1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Tácticas y delirios de la Izquierda Viriato

Se equivocaría la izquierda, y mucho, si antepusiera el delirio rojipardo a la necesidad evidente de construir una alternativa política al cementerio de derechos del tardocapitalismo

Xandru Fernández 2/07/2019

<p>Matteo Salvini con un simpatizante de la Liga en un acto en Cantù, cerca de Milán.</p>

Matteo Salvini con un simpatizante de la Liga en un acto en Cantù, cerca de Milán.

@MATTEOSALVINIMI

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El pasado 29 de junio la policía italiana detuvo a Carola Rackete, capitana del buque Sea Watch 3, acusada de un delito de “resistencia o violencia contra un buque de guerra”. La temida Barbanegra de treinta y un años no había abordado ningún transatlántico, solamente había atracado su nave, con cuarenta personas a bordo, en el puerto de Lampedusa. Lo hizo después de cuarenta y ocho horas esperando autorización de la Guarda di Finanza, sin obtenerla, para desembarcar a esas personas, la mayoría de ellas necesitadas de ayuda médica después de varios días en alta mar huyendo de las costas libias. Mientras la detenían, algunos nativos le dedicaron perlas del folklore local como “¿Te gustan las pollas negras?”, “¡Espero que te violen cuatro negros!” o “¡Primero los italianos!”. En su cuenta de Twitter, el vicepresidente italiano Matteo Salvini se sumaba a la cálida bienvenida llamando a Rackete “criminal” y “delincuente”. No muy lejos, también en Twitter, Diego Fusaro, presunto intelectual marxista, difundía una foto de la capitana con la siguiente leyenda: “Generación Erasmus, rastas, odio contra el pueblo, nihilismo hedonista, neoprogresismo liberal, fucsia y arcoíris. Una juventud sin esperanza”. Y también: “Atención. La UE del euro y de los euroinómanos usará el caso Sea Watch y la capitana de las rastas hija de papá como ulterior motivo de agresión contra Italia. Para desestabilizarla y favorecer un gobierno técnico, esto es, un golpe de Estado financiero y filobancario”. Y por último, sobre una foto en la que se ve a un policía de la Guarda di Finanza frente a Carola Rackete: “A la izquierda, un representante del Estado italiano, que se gana honradamente la vida sirviendo a la Patria. A la derecha, una hija de papá aburrida, con rastas y casita en Londres, amiga de la patronal cosmopolítica y de sus luchas no border contra las clases trabajadoras”.

Vale. A Diego Fusaro no le gustan las rastas y no le cae bien Carola Rackete. Se vale, para denigrarla, de un discurso delirante (sí, delirante: es un calificativo conscientemente elegido por mi parte, no una simple manera de mostrar mi desagrado) que comparte con otros presuntos intelectuales “sin pelos en la lengua” como Alexandr Dugin o Alain Soral. No es el único, seguramente. Tampoco el más brillante, signifique eso lo que signifique en este contexto. Si hoy me interesan los prejuicios de Fusaro no es, pues, ni por su excepcionalidad ni por su brillantez, sino porque justo el mismo día en que se arranca por bulerías contra la capitana Rackete lo entrevista en España Esteban Hernández calificándolo de “uno de los intelectuales más combativos de Italia, pero también uno de los más polémicos por su mezcla de marxismo y soberanismo, de ideas de izquierda y de derecha”. Yo he buscado a lo largo y a lo ancho de la entrevista alguna idea de izquierda, pero no la he encontrado. Supongo que se habrán quedado todas en la grabadora del entrevistador. De derechas he encontrado un montón, empezando por la denuncia de que la izquierda ha traicionado las esencias patrias, vendiéndose a lo que Fusaro llama “globalismo”, y terminando por la reivindicación de Estados nacionales soberanos, fuertes y muy masculinos. No falta en su discurso la valiente y chispeante denuncia de la diversidad sexual y cultural como trampa del capitalismo: “el capital deja que las personas salgan a la calle por el orgullo gay, por los animales y por todo, pero ¡qué [sic] no se atrevan a echarse a las calles para luchar contra la esclavitud de los salarios, contra la precariedad o contra la economía capitalista!”.

Volveré más adelante sobre esa manifestación de nostalgia de la manifestación. De momento, permitan que desarrolle un poco más la secuencia cronológica de los últimos microseísmos en las izquierdas hispánicas. Como llueve sobre mojado, a Hernández no tardaron en caerle críticas a raíz de la entrevista. Críticas de la izquierda, naturalmente, pues las derechas, en primer lugar, bastante tienen con lo suyo, y en segundo lugar es difícil que no comulguen con la mayor parte de lo que predican Fusaro y sus franquicias españolas, incluyendo la aversión a las rastas. Soy uno de los culpables de haberle “afeado” a Hernández (la expresión es suya) la oportunidad y el cariz de la entrevista. Naturalmente, no he sido ni el único ni el más estentóreo, pero es cierto que no perdí la ocasión de recordarle que el último libro de Fusaro lo ha publicado en España Ediciones Fides, una editorial dirigida por Juan Antonio Llopart, exmilitante de organizaciones de extrema derecha como Alternativa Europea o Movimiento Social Republicano. En el catálogo de Ediciones Fides figuran títulos imprescindibles en toda biblioteca neonazi que se precie, como Yo fui fascista en EGB, Ramiro Ledesma Ramos, un romanticismo de acero o No hay dolor. Una historia de Casa Pound. Desde luego que uno puede figurar en el catálogo de un fascista sin ser él mismo fascista, pero me reconocerán que también sería raro.

Por lo demás, quien no tardó ni cinco minutos en calificar de “interesante” la entrevista fue el exdiputado de Podemos Manuel Monereo, firmante, hace unos meses, de un polémico artículo en el que se defendía un decreto del Gobierno italiano calificándolo de valiente iniciativa contra “los señores de las finanzas” y se advertía de que, si lo ves de otro modo, eres de los “inquisidores y pobres mentes que carecen de argumentos racionales”. Como la izquierda le dijo de todo menos guapo, Monereo nos dio taza y media a los pocos días, denunciando la “coincidencia amplia y consistente entre la extrema izquierda y los apóstoles del liberalismo”. Los mismos argumentos de Fusaro: hay una alianza internacional contra la clase trabajadora europea, y en esa alianza están comprometidos los señores de las finanzas y los de las rastas. No sería de extrañar que Fusaro u otro se sacaran de la manga la expresión “globalrastafarismo” para categorizar convenientemente esa nueva arma del capital transnacional.

Lo que les está ocurriendo a Monereo, a Fusaro y a muchos otros ex marxistas o marxistas en ejercicio en su relación con las nuevas izquierdas tiene muy poco que ver con conspiraciones “globalistas” o “atlantistas”. De hecho, la geopolítica no es aquí el asunto, en absoluto, por más que estos nuevos o no tan nuevos euroescépticos se consideren expertos en esa pseudociencia tan eficaz a la hora de posponer toda acción transformadora hasta que se dé la conjunción óptima de intereses objetivos entre los grandes agentes de la política global. Al igual que el neoliberalismo se apoya en ficciones económicas haciéndolas pasar por verdades empíricamente contrastables, el neofascismo recurre a ficciones geopolíticas disfrazadas de análisis epistemológicamente solventes. Nadie ganará esa guerra porque tiene lugar entre dos universos paralelos. En cambio, la disputa por la hegemonía en el terreno de la izquierda sí que puede tener vencedores y vencidos. Detengámonos un poco más en este asunto, porque nos jugamos bastante.

A juzgar por lo mucho que Monereo, Fusaro y compañía lo repiten, cabría suponer que las calles se llenan fácilmente de manifestantes contra el cambio climático o la violencia de género que, en cambio, no responden cuando se les convoca a defender la plantilla de una empresa amenazada de cierre, por ejemplo. Si fuera así, deberíamos preguntarnos por qué ocurre eso, cómo es que las reivindicaciones más “clásicas” de la clase trabajadora ya no mueven a las masas y, en cambio, estas se dejan fácilmente seducir por los cantos de sirena del ecologismo o el feminismo. ¿No será que el movimiento obrero ha envejecido, que las causas de la nueva izquierda son más jóvenes, más cool, más desenfadadas y coloristas y más compatibles, por tanto, con los usos y costumbres del mercado global? Algo así es lo que supone el propio Esteban Hernández, que ha salido a defenderse a sí mismo a tan solo veinticuatro horas de la entrevista de Fusaro. Invocando a Podemos sin venir, aparentemente, a cuento, dice Hernández que los mismos argumentos que los dirigentes de Podemos usaron contra IU, a saber, que IU representaba “lo viejo, lo obsoleto, ese mundo obrerista desfasado, machista, racista y xenófobo”, son los que ahora utiliza lo que él llama “la izquierda posmoderna” para descalificar a Fusaro y a él mismo. No me parece que esos fueran los principales argumentos de Podemos, en sus inicios, contra IU, con la que competía no solo por un nicho electoral sino por el cetro de oposición de izquierda al bipartidismo. Mis recuerdos, que pueden muy bien ser falsos, me dicen que a IU se la tildaba más bien de “muleta del PSOE”, cuando no se le reprochaba haberse resignado a ser la voz parlamentaria de una minoría y no una opción de gobierno con posibilidades de revertir las políticas austericidas en curso. Más o menos lo que ha acabado siendo Podemos, dicho sea de paso. Puedo, como digo, equivocarme, pero no veo que el conflicto fuera entre lo viejo y lo nuevo.

Tampoco veo, desde luego, que sea inocente la calificación de “posmoderna” para esa nueva izquierda que Hernández describe como “abierta, plural, arcoíris, feminista y global”. (Más arcoíris: ¿casualidad?) El uso reciente de los términos “posmoderno” y “posmodernidad” en los mentideros de la izquierda española obedece a lo que los viejos manuales de literatura del franquismo llamaban “influencias extranjerizantes”: es un eco de la ofensiva que tiene lugar en los campus universitarios de Estados Unidos contra el “marxismo cultural” y la llamada French Theory. Nada que ver con lo que ocurre en España, donde de hecho la influencia de los pensadores llamados posmodernos fue mucho más temprana que en Estados Unidos pero también más superficial, aunque no estaría de más recordar que una de las escuelas “filosóficas” más beligerantes con el vocabulario de la posmodernidad ha sido en las últimas décadas la de los discípulos de Gustavo Bueno, de cuyas filas ha salido no solo buena parte del argumentario de FAES y Vox sino también un buen puñado de sedicentes comunistas cuya principal razón de ser es la lucha contra el feminismo y el independentismo catalán, lo que nos lleva de vuelta al principio y a la pregunta del millón: ¿por qué ahora?

No porque la clase obrera haya desaparecido de nuestras calles. Para empezar, porque no ha desaparecido. El pasado 8 de noviembre 50.000 personas salieron a las calles de Avilés para defender a la plantilla de Alcoa, amenazada de cierre (a lo mejor parecen pocas, pero es que la población de Avilés es de 78.000). Es solo un ejemplo, pero no me ha llevado ni diez segundos encontrarlo. Tengo más bien la sensación de que esa urgencia por denunciar la supuesta connivencia de la “izquierda posmoderna” con el “totalitarismo liberal” obedece al vértigo producido por la cuestión catalana. Que fue durante la crisis de la “España de los balcones” cuando toda esta Izquierda Viriato se vino arriba y sacó del baúl del abuelo el uniforme de la División Azul. Que fue el “a por ellos” el que despertó una vez más la identificación capciosa entre la España de charanga y pandereta y la España del cincel y de la maza. Y que en esa disputa por las banderas hay una parte de la izquierda que, en primer lugar, se siente primero española y luego todo lo demás, y en segundo lugar no duda en usar España como excusa para sacudirse de encima la imposición social de respetar al diferente.

La crisis catalana que empezó en el otoño de 2017 se llevó a Podemos por delante. Si ya era difícil que calara socialmente la resignificación del término “patria” que tanto Errejón como Iglesias practicaron primero a dúo y después en sus respectivas carreras en solitario, mucho más difícil es tratar de ensartar esa patria deshidratada en la escalada verbal de los últimos dos años, más digna de un noticiario balcánico de los noventa que del panorama ciberfragmentario de la España de 2019. Bien es verdad que ni Errejón ni Iglesias parecen últimamente muy interesados en resucitar una idea que se demostró muy poco operativa. Pero entre tanto han surgido otros depredadores. La pelea por los restos de Podemos y por el aprovechamiento energético de esa veta patriotera descubierta durante la crisis de los balcones es el trasfondo que explica que cada dos días tengamos que andar discutiendo los delirios de la penúltima vedette de la ultraderecha europea.

Por segunda vez he empleado el término “delirio” y ya apunté antes que lo hacía a conciencia. El delirio suele ser un intento de dar sentido a algo que carece de ello, o al menos a algo que el sujeto percibe como carente de sentido y, por lo mismo, amenazador e inquietante. En los delirios se vierte todo aquello que reprimimos en nuestra vida cotidiana, según la ortodoxia psicoanalítica. Freud le aplicaba el siguiente lema: “Lo abolido dentro, vuelve desde fuera”. Pues bien, en toda esa obsesión con la clase obrera que caracteriza a cierta intelectualidad ligada a las clases acomodadas europeas hay mucho de intentar encontrar fuera lo que creíamos haber abolido dentro, a saber, una masculinidad de entretiempo. No es nostalgia de multitudinarias manifestaciones sindicales lo que expresan esas canciones de amor a la clase trabajadora (es curioso lo poco que en esos círculos se pronuncia la palabra “sindicato”) sino más bien deseo de creer que aún quedan en algún lugar de Europa hombres como los de antes, de pelo en pecho, de los que llaman al pan, pan, y al vino, vino. Se equivocaría la izquierda, y mucho, si antepusiera ese delirio a la necesidad evidente de construir una alternativa política al cementerio de derechos del tardocapitalismo. No es de la mano de los fascistas, ni de los viejos ni de los nuevos, como va a construirse esa alternativa. Corremos el riesgo de acabar cayendo en el mismo lapsus que un conocido mío el otro día, que me acusó, discutiendo de estos asuntos, de querer tirar el agua sucia al ir a tirar al niño. No olvidemos que a quien hay que salvar es al niño. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    "si antepusiera el delirio rojipardo"... mmmmmm, Conjunción muy grata a los pensadores anglosajones. Los malos a la izquierda y los otros malos a la derecha, y los defensores de la libertad en el centro. El problema es que la historia no apoya esta visión interesada. Con los pardos acabaron los rojos; y los rojos fueron los que combatieron de vedad a los pardos en todos los lugares. Los primeros represaliados en donde triunfaron los pardos fueron los rojos. Los del centro liberal, por su parte, tardaron mucho en intervenir, y sus bancos e industriales colaboraron con los pardos en muchos lugares, como Alemania, Italia, España y otros países del centro y este de Europa. ¿Por qué Hitler pudo llegar a conformar aquel ejército que se consideraba imbatible? ¿Por qué decretaron la no intervención en España? ¿Por qué sólo un 5% de las SS fueron juzgados? ¿Por qué el primer director del espionaje de la República Federal Alemana era un nazi (¿por qué decir exnazi?). Que, por cierto, Hitler tuvo mucho que agradecerle a los partidos del centro y católicos su triunfo. Si seguimos leyendo a estos historiadores y periodistas interesados no nos enteraremos de nada. Es una insultante manipulación de los hechos: nos toman por idiotas.

    Hace 2 años 2 meses

  2. cayetano

    Por cierto, de Esteban Hernández " El Tiempo Pervertido", que conocí gracias a estás página de CTXT.es, con independencia de no coincidir en todo, hasta el momento se está haciendo una lectura en parte enriquecedora por lo que dice, y en parte por las interrogantes que voluntaria o involuntariamente han incitado, además de ampliar conocimientos sobre posiciones y personajes que me eran desconocidos. De otra parte, es de agradecer su accesibilidad apta para cualquier ignorante, como quien suscribe, y que además es bastante amena. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 2 meses

  3. cayetano

    La realidad es que si ya no cuela como culpable de la mengua de clases medias, el Estado, o el vivir por encima de nuestras posibilidades, o ...., ahora se cupabiliza al migrante por parte de quiénes no puedan o quieren reconocer la realidad de las consecuencias de las políticas neoliberales en el marco de un cambio radical del paisaje humano, de las infraestructuras. Y en ese marco, de contradicciones entre el propio capital, de normalización de la involución social provocada por la inercia que impulsó la Crisis económica. Por eso es necesario contextualizar, ver las diferencias y contradicciones, y atender a las diferencias intentando comprender para iniciar debates que enriquezcan en lugar de empobrecer por atrincheramiento y su consiguiente uniformización simplificadora. Un cordial saludo

    Hace 2 años 2 meses

  4. cayetano

    Decía que hemos de ser sinceros y reconocer los puntos de partida. Si actuáramos éticamente y propusieramos abrir las fronteras, que resultados políticos, ¿qué consensos sociales promocionaríamos?. No hablamos sólo del flujo migratorio internacional, también hablamos del cercano vecino al que hemos contribuido a desarrollar su estatus actual, y del que hemos sido directamente responsables de las bolsas de millones de refugiados repartidos entre los países limítrofes. Cuántos millones en Turquía, y en Grecia, y en Marruecos....

    Hace 2 años 2 meses

  5. cayetano

    Cómo el debate aquí es político, que no ético. Debiéramos analizar por qué estos cambios de posición por los medios de comunicación, es decir por los capitales que ostentan su propiedad. Y no para exculpar a nadie por su antieticidad o por sus Delirios o Martirios, sino por desbrozar y ver mejor el suelo que pisamos. La cuestión es política, y conociendo la trayectoria de Monereo no creo que sea indolente ante el drama en el Mediterráneo, ni ante la suerte o admiración por la Gran Capitana u Open Arma, o tantas gentes que desde una posición ética arriesgan su bienestar por salvar vidas y hacen de ello una razón de vida.

    Hace 2 años 2 meses

  6. cayetano

    Seamos sinceros la táctica y estrategia poco tienen que ver con la ética, aunque puedan ser más o menos delirantes, son más bien cuestión de política, creo que en eso estaremos de acuerdo. Por eso no es criticable que la táctica o estrategia política pretenda articular consensos, lo criticable pueden ser sus objetivos o sus consecuencias involuntarias o no. Por ello, debiéramos atender a los cambios de contextos. Ahora mismo, mediáticamente, al menos en España, pero probablemente en un marco más internacional, pues las agencias son internacionales, a un rechazo a la xenofobia, que justamente el verano pasado era promoción de la xenofobia y el racismo, que venía anteriormente de la lucha contra la xenofobia que simbolizó la campaña entorno al pequeño Aylan ahogado en la playa.

    Hace 2 años 2 meses

  7. cayetano

    Pero sin embargo, también hemos de atender al punto de partida. Qué no es otro que el de políticas me migratorias que siempre han pretendido controlar los flujos. Y qué han establecido lazos de cooperación más o menos legítima o espúrea con países terceros del Norte de África ha dicho objeto. Y es que no es lo mismo condenar a muerte por ahogamiento, que contener y controlar el flujo migratorio.

    Hace 2 años 2 meses

  8. cayetano

    Respecto a la migración, primero además de saber a dónde queremos llegar-ética-, también debemos reconocer de donde partimos. No hay comunidad hoy día que no plantee una política migratoria en función a la utilidad y no a la justicia. Cómo planteaba SAR en un artículo sobre la Gran Capitana, porque ella si se ha ganado el título de Gran Capitana. Y es que la tensión entre utilidad y ética nunca puede traspasar la frontera de insensibilidad ante la muerte o asesinato por acción u omisión, por el delito que en España llamamos deber de socorro y que obliga a asistir al accidentado en carretera en el camino.

    Hace 2 años 2 meses

  9. cayetano

    Y es la ética para la política a de ser guía, precisamente por qué no son equivalencias, sólo hay que mirar al Mundo, y mirarlo en absolutamente todas partes. La política orientada por una ética pretende fomentar consensos sociales sobre dichos valores, morales que finalmente desaparecen por interiorizarse como natural en los procesos de socialización y por ello no requieren de nombre, ni lenguaje, pasan a ser naturaleza.

    Hace 2 años 2 meses

  10. cayetano

    Pero más allá de Delirio o Martirio, de peinetas, pendientes, collares y otros adornos, la cuestión central planteada fugazmente por pretender un derribo global de lo etiquetado y uniformado en blanco y negro como Gatopardismo rojo, es la tensión a qué se somete a la izquierda en sus presupuestos éticos por las migraciones y el filofascismo de Salvini y otros.

    Hace 2 años 2 meses

  11. cayetano

    Sé aprovecha la cuestión migratoria para pasar por el Pisuerga y el Guadiana haciendo un repaso a varias figuras por diversas posiciones. Patrias chicas o grandes, tribus o comunidades de identidad y existencia tiene todo el Mundo, reconocer dicha realidad suele ser más problemático para quien su comunidad es prácticamente una secta. Con ello no digo que el autor sea o pertenezca a secta alguna, pero seguro que tiene alguna identidad social, no en vano es humano, o sea, social.

    Hace 2 años 2 meses

  12. agujerillonegro

    Obviamente, este Diego Fusaro es un impresentable. Un caballo de Troya de la extrema derecha, como dice otro artículo en este mismo periódico. Sin embargo, y estando de acuerdo con lo esencial en este artículo, algo me chirría en la argumentación. No sé quién acuñó el término de “izquierda Viriato”, pero veo que repetidamente se usa para atacar a Pablo Iglesias y los suyos, así como el de “izquierda posmoderna” se usa contra Íñigo Errejón y su corriente. Sin embargo, quien ha defendido con más valentía la plurinacionalidad del Estado y ha tenido una visión menos rancia-centralista de este país en plena guerra de los balcones, ha sido justamente Pablo Iglesias; Errejón se ha puesto más de perfil, supongo que buscando la “centralidad” política (y por supuesto, buscando que este espinoso tema no le haga perder votos entre los electores, digamos, más moderados). Hasta lo del rastaglobalismo suena a inverosímil si pensamos en el nuevo secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez Rodríguez, el único diputado rasta, afín también a Iglesias. ¿Es esa nuestra “izquierda Viriato”? Al final, este artículo vuelve a situar el problema en su escala simbólica, y lo reduce a una batalla cultural, como la izquierda lleva haciendo un montón de años. Pero si algo parece reclamar una parte de la izquierda es volver a poner el foco, el foco central, en los asuntos materiales, en nuestro miserable, precario y alucinante ir tirando, y yo, desde este bloque de pisos en Cornellà del Llobregat, saltando de un trabajillo a otro, pobre como las ratas, lo entiendo, y entiendo el desencanto y la abstención de tanta gente a mi alrededor, y me gustaría que la izquierda superara estos debates porque no debería ser tanto lo que diferenciara a unos y a otros. ¿Porqué no una izquierda Viriato posmoderna? ¿Porqué no unir nuestras fuerzas, nuestra imaginación, nuestras diferentes sensibilidades? ¿Porqué liarnos en estas disputas medio estériles que parecen al rehostia, mientras el capitalismo se reorganiza y nos lleva a todos al desastre?

    Hace 2 años 2 meses

  13. Casio

    Un artículo huérfano de contrargumentos a lo que dicen Monereo o Fusaro pero cargadito de referencias adhominem ,mas citas, como la de Freud, que valen tanto para u roto como para un descosido. Y mientras tanto, la izquierda madrileña intentando recuperarse del shock de perder la alcadía. Perdida porque en Usera , Carabanchel o Puente de Vallecas, los obreros, esos que ya no existen se quedaron en sus casas decepcionados , con la izquierda Boba, ( de bohemian burguois, ojo, no os ofendais) que promueve fiestones con tipos LGTBI en pelotas en la Gran Via o carriles bici en el centro pero no saben ni dónde puñetas cae Orcasitas. A mi, que sioy así de rojipardo, me gustaría saber lo que piensa la gente que vive en esos barrios y dejarme de juzgar a los demás sin escuchar lo que tienen que decir.

    Hace 2 años 2 meses

  14. agujerillonegro

    Obviamente, este Diego Fusaro es un impresentable. Un caballo de Troya de la extrema derecha, como dice otro artículo en este mismo periódico. Sin embargo, y estando de acuerdo con lo esencial en este artículo, algo me chirría en la argumentación. No sé quién acuñó el término de “izquierda Viriato”, pero veo que repetidamente se usa para atacar a Pablo Iglesias y los suyos, así como el de “izquierda posmoderna” se usa contra Íñigo Errejón y su corriente. Sin embargo, quien ha defendido con más valentía la plurinacionalidad del Estado y ha tenido una visión menos rancia-centralista de este país en plena guerra de balcones, ha sido justamente Pablo Iglesias; Errejón se ha puesto más de lado, supongo que buscando la “centralidad” política. Hasta lo del rastaglobalismo queda inverosímil si pensamos en el nuevo secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez Rodríguez, el único diputado rasta, afín también a Iglesias. ¿Es esa nuestra “izquierda Viriato”? Al final, este artículo vuelve a situar el problema es su escala simbólica, y lo reduce a la batalla cultural, como la izquierda lleva haciendo un montón de años. Pero si algo parece reclamar una parte de la izquierda es volver a poner el foco, el foco central, en los asuntos materiales, en nuestro miserable, precario y alucinante ir tirando, y yo, desde este bloque de pisos en Cornellà del Llobregat, saltando de un trabajillo a otro, pobre como las ratas, lo entiendo, y entiendo el desencanto y la abstención de tanta gente a mi alrededor, y me gustaría que la izquierda superara estos debates porque no debería ser tanto lo que diferenciara a unos y a otros. ¿Porqué no una izquierda Viriato posmoderna? ¿Porqué no unir nuestras fuerzas, nuestra imaginación, nuestras diferentes sensibilidades contra los verdaderos enemigos?

    Hace 2 años 2 meses

  15. yo

    " Mis recuerdos, que pueden muy bien ser falsos, me dicen que a IU se la tildaba más bien de “muleta del PSOE”, cuando no se le reprochaba haberse resignado a ser la voz parlamentaria de una minoría y no una opción de gobierno con posibilidades de revertir las políticas austericidas en curso. Más o menos lo que ha acabado siendo Podemos, dicho sea de paso." Perdona, pero ahí te has pasado tres pueblos: UP no se ha convertido en la muleta del PSOE, ni se ha resignado. Si fuese así, no estarían pidiendo un gobierno de coalición. Y, si se pide entrar en un gobierno de coalición, es porque desde dentro se pueden revertir las políticas austericidas y neoliberales. Es la única forma, como así están pidiendo los mismos socialistas en el Parlamento Europeo

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí