1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Summer is coming

España, escenario de recreaciones medievales

Juan José Santos Mateo 7/07/2019

<p>Imagen del montaje <em>Hacia lo salvaje.</em></p>

Imagen del montaje Hacia lo salvaje.

Cristina Lucas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Then one day in Clacton there's a re-enactment
Of Normans and Saxons, and this
Gets their juices flowing, before long they're going
And fighting like it's 1066!

Norma and Norman, The Divine Comedy

¡Criuuej! Una cabeza menos. ¡El cabrón se lo merecía!, grita la audiencia, esta vez reforzada con la excepcional presencia de mujeres, a las que se ha dado permiso para admirar ese ajusticiamiento público en la plaza mayor de Trujillo. Los más bajitos se han perdido el degollamiento, además de sufrir las sofocantes emulsiones de los sobacos de los altos. La peligrosa combinación de calor y ropas de lana de oveja sin mangas es tan inclemente como la afilada navaja de la guillotina. El hashtag es #aheadofhistimes

La solana empieza a apretar, y entre el vino de pitarra y los ecos del “Venao” de la orquesta del pueblo me quedé dormido abrazado por un ejemplar de La Nueva Edad Media1. Mi sueño era tan realista como una película en 4D. Deliré durante horas con una España en retrofuturo, cuyos habitantes, arropados por la más alta tecnología, coexisten disfrazados en una recreación medieval constante, veinticuatro horas al día, siete días a la semana. Esto es lo que recuerdo de mi sopor estival:

Los hombres representaban diversos oficios manuales, como herreros, alfareros, curtidores, toneleros, joyeros, drogueros, masajistas, canteros, encuadernadores, orfebres, alpargateros, iluminadores, vidrieros, titiriteros, médicos, destileros, barberos, molineros, pastores, panaderos, queseros, mercaderes, carniceros, trovadores, constructores y arquitectos, etc… Las mujeres se dedicaban a la cría de hijos, salvo unas privilegiadas que se dedicaban a ser hilanderas, cesteras, o merceras. Empresas de turismo, construcción y telefonía dotaban a cada familia de hogares (con horno y estufa de carbón, limitación de consumo de agua, iluminación con candeleros), alimentación (muchos litros de vino y cerveza por barba), ropa de la época e insumos tecnológicos (que se renovaban cada tres meses con nuevos gadgets). Podían utilizar sin límites todos los ingenios wireless (que iban desde móviles de última generación, que permitían realizar operaciones con la yema del dedo, videojuegos, series, hasta aparatos de identificación vía iris del ojo), pero tenían prohibido el uso de cualquier tecnología, incluso un reloj, fuera de la casa. A cambio, las empresas gestionaban el flujo turístico y del diezmo, porcentajes de venta de productos a los foráneos. El euro ha sido sustituido por bitcoins, cuya acumulación depende del comercio callejero. Los que consiguen amansar una mayor suma virtual de dinero, pueden optar a unas vacaciones en Cádiz, el único enclave medieval sólo para nativos, y, por cierto, el peor equipado (apenas tienen agua potable). Otros prefieren el trueque, siendo el más común armas de hierro a cambio de drogas psicotrópicas o los muy populares opiáceos. 

El coloque casual no era la única diversión. Cada luna llena se organizaban combates públicos a muerte, al que están invitados los turistas, que suelen mirar con mayor interés hacia las gradas, donde se cruzan los mamporros con mayor gracejo que en la arena. De martes a sábado hay kermesse, teatro y festivales nocturnos, algunos exclusivos para nativos. Por último, aunque no se pueda considerar como ocio, existen espacios de oración muy diversos y cómodos. Varias religiones y colectivos esotéricos mantienen entretenidos a los nativos, y ocupados a los sacerdotes y chamanes.    

El jueves es el día del torneo. Y es cuando todos los licenciados, emprendedores, doctorados y demás miembros del colectivo antes llamado “sobre cualificados”, combaten su novedosa desventaja con respecto a los otrora “perroflautas”. Ahora deben dejar espacio en su cerebro para aprender las técnicas del malabar, del diábolo, tragar fuego, lanzamiento de bolas, las clavas, caminar sobre zancos, lucha sobre el barro, juegos de naipes, tiro al arco, cetrería, y demás habilidades ignotas para poder ofrecer un espectáculo mínimamente digno frente al turista. La mayoría opta por liarse a hostias con algún beodo, cosa muy aplaudida, y ponerse a estudiar movimientos al llegar a casa, gracias a la App “Circensestech”.

Que no se me escapen más detalles: El hombre puede poseer a las mujeres a (pero con) discreción. Tienen, en cambio, prohibido tocar a las turistas, quienes se alojan en palacios y castillos, estos sí, a pleno equipamiento y servicio. Para un turista medio visitar una ciudad española neomedieval es caro, ya que el pack completo sale por unos mil euros la semana, por eso los visitantes habituales son de países nórdicos, estadounidenses y chinos adinerados. Les encanta la comida sin aditivos, poder ir a caballo y la tolerancia a la prostitución.

A pesar del caos diario, los estamentos estaban bien diferenciados. Por un lado están los vigilantes, provistos de espadas, porras y armadura, quienes principalmente garantizaban la seguridad de los turistas, y a duras penas mantenían el orden en los ajusticiamientos, que eran determinados por los nativos a través de un sistema de votación accesible en una App llamada “Justcon”. No era cuestión de argumentos, sino de votos virtuales. Por otro, estaban los religiosos, que vivían bastante mejor, pero no podían ser vistos en público entregados a las pasiones. En el siguiente escalafón estaban los nobles y la monarquía, que ostentaba un poder simbólico pero unos privilegios reales. Vivían gran parte del año en las partes del país que no se habían destinado a la recreación medieval, concentrados en la periferia de las grandes ciudades. Nobles y reyes se dedicaban a comandar los festejos, recibir a los turistas (a aquellos que pagaban un extra) y gestionar las pocas relaciones con el exterior. Su fortuna era incalculable: las arcas no paraban de recibir emolumentos gracias al gran ahorro estatal: no había ejército, policía, educación, hospitales, funcionarios, limpiadores, pensiones, guarderías, iluminación…El gran gasto anual se dedicaba a los desproporcionados regalos que se ofrecían a los países limítrofes (Portugal, Francia y Catalunya), para contrarrestar la pérdida de influencia global tras haber abandonado la Unión Europea, y a la continua Operación “Devolución Francesa”, que consiste en expulsar a todos aquellos no nacidos en España, vía Francia, financiando cada devolución de manera generosa (para el emigrante y para el país de acogida). 

 

El resto de mi sueño se me pixela como un jpg de los noventa. Sí, algunos me dirán que no es una fantasía agradable, sino pesadillesca. No creo que me lo digan los más de 2.600.000 votantes de Vox, partido que en su programa electoral prometía como medida cultural el “fomento del arraigo a la tierra, manifestaciones folclóricas y tradiciones y de sus pueblos”, y ahora, ya en el gobierno de Andalucía, por ejemplo, reclaman la modificación del Día de Andalucía del 28 de febrero al 2 de enero para celebrar la “conmemoración de la culminación de la Reconquista”. España no vive aún en mi sueño, sino enfocada en su Operación Bikini-feudal, bronceada por luz azul que emite las pantallas que reproducen Juego de Tronos, zumbando en el almíbar de las casetas de pinchos, barrigueando en las ferias rurales, pisando uvas vestidos de campesinos del siglo XV y volviendo hacia lo salvaje en el parque temático Puy du Fou.

Hacia lo salvaje

La regresión avanza. El Medioevo está a cinco siglos por atrás, y a unas décadas por delante. Uno de los mejores indicadores para demostrarlo es el papel de la mujer y las recientes declaraciones de los políticos al respecto en campaña. 

En febrero Pablo Casado apostaba por recuperar la ley del aborto de 1985, de supuestos, censurando la normativa actual, de plazos, afirmando que actualmente en España existe la “barra libre para abortar” hasta la semana 22 de gestación. En una entrevista publicada en el inequívoco El Español, decía que “es bueno que las mujeres embarazadas sepan lo que llevan dentro”. Y en otra ocasión, esta en TVE, se refirió a los maltratadores como “esa persona que no se está portando bien con ellas (las mujeres)”.

Vox ya ha puesto encima de la mesa la derogación de la ley de violencia de género “y de toda norma que discrimine a un sexo de otro”, el rechazo al aborto cubierto por el sistema de sanidad pública, y la supresión de “organismos feministas radicales subvencionados”. Sobre la interrupción voluntaria del embarazo Santiago Abascal propone una “defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural”. Algo lógico, dada la sintonía entre su ideario y el de la iglesia católica. 

De la sexta marcha hemos ido reduciendo no sólo hasta el freno, sino que invirtiendo la dinámica y activando la marcha atrás. ¿Volvemos al rol medieval de la mujer, sujeta a los caprichos del derecho de pernada (derecho de la primera noche o ius primae noctis), unida al hombre a través de una costilla (la de Adán), la culpable de la expulsión del paraíso, sometida al deber conyugal de la procreación, relegada a comparsa de matrimonios impuestos? En la Edad Media a las mujeres se les atribuían humores fríos, frente a la tibieza masculina, debilidad moral, frente al patrón varonil, portadoras de enfermedades demoníacas, como la menstruación, y esclavas de los vaivenes de sus emociones, frente a la vigorosidad y la racionalidad del hombre. La mujer no es reconocida como ciudadana igual al hombre hasta la Constitución de 1812. 

El verdugo se acerca a la mujer hacha en mano. Con un golpe certero, corta su cabellera en un acto previo al castigo ejemplar. La desnudan, la embardunan en miel y la cubren de plumas. Una vez reducida a animal, la pasean en un acto humillante por entre el vulgo. Después de eso, el destierro eterno. Hacia lo salvaje (2011) es un trabajo de la artista Cristina Lucas basado en la tortura impuesta a la insurgente Teresa Heredia en la Venezuela de principios del XIX. El correctivo medieval del “emplumamiento” nace en Europa en el siglo XII, y se extiende posteriormente a las colonias. Cristina Lucas replica el castigo, pero modifica el destino de la mujer. En su video la expulsión se torna liberación, escapatoria de la convención y la norma, y regreso a la naturaleza, a la idea del “buen salvaje”. La ambigüedad se adueña de este supuesto final feliz. Como lo es la idea ilustrada del hombre bueno por naturaleza (Locke y Rousseau), que es pervertido por la sociedad, idea reivindicada en un movimiento de “nuevos románticos” en fechas recientes, como lo ejemplifica Jared Diamond en su libro The World until yesterday: what can we learn from traditional societies (2012). 

Del cóctel entre la propuesta de regresión en cuestiones de empoderamiento femenino y la atracción por el imaginario medieval surge mi borrachera onírica. La antojadiza sabiduría que emerge entre la bruma de la resaca me pide coherencia. Si hacia lo que nos abocamos es hacia una recreación medieval fiel, habrá que incorporar también el “emplume”, ¿No? Si somos presas de una imantación fatal que nos atrae hacia una puntiaguda hacha medieval, ¿podremos evadir lo inevitable? Si a alguien le da tiempo, que recuerde poner el #aheadofhistimes en su #lastselfie.

---------------------------------------

1Umberto Eco y otros, La nueva Edad Media, Madrid, Alianza, 2004.

Autor >

Juan José Santos Mateo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí