1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PACTÁNDOSE ENCIMA (I)

Orgullo y posjuicio

Sánchez no quiere ser presi antes de la sentencia. No quiere un gobierno en el que alguien opine contra la sentencia, aunque sea de perfil

Guillem Martínez 5/07/2019

<p>Pedro Sánchez, durante el debate de la moción de censura en el Congreso de los Diputados. 1 de junio de 2018. </p>

Pedro Sánchez, durante el debate de la moción de censura en el Congreso de los Diputados. 1 de junio de 2018. 

Congreso.es

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

1- Hola. Esta sección se llama pactándose-encima como se podría haber llamado Manolo. Vamos, que a chorrocientos días de las elecciones, y a dos semanas de la primera sesión de investidura, no sólo no hay pacto, sino que no hay ganas.

2- No es la primera vez que ocurre. Recordemos que, en las dos anteriores legislaturas, pasó algo totalmente diferente, pero parecido en sus formas. Nadie tuvo prisa en investirse. Es decir, nadie tuvo prisa en verbalizarse. Verbalizarte es lo peor que te puede pasar cuando no tienes nada que decir.

3- ¿Significa eso que tenemos políticos budistas, fundamentados en el desapego, la única vía que evita el sufrimiento?

4- Pues más bien no. Estamos en una crisis de Régimen. Exactamente en su media parte. Gana, por cierto, el Régimen. Por goleada. Y con ayuda arbitral. En el futuro inmediato está la sentencia de la cosa del juicio al procés –prevista para la última semana de septiembre; no se pierdan el punto 13–, y por otra parte, se masca en el ambiente otra crisis de reajuste, que dicen los reajustadores. Tal vez en otoño, me dice uno que sabe. Hay que ir con los pies de plomo y no abrir mucho la boca de la cara, vamos. Por otra parte, la política esp –y esto no es nuevo–, se está catalanizando. Es decir, se vuelve inestable, cortoplacista, idealista, nacionalista –más aún, glups, quiere decir– y, debajo de todo ello, austera, neoliberal, incapaz. La distancia entre la política y lo real es tan grande que nadie dice lo que piensa. O nadie piensa lo que dice, que viene a ser lo mismo, pero en el Sur. Hay un sello que ilustra, por sí solo, la catalanización de la política esp: Isabel Díaz Ayuso, candidata a presi de la Comunidad Autónoma de Madrid. Un personaje que, anteriormente, fue la community manager de la cuenta en Twitter de Pecas, el perro de Esperanza Aguirre. Es, por tanto, un paralelo de otros intelectuales que en otro tiempos hubieran sido protagonistas de una serie de dibujos animados, pero que ahora son la política, a tutiplén. Como el presi Torra, por citar a alguien del Govern Torra. Una crisis de Régimen es un ERE. Se van unos, zas, y entran otros. Si entran genios, capaces de verbalizar la época, es cuando se lía. Si entran ayusos y torras, se lía más aún.

Una crisis de Régimen es un ERE. Se van unos, zas, y entran otros

5- Esta etapa de ayusismo-torrismo es la época. Una época en la que nadie puede verbalizarse en la política, pues resultaría obsceno. O un chiste. O un chiste obsceno. Una época inestable, en la que los partidos se catalanizan-brexitizan, de manera que sólo quieren salvar su vida. La política es, por fin, salvar muchas vidas. Pero, snif, de cuadros de partidos.

6- Veamos, a la luz de los puntos 1-5 qué está pasando/qué no está pasando. Será un análisis de marcos en cada partido, empezando por mi favorito, C’s.

7- El mundo libre quiere una coalición, o algo parecido, PSOE-C’s. Es decir, la Gran Coalición. La crisis democrática europea, en fin, no ha finalizado. Pero el problema es que C’s no existe.

8- C’s, en esta orgía de no-pactos, es el partido de Dorian Gray. Es liberal, pero en su altillo posee un retrato con su monstruosidad reaccionaria real. Se trata de un partido nacido como ultranacionalista en el aznarato –lo que es un plus de ultranacionalismo–, que se presenta como liberal/Grey/un guaperas. Algo sólo posible en el DF Esp, el único biotopo europeo en el que una centuria de liberales te puede poner un embudo en la boca, darte aceite de ricino, y decirte “ya no ríes, eh, rojo”. Y el único en el que perrito Pecas va y lo tuitea. Guau. Se trata de un partido Cat, refundado a toda leche en Esp, con inquietantes descartes, en ocasiones, del PP. Llegar a la foto de la plaza de Colón fue una evolución hasta cierto punto natural. Lo no calculado es que la foto de Colón no es una foto, es un largometraje. Y lo que iba a ser una comedia romántica está siendo un drama. Valls, un hombre que en Esp va a su bola –la mejor definición de él es de Juliana; ahí va: tuvo un maletín nuclear; vamos, es un político de otra Liga–, culminó en BCN –con lentitud, con meditación, a sangre fría, a largo plazo; es decir, desde una cultura no esp– con una decisión tomada desde Colón/el trifachito en Andalucía: enviar C’s a tomar viento. Por el mismo precio, regalando la alcaldía a Colau, sin concesiones, dio su último favor a la República –francesa; Francia, y su Embajada en Madrid, ha sido la mosca cojonera del procés; proporcionada, sin aspavientos, sin frases para la galería; lo contrario que Borrell–. La foto-largometraje no ha sido el suicidio de C’s –su votante esp, que no el cat, la encontró fetén–. Pero sí que puede ser el suicidio de su líder, un hombre que mintió sobre el visto bueno de Macron a su asociación con la extrema-derecha. Una frontera infranqueable, hasta ahora, en Francia. Quizás gracias a personas como Valls, que adaptaron las regiones más llamativas –el racismo, por ejemplo– de la extrema-derecha a la socialdemocracia. Pero mentir es un fenómeno nacional. Es decir, que no es lo mismo mentir en Esp que en Europa. Hay reglas. Y Rivera se comportó como si en Europa alguien se pudiera creer que un perro, aunque liberal, puede tener cuenta de Twitter. En estas semanas de negociación de gobiernos autonómicos y del central, el objetivo de Rivera es, en el tramo autonómico, gobernar con las otras dos derechas nacionalistas. Con pactos que no huelan, no se noten, no traspasen –sobre todo, que no traspasen la frontera francesa; total, Macrón tampoco va a ser eterno–. En el tramo gobierno central, la cosa no verbalizada consiste en no apoyar al PSOE, y visualizar que gobierna, si llega a gobernar, gracias a ETA y al independentismo cat, dos cosas que no existen, por otra parte. Rivera se juega la vida –que recordemos, es el centro de la política esp en esta etapa post-Pecas– en esta intentona de apostar por marcos no verbalizables, sumamente derechistas y postdemocráticos. Por no reconocer abiertamente su asociación con Vox puede perder sus segundos puestos en gobiernos como el de Murcia y el de Madrid. En el de Madrid, en el caso de que existan tres dipus C’s liberales, sensibles de hacer un Valls/votar a las izquierdas para evitar que gobierne el yuyu, se puede empezar a labrar la tumba de Rivera, un líder cuestionado y, lo que es peor, desaparecido desde hace días.

9- El PP está en la misma tesitura que C’s. Pero más bestia. Le persigue la corrupción y el ayusismo-torrismo con mayor intensidad, al tener mayor pasado, y al haber tenido que desprenderse de sus cuadros a toda leche, no sea que los pillen con el carrito del helado. La falta de preparación de sus líderes post-Pecas es patente, y convierte en estadistas a los anteriores. José Luis Martínez-Almeida, el actual alcalde de Madrid, ha conseguido algo que no se veía desde Hiroshima: colapsar una ciudad en segundos. Casado presenta un cuadro de me-van-a-echar-echando-leches más evolucionado que el de Rivera, que igual aguanta el tipo. En el plano autonómico, sus opciones  no difieren de las de C’s. En el plano gobierno central, sí, y mucho. Unas segundas elecciones no le favorecerían. Podría producirse el hecho psicológico, e insolucionable, de ser superado por C’s. Igual, en esta trama, el PP acaba haciendo de Gollum en el momento de la votación de la investidura de Sánchez, y soluciona el tema del anillo gracias a su propia locura/lógica interna.

Casado presenta un cuadro de me-van-a-echar-echando-leches más evolucionado que el de Rivera

10- Vox se juega la vida. Pero, en contrapartida, es poca. Se habla de que es el gran perdedor de esta situación post-electoral. Es el partido que, después de unas elecciones, más ha bajado en su intención de voto. Pero me permito invitarles a suponer que tiene un rol importante. Como ven, es básico en la formación de gobiernos autonómicos. Y en su pérdida para las otras dos derechas. Uno de ellos es el de Madrid, que está bailando, lo dicho, más de la cuenta. No es determinante en absoluto para elegir un presi de gobierno. Pero, en contrapartida, domina el marco en el que se mueven las otras dos derechas antes y después de lo de Colón. En una Esp catalanizada es una pieza clave para el Chicken Game. Esto es, para dibujar el marco –nacionalista– y para fijar quién se aleja de él y expulsarle a las tinieblas exteriores de la no-españolidad. Por lo que sea, e incomprensiblemente, no ser esp o cat es lo peor, y no lo mejor que te puede pasar por aquí abajo. Además, Vox no es un partido. Es decir, a) no lo es aún, empieza tan solo a tener cargos en autonomías –el reparto del botín es lo que confirma un partido en Esp; su capacidad de castigar o premiar con sueldos públicos; a eso se le llama disciplina de partido; o, incluso, programa–. Y b) no quiere serlo. No quiere ser Vox. Quiere ser la siguiente casilla. La unificación de la derecha, con criterios del siglo XXI. Nacionalistas y de movilización permanente. Como en USA. Y, snif, en Cat. Y, claro, liberales. Por un tubo. O dos. Un dato sobre Vox a tener en cuenta en su importancia en todo el entramado futuro: el rey, en sus primeras conversaciones con los representantes de partidos electos asistió, además de sumamente preparado, con corbata verde. V.E.R.D.E, la de Vox. La de la monarquía. Por aquí abajo, las derechas nunca se escaquearán de un encargo real, vamos. Otro dato a tener en cuenta, los voxettes tienen pasta por un tubo. No precisan este trabajo. Por lo que sus partidas de póker en una negociación son salvajes. Son jugar por jugar, que es lo peor que le puede pasar a quien juega contra ellos sólo para ganar. Su objetivo es verificar públicamente su existencia, demostrar que se pacta con ellos, que no son Valls, que quieren evidenciar esos pactos con cargos y programa. Un programa visualizable, estridente, que se note. Ser el marco. Por otra parte –si bien, ahora que lo pienso, esto no aporta nada–, si se encuentran en el pasillo con el perrito Pecas le darían una patada.

11- Podemos. Podemos abandonó la pasada legislatura con ciertas garantías de reiniciar la cosa con un gobierno de coalición. Pero cuando volvieron eran menos y más bajitos. Además, divididos. De Podemos disponemos de diputados de Unidas Podemos en el Congreso, y de Más Madrid en la Comunidad Autónoma madrileña. Está por ver cómo acaba esto. Si Más País –en el caso de que se llame así la cosa estatal del errejonismo–, apuesta por llenar las zonas geográficas vacías de Podemos o apuesta por el enfrentamiento en su territorio. Podemos, tras su última deriva, se tiene que refundar. ¿Se refundará en Podemos? ¿Más País le chuleará la cosa ecologista y feminista? ¿Irán juntos? ¿Participarán en una nueva entidad? ¿Crearán una cosa nueva, dos cosas nuevas o una o dos cosas viejas? ¿Qué relación llevará la nueva cosa o las nuevas cosas con el patriotismo, esa cosa que, como se observó en Cat, es la forma de cohesión social más efectiva donde no la hay ni se la espera, donde no hay cultura de derechos, sino que eso se suple con identidad? En el ínterin, Podemos precisa entrar en el gobierno socialista, pues es lo único que le queda, lo único que le puede diferenciar, iconográficamente, de IU/No-Podemos. Para ello, ha echado toda la carne al asador. Que es poca: aplazar, como todo el mundo, un referéndum en Cat. De no conseguir entrar en el gobierno, que parece, esta mañana a primera hora, que como que no, queda observar si Podemos es una pieza clave para unas nuevas elecciones, que al parecer no les favorecerían. Eso supondría, supongo, también un cambio en la dirección del partido. Y una aceleración de su futuro, sea el que sea. Salvo estas dos últimas posibilidades, ninguna de sus posibilidades recaen en Podemos, sino en el PSOE.

Podemos abandonó la pasada legislatura con ciertas garantías de reiniciar la cosa con un gobierno de coalición. Pero cuando volvieron eran menos y más bajitos

12- La responsabilidad del PSOE –inesperada, no prevista– es la refundación de la socialdemocracia tras la muerte del bienestar. Es un reto. Con precedentes. La socialdemocracia nació hace la tira sin bienestar. En su creación fundacional, por cierto, participó, en términos generales, como señalaba Lafontaine, poco o nada. Pero la responsabilidad por aquí abajo, en plena época post-Pecas, es seguir vivo. Es muy posible que esa sea su opción, no prevista hace un tiempo, cuando estaba moribundo. Estar vivo, en términos cortoplacistas, consiste a) en no participar de un gobierno de coalición. Eso supone volver a vivir en pareja cuando te acabas de divorciar. Un rollo. Además, por aquí abajo nunca ha habido gobiernos de coalición en el gobierno central. Sí en varias autonomías. En esos casos, no ha habido propiamente un Gobierno, sino un reparto de carteras entre partidos. Algo tranquilo cuando vas al turrón. Pero intranquilizante para el PSOE en un momento en el que puede volver la ideología tras lo de la sentencia o con una crisis 2.0. Y consiste también en b) no ser votado, en la investidura, por quien el marco patriótico señala como ETA o metaETA. Ni siquiera en modo Valls/by the face. Es decir, en respetar el marco derechista más de lo debido en un partido que, por su tamaño, debería emitir marcos, no tragárselos con patatas. A) y b), me temo, son lo mismo. Curiosamente, Sánchez aspira a lo mismo que Rivera en otros ámbitos. Ser votado sin que lo digan en voz alta. La carta escondida del PSOE no es una carta escondida. Es una encuesta que asegura que ampliaría su mayoría a lo bestia si se repiten elecciones. Algo azaroso, por otra parte, en un momento en el que hasta el electorado es cortoplacista, es decir, inestable. El martes 9 de julio, Sánchez se reúne con Casado e Iglesias. Rivera, en modo Torra/simbólico, pasa de ir. Ese día empezarán las negociaciones –para una abstención del PP, para que Podemos vote a cambio de algo o de nada–, el farol de Sánchez –ir a la brava, si me votan, vale, si no, también–. La pregunta es: ¿todo esto es realmente un farol que puede culminar con ir al Congreso en bolas y, después, tirar a elecciones?

¿todo esto es realmente un farol que puede culminar con ir al Congreso en bolas y, después, tirar a elecciones?

13- El farol puede ser auténtico, si atendemos a la tendencia de los partidos en este tramo –sobrevivir–, y a lo que le espera a Sánchez en septiembre, si en septiembre es gobierno. La sentencia. Gana fuerza una sentencia dura, inexportable, incomprensible, en la que juegue un papel la cosa rebelión, esos artículos en los que se habla de mandos, oficiales, armas, y cosas que, por tanto, no sucedieron. El hecho de que no haya sentencia, como parece ser, en julio, es un indicativo de que es una sentencia complicada. Es decir, no unánime, dura. Podría tratarse de una sentencia que pusiera a Esp en su sitio en Europa. Un sitio de país original, raro, con confusión de poderes, y con mitos inquietantes. Una monarquía extraña y, por lo tanto, frágil y poco admirada. La desastrosa negociación de Sánchez para lo de la Comisión Europea –un desastre para la socialdemocracia, que está contenta; un desprestigio europeo para Sánchez que ha ganado el puesto de estadista, a la par del de mal negociador–, se ha traducido en un indicio. Borrell será el hombre de la política internacional europea, ese caos. Al que aportará, sea como sea, un orden relativo y pequeño: el posicionamiento de los Estados ante la cosa Cat. El respeto, o al menos el silencio de Europa, ante una rareza en la que, tras su discurso del 3-O, se juega el prestigio hasta el rey. Eso sería algo importante cuando salga la sentencia, si es como se prevé –indicio: Marchena ha dicho, me dicen, a varios sujetos, que tiene las manos atadas por el delito de rebelión, tal y como queda explicado en el articulario; cuando dices que tienes las manos atadas, por lo común es que tienes en ellas, en realidad, una cuerda, y la libertad de usarla–. Igual sí. Sánchez no quiere ser presi antes de la sentencia. No quiere un gobierno en el que alguien opine contra la sentencia, aunque sea de perfil. Quiere ser presi en un gobierno que nazca después de la sentencia. Puede ser que no se atreva a nacer antes. Es el Chicken Game gestionado por la derecha. El regalo de Rajoy durará años. Bueno, lo empezaremos a ver, o no, el martes.

14- Ostras, me olvido de ERC. ERC está cambiando de marco. Ya ha cambiado. Lo exterioriza. Pero no podrá verbalizarlo hasta ganar las autonómicas. Hasta entonces, Chicken Game. No podría votar a Sánchez, diría, pero sí abstenerse. PNV, el modelo futuro de ERC, votará. Por Sánchez. Le da igual si Podemos está o no está. Parece que lo preferiría. Sólo le importa el autogobierno, en general, y el suyo, en particular. Euskadi es una de las dos comunidades autónomas que son Estados federales de facto. Ese relajo y sencillez de la política, emitida desde un Estado federado, da como envidia. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Judith

    No me da la impresión de que Iván Redondo y el equipo de sociólogos que le rodea (incluyendo a Jaime Miquel) no sepa hacer relatos y sólo se esté comiendo con patatas el marco de la derecha. Es cuestión de ver como han manejado este año de gobierno del PSOE. Lo que pasa es que no se trata solo de marcos ideológicos a lo Lakoff sino de mirar lo que pasa en los distintos sectores sociales, es decir no sólo hacer lingüística sino sociología. (Que muestra que "la" sociedad no existe como un todo sino que está cruzada por distintos sectores y hay que saber elegirlos si se quieren mayorías políticas). En cuanto al independentismo, más que ideología creo que hay desconfianza. Después de las actuaciones de ERC, especialmente lo de Iceta, no parece que se pueda tener confianza en lo que se puede esperar en votaciones específicas. Porque además Iceta tiene buena memoria para recordar lo que pasó en el tripartito en que fue ERC la que hizo caer a Pasqual Maragall.

    Hace 1 año 9 meses

  2. Clementina

    Todo muy bonito. Y de la putrefacción democràtica española quando hablaremos?

    Hace 1 año 9 meses

  3. renato

    xaval tu si que sabes

    Hace 1 año 9 meses

  4. Juan Manuel Saurí Manzano

    Volvemos a lo de siempre: cuando se critica algo o a alguien de un sector hay que criticar al otro sector porque si no, la crítica no es creíble. ¿Cuánto aprenderemos a comentar lo que se ha escrito no lo que querríamos que se hubiera escrito?

    Hace 1 año 9 meses

  5. c

    alguns d los tejemanejes invisibles del bipartidismo y sus appendices para blanqear a : ELECCIONES , VOTO UTIL = U-PODEMOS https://www.youtube.com/watch?v=kAbQmCTrdE0&feature=youtu.be

    Hace 1 año 9 meses

  6. zyxwvut

    Si escribiese usted un análisis tan detallado y crítco como éste sobre los NeoCDC, ERC, CUP ANC, Omnium, etc..., me lo creería todo más, pero combinar un análisis detallado sobre las fuerzas politicas en el conjunto de España, y el nacionalismo español; con una referencia vaga al "torrismo", pues la verdad, a estas alturas y visto lo visto que ha salido a la luz del nacionalismo catalán (no por CTXT precisamente)..., pues ya no "cuela", señor Martínez.

    Hace 1 año 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí