1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribunal Supremo: perfiles y frentes

Breves semblanzas de los seis magistrados y la magistrada que dictarán la sentencia del procés

Francisco Arroyo 24/06/2019

<p>Una imagen de la sala del Supremo durante el juicio al procés.</p>

Una imagen de la sala del Supremo durante el juicio al procés.

SEÑAL DE TELEVISIÓN DEL T. S.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Inciertas son sus leyes / inciertas su medida y su balanza”. Los versos de Fray Luis de León, en su combate contra el mundo, permiten entender la faena que los magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo tienen por delante, tras haber dejado visto para sentencia el juicio por rebelión y otros delitos contra líderes políticos y sociales del independentismo catalán. Los hechos, como es sabido, concluyeron en la proclamación –solemne y fugaz entonces, simbólica y fugaz ahora– de la república catalana en octubre de 2017. En función del fallo, sean los que sean los argumentos que de buena fe empleen los magistrados, ellos serán condenados por una u otra parte de la opinión pública y no se escatimarán las metáforas ofensivas, ni las insinuaciones, ni los dicterios. Es la servidumbre del juez y de la administración de justicia, un servicio público que nunca encabezará las encuestas de satisfacción de los ciudadanos por un rasgo singular: la justicia es dirimente, es decir, decide y pone fin a un conflicto. Y nunca lo hace a gusto de todas las partes.

Se ha insistido en que el proceso penal no es el cauce adecuado para solventar el conflicto político catalán. Desde luego. Es evidente que la sentencia no pondrá fin a la acerba controversia que enfrenta –en este momento, pues mayorías y minorías son variables– a la mitad de los catalanes con la otra mitad, y a esta última con la mayoría de los españoles: si Cataluña debe ser un estado independiente de España; tampoco la sentencia tendrá parte en si tal cuestión la debe decidir Cataluña por sí sola (una quimera, a la vista del desarrollo del brexit, pues el futuro no se termina con la soberanía en estos tiempos de dependencia cada vez mayor de los estados) o no. Desde el punto de vista jurídico ambas respuestas están en la Constitución y en la Constitución se hallan también los procedimientos para modificarla. El conflicto sometido a examen del Tribunal Supremo es muy otro, aunque los hechos enjuiciados sean la plasmación del plan urdido por los líderes de esa mitad de catalanes que propugnan la independencia. Consiste, como en cualquier juicio penal, en determinar si las conductas de los acusados pueden calificarse como delictivas, si encajan en los tipos previstos en el Código Penal.

No cabe descartar que la sentencia tenga efecto sobre el conflicto político. Pero no sabemos cuál. Hay quienes sostienen que una condena con penas severas agudizará la tensión (algunos de los acusados han sido votados reciente y reiteradamente) y hay quienes opinan que una absolución o una condena laxa constituirá un estímulo para que la historia se repita. Ambas tesis son razonables y, como toda profecía cuando se enuncia, falibles. Pero ninguna de esas hipótesis debe pesar, en puridad, sobre los magistrados: una sentencia penal no debe fundamentarse en argumentos consecuenciales, en el qué puede pasar si decidimos de esta forma, sino en el examen de lo sucedido, conforme a las pruebas practicadas en el juicio, y en el encaje de los hechos probados en los tipos delictivos. La única cuestión de futuro será, en su caso, la pena que el Tribunal acuerde imponer a los culpables.

Las premisas de esta labor son principios básicos de la justicia penal y reglas materiales y procesales más concretas. Todas estas premisas, sin embargo, pertenecen a un mismo mundo: el del deber ser, el de la ley, el del mármol pulido en el que se pueden grabar las letras que componen nuestros más altos valores. En los hombres estos valores tan altos resultan inciertos y menos fiables. Flaubert en su Diccionario de Lugares Comunes, el que cierra Bouvard y Pécuchet, dio una definición irónica y certera del Derecho: no se sabe lo qué es. A una conclusión parecida respecto a la Justicia llegó Hans Kelsen en el espléndido opúsculo que dedicó a esta cuestión en sus últimos años de vida Qué es la Justicia. Pero hacemos como que no, todos tenemos claro qué es la Justicia y qué es el Derecho, sobre todo para invocarlos cuando nos viene bien. Y hay personas, muchas, muy dignas y muy bien pagadas, que vivimos de ello, del Derecho y de la Justicia. Los más destacados de entre los operadores jurídicos, los jueces. Pese a sus togas, sus estrados y sus puñetas, pese a su solemnidad, pese a su poder, pese a su influencia, desengáñense, son como usted y como yo, humanos, seres de víscera, no de piedra. El cerebro, esa melaza gris llena de circunvoluciones y sangre, es un material mucho menos propicio que el mármol para darle claridad a la justicia. Es lo que, de momento, tenemos.  

Son siete los magistrados que sentenciarán esta causa. Cinco pertenecen a la carrera judicial y otros dos fueron fiscales antes que jueces; todos ellos han desarrollado sus ya largas carreras profesionales en juzgados y tribunales, unos más cerca de los justiciables, otros más metidos en papeles. El primer sesgo es común a todos ellos. En efecto, el delito de rebelión, el más grave de la acusación, tiene como bien protegido la Constitución, el orden constitucional. En toda resolución dictada por un Juez se incluye una fórmula que recuerda que la autoridad del Juez le ha sido conferida por la Constitución. Un juez tiene con la Constitución trato diario y cabe suponer que el vínculo que le une a ella es más estrecho que el que tienen un fontanero, una novelista, un futbolista o una insigne arquitecta. Por raro que nos parezca, las instituciones también suscitan emociones en nuestro fuero interno (así se presenta muchas veces el problema catalán, como una cuestión de “sentimiento” hacia esa abstracción de fulgor inasible que llamamos “nación”). Hay un sesgo de proximidad que hace a un juez profesional más sensible a la violencia contra la Constitución que a alguien que no lo sea. Tan es así, que la división ordinaria de los magistrados, el hierro conservador y el yerro progresista, ha pasado casi desapercibida en este proceso.

Como el Tribunal decidió, con buen criterio, dar la máxima transparencia al juicio, quienes se hayan acercado a la retransmisión, habrán podido observar a los magistrados, ver sus caras y ademanes. Elucubremos sobre la personalidad de cada magistrado del tribunal a la vista de sus gestos. Al tiempo, y por capricho, daremos unas pocas pinceladas sobre sus trayectorias, así como sobre cuatro de las resoluciones que han firmado en el Alto Tribunal, todas ellas relacionadas con la libertad de expresión.

Manuel Marchena, Presidente de la sala. 

Manuel Marchena, Presidente de la sala. 

El plano frontal de los miembros del Tribunal recordaba a La Última Cena de Leonardo, con el presidente Marchena en el centro y tres magistrados a cada lado, uno por cada pareja de apóstoles. No nos engañemos por el símil pictórico: el Marchena pantocrátor que hemos contemplado durante la vista, el que ha ejercido el control gubernativo con eficacia y éxito de público, en la deliberación y fallo tan solo será el magistrado ponente.  Manuel Marchena ha mostrado durante las sesiones una equidistancia oportuna, la que debe mostrar un juez ante las partes mientras se sustancia el proceso, no en la sentencia. Las ásperas ironías que se gastó con la filósofa Garcés y con la abogada del Estado Seoane en días de mal sueño, así como su insistencia en que no le hicieran perder el tiempo lo revelaron como un tipo sanguíneo en el trato. El conocimiento de la norma procesal y la fundamentación de sus decisiones, como un señor prudente al resolver.  Marchena nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1959, pertenece a la carrera fiscal y lleva en el Tribunal Supremo doce años. De Marchena he leído una sentencia. A su pluma se debe la que condenó a César Strawberry, quien había sido absuelto por la Audiencia Nacional de enaltecimiento del terrorismo por cinco tuits. Pese a que la Audiencia había declarado como no acreditado, en los hechos probados, que Strawberry buscase, con sus mensajes, defender los postulados de una organización terrorista, ni tampoco despreciar o humillar a sus víctimas, el Tribunal Supremo dijo que no quería saber nada de intenciones y que las palabras de Strawberry no eran otra cosa que su significado hiriente. Descartó la relevancia de la dimensión perlocucionaria del acto de comunicación en el que consiste la acción típica: las palabras son lo que son, escríbalas César Strawberry en un tuit, dígalas un terrorista en el banquillo o susúrrelas una monja de clausura en un ataque de pánico. El Marchena literal tiene peligro.

Andrés Palomo.

Andrés Palomo.

Los miembros del Tribunal estaban sentados en función de su antigüedad, los más veteranos más cerca del Presidente. En el extremo derecho del estrado se sentó uno de los recientes (llegó en 2014 al Supremo), Andrés Palomo, un personaje propio de Italo Calvino: por el plano general de la mesa presidencial preferido por el realizador se convirtió, ya en el magistrado flotante (aparecía y desaparecía según se inclinara hacia su compañero Varela), ya en el magistrado demediado: de Palomo hemos visto una mitad de magistrado que toma notas con fruición. Cuando se dejaba ver, lucía gafas de montura viejuna y un bigote corto y poblado, como de Agustín González, que le daban aire de actor de reparto –hubiera hecho magnífica pareja con Vicente Aleixandre. Nació en Salamanca y entró con 27 años en la carrera judicial. Pasó por Almendralejo, Mérida, Salamanca y Segovia, en cuya Audiencia Provincial estuvo dieciséis años, los últimos como presidente. No parece, por sus destinos, un aventurero. En su haber se cuenta la ponencia la sentencia 52/2018 que sienta una doctrina bien diferente respecto a tuits con alusiones al atentado de Carrero Blanco a la escrita por Marchena. En la sentencia de Palomo el Tribunal considera preciso “un ánimo tendencial de incitación a la violencia”  para llenar el tipo de enaltecimiento, en doctrina más concorde con la que ha sentado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la libertad de expresión. Por esas casualidades de la vida de las que el procés es catalizador, Andrés Palomo debe escuchar ahora a Francesc Homs como abogado de Josep Rull, cuando tres años atrás le interrogó como investigado por el delito de desobediencia por el que fue finalmente condenado. Palomo fue el instructor de la causa contra Francesc Homs, con motivo de la consulta catalana de noviembre de 2014.

Luciano Varela.

Luciano Varela.

El siguiente por la derecha es Luciano Varela, gallego de Pontevedra, el magistrado de más edad, 72 años, a quien llegó la edad de jubilación forzosa en plenas sesiones y cuyo último trabajo como magistrado será este. Se le puede reconocer por dos rasgos: su cabeza hundida en el escaño y su ceño fruncido. Varela deja la toga cabreado, vaya usted a saber por qué. Con su semblante severo ha prestado atención a los declarantes más no parece que ninguno haya podido fijar su mirada en él, quién se atreve con la mirada de la Medusa. En uno de los pocos momentos de flaqueza de Marchena, aquel sumamente ridículo, en el que el propio presidente comenzó a repetir las preguntas que formulaba el abogado Ortega Smith porque el testigo convocado, Antonio Baños, por “dignidad democrática”, no quería responder directamente al letrado de Vox (aunque no tenía inconveniente en responder a esas mismas preguntas si eran repetidas por Marchena) Luciano Varela puso pies en pared. Tras un notorio aspaviento, se dirigió a Marchena con brazo tronante y el dedo índice extendido, como diciendo: “este tipo al calabozo”. A Baños le cayó una multa de 2.500 euros.  Varela siempre ha tenido clara su autoridad. Me contaron que en uno de sus primeros destinos, un Juzgado de Instrucción de Lena ordenó, en efecto, el ingreso en el calabozo de un testigo, paisano astur y respondón, al que había convocado para declarar a las ocho y media de la mañana. Ha tenido también fama de juez muy trabajador. Fue uno de los fundadores de Jueces para la Democracia y firme defensor del uso de la lengua gallega en la Administración de Justicia: muchas de las sentencias que dictó en la Audiencia Provincial de Pontevedra fueron escritas en gallego. Dos de sus cuatros hijos son jueces.

Andrés Martínez Arrieta.

Andrés Martínez Arrieta.

Entre Varela y Marchena se sentó el magistrado con más antigüedad en el Tribunal Supremo, Andrés Martínez Arrieta, el magistrado de las dos mil sentencias. Si uno consulta en un buscador de jurisprudencia resoluciones del Tribunal Supremo, salen más de dos mil firmadas por este hombre. Martínez Arrieta está en el Tribunal Supremo desde el milenio pasado. Llegó en 1998 con 43 años cumplidos: eso solo puede significar una cosa, que Martínez Arrieta ha sido un juez muy brillante. Porque de pastueño tiene poco. Con treinta años, desde un juzgado de instrucción de Madrid tuvo que enfrentarse a la mafia policial que torturó e hizo desaparecer el cadáver de un delincuente común y colaborador de la policía, El Nani. Imagínenlo: la viuda de El Nani, también delincuente común ella, denuncia la desaparición de su marido tras una detención de la que no había constancia, acusando a altos cargos policiales de haberse desembarazado de su marido recién salido de prisión. Martínez Arrieta instruyó aquella causa, con un celo ejemplar y concluyó que Corella había muerto en comisaría, tras su detención ilegal. El caso acabó en 1990 con una sentencia del Tribunal Supremo que confirmó la condena a 29 años de prisión al comisario Javier Fernández Álvarez y a los inspectores Victoriano Gutiérrez Lobo y Francisco Aguilar González. Durante las sesiones del juicio del procés, el rostro de Andrés Martínez Arrieta ha sido inescrutable, sin que asomara atisbo de emoción alguno. Una frontalidad a la Constantino, que hace imposible un indicio, siquiera, de lo que esté pensando.

Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre.

Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre.

Pasamos al lado izquierdo de Marchena y encontramos a Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre, nacido en Valladolid; es el segundo magistrado más antiguo en el Alto Tribunal, en el que sirve desde hace quince años. El magistrado Berdugo tiene cabeza patricia y las puñetas más elegantes del elenco pero, francamente, parece sufrir hartazgo de jurisdicción –los jueces también están expuestos al tedium vitae– pues no es infrecuente verle con la palma de la mano de izquierda sobre la frente, en un gesto sutil, “Dios mío, dame más paciencia”. Y la paciencia se la da, porque sus ademanes sobrios, contenidos y discretos enmascaran con dignidad el cansancio vital. Le dicen conservador, pues pertenece a la Asociación Profesional de la Magistratura. Acaso por eso firmó, ya en 2007, la sentencia que confirmó la exoneración de los miembros del grupo de rock radical vasco, Soziedad Alkoholika, del delito de enaltecimiento del terrorismo por su canción “Explota zerdo”. Pasó por Salamanca y Córdoba antes de alcanzar el Supremo. Su hermano es Ignacio Berdugo, catedrático de Derecho Penal en la Universidad de Salamanca, de la que también fue rector.

Antonio del Moral García. 

Antonio del Moral García. 

La sonrisa del juicio pertenece al magistrado Antonio del Moral. A la izquierda de Berdugo, del Moral ha sido pasto de memes por su gesto afable. En una cara marcada por las cejas densas, grandes, bien formadas y negras, la sonrisa del magistrado contrasta y dulcifica, lo que no ha sido entendido entre las filas de los acusados, para los que el gesto sonriente resultaba frívolo e inoportuno. Se agradece el toque de indulgencia. Responde a la timidez de origen, del que instintivamente piensa que no debe redoblar la incomodidad de quien tiene delante con un rostro huraño, así le pidan veinticinco años de cárcel. Del Moral ingresó en la carrera fiscal en 1983 y llegó al Tribunal Supremo. Accedió a la condición de magistrado por el quinto turno en 2012. Ha sido profesor en la Universidad Complutense y en el Instituto de Empresa y en la batalla por la libertad de expresión sus sentencias son juiciosas y sensatas y siguen la senda marcada por los tribunales guardianes de las libertades fundamentales, Constitucional y Europeo de Derechos Humanos. Una de sus resoluciones confirmó el rechazo de la querella planteada por Grifols en razón de supuestas calumnias. El Economista había publicado, bajo el titular “Grifols “compra” a 5.339 médicos en USA para promocionar sus productos”, información sobres obsequios a médicos americanos hecho por la empresa catalana, por importe de 1,15 millones de euros. Grifols consideró calumniosa la información aunque si uno hacía cuentas, el precio individual de cada médico ascendía a menos de doscientos euros. Su querella fue sobreseída y el Tribunal Supremo confirmó la decisión en sentencia puesta por Antonio del Moral, en la que se puede leer que el lenguaje es “algo más que palabras”.

Ana Ferrer.

Ana Ferrer.

La magistrada Ana Ferrer es la séptima. Fue la primera mujer que llegó a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo y la condición de pionera siempre es un incentivo. El plano general también ha sido inmisericorde con ella. Cuando era incluida, asomaba a la pantalla una mujer seria, atenta con expresión perspicaz. Tiene galones en el control de legalidad del poder político: Ana Ferrer se enfrentó a la instrucción de un caso de corrupción difícil, en su época de magistrada-juez, el caso Roldán, dirigido contra el director general de la Guardia Civil por sobornos y malversación de fondos reservados del Ministerio del Interior. El caso concluyó con una condena de 31 años, pena agravada por el Tribunal Supremo al resolver el recurso de casación. El Supremo dijo de Roldán: “desarrolló una incesante actividad delictiva amparado en su cargo público con la finalidad de enriquecerse ilícitamente”. Vean los partidarios de la actividad a dónde conduce tanto hacer. Ana Ferrer sirvió después en la Audiencia Provincial de Madrid, de la que llegó a ser presidente, hasta el año 2014 en el que, con Andrés Palomo, accedió al Tribunal Supremo. El hecho de ser la primera mujer concitó la atención de la prensa y en El Mundo publicaron una entrevista. Le preguntaban si había algún resquicio que permitiese la autodeterminación de Cataluña. Contestó que ninguno y añadió: “La Constitución se puede modificar, pero nadie está por encima de la ley. Y los jueces tenemos que hacer cumplir la ley.”

Estas son las personas que habrán de dictar sentencia. Les deseo serenidad en el juicio y acierto en la argumentación. Y, desde luego, suerte.

------------

Francisco Arroyo es abogado y socio de Santiago Mediano Abogados. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Arroyo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. PESURO

    qué me importa a mí su curriculum, sus aciertos y errores, su trayectoria vital su.......... lo que me importa a mi es que estos señores han sido puestos ahí en el ts ya sea directa o indirectamente por los partidos politicos en su reparto de cuotas de magistrados y es a ellos a quienes se deben como lo han venido demostrando. la gente que espera justicia de estos señores tan fuertemente politizados y que tanto deben a sus patrocinadores al cargo pueden esperar sentados, en cambio los del a por ellos oé, que lo que buscan es el linchamiento, el escarmiento y la vuelta a los tiempos del oscurantismo los verán como los salvadores de la patria imprescindibles. ningun democrata español, ni ningun democrata allende nuestras fronteras ve en este juicio otra cosa que un juicio politico y a los presos como algo distinto a presos politicos. el valera éste creo que fue el que se cargó al garzon diciendole incluso a alguien como tenia que redactar no se que escrito para llevar a buen puerto la desfenestracion de garzon.

    Hace 2 años 3 meses

  2. Francisco Arroyo

    Gracias por el comentario. Son bien ciertas sus cifras y es cierto que en las últimas elecciones, las fuerzas independentistas han recibido menos votos y parece que la tendencia es decreciente. Cuando hablo de mitades, tomo la referencia de los votos emitidos en las autonómicas y los extrapolo a toda la población, incluyendo los que se abstienen. Otra forma de extrapolar sería más aventurada. No tiene por qué ser cierto que todos los que se abstienen sean contrarios a la independencia. Ni, desde luego, tampoco lo contrario. Tampoco es fácil computar los votos de fuerzas que no son independentistas, pero sí están a favor del derecho de autodeterminación, porque nunca han aclarado si esa adhesión pasaría por encima de los procedimientos de reforma establecidos en la Constitución (en los comunes parece que sí, en el PSC parece que no). En cualquier caso, dado que a los independentistas les alcanza para ostentar el gobierno de la Generalidad, sí creo que cifrarlos en esa mitad voluble no es tan erróneo.

    Hace 2 años 3 meses

  3. zyxwvut

    Un análisis ponderado, muy alejado de los arrebatos políticos de los periodistas de turno. Sólo un detalle que demuestra desconocimiento. No hay una Cataluña enfrentada a casi el 50%, los datos de las diversas elecciones son concluyentes, tanto en porcentaje de votos en relación a la participación, como en porcentaje en relación al censo. La sociedad de Cataluña que apoya al secesionismo alcanzó un maximo de 47% de votos y 38% de apoyo social en los momentos más delirantes del "procés"; tras las últimas elecciones ronda en torno al 30%. Recordar estos datos es importante porque los políticos del frente nacional de NeoCDC, ERC y CUP continuan hablando en nombre de Cataluña, como si tuviesen tras ellos al 90% de la sociedad, cosa que nunca ha pasado, como lo prueban sus propias encuestas del CEO que, lógicamente, ocultan. Que tengan un nutrido grupo de personas fanáticas apoyando sus actos y coaccionando a quienes les cuestionan, no les da el 50% de apoyo. Por desgracia la mayoría de los periodistas siguen enrocados en denominar "Cataluña" a las posturas del citado frente nacional. Es como si a lo que defienden Vox, PP y C's se le denominase "España".

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí