1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Evidencias

Nazis en el Farró

Alain-Paul Mallard 7/07/2019

<p>“Necesitem un Salvini catala (sic)”. Una pintada en el barrio del Putxet-Farró.</p>

“Necesitem un Salvini catala (sic)”. Una pintada en el barrio del Putxet-Farró.

A.P.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Los metadatos de la foto digital me permiten fechar con precisión la primera pinta que me interpeló. 7 de diciembre del 2016. Recuerdo que era de mañana y vi el letrero, presurosas letras negras –marcador indeleble– sobre el amarillo yema del banco. Parada Mitre-Berna del autobús H6.  

“FORA

NEGROS

MOROS

SUDAKAS” 

“A alguien lo está tratando mal la vida”, me dije.

Supongo ahora que me sentí aludido; dándole un uso bastante laxo, “sudaka” –la xenofobia no se anda con muchas sutilezas– bien podría referirse a un inmigrante reciente como yo. El caso es que saqué con el iPhone una foto de la pinta y se la envié por WhatsApp a mi mujer, también mexicana, con un “mira: pronto nos van a echar del barrio”, y la carita aquella, socarrona, que saca la lengua y pela un ojo.

El barrio en cuestión es el Putxet-Farró, barrio barcelonés de clase media, equidistante –en más de un sentido– de la desmelenada y combativa Gracia y del encorsetado y conservador Sant Gervasi-Galvany. Pertenece al distrito de Sarriá-Sant Gervasi y se podría decir que ahí arranca la llamada zona alta, que no es que se caracterice por su multi-culturalismo... Para quien lo vive, pero también para quien se anime a recorrerlo, el Farró es un barrio agradable, calmo, familiar. Aunque dada la evidencia que he podido recoger, y que a continuación me dispongo a presentar, pareciera que una pizca de exaltación y de resentimiento bullen bajo la superficie de su apacible latir cotidiano.

Pasados un par de días, volví a esperar al autobús. La proclama todavía estaba ahí, pero una nueva mano había tachado, con tres resueltas cruces, cada palabra. Una vez más, me pareció que debía documentarlo y enviarlo a mi mujer (quien, al primer mensaje, se había sentido levemente magullada por el odio en nuestro barrio). A partir de ese momento comencé a prestar más atención a los signos de la calle: algo había en pugna, buscando resolverse a un tiempo anónima y públicamente...

…como pronto demostró la siguiente proclama, en marcador negro sobre armario eléctrico, obra, como se deduce de las distintas caligrafías, a tres manos y en tres tiempos:

“VIVA ESPAÑA

TURKIA

MI MADRE”

Mi metodología, ahora que la formulo a posteriori, no resulta muy rigurosa: radio de colecta de unas doce manzanas –nada de fuera del barrio, vaya–; ceñirme a pintas reivindicativas, es decir, pronunciamientos más o menos “políticos”. Nada de tags adolescentes ni los narcisismos de un fulano autodenominado Iván, que todo lo que puede lo rubrica –lo mea, vaya– con su nombre; documentar fotográficamente cada vez que algo en la pinta me interpelara; evitar las redundancias (a menudo un pintador avanza garrapateando una vez y otra una idée fixe según su deambular).

En donde más cojeo es en la delimitación de un marco temporal. La historia (como que no me animo a la H mayúscula, aunque sin duda sería lícito hacerlo) pronto vendría a mi auxilio.

Lo primero que procuré fue situar las fuerzas en pugna. Si la facción xenófoba se puso la primera en evidencia, otra, la libertaria, tampoco resultó difícil de identificar:

“Terrorisme es

no arribar a

final de mes!”

Los antifascistas y anarquistas (ambos acostumbran –a veces juntos– a firmar sus pintas) cubren, con la gran convicción juvenil que el aerosol denota, cortinas metálicas enteras:

“Fora NAZIS del Farró”

 ¿¿¿Nazis???

 ¿¿¿Aquí en el Farró???

Bueno, supongo que no de aquellos de uniforme negro y brazalete rojo, gorra de plato con águila imperial, Luger Parabellum al cinto, y azul y escalofriante mirada carnicera fijamente puesta en la solución final... Nunca he visto uno pagando su barra de pa de massa mare en la cafetería de la Plaça Sant Joaquim, ni comprando toallitas de bebé en el DIA. Supongo, pues, que no se trata de nazis históricos. Ni del sucedáneo hollywoodense. Deben entonces ser nazis simbólicos.

En París, ciudad donde viví durante casi casi dos décadas, el insulto instintivo, ya lexicalizado –es decir, disociado de la coyuntura histórica que lo vio nacer (la ocupación de 42-44) y reteniendo solo su carga de infamia, traición, vileza– era collabo. Pronunciado colabó, hoy puede y suele esgrimirse ante quienquiera que, saltándose por ejemplo su sitio en la cola del cine, consideres que te faltó al respeto. Lo claro es que, como denuesto, marca una frontera yo/tú (antes fue nosotros/ustedes), con la que el que lo esgrime se abroga la superioridad moral. 

Me quedé, pues, con la impresión de que para los antifascistas del barrio el apelativo “nazi”, en modo análogo, se emplearía sin referentes históricos precisos. Lo cual podría explicarse, aventuré, apelando a un manejo simplista de ciertos conceptos, añejos para los jóvenes de hoy y por ende vaciados de substancia.

Pronto, mis explicaciones se revelaron insuficientes. Un grafismo entra en escena: . Y alguien –del barrio– lo estaba reivindicando como propio. ¿Un simbólico nazi putxetenc?

[Hallazgo curioso: al querer escribir sobre la cruz gamada, pretendí ponerla aquí en tanto signo gráfico. Por más que exploré, hasta agotarlas, las numerosísimas opciones que ofrece el teclado, me rendí a la evidencia: los fabricantes informáticos se han tomado a pecho protegerme de tan funesto signo. Avec les moyens du bord, simplemente ¡no se puede poner! Así que, ¿cómo lo hice? A partir de la web, y no de la más deep, uno encuentra esvásticas incluso como emojis de cortar y pegar. (Les paso el tip, por si aplica para sus chats...)] 

Las esvásticas aparecían aquí y allá, solas, pequeñitas sobre sus diversos soportes, escondidas a medias. Diríase que un poco avergonzadas. Pero supliendo con su profusión lo que les faltaba en aplomo. Sin ser experto en grafología, me pareció que la esvásticas del Putxet-Farró presentaban, en la rapidez del trazo, similitudes evidentes con aquellas eses desasidas de “negroS, moroS y SudakaS”.

Pero las esvásticas no provenían todas de una única mano: un poco ex-centrada respecto a la zona de colecta, apareció en las rampas del gimnasio municipal una esvástica más grande. Solo que el grafitero, torpe y disléxico, ¡equivocó el trazado de las aspas!

Rauda, una nueva pinta vino a señalar con una flecha tan patética esvástica y a conminar a su autor:

 

         “Vuelve al cole!”


Y luego, de súbito, los enemigos en la contiendas murales mudaron de rostro y nombre. ¡Se nos vino encima el Procés!

El Procés.

No sé qué tan presente tenga mi hipotético lector la cronología de ese delirio colectivo que se apoderó de todas las mentes, de todas las conversaciones. Yo, mero innocent by-stander con un recién nacido en brazos lo seguí azorado –ley del referéndum, Diada, 1-O, los Piolines, los Jordis, DIU, ¡la Puigde-fuga!, los presos, C's, marchas, lacitos vs. banderas, y etc., etc., y ¡uf!, ¡requete-uf!– sin más entrada interpretativa hacia los hechos que la que, en este mismo medio, me daban las crónicas de Guillem Martínez. 

En Barcelona, el tercer trimestre del 2017 y el primero del 2018 fueron tiempos de exaltación/indignación permanente. Las bardas del Farró, por supuesto, no se quedaron de mármol. 

El gran muro amarillo de Padua y Mitre... ¡Blam!:

 

“SOM REPÚBLICA”

 

El trazo, vigoroso. Aerosol negro. Letras de medio metro de alto. Por la manera y momento en que apareció, no niego que su optimismo me produjo cierta ternura.

Y ya menos, las proclamas subsiguientes:

 

 “ -TRACTORS 

AL PORT!

               -BARREM-LOS

                     EL PAS ! ”

 

En los momentos álgidos del conflicto (diciembre del 2017, según mis metadatos), hubo brigadas de un bando y otro respondiendo y corrigiendo pintas rivales, cada “España da asco”  prestamente enmendado a:

 

         “España da asco

                   GLORIA” 

 

De inmediato vino un tiempo de singularísimas amalgamas, los exaltados de toda ley echando mano de conceptos complejos, torciéndolos en invectivas, desvirtuándolos según la propia  conveniencia. Acomodo las siguientes pintas, de diciembre y enero, cronológicamente. Es interesante notar cómo los conceptos se contaminan recíprocamente, se re-significan. Nótese también que, en el batiburrillo conceptual, comienzan a precisarse adversarios concretos, siglas, nombres...

 

“Fora Colon's”

 

  •

 

ESPAÑOLS,

OCUPANTS

FATXES!”

 

  •

 

“ Fills de Puta

de Colons

PPSOEC's:  ”

 

  •


  “C's:  ”

 

  •

 

“RATA

ARRIMADAS

NAZI”

 

Todo parecería indicar que los nazis de hoy no son los nazis de antier (“tus nazis no son mis nazis”). Y que los españoles de hoy son los españoles de hoy. Que nosotros somos nosotros, y no ustedes.

         En

“PORCS ESPANYOLS, FDP!” ,

         justo encima de la N, tapándola, una segunda mano comprometida pegó una diminuta etiqueta. En ella se podía leer: 

         “Acció real:

         enpeudepau.org”

 

La dirección  remite a un sitio en catalán, hoy día un poco abandonado, que se plantea como misión “extender y promover la resistencia civil pacífica y no violenta”. Presenta un decálogo de reglas de conducta y de resistencia. El punto número 8, colgado en la red el 22 de abril del 2018, reza: “Prepararse para la prisión”. Enarbola una cita inspiracional de Henry David Thoreau, apóstol de la desobediencia: “Bajo un gobierno que aprisiona injustamente, el lugar que corresponde a una persona justa es la prisión”.

¡Gulp!

Alguna vez, corriendo por leche de fórmula a la farmacia, vi a un empleado de limpieza del Ayuntamiento capturando como yo, en su teléfono móvil, una pinta antes de acometerla con el pulverizador de agua a presión. Apurado como yo iba, no alcancé a preguntarle qué motivaba su gesto. Acaso exista alguna gran base de datos central en la que toda pinta se documenta y clasifica. Acaso los agentes de limpieza sólo estén guardando constancia del antes/después para justificar un sisífeo trabajo de borrado... 

Conservados por las cenizas del Vesuvio, los grafitis de Pompeya —unos 11.000, lascivos y amatorios los más, llegaron hasta nosotros— terminarían, andando el tiempo, recogidos en una noble edición crítica de la Biblioteca Clásica Gredos. Son de una gozosa y vital procacidad. Calvicies, pedos, penes y vulvas aparte, en las ruinas de la llamada basílica, un pórtico techado de entrada al foro, pudo leerse una proclama, justamente célebre, que nunca perderá vigencia. Reza:

        

         “MINIMVM MALVM FIT CONTENENDO MAXV”

        

Que en castellano vendría a ser:

 

         “Un pequeño problema, se hace grande si se ignora”.

 

Su pertinencia se afirma al punto que debería ponerse en letras de oro, en Madrid ante el Congreso y frente a la Moncloa, y en Barcelona en plena Plaza Sant Jaume. Así que pido a una amiga que me la vierta también al catalán, sólo por cerciorarme de que no se aduzcan problemas de traducción: 

 

         “Un petit problema, es fa gran si s'ignora”.

 

Para espolear un poco mi argumentación, me voy a permitir una cita que pecará de extensa y una digresión que lo hará de escatológica.

¿Por que es larga la cita?

Porque el análisis de la pulsión grafitera que Witold Gombrowicz atreve en su Diario (1953-1969) es tan sugerente y rico en matices psicológicos que no conseguiría glosarlo sin pérdida.

Confiesa Gombrowicz, un jueves, desde la Argentina:

 

“¿Decirlo o no decirlo? Hace aproximadamente un año me ocurrió lo siguiente: entré en el baño de un café de la calle Callao… En las paredes había dibujos e inscripciones. Pero aquel deseo delirante nunca me hubiera atravesado como un aguijón envenenado de no haber palpado por azar un lápiz en mi bolsillo. Un lápiz de color.

Encerrado, aislado, con la seguridad de que nadie me veía, en una especie de intimidad… el murmullo del agua que me susurraba: hazlo, hazlo, hazlo, saqué el lápiz. Mojé la punta con saliva. Escribí algo en la pared, en la parte superior para que sea más difícil borrarlo, escribí en español algo, ¡bah!, completamente anodino, del género de: “Señoras y señores tengan la bondad de…”

Guardé el lápiz. Abrí la puerta. Atravesé el café y me mezclé entre la multitud de la calle. Allá quedó el escrito.

Desde entonces vivo con la conciencia de que mi escrito está allá.

Dudaba si debía confesarlo. Vacilaba no por razones de prestigio sino porque la palabra escrita no debe servir para la publicación de ciertas manías… Y sin embargo no voy a ocultarlo: nunca soñé siquiera que aquello podía resultar tan… fascinante. Apenas si puedo reprimir el remordimiento por haber malgastado tantos años de mi vida sin haber conocido una voluptuosidad tan barata y desprovista de todo riesgo. Hay algo raro y embriagador en ello… que posiblemente proviene de la terrible evidencia del escrito que está allá en la pared unido al absoluto secreto de su autor, al que es imposible descubrir”.

 

Me interesa en particular una intuición sobre la psicología del grafitero: la consolación inmediata que le produce el gesto, la “voluptuosidad tan barata”, como de esfínter que se relaja. También me atrae aquella sobre la cuasi-certidumbre de que el acto quedará impune. Nada me extrañaría que me dijeran que un pintador regresa siempre al lugar de su pinta, la mira de reojo, regocijado, y continúa de largo como quien no quiere la cosa...    

La cita alumbra, con el resplandor digno de una insolación, las pintas políticas de que hemos venido hablando —aunque, me objetarán y con razón, Gombrowicz se refiere a un género más delimitado, el que la lengua francesa denomina grafitti de pissotière: grafiti de mingitorio. En tanto género, es más procaz, más pompeyano, y también más ocurrente y cómico. Si algo es incompatible con el cagadero, ese algo es la solemnidad. Axioma que también podemos voltiboquibajear para tornarlo pro-activo. No se lo vamos a explicar a los catalanes: tienen su figura del caganer, acuclillado, concentrado en lo suyo tras el belén donde se está adorando al niño. Y su sonriente leño con gorro frigio que, aporreado, caga turrones en navidades...

Del primero, hay que decir que todo quien se precie de ser alguien en el mundo tiene, en los puestos de baratijas de las Ramblas, su caganer de barro pintado a mano: Putin tiene el suyo, Trump tiene el suyo (su copiosa mierda es de color dorado), el rollizo y sonriente Kim Jong Un también, y por supuesto que en tiempos de 155 Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría centuplicaron los suyos. ¡Vaya, que hasta Bruce Springsteen, guitarra a la espalda, tiene su caganer! Nada tan humillante como ser sorprendido cagando. De ahí la irreverencia de traer el acto a la luz. Quién querría comprar una figurita y colocarla en su repisa es, para mí, uno más de los modestos misterios de la catalanidad.

[Solo por rizar el rizo —mi mente funciona por ricochet de asociaciones, lo siento— les comparto aquí la liga a un extraño libro de Erik Kessels: fotos de jerarcas y oficiales Nazis (de los genuinos) sorprendidos por la cámara mientras hacen del vientre en las campiñas de la Europa incendiada].

Dicho todo lo anterior, los convido ahora a acompañarme —es un decir— a un café bastante chic de la Zona Alta de Barcelona. Un descafeinado con leche de avena sale en 1€ 90, el croissant choco-avellana a 2€ 10. Ponen a disposición de su selecta clientela La Vanguardia, ARA, y Mundo Deportivo. También un W.C., pasablemente limpio y con un odorizante frutado. El dorso de la puerta del mingitorio se ha convertido —gracias a plumas más o menos ingeniosas— en un palimpsesto. Se lee de arriba a abajo, cual hilo de Twitter:

 

“ARRIBA ESPAÑA”

 

“RIVERA NAZI

CIUDADANOS NAZIS

ARRIMADAS NAZI”

 

“VISCA

CATALUNYA

LLIURE!!!”

de CDR's

de indepes

“de fatxes”

 

“Un besito ♥”

 

“En la panza de Junqueras

                   “de tu puta madre”

 

El renga cívico de la cafetería concluye, como bien pide una puerta de mingitorio, con una resolución excrementicia:

 

“A cagarla”

 

Un renga, en la tradición poética japonesa, es un “poema encadenado” compuesto a varias manos. Suelen ser espirituales, no políticos. Que la poesía política suela ser de menor calidad que la poesía sin porqué no es ni un secreto a voces. Otras tribunas habrá para debatirlo, que ahora estamos en un baño público. Aún cuando divertidos, los grafitos de mingitorio comparten con la poesía política cierta indigencia poética. Pero de cuándo en cuando los poetas, seres aéreos y casi diáfanos, también tienen que pasar al WC. Y si los roza el ala de la musa, pueden acercar la vulgaridad a lo sublime. En el baño público de un centro comercial de la capital mexicana leí una vez una cuarteta, certerísima, y de una acusada perfección formal (atentos a su redondez prosódica):

 

“Y llegado este momento

me siento a considerar

lo caro que está el sustento

¡y en lo que viene a parar!”

 

La leí siendo niño —tuve que pedir, a algún adulto, que me explicara qué quería decir “sustento”— y se me grabó en la mente con marcador indeleble. De no doblegarme el Alzheimer, me temo que me la llevaré a la tumba.

Gombrowicz, me parece, nos hace un poco de trampa —sus fascinantes Diarios van sembrados de cepos de toda especie— al escamotearnos lo que garrapateó su lápiz mojado de saliva. Aventuro que pudo haber ido un poco en las líneas, auto-referenciales, que algún Witoldo mexicano dejó en un baño de aeropuerto:

 

“Si tus dedos son pinceles

y pintura tu cagada

¡no pintes en las paredes

hijo de la chingada!”

        

Pasaron los meses.

La cosa Procès —como la llamara Guillem— se fue enfriando. En el Putxet-Farró, la vida de barrio prosiguió sin sobresaltos. El vecino de abajo descolgó de su balcón la estelada blava XXL y su señora la dobló y devolvió al cajón. El bebé aprendió a caminar y luego a correr, y está, justo ahora, aprendiendo a hablar. Con tanta foto de sus logros se me saturó la memoria del teléfono y dejé de retratar muros. “Aunque no estén exentas de interés, tampoco es que las pintas —me justifiqué—  sociológicamente prueben algo”.      

Llegamos al presente.

Terminó el juicio del Procés y los presos preventivos esperan su sentencia. Entre tanto cayó un gobierno, que apostó por la sordera y la judicialización de la política. El que lo sucedió no consiguió ponerse en pie, y convocó elecciones que nadie ganó. Irrumpió Vox en el paisaje mediático para reivindicar —¡ay!— lo que bien sabemos reivindica...    

Y en el ideario de Vox, el resentido grafitero del barrio reconoció su propia voz. Su rumbo habitual de merodeo se salpicó —cual entusiasta brote de viruela— de apuradas siglas, de cuatro centímetros de alto, en marcador negro:

“VOX 

VOX

VOX

VOX

VOX […] ”

 

Lo que falta en aplomo se compensa en profusión.

Yo, por mi parte, reconocí el pulso de un viejo conocido y comprendí, un poco por accidente, cómo el rencor personal pretende ennoblecerse al maquillarse de política.

Me explico: en Escipión esquina Homero hay, a ras de calle, una gigantesca oficina abandonada, la de una extinta Cambra d'Associacions de Parcel·listes de Catalunya. En los cristales polvorientos hay anuncios de “en venda”, pero tras estos, por entre las persianas, se adivinan los desorganizados rastros de una okupación. Colchones, tablas, cacerolas, bolsas de ropa, sillas disparejas, juguetes regados por el suelo. Calle abajo sobre Homero, a escasos diez metros, comienza el furor proclamatorio:

 

“OKUPAS FORA”

 

“PARASITOS”

 

Y luego esta perla, vehemente e inspirada:

 

“NECESITEM UN

SALVINI

CATALA”

 

La verdad es que, sin saber lo que sabemos, mete harto más miedo del que debería.

Autor >

Alain-Paul Mallard

Escritor, coleccionista, fotógrafo, viajero, cineasta, dibujante, Alain-Paul Mallard (México, 1970) es autor de 'Evocación de Matthias Stimmberg', 'El don de errar' y 'Nahui versus Atl' y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte - FONCA, México. En su filmografía destacan las películas 'Evidences' y 'L'adoption'. Enseña la escritura y dirección del cine documental. Tras dieciocho años de vida parisina, radica hoy en Barcelona.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rosa Parks i Jardins

    Por el Farró y colindantes tb combatió la brigada pegatinera: https://www.instagram.com/rosagrogaespines/

    Hace 1 año 9 meses

  2. CeX

    ¿Nazis? O sea, Nazional Socialista, porque eso es lo que significa fascista (partido Nazi). Por cierto, los mayores crímenes contra la humanidad vienen de los extremos, pero no justamente de ese, sino del otro extremo. Curioso. Temas para reflexionar. ¿Cómo sería el mundo si la extrema izquierda (marxismo-leninismo) tampoco? ¿Y si la extrema derecha (nazismo, que por cierto se originó como partido nazional socialista) tampoco? Los extremos suelen ser malos y suelen tocarse. ¿Quién dijo esto:? "Nosotros somos socialistas, somos enemigos del sistema económico capitalista actual porque explota al que es débil desde el punto de vista económico, con sus salarios desiguales, con su evaluación indecente de un ser humano según tenga riqueza o no la tenga, en vez de evaluar la responsabilidad y la actuación de la persona, y estamos decididos a destruir este sistema capitalista en todos sus aspectos". A) KARL MARX B) ADOLF HITLER C) PABLO IGLESIAS D) KARL POPPER Pues fue el discurso pronunciado por Adolf Hitler el 1 de mayo de 1927. La ignorancia es rampante; consecuencia del fracasado sistema educativo que tenemos. Caldo propicio para la manipulación.

    Hace 1 año 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí