1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Diego Díaz /Historiador

“El PSOE vuelve a ser el partido que más se parece a España”

Steven Forti 19/06/2019

<p>Diego Díaz. </p>

Diego Díaz. 

IVÁN G. FERNÁNDEZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Diego Díaz (Oviedo, 1981) es doctor en historia y autor de Disputar las banderas. Los comunistas, España y las cuestiones nacionales (1921 – 1982), una extensa monografía editada por Trea y prologada por el historiador Juan Andrade. Díaz reflexiona en este libro, basado en su tesis doctoral, sobre las complejas relaciones entre las izquierdas y las identidades nacionales en España. Aunque centrado en el caso de los comunistas, el libro abre el campo para abordar cuestiones como la definición de la plurinacionalidad entre la dictadura de Primo de Rivera y la transición, la formación de las izquierdas nacionalistas y la difícil relación de las izquierdas españolas con su propia identidad nacional, algo que Díaz condensa con la expresión “disconfort nacional”. Con él hablamos del pasado, del presente y de los posibles escenarios futuros de las cuestiones nacionales.

En su libro aborda una cuestión de acuciante actualidad. La cuestión nacional y las izquierdas españolas. Empecemos por la historia. ¿Cómo ha abordado esta cuestión el PCE?  

El movimiento comunista en España, del cual el PCE forma parte, pero que abarca a más organizaciones, supone quizá la familia política dentro de la izquierda española que más en serio se tomó la cuestión de la plurinacionalidad. Si bien inicialmente el PCE miró con cierto desdén obrerista las reivindicaciones nacionalistas, a partir de 1935 el partido se fue tomando cada vez más en serio la cuestión de las nacionalidades pasando de una reivindicación muy maximalista como era la defensa de la Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas, a un proyecto más realista, la defensa de una República española y plurinacional a partir del desarrollo de los estatutos de autonomía de aquellos territorios donde más clara se mostraba una voluntad de autogobierno. Esta va a ser la apuesta tanto del PCE como del PSUC, y de los comunistas vascos y gallegos durante la Guerra Civil y el franquismo: ligar la lucha por la democracia en España a la lucha por el reconocimiento de la plurinacionalidad. Al menos en la teoría, esta va a ser la posición del partido, si bien en determinados momentos van a darse importantes tensiones entre la posición de la dirección del PCE y la del PSUC o el Partido Comunista de Euskadi.  

¿Cuándo se dieron estas tensiones y por qué razones?  

La primera tensión se produce en la guerra con el dirigente de los comunistas vascos, Juan Astigarrabía, y el de los catalanes, Joan Comorera. El PCE llega muy pronto a la conclusión de que para ganar a una máquina de guerra bien engrasada como era la franquista, era necesario recentralizar el poder político y la dirección de la guerra, que estaban muy fragmentadas desde el verano de 1936, cuando la España republicana había estallado en mil pedazos. Esto suponía unificar las milicias y reducir  el poder del Gobierno vasco y de la Generalitat catalana en favor del Gobierno de la República y del nuevo Ejército popular. Los comunistas vascos y el PSUC, que no era el PCE de Catalunya, sino una organización muy compleja, producto de la fusión acelerada de cuatro partidos marxistas catalanes, coincidían  en el análisis del PCE y su política militar, pero discrepaban en los ritmos y las formas. En general tratarían de hacer lo que defendía el PCE pero buscando pactos con los nacionalistas vascos y catalanes. El PCE  y el delegado de la IC en España, Palmiro Togliatti, muy antinacionalista, los consideraba sin embargo poco menos que satélites del lehendakari Aguirre y del president Companys. Astigarrabía va a ser purgado después de la caída del Frente Norte, acusado de desarrollar una política completamente subalterna del PNV, y entre Comorera y la dirección del PCE hubo una convivencia difícil, con altibajos, hasta su expulsión, en 1949, bajo todo tipo de acusaciones y calumnias. La segunda gran tensión va a tener lugar al final de la transición, entre 1980 y 1981, cuando los críticos con Carrillo ganan la dirección del PSUC y critican la línea oficial del PCE. En Euskadi el líder de los comunistas vascos, Roberto Lertxundi, apuesta por una convergencia del PC de Euskadi con Euskadiko Ezkerra para formar una especie de “PSUC vasco”. En ambos casos, Carrillo y su equipo reaccionan con métodos expeditivos ante el temor a lo que consideran una especie de rebelión de las periferias contra su liderazgo.  

En esta última tensión, que además se enmarca en la crisis del PCE, ¿cuánto pesó lo que Gregorio Morán llamó el “precio de la transición”?  

El PCE sale derrotado y dividido de la transición. La gran apuesta de Carrillo por la política del consenso permite una transición relativamente pacífica y algunos avances sociales recogidos en los Pactos de la Moncloa y en la Constitución, pero a costa de que el partido desdibuje su perfil y termine cediendo todo el liderazgo de la oposición a la UCD a Felipe González y el PSOE. Además para lograr su legalización el PCE tiene que sacrificar su idea de España, que era la República federal. Los intentos de Carrillo por hacer de una especie de patriotismo constitucional el nuevo imaginario nacional del partido fracasan. La Constitución de 1978 contiene avances democráticos y sociales, pero no es algo que emocione lo suficiente como para convertirse en la base de un nuevo imaginario patriótico de izquierdas. La izquierda sale de la transición sin una idea de España afectiva, y tiene que aceptar como mal menor unos símbolos nacionales que no son los suyos. La expresión “Estado español” refleja bien esa relación incómoda con una imagen de España que está muy patrimonializada por las derechas y que sigue costando democratizar y hacer propia.  

¿Cuál fue la posición de IU en las décadas siguientes? ¿Se dieron las mismas tensiones?  

IU fue un actor político mucho más secundario y en general su posición con respecto a la cuestión nacional fue poco relevante, exceptuando quizá en Euskadi, donde durante un breve tiempo, una vez desaparecida Euskadiko Ezkerra, Ezker Batua logró jugar ese mismo papel de bisagra federalista entre abertzales y no abertzales. Julio Anguita además tuvo una posición muy valiente sobre el tema vasco, apoyando a la federación vasca de IU en un momento en el que discrepar del relato oficial sobre el conflicto salía caro. Uno de los problemas de IU es que su desarrollo en los años ochenta y noventa coincide con un momento de expansión y desarrollo de las izquierdas nacionalistas, que en lugares como Galicia monopolizan casi completamente ese espacio de izquierda alternativa al PSOE.  

Algunos sectores han tachado a Julio Anguita de españolista o, directamente, de nacionalista español. ¿Tienen un fondo de verdad estas acusaciones?  

Creo que es una acusación sin demasiado fundamento, pero ya se sabe que para algunos nacionalistas todo lo que no sea darles la razón te convierte en un españolista. Supongo que ahora también Ada Colau será una españolista por querer algo tan normal como ser alcaldesa de Barcelona, que es para lo que se presentó a las elecciones. Es cierto que los desacuerdos de Anguita con ICV y con parte de la IU gallega le llevan a adoptar posiciones muy duras en estos territorios, quizá cuestionables en las formas, pero creo que el origen de estos conflictos está más en las relaciones con el PSOE que en la posición sobre la cuestión nacional. Anguita por ejemplo defendió la presencia de Ezker Batua con el PNV y la izquierda abertzale en el Pacto de Lizarra. Invitó al lehendakari Ibarretxe a explicar su plan a Córdoba. Mantuvo una excelente relación con Xavier Arzalluz, una de las bestias negras de la prensa madrileña... Es un republicano español convencido, pero siempre ha defendido  avanzar hacia un modelo federal y de reconocimiento de la plurinacionalidad. Además el hecho de ser un político periférico y  de una comunidad con un gran sentimiento de identidad, como la andaluza, creo que le ha hecho más sensible ante la problemática territorial, que va mucho más allá de la cuestión catalana, y que supondría hablar por ejemplo de la desigualdad territorial o de lo que ahora se llama la España vaciada. 

Hablemos de Podemos. ¿Qué cambia con la irrupción de la formación liderada por Iglesias?

Podemos supone, al menos sobre el papel, un intento de construir una fuerza política orgullosamente española y decididamente plurinacional. No creo que Podemos haya logrado plenamente ninguno de los dos objetivos, pero tampoco diría que ha fracasado, y sobre todo creo que en estos cinco años ha hecho mucha pedagogía entre la izquierda sociológica española, por un lado para que pierda el prejuicio hacia la palabra patria y se atreva a disputarla a la derecha,  y por otro para que entienda la necesidad de reconocer la plurinacionalidad de nuestro país y la necesidad de avanzar hacia una solución no represiva de la cuestión catalana y del resto de problemáticas nacionales. En ese sentido las confluencias creo que son de lo mejor que le ha pasado a la izquierda de este país en muchos años, y son el fruto de la voluntad de entendimiento de una parte de la izquierda española con una parte de las izquierdas nacionalistas, que después del 15M entienden que, para lograr un cambio, hay que perder prejuicios y buscar aliados en el resto de España. Tanto un repliegue centralista de Podemos como un repliegue nacionalista de parte de las confluencias haría mucho daño al proyecto transformador en España, que necesariamente es federalista.  Necesitamos más figuras que sean puente, como Ada Colau, Xulio Ferreiro, Yolanda Díaz, Martiño Noriega, Mónica Oltra o Xavier Doménech. 

Sin embargo, aparte de algunas excepciones, los resultados de las recientes elecciones municipales y autonómicas no han sido muy favorables a las confluencias...  

Ni a las confluencias ni a casi nadie.   

Al PSOE sí.  

El PSOE vuelve a ser el partido que más se parece a España, y que cerrada la crisis económica y agotado el ciclo político del post 15M, ocupa otra vez la centralidad del tablero político.   

¿No influye en esto también su postura respecto a la cuestión nacional? El PSC ha recuperado muchos votos perdidos en Cataluña.  

Iceta es un personaje que me fascina. Cataluña es el lugar donde la hipótesis de la pasokización del PSOE, que se manejaba durante el post 15M, tuvo alguna vez posibilidades serias de llegar a producirse. Iceta tomó las riendas de un partido en ruinas y logró reconstruirlo hasta convertirlo en algo que, claro está, no es el PSC de hace 20 o 30 años, pero que vuelve a ser un actor central en la política catalana e incluso española. Es un tipo con mucho talento, pero que lo disimula muy bien. 

Hablemos de la crisis catalana. ¿Qué ha hecho mal la izquierda? ¿O no ha hecho nada mal? Y si es así, ¿qué hubiese debido hacer?

Creo que el espacio de los Comunes lo ha tenido especialmente difícil estos últimos años de procés, sobre todo a partir de que el Estado desplegara toda su artillería contra el independentismo. Defender una posición serena y  templada como la suya es complicado cuando la televisión te golpea con imágenes de señoras de la tercera edad molidas a palos por antidisturbios en la jornada del 1 de octubre. Al margen de errores en la selección de candidatos que a la primera de cambio se han ido a otros partidos y plataformas, el clima emocional que se vive en Cataluña juega en su contra. Coincido con los Comunes en que el horizonte de la izquierda catalana pasa por lograr algún tipo de acuerdo progresista y federalista con ERC y con el PSC, pero desgraciadamente creo que eso va a ser complicado mientras haya presos. Por otro lado, la retirada de Xavier Doménech me pareció una pérdida muy grande, no sólo para la política catalana, sino también para la española. No es fácil encontrar recambio para figuras así, capaces de generar cohesión y conectar con muchas sensibilidades en un tema tan delicado como el nacional.  

En los últimos años se ha impuesto en el mundo académico, y no solamente, la tesis del nacionalismo banal de Michael Billig. ¿Qué opina al respecto?  

La idea del nacionalismo banal me parece interesante, pero corre el peligro de terminar siendo banalizada también. Es verdad que el término “no nacionalista” para oponer al nacionalista es bastante flojo conceptualmente, pero también corremos el riesgo de terminar asumiendo esa tesis de que lo contrario al nacionalismo es otro nacionalismo. Por otro lado, también pienso que tener unos determinados sentimientos nacionales de pertenencia no puede ser automáticamente calificado de nacionalismo. No creo que todas las personas que se emocionan con un gol de la selección española sean por ello nacionalistas.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí