1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Lo que no se dice

¿Sánchez quiere una legislatura inequívocamente progresista o no?

Nacho Álvarez 12/07/2019

<p>Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, pactos</p>

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, pactos

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Durante estas últimas semanas hemos escuchado a los portavoces del PSOE repetir de forma reiterada tres ideas con relación a la formación de gobierno. La primera, que un posible acuerdo de gobierno con Unidas Podemos debe construirse –como no puede ser de otra forma– sobre la base de un programa pactado. La segunda idea insiste en que el punto de llegada de la negociación con los morados debe ser la formación de un gobierno exclusivamente integrado por socialistas –y quizá algún independiente, o algún ministro sin perfil político–. Una tercera idea se blande además a modo de amenaza: si Unidas Podemos no cede, iremos nuevamente a elecciones. 

El conocido economista Peter Drucker decía, sin embargo, que lo más importante en una negociación no es escuchar lo que se dice, sino lo que no se dice.

En este sentido, el reciente documento presentado por el PSOE para la negociación –remitido primero a los medios de comunicación, y sólo después a Unidas Podemos– resulta revelador sobre lo que no se dice. Afirmar que quieres negociar y presentar a continuación propuestas que son un evidente paso atrás respecto de acuerdos anteriores no parece un punto de partida sensato para empezar a trabajar. Es decepcionante.

El PSOE y Unidas Podemos ya acordamos hace casi un año, con motivo de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, una serie de medidas que constituyen un punto de partida sólido sobre el que construir un acuerdo de legislatura. Lo razonable sería por tanto avanzar a partir de lo ya acordado, y no dar pasos atrás. Sin embargo, parte de las medidas ya pactadas –muy relevantes para la mayoría de la población– han desaparecido de la propuesta socialista.

En aquel acuerdo de Presupuestos Generales, el PSOE y Unidas Podemos pactamos regular y fijar un techo a la subida abusiva de los precios del alquiler en determinadas zonas, tal y como ya se hace en París, Berlín o Nueva York. Esa propuesta ha desaparecido. Ha desaparecido igualmente el pacto para acabar con la sobrerretribución del oligopolio eléctrico, que infla artificialmente la factura eléctrica de empresas y hogares. Y han desaparecido también el compromiso de incrementar un 1% el Impuesto de Patrimonio para fortunas de más de 10 millones de euros, la posibilidad de controlar fiscalmente a las SICAV y las SOCIMI –para evitar que estas entidades se conviertan en pantallas de elusión fiscal–, así como el acuerdo para reformar el bono social eléctrico y terminar con la pobreza energética. Además, el pacto para derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral se esfuma, y pasa en el nuevo documento a tener una fórmula mucho más imprecisa, con la desaparición de cuestiones tan relevantes como la modificación sustancial de las condiciones de trabajo o la no caducidad del convenio colectivo.

En realidad, todo parece indicar que el documento presentado por el PSOE tiene truco: nos vuelve a poner en la casilla de salida de hace un año para que, después de una supuesta negociación, lleguemos al mismo punto en el que ya estábamos con el acuerdo de Presupuestos Generales. ¿Hace falta invertir un verano en transitar el mismo camino? ¿No se siente obligado el PSOE por un acuerdo ya firmado?

Esta forma de proceder revela la voluntad del PSOE por volver a la situación en la que se encontraba justo después de la moción de censura, con un ejecutivo monocolor que no esté “atado” y que pueda gobernar desde una lógica de geometría variable. Sin embargo, no es posible dar marcha atrás a las agujas del reloj: el periodo de la moción de censura encontró límites evidentes, y ahora es necesario ir más allá. Debemos construir verdaderos acuerdos de legislatura que garanticen un apoyo social y político más estable.

La obsesión del PSOE por tener “las manos libres” y desprenderse de los compromisos ya adquiridos con Unidas Podemos carece de sentido si su voluntad es empujar una legislatura de carácter nítidamente progresista. Quizá se entiende mejor si, por el contrario, su voluntad es la de acabar pactando con Ciudadanos o con el Partido Popular reformas clave que este país necesita (como pensiones, fiscalidad o mercado de trabajo).

Evidentemente, esto le daría un sentido completamente diferente a la legislatura, y convendría que se explicitase: ¿realmente Pedro Sánchez, que se “podemizó” en la campaña electoral con el programa más progresista que ha tenido el PSOE en las últimas décadas, quiere ahora diseñar las grandes reformas que necesita el país de la mano de Ciudadanos o el PP? Si esta es la apuesta de legislatura que tiene Sánchez en mente, difícilmente se le puede pedir a Unidas Podemos que regale hoy la investidura para quedarse el día después fuera de las reformas que han de pactarse en nuestro país.

El 28 de abril España se movilizó para votar cambio y frenar a las tres derechas: aunque entre las tres acumulan más votos y escaños que el PSOE, la suma de votos y escaños en la izquierda es mayor. Por eso, el acuerdo nítidamente progresista se impone como la salida no sólo más estable, sino también con mayor respaldo social.

Buena parte de la ciudadanía progresista no ve dilema alguno donde Pedro Sánchez sí lo ve: ¿por qué enfrentar el acuerdo programático con los nombramientos de gobierno? De acuerdo a los recientes datos del CIS, un 26,4% de los ciudadanos quiere que Podemos entre en el Ejecutivo (frente al 20,2% que prefiere que Sánchez gobierne en solitario). La ciudadanía entiende que un acuerdo programático es, en el fondo, un pactum de contrahendo, una suerte de contrato imperfecto según el cual las dos partes se comprometen a (re)negociar en el futuro –de forma leal, pero continua– las materias previamente pactadas. Por decirlo lisa y llanamente: estar en la sala de operaciones del gobierno es quizá la mejor forma de garantizar que ese pactum de contrahendo se desarrolla de forma equilibrada, y por tanto se cumplen los acuerdos programáticos previamente alcanzados. Los acuerdos de coalición que PSOE y Unidas Podemos están alcanzando en la Comunidad Valenciana, Baleares, Canarias o Navarra evidencian la sensatez de esa vía.

¿Sánchez quiere que salga adelante la investidura en julio o no? ¿Quiere una legislatura inequívocamente progresista o no? Si las respuestas son afirmativas, seamos entonces honestos y realistas: hagámonos cargo de las responsabilidades que tenemos y pongámonos a trabajar. Desterremos las ensoñaciones –Sánchez no va a tener los votos de la izquierda para después gobernar con la derecha–, y empecemos a negociar de una vez. Construyamos las complicidades y alcancemos los acuerdos programáticos necesarios para que un verdadero gobierno de coalición –en proporción a los resultados electorales y sin vetos previos– pueda funcionar. El tiempo apremia, sentémonos ya.

---------------

Nacho Álvarez es secretario de Economía de Podemos y profesor de la UAM.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    Luis: Y atlantismo, mucho atlantismo. Zapatero no pudo realizar --dijo, por imperativos del tiempo-- muchos proyectos prometidos. Pero si meternos en la defensa antimisiles. Para eso si tuvo tiempo con el acuerdo del PP

    Hace 2 años 4 meses

  2. cayetano

    Ahora lo que toca es aceptar las condiciones del PSOE de negociar primero el programa y después la composición del gobierno, es decir, su ejecución. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 4 meses

  3. cayetano

    Es evidente que la negociación pública, iniciada o no por el PSOE, pero innegablemente aceptada. Junto a las presiones y peticiones a C,s y PP. Han demostrado que en conjunto la posición de partida no era clara, e incluso llegándose a acariciar la repetición electoral Pero una vez Podemos en sus análisis concluye que no habrá repetición electoral y que el PSOE necesitaría de UP para gobernar. Continuar disputando un relato nos sitúa en el marco electoral, cuando se ha concluido que no es viable. Teniendo en cuenta todo lo anterior, y constatando que no se crea un gobierno integral con dos relatos contrapuestos. Ahora le toca a Podemos aceptar la negociación del programa, el que Sánchez pretenda volver a la casilla de partida, para después concluir o no un acuerdo de investidura y gobierno. No se puede plantear iniciar la negociación rompiendo el brazo a quien tiene que presidir el gobierno y pretender que ese gobierno sea integral ergo con un relato, no dos. Por eso, Podemos en éste momento y no antes, debe ahora reconsiderar su posición y sentarse a negociar. Si el acuerdo hace factible un gobierno de coalición, no será Podemos quién tenga que explicar la negativa. Un cordial saludo

    Hace 2 años 4 meses

  4. Luis

    Los movimientos del PSOE están en explicados en los últimos 35 años de recorrido del partido. El PSOE es el partido del régimen y el marco sobre el que se mueve es la retorica social cristiana de caridad con los necesitados y la acción neoliberal en lo económico del régimen al que representa, prevaleciendo la segunda sobre la primera siempre. Esto es así desde el 82 y sigue siendo así hoy. La duda es finalmente si Podemos replicará el marco del PSOE (para finalmente desaparecer: IU 2004) o volverá al espíritu impugnador de su fundación, pero mala pinta tiene.

    Hace 2 años 4 meses

  5. Gabriel Fernández

    Sólo veo un problema, los votos necesarios para la investidura de PNV, PRC, CC... no están muy de acuerdo con el programa de Pablo Iglesias Y percibo una sutil desconfianza hacia quien forzó unas elecciones viendo un sorpasso en las encuestas que nunca llegó Sinceramente veo mucho más pragmática la postura de Sánchez que la de Iglesias

    Hace 2 años 4 meses

  6. c

    $. del PPA$:€ es un trilero . Punto. Y sus movimientos son d engaño de cara a la opinion publica masificada por ls medias qe le protegen en su trilerismo

    Hace 2 años 4 meses

  7. jose

    Y es que la cosa está muy mal: ¿cuál es la izquierda renovable aceptada sin resistencias: las carmenas y los errejones. La primera agrediendo a Venezuela y homenajeando al candidato pp de málaga, y el otro mirando a un sector del partido demócrata norteamericano, al modo de Iceta: Go Hillary¡ Increible.

    Hace 2 años 4 meses

  8. jose

    ¿Sánchez quiere una legislatura inequívocamente progresista o no? No, es evidente. Sánchez y todos los demás quieren un gobierno con el apoyo de ciudadanos. El PSOE repudia todo lo que esté a su izquierda. Y que Felipe González sea un dirigente considerado respetable (como Guerra, Solchaga, Solana, Valenciano, Solbes...) refleja una realidad muy desalentadora en lo que respecto a militancia y órganos de dirección (aunque estos apenas existen: entre barones autonómicos-aceptemos la rancia definición- y Comité Federal no queda duda de que este no pinta nada). El truco para subsistir así: el pueblo quiere políticas de centro o centro derecha. Sí, pero ocultando que ese pueblo sólo recibe el influjo, la opinión de la derecha, a veces la más impresentable. La mayoría de los militantes socialistas preferirían morir (es un decir) en el metro de Nueva York.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí