1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Un Voigt-Kampff para los bots

Twitter ha revelado la existencia de unas 130 cuentas maliciosas vinculadas con ERC. ¿Habría que prohibir las cuentas anónimas en pro de un debate más limpio? No es tan sencillo

Mar Calpena 20/06/2019

<p>Twitter.</p>

Twitter.

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Hace tiempo que quería escribir sobre los bots, esos pequeños ingenios que automatizan las respuestas en las redes sociales (“Hola, soy el asistente virtual de Renfe”) o que permiten estar avisados acerca de determinadas frases o interacciones en tiempo real, y que forman ya parte de la maquinaria de cualquier campaña política. Pero lo había ido posponiendo porque los bots han sido hasta ahora como mosquitos cibernéticos: una molestia algorítmica que comenzaba a seguirte cada vez que tecleabas, pongamos por caso, la palabrejas “SEO”, o “marketing” o “autoayuda” o cualquier otra inanidad, pero que no iba mucho más allá.

La irrupción de tecnología maliciosa en la guerra sucia por la hegemonía política no es nueva, y si no que se lo digan al malo de Nixon. Pero lo que sí es relativamente nuevo es la posibilidad de utilizarla de manera masiva a fin de irrumpir en la conversación pública de manera encubierta, hasta el punto de crear discursos de extrema verosimilitud. Las fake news son tan antiguas como las propias news. Ya en el antiguo Egipto encontramos por ejemplo imágenes del faraón Ramsés III mostrándose a sí mismo como el gran vencedor de la batalla de Kadesh contra los hititas, una batalla que acabó sin vencer claro. Pero la tecnología abre la puerta a una fake opinión pública sin ninguna cortapisa moral.

Twitter ha revelado hace pocos días la existencia de unas 130 cuentas maliciosas que da por seguro que están vinculadas con ERC, y que operaron en torno al 1-O, promoviendo la consulta, así como contra Ada Colau. Estas cuentas no sólo emitían mensajes en este sentido, sino que, por ejemplo, publicaron mensajes a favor de la alcaldesa de Barcelona durante la jornada de reflexión de las municipales de hace cuatro años, o promovían los tuits del candidato de ERC, Alfred Bosch. Twitter ha dicho que no son los únicos bots maliciosos que ha desactivado de la esfera política española, pero que sí son los únicos que ha podido demostrar que eran atribuibles a un determinado partido. ERC se ha desmarcado de ellos y ha manifestado que no se hace responsable de lo que hagan unos cuantos seguidores incontrolados.

No es la primera ocasión en la que los bots irrumpen en campaña; ya en el propio 1-O se habló de la incidencia de los hackers rusos –sí, esos mismos que habrían incidido en el ascenso de Trump– en la campaña, y no olvidemos la misteriosa aparición mariana del censo electoral catalán en la red el propio día de marras, algo que no parece haber quedado aclarado en el juicio que ahora concluye, y que parece ser recibido con cierta indiferencia por el conjunto de una ciudadanía anestesiada ante la continua explotación de sus datos personales por algoritmos comerciales. La filtración de datos sensibles con fines políticos también se ha utilizado como estrategia de intimidación, como por ejemplo ocurrió con la filtración de fotografías de la funcionaria de la Administración de Justicia que declaró ante el Tribunal Supremo en el juicio del Procés. Jueces y mossos d’esquadra también han visto cómo sus datos se hacían públicos, y aunque hay algunas sentencias ya en firme, la estrategia sigue creciendo.

Por su parte, la Comisión Europea ha publicado un informe acerca de la injerencia de bots rusos a favor de Vox, lo que no extraña a cuenta de la política exterior de Putin, centrada en desestabilizar la Unión Europea, y por el poderío del sector de la (in)seguridad informática en Rusia. Vox utilizó también cuentas falsas haciendo ver que se trataba de militantes LGTB, una estrategia de campaña sacada directamente del manual de Steve Bannon. Porque aunque los bots son simplemente respondedores automáticos, lo cierto es que muchas de las operaciones encubiertas en las redes sociales tienen detrás a personas de carne hueso (en el ya mencionado caso de Twitter y ERC, la mayor parte de los tuits sobre Alfred Bosch se hicieron en horario diurno, durante una “jornada” de ocho horas, lo que hace sospechar que se tratara de interacciones procedentes de una granja de bots, es decir, una organización que funciona con personas que controlan diversas cuentas –a través, por ejemplo, de un programa como Tweetdeck– y que se encargan de alimentar a la bestia por dinero).

Servidora lleva más de diez años haciendo el bocazas en Twitter, por lo que inevitablemente ha tropezado más de una vez con los bots. Aparte de shitstorms –literalmente “tormentas de mierda”– en las que un usuario ha levantado la liebre sobre alguno de mis tuits para que durante algunas horas trolls de todo tipo me llamaran de todo menos guapa, el otro día tuve mis primeras amenazas de muerte, chispas. ¿Cómo sé que se trataba de un bot y no simplemente de un usuario cuya novia se había deshinchado? El usuario tenía sólo diez seguidores, lo que indica de entrada una escasa interacción. Sus únicos tres o cuatro tuits eran retuits un poco al azar de temas dispersos. Todas sus respuestas a otros usuarios eran insultos o amenazas. Y las dos que me soltó parecían basadas en cierto dato personal mío (aunque admito que este extremo pudo ser casualidad). Por último, el usuario no tenía ni su teléfono ni su dirección de correo verificados, lo que lo hace casi intrazable, y sólo interactuó conmigo cuando utilicé determinada palabra que suelo evitar para, precisamente, evitarme follones de estos. Reporté el caso a Twitter, lo mismo hicieron unos cuantos amigos y la empresa le desactivó la cuenta (si bien su dueño podría reactivarla si borrara los tuits, no lo ha hecho, lo que refuerza la hipótesis del bot). No es mucho, pero algo es.

¿Significa esto que habría que prohibir las cuentas anónimas en pro de un debate más limpio? Tampoco es tan sencillo. La cuestión del anonimato en internet es un campo de minas ético, porque el derecho a la privacidad también debe existir, y puede ser incluso crítico a la hora de poder ejercer la libertad de expresión. El caso Wikileaks nos pone frente al espejo del interés público versus esta privacidad y la casuística se va a multiplicar como en un caleidoscopio cuando la tecnología se sofistique aún más. La tecnología puede tener un efecto deshumanizador –los operadores de drones militares a menudo dicen sentirse como si estuvieran en un videojuego– pero si queremos cazar bots haríamos bien en recordar que no sólo las máquinas suspenden el test de Voight-Kampff. Detrás de los bots se esconden humanos, demasiado humanos.

Autora >

Mar Calpena

Mar Calpena (Barcelona, 1973) es periodista, pero ha sido también traductora, escritora fantasma, editora de tebeos, quiromasajista y profesora de coctelería, lo cual se explica por la dispersión de sus intereses y por la precariedad del mercado laboral. CTXT.es y CTXT.cat son su campamento base, aunque es posible encontrarla en radios, teles y prensa hablando de gastronomía y/o política, aunque raramente al mismo tiempo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier Herranz Arimany

    Buenos días. os acabo de mandar un comentario sobre el artículo "Un Voigt-Kampff para los bots", de Mar Calpena. Estamos dirigidos por los Blade Runners. Éstos son los auténticos robots frente a los "replicantes", que representan el sufrimiento y la humanidad(¿acaso los vampiros tienen espejos en sus casas?) Lágrimas en la lluvia: "Humanos, demasiado humanos". Un saludo.

    Hace 1 año 9 meses

  2. Javier Herranz Arimany

    Buenos días, os envío este correo porque me gustaría ponerme en contacto con Mar Calpena, autora del artículo titulado "Un Voigt-Kampff" para los bots". Resulta que yo escribí hace tiempo un texto llamado "La religión de Blade Runner"( que no he publicado y no ha aparecido en ningún lado) donde, al final, escribo las mismas palabras de Mar Calpena: "Humano, demasiado humano, lágrimas en la lluvia". Es una coincidencia asombrosa. Un saludo y muchas gracias.

    Hace 1 año 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí