afirmación. (Ni otras del artículo, pero no puedo valorarlas porque no he visto esa serie de TV). Pero la vinculación de los usos civiles y militares del átomo es una premisa del movimiento antinuclear y ecologista. Y algo que se constata viendo el mismo desarrollo histórico de esa tecnología. DE modo que separar ambas cosas no sería un "drama", sino una estupidez. Tampoco hay que remontarse a la época de Kruchev, Kennedy o Nixos para detectar ahora una situación de las relaciones entre EE.UU. y Rusia (y otras potencias regionales) que empieza a tener analogías inquietantes con aquella.

    Hace 2 años 4 meses

  11. zyxwvut

    Realmente, señor Xandru, es difícil escribir más vaciedades y hacer volar más humo de colores en ese potaje deshilvanado de simplezas que ha escrito usted. ¿Por qué no intenta averiguar cuáles son las secuelas sociales. económicas y ecológicas de Chernóbil 33 años después del inicio de la catástrofe? Descubrirá el inmenso muro de silencio que las oculta. Por lo que deducirá que la catástrofe nuclear sigue activa. Pero eso sería periodismo, y lo que usted hace es.... ¿qué es? Ah, sí. Entretenimiento como la serie de la HBO, los creadores de "Treme", por cierto, otra pieza magistral de propaganda del capitalismo.

    Hace 2 años 4 meses

  12. Peio

    Artículo de imprescindible lectura si vas a ver la serie Chernobyl. https://www.eulixe.com/articulo/reportajes/chernobil-hbo-defectos-distorsiones-historia-real/20190612083410015051.html

    Hace 2 años 4 meses

  13. Khui

    Alguien hace una serie sobre un accidente nuclear en EEUU y un idiota sale criticando que porque no se hizo sobre Chernobyl? o sobre Fukushima o sobre Gandhy. Da igual. que pensariamos todos? que es un idiota. Cada director hace la serie sobre lo que le sale de la polla. Ahora los rusos salen que haran una alternativa con agentes de la CIA. Se puede ser mas gilipollas? la CIA esta en todas las conspiranciones en America Latina. Si. Y en Europa lo tiene facil tambien. Pero en la URRS? :))) lo tenia muy complicado. Por eso el enorme esfuerzo en satelites y comunicaciones. Ahora van a salir tambien diciendo que Fukushima fue cosa de la CIA. Y las Torres Gemelas...y el embarazo de Jenifer Aniston. Para los rusos, todo lo malo es Occidente. Ellos no. Ellos pueden violar a media Chechenia, pero no, ellos no son malos. No hay sociedad mas machista y clasista y racista que la rusa. Ese, y no tanto Putin, es el problema. Quita al zar, y antes de que Lenin y Trotsky consiguan hacer nada, y aparece Stalin en represantacion de la burocracia imperial y, acaba con todos los revolucionarios. Quita a Stalin y seguira otro parecido. Quita la URRS y seguira siendo RUSIA como siempre. El imperio de Moscu con su sociedad de esclavos y de clasistas machistas reprimidos. Por que los españoles siempre son comprensivos con esto? lo comprenderian de los americanos? Enviaria Trump LGBT a los psiquiatricos y aqui hablarian de que los medios occidentales demonizan a EEUU? :)))

    Hace 2 años 4 meses

  14. Khui

    La sociedad rusa, el regimen ruso, la URRS, son una mierda. No hay por donde cogerlo. Eso no significa que debamos ponernos en manos de las elites occidentales o lamerle el culo a los americanos. Pero que EEUU sea enemiga de Rusia, sea el imperio sovietico, sea el imperio zarista, siempre el imperio ruso, siempre el Principado de Moscu, no significa que los periodistas españoles deban bajarse los pantalones y tratar de relativizar o exculpar o hacer mas amable a un regimen que metia en psiquiatricos a LGBT y a quien pensaba diferente si se pasaba. Con lo que eso significa en Rusia. No es lo mismo un geriatrico en España lleno de amables españolitos que en Rusia. El maltrato de los medicos a los enfermos esta a la orden del dia. NO TUTEE AL MEDICO y tenga preparado el regalito. POR QUE LOS PERIODISTAS ESPAÑOLES SE HABREN DE CULO ANTE LOS RUSOS? y les exculpan de todas las barbaridades. Si Madrid decide hacer las mismo casos que se hacian en la URRS tambien hablaran de demonizacion de España cuando otros lo critiquen? POR QUE LLAMAIS COMUNISMO A LO QUE NO ERA MAS QUE LA CONTINUACION DEL IMPERIO RUSO pero con la tradicional burocracia rusa en el poder? acaso la burocracia imperial no se hizo con el poder y extermino a todos los revolucionarios? acaso la Iglesia no se apropio de la imagen y mensaje de Jesus para hacer todo lo contrario? EEUU es el enemigo, y la casta internacional que nos quiere aplastar. Pero Rusia, con su casta que la gobierna como siempre, y su sociedad enferma de machismo y de fascismo, NO SON UN MODELO A EXCULPAR O A RELATIVIZAR. SON LA MISMA MIERDA CON OTRO COLOR. y con menos poder porque estan lejos. Verguenza para quien escribe este articulo. El tipico que en tiempos de Franco escribiria para el movimiento y en la URSS para el partido. La gente da igual, la verdad aunn menos.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí