1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DECLAN HILL / EXPERTO EN AMAÑOS DEPORTIVOS

“El mercado de amaños es enorme y los responsables deportivos no han entendido su magnitud”

Ricardo Uribarri 10/07/2019

<p>Declan Hill. </p>

Declan Hill. 

Imagen cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

La trama de corrupción de partidos de fútbol en España descubierta a través de la llamada Operación Oikos, en la que están implicados exfutbolistas, jugadores en activo y directivos de clubes ha devuelto al primer plano una realidad que amenaza al deporte profesional: los amaños de resultados para obtener ganancias económicas a través de las apuestas. Una actividad que, a pesar de los intentos de distintos organismos, sigue produciéndose desde hace años en distintas disciplinas y categorías a lo largo de todo el mundo impulsada por la globalización del mercado del juego. 

Bien lo sabe el periodista canadiense Declan Hill, uno de los mayores expertos internacionales en arreglos de partidos y corrupción en el deporte. Después de tres años de investigación, en los que se relacionó con las mafias asiáticas, publicó el libro The Fix: Organized Crime and Soccer (traducido como Juego sucio: Fútbol y crimen organizado), un best seller mundial, traducido a 21 idiomas, en el que denuncia que cada fin de semana hay un porcentaje altísimo de partidos amañados en numerosos países, un problema que afecta hasta las competiciones más importantes, como la Copa del Mundo. Hill ha hecho discursos sobre este tema ante el Comité Olímpico Internacional, el Consejo de Europa, el Parlamento Europeo y el Parlamento Británico y es investigador principal en anticorrupción en deportes en la Universidad de Würzburg y profesor en la Universidad de New Haven. A través de correo electrónico y desde Estados Unidos ha contestado a las preguntas de CTXT. Su diagnóstico sobre la realidad actual de esta problemática no es nada optimista.

En España hemos tenido un caso de posible amaño de resultados en la última jornada de la pasada Liga en el partido entre Valladolid y Valencia, y la policía cree que había hasta siete jugadores del Valladolid implicados. Por su experiencia, ¿es factible amañar un partido sin que el acuerdo salga del vestuario, sin que el club esté enterado?

Es absolutamente posible arreglar partidos sin que otras personas lo sepan. Es muy difícil detectar el amaño.

Con los mecanismos de control que hay actualmente, ¿cree que se descubren la mayoría de los intentos de amaño o por cada uno que sale hay muchos más que no son descubiertos?

Nadie cree que los sistemas de control descubran todos los amaños de partidos. Hay muchos, muchos más que pasan desapercibidos.

¿Cree que los compañeros de los que han decidido vender el partido suelen enterarse de que hay algo raro?

¡Oh, no, no! Es muy difícil saber cuándo un jugador o grupo de jugadores está arreglando un partido. La mayoría de los buenos jugadores que lo hacen son muy buenos actores. Pasan mucho tiempo fingiendo que están decepcionados por perder o lanzándose al suelo y maldiciendo acerca de perder, cuando en realidad son los manipuladores. Así que es muy difícil adivinar quién está arreglando un juego.

A la gente le sorprende que profesionales que ganan buenos sueldos, aunque no sean de los mejor pagados, arriesguen sus carreras y se expongan a penas de cárcel por un poco de dinero más. 

La gente se sorprendería al saber cuál es el salario habitual de numerosos deportistas profesionales

La gente se sorprendería al saber cuál es el salario habitual de numerosos deportistas profesionales. La mayoría de los jugadores en muchos de los equipos en España realmente luchan por llevar comida a la mesa. El público presta atención a los futbolistas excepcionales del Barcelona o Real Madrid, pero la verdad es que el jugador o deportista español medio de cualquier disciplina atraviesa un momento muy difícil.

¿Cuanto más importantes son los equipos o los jugadores hay menos riesgo de que se produzcan amaños o es un problema que afecta por igual a todos, incluidos las grandes competiciones, como la Champions League o la Copa del Mundo?

Si no se paga adecuadamente a los jugadores y árbitros, siempre habrá problemas de corrupción sin importar el nivel del torneo. En mi libro, Juego Sucio: Fútbol y crimen organizado, puedes leer sobre mi investigación de equipos africanos que estafan a sus jugadores en los torneos de la Copa del Mundo, por lo que algunos de estos jugadores recurren a los apostadores. Lo mismo ocurre en España, donde el problema de la falta de salario para los jugadores es enorme.

Antiguamente se amañaban partidos a través de ofrecimientos de dinero de los clubes a jugadores de otros equipos o a través de designaciones arbitrales propicias (como ocurrió en Italia con Calciopolis). ¿Eso ha desaparecido, ahora todo el peligro viene a través de las casas de apuestas?

Mire, el verdadero problema en España, Portugal, Grecia, Turquía, Italia y muchas otras ligas de fútbol es la existencia “del sistema” o el mercado gris, donde los clubes compran y venden puntos entre sí en las últimas semanas de la temporada, cuando varios ya no se juegan nada. Hay formas muy sencillas y gratuitas de detener “el sistema”, pero hasta que no lo hagan, el amaño de partidos continuará.

Hay lugares como Singapur y Eslovenia donde se estaban arreglando los partidos con niños de 15 y 16 años

Si existen problemas de corrupción en la élite, qué pasará en categorías menores donde la vigilancia es menor. Se ha dicho que puede haber casos hasta en categorías juveniles.

Hay lugares como Singapur y Eslovenia donde se estaban arreglando los partidos con niños de 15 y 16 años. A una jugadora de fútbol femenino, de 15 años de edad, le ofrecieron decenas de miles de euros para amañar su partido en Bélgica. El mercado de amaños es enorme y los responsables deportivos no han entendido la magnitud de lo que enfrentan.

El gran problema son las casas de apuestas asiáticas, que funcionan con poco control. Los gobiernos de esos países podrían hacer mucho más, supongo.

La situación de algunos de los corredores de apuestas asiáticos es más complicada que el simple juego de apuestas o en gran escala. A veces son vehículos de lavado de dinero que ayudan a sacarlo de China, eludiendo el bloqueo del partido comunista que intenta evitar que el dinero salga del país. El arreglo de partidos es un problema menor para ellos.

¿Qué aprendió al integrarse en un grupo de jugadores asiáticos que viajaba por el mundo para arreglar partidos, como recoge en su libro Juego sucio?

Todavía estoy en contacto con muchas personas al otro lado de la mesa en términos de arreglos. Pasan más tiempo tratando de amañar el mercado de apuestas en lugar de sobornar a jugadores o árbitros. Me dicen que es fácil hacer que los jugadores amañen encuentros para ellos.

¿Cree que las grandes casas de apuestas internacionales están verdaderamente implicadas en la lucha contra el fraude? Ellas dicen que trabajan de forma conjunta con federaciones y policías y que denuncian cuando detectan anomalías en las apuestas.

Depende de dónde se encuentren las grandes casas de apuestas. En Europa, los corredores de apuestas odian los arreglos, ya que consideran que están siendo estafados. En Asia, donde el modelo de negocio para las casas de apuestas está en el volumen, en muchas apuestas con menos comisiones que en Europa, les importa mucho menos amañar.

Prohibir las apuestas, o al menos, limitarlas o regularlas de otra forma, sería una opción, pero supongo que hay muchos intereses económicos para que eso no se produzca. Muchas de las casas de juego son incluso patrocinadoras de organismos oficiales deportivos.

las ligas deportivas han preferido el dinero y han permitido apostar dinero en sus ligas con poco control o supervisión

El deporte ha perdido una oportunidad real de decirle a las casas de apuestas: “¿Quieres patrocinar el sector? Debes seguir nuestras reglas: debes compartir información sobre quién está apostando, saber si cualquiera de nuestros atletas lo está haciendo y detener ciertos tipos de apuestas”. Lamentablemente, las ligas deportivas han preferido el dinero y han permitido apostar dinero en sus ligas con poco control o supervisión.

Da la sensación de que las charlas de concienciación a los jugadores que hacen organismos como La Liga en España para advertirles de las consecuencias no tienen mucho éxito. 

Los programas educativos contra el amaño de partidos para jugadores son en gran parte una broma. Un ejercicio de hipocresía en el que hay personas pagadas por la FIFA o el COI, organizaciones deportivas internacionales con enormes desafíos criminales propios, “enseñan” a jóvenes jugadores sobre moral y ética.

Los casos que se producen en el fútbol son muy mediáticos pero quizá no sea el deporte donde hay más corrupción. Usted siempre pone mucho énfasis en la situación del tenis.

El tenis tiene un problema terrible con los amaños. Uno de sus propios investigadores lo describió como un “tsunami de arreglo de partidos…”. Sin embargo, todos los deportes se enfrentan ahora a estos desafíos. Hablé con uno de los apostadores que operaba en España y él me describió cómo se amaña en tenis, baloncesto, voleibol y fútbol.

En los últimos años se ha hablado sobre unos cuantos casos de sospechas de amaños de partidos pero, a pesar de las indagaciones de la policía, muchos de ellos quedan en nada. ¿La falta de sentencias judiciales crea una sensación de impunidad?

El problema seguirá existiendo dependiendo de que la policía y los fiscales puedan navegar con éxito por el difícil terreno de lo que es legal o no. El problema es que, a medida que crezca la corrupción, el público comenzará a olvidarse de los deportes. Esto ha sucedido en Asia en gran manera. Sus ligas deportivas son una sombra de lo que eran porque nadie cree en ellas. Espero sinceramente que esto no pase en España, pero si nadie lucha por preservar la integridad del deporte, sucederá…

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí