1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipos

Pedro Sánchez, fundador de la Nueva España

Gerardo Tecé 15/07/2019

<p>Pedro Sánchez.</p>

Pedro Sánchez.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Cuando a las tres derechas les salen las cuentas, primero brindan con un copazo de Soberano y después gobiernan. No importa que las reuniones para lograr el acuerdo se hagan de pie o haciendo el pino puente para cumplir así la promesa de no sentarse con la extrema derecha. No importa que la entrada al gobierno se escenifique con los tres cogidos de la mano y por la puerta principal entre granos de arroz o de uno en uno, escondidos en maleteros de coche. No importa que al pacto se le llame pacto, acuerdo de gobierno o Bartolomé. Cuando a las tres derechas les salen las cuentas, las tres derechas gobiernan. Lo contrario sería estúpido teniendo en cuenta que un gobierno es poder y que la derecha sabe lo importante que es el poder para dibujar la sociedad que quiere. Cuando a las izquierdas les salen las cuentas, primero llaman al afilador y luego comienza la pelea a navaja. La última reyerta está siendo espectacular por inesperada. Tras unas elecciones planteadas como el partido del siglo entre la izquierda y la derecha, ni los más pesimistas –esos que, cuando les preguntas por la botella, no la ven medio vacía, sino a punto de estallar y saltarte un ojo– podían imaginar algo así. Capaces son de cagarla, bromeaba brindando un amigo mío aquella noche de abril, mientras Pedro y Pablo, los Picapactos, celebraban la victoria de la izquierda sobre el trifachito. Tengo que llamar a mi amigo a ver cómo anda. 

El PSOE, que planteó la campaña electoral como una batalla contra la derecha, se niega a dar entrada en el Gobierno al partido de izquierdas del que necesita sus casi cuatro millones de votos para gobernar

El sistema numérico llegó a España de mano del mundo árabe y el PSOE parece empeñado en despreciarlo, quién sabe si intentando pescar voto de Vox. ¿Que 123 diputados es menos que 176? ¿Y qué? ¿Quiénes son los árabes para llevarle la contraria a los españoles, que eligieron a Sánchez presidente? El desprecio a la calculadora como moda socialista ha pegado tan fuerte como hace décadas pegó la chaqueta de pana. Pocas horas después de cerrarse las urnas, sin los números necesarios y sin una sola reunión negociadora aún entre PSOE y Podemos, la número dos del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, anunciaba la intención de su partido de gobernar en solitario. Todo lo que ha pasado desde entonces hasta hoy, cuando Pedro Sánchez ha dado por rotas las negociaciones, es puro rellenar tinta en periódicos por el qué dirán. La postura no se ha movido un centímetro.

El PSOE, que planteó la campaña electoral como una batalla contra la derecha, se niega a dar entrada en el Gobierno al partido de izquierdas del que necesita sus casi cuatro millones de votos para gobernar. El argumento es la desconfianza. Con Podemos nos unen políticas sociales, pero nos separan políticas de Estado, viene a decir Sánchez dándole la razón a PP, C’s y Vox: lo único que importa aquí es Cataluña y ese espantapájaros llamado unidad de España. Mientras hacemos como que nos lo creemos, mientras nos convencemos de que se trata de eso y no de que poderes económicos le harían la vida imposible al PSOE si le diese cuotas de poder político a Podemos, juguemos a imaginar el futuro que dibuja Sánchez. Un futuro en el que Podemos no tiene posibilidad, nunca, de entrar en el Gobierno. 

Con Podemos y sus casi cuatro millones de votantes fuera de la ecuación, ¿cómo piensa Sánchez ganar las próximas elecciones si se repitiesen? ¿Cómo piensa el PSOE, en general, volver a ganar unas elecciones? Hay tres opciones. La primera sería poner por escrito en el BOE que los votos a Podemos pasan a ser propiedad del PSOE en el mismo momento en el que la urna se cierra, medida que no sé yo si en Bruselas se entendería bien. La segunda opción sería aceptar las matemáticas por fin y entender que España, con los votantes de Podemos eliminados de la ecuación, pertenece a la derecha. No en las próximas elecciones, sino en todas las que vengan. Es cuestión de números, esa cosa que el PSOE se niega a ver. Sumen los votos del trifachito por un lado y del PSOE por otro. En estas últimas elecciones en las que fue a votar socialista hasta el peroné de Franco por miedo a la nueva ultraderecha, la suma de PP, C’s y VOX consiguió casi cuatro millones de votos más que el PSOE. En esta opción número dos, el PSOE se convierte en el futuro en una especie de observatorio: observa a la derecha gobernar década tras década mientras saca informes que alertan sobre las políticas de derechas. La tercera opción es la que manejan en el PSOE. Mientras le rezas al dios del IBEX para que PP o C’s se peguen un tiro en el pie absteniéndose, esperar que el votante de Podemos se extinga a base de desesperarlo, de que entienda que su voto no sirve. En este supuesto número tres, el votante de Podemos abrazaría al PSOE como mal menor. Sería una estrategia brillante si no diera un poco de risa. Es complicado imaginar a un ciudadano cuyo voto ha sido descendido a segunda división apoyando a quien lo descendió de categoría. 

Respetando el sistema numérico que nos enseñaron los árabes, por mucho que a PSOE le moleste lo de numérico y a Abascal lo de árabe, la única opción realista es la segunda. Sin Podemos, España es y será de derechas. Cosa que tampoco es un drama. Según Pedro Sánchez, lo de Cataluña y la unidad de España estará en buenas manos. En manos de confianza.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nacho

    Lo que es inconcebible, por lo anacrónico, es que el marco que se pactó en la transición, que básicamente es "hasta aquí llegamos por la izquierda pero por la derecha barra libre" siga imponiéndose, esta vez si, por medios sin tricornio a una sociedad europea tantos años después. Pero como una dijo no hace unos días): Spain is Diferent, es decir, España no es una democracia adulta es un régimen en el que se vota y luego ya veremos...

    Hace 3 años 2 meses

  2. Miguelín

    Pues te falta una opción: la errejonista. Es decir, Errejón de aquí a otoño lanzará su partido en donde solo mandará él, pero que los medios convertirán en algo muy moderno y cool, se llamará Más País o también PsoE 3.0. Con los votos que arañe Errejón, más los que le de ERC (que ahora les han visto las orejas al lobo, después de pasarse años pensando que con manis y cadenas humanas iban a obtener la independencia de un Estado que ha practicado varios genocidios a los largo de su historia) y el PNV y de algunos más por ahí y quién sabe si con los votos que recuperen de Cs...en fin a lo mejor hasta llegan a la absoluta. Que el PsoE no va a formar un gobierno de izquierdas es algo que está en los genes del Régimen del 78. Pero vamos, incluso con Iglesias de vicepresidente. Eso sí, no por poderes ocultos ni Bruselas sino por una sociedad española que vota lo que vota aunque luego se diga progresista y tal y tal.

    Hace 3 años 2 meses

  3. Fermi

    "¡con Rivera no!", decían. "¡sí se puede!", decían. Y el falso como un duro de seis pesetas, sonreía como lo que es.

    Hace 3 años 2 meses

  4. cayetano

    La cosa está complicada, porque los hechos , más que las palabras, muestran que si el PSOE juega con la repetición electoral con un relato o discurso electoral, UP cubre la apuesta, para que se levanten las cartas. Así que pronto se levantarán las cartas y veremos si se mantiene la tensión Electoral o llegan a un acuerdo, lo preferible y conveniente es acordar ahora, no alargar el proceso haciendo crecer la tensión. Un cordial saludo

    Hace 3 años 2 meses

  5. MANUEL J. PETIT

    Entiendo que a lo que realmente temen, tanto los partidos oficialmente de derechas, como el PSOE, es a una modificación de la ley electoral que imponga un sistema proporcional puro, quitando el sistema con el que Suarez engañó a toda España, empezando por el P.C. , a sabiendas de su Secretario General, que lo único que quería era un sillón oficial debajo de sus posaderas (eutrapélico: El Secretario General del P.C. , redactando con las derechas oficiales (y no oficiales: el PSOE) una Constitución capitalista , de derechas y colando de rondón al sucesor del anterior régimen a virtud de la Ley de Sucesión que había hecho aquel jefe del estado

    Hace 3 años 2 meses

  6. Roberto

    El PSOE no se comporta como un partido de izquierdas. Desde el principio ha querido gobernar en solitario y todo lo demás ha sido marear la perdiz para construir el relato de que los malos son los de Unidas Podemos. Ojalá que sienten cabeza y haya un gobierno de coalición como pasaría en cualquier país europeo. Ojalá aprendan a hacer política y dejen de soñar con que estamos aún en los tiempos del bipartidismo. Lo que si tengo claro es que Unidas Podemos no podría apoyar un gobierno de Pedro Sanchez solo a cambio de promesas. Perdería todo su electorado del día a la mañana... Y no: nunca votaría PSOE como lo menos malo cuando han hecho lo mismo que la derecha en este país: gobernar a favor de los ricos. Y una pregunta señor Sanchez; por qué no consulta a sus bases para saber lo que ellos piensan? Sería más lógico preocuparse por eso que por lo que le piden los ejecutivos de la banca y del IBEX 35.

    Hace 3 años 2 meses

  7. Fernando Caballero

    No hace falta ser muy perspicaz para intuir que el órdago de Iglesias es producto de su necesidad de pervivencia en el panorama político. En caso de que lo pierda, que es lo más factible, va a tener serios problemas para conducir a Unidas Podemos a un techo electoral superior al 8/10 % del electorado que vota. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, ha obtenido representación en las últimas elecciones por los pelos: el 5,56 % de los votos (de seguir así, en las próximas elecciones podría desaparecer del panorama madrileño). En La Rioja, también por ejemplo, si la única representante de Unidas Podemos, mantiene su empecinamiento (que si la única representante tiene dos dedos de frente terminará votando al PSOE por interés propio de supervivencia ), obviamente aboca a Podemos a su desaparición en esta Comunidad. La gente se podría preguntar para qué sirve Podemos en La Rioja si su única representante facilitase la continuidad de la derecha. El voto de Podemos contra la candidata socialista en La Rioja ha sido un hecho puramente infantil; no sirve ni para entretener al personal como ocurría con los shows podemitas de antaño. Porque, vamos ver, con un escaño no puedes pedir tres consejerías (¡no hay pan para tanto chorizo!) y esto es una obviedad para la mayoría de la población. ¿Entonces, qué intenta Podemos con su negativa? ¿Ponerse la soga al cuello, manteniendo su voto en contra de la socialista junto a la derechona? ¿Si Podemos cambiase en la próxima votación su posición, creerán que las ciudadanas vamos a agradecer su generosidad para que no gobierne la derechona? ¿O pensaremos que en realidad Podemos tiene una aptitud irresponsable y poco de fiar, creyendo igual de conveniente votar una vez con la derechona y otra con la izquierda tratándose de un mismo asunto? En Catalunya, tiene toda la pinta de que el Psc repunta y que vuelve a recuperar cierta confianza que procede de cierto electorado que se fue con Cs y ya ha visto lo que es, y de algunas votantes de los Comunes. No parece que el partido de Colau vaya a ser significativo en un futuro dentro de la política catalana, de hecho, ya no lo es como lo ha sido. Veremos que le deparan las próximas elecciones catalanas. En Andalucía resulta que pasan de ciertas personas de la dirección de Podemos. Y, por último, Errejón al acecho. Si llegase a presentar una candidatura en España, le podría dar una mordida electoral de cierta magnitud a Unidas Podemos ¿Entonces, qué le queda a Iglesias?: La vicepresidencia para salvar su culo. P.D.: La izquierda, en general, está en retroceso, en cuanto a votos es falso que haya ganado las elecciones. Por desgracia.

    Hace 3 años 2 meses

  8. Francisco Payán Fernández

    Que estaría pasando si el planteamiento de compartir gobierno que hace Iglesias lo hiciera Albert Rivera. Ya tendríamos gobierno.

    Hace 3 años 2 meses

  9. john

    pues que con su pan se la coma, y si le queda hambre, la vieja tambien. Y si no es mucho pedir, que la defeque en medio del océano.

    Hace 3 años 2 meses

  10. c

    interesante video y posts : psoe=PPa$:€ mandanga trilera neoliberal https://www.youtube.com/watch?v=We0J4x89toY

    Hace 3 años 2 meses

  11. jose

    Quizás quiera emular a Felipe González. Este se encargo de dinamitar el Pce y Sánchez a Podemos. Y Teresa Ródriguez sin enterarse. Los mismos pasos que Lcr y afines y subsiguientes.

    Hace 3 años 2 meses

  12. viaje_itaca

    Yo para empezar, haría notar que hay un montón de mitoparanoias sobre las negociaciones que pretenden ver que son un juego de suma cero. Como documentación, recomendaría leerse un poco el libro de Anastasio Ovejero Técnicas de Negociación, para ver mejor de qué hablo. Pues vale, una cosa que ocurre en negociaciones es que suele haber más de una forma de llegar a un acuerdo que beneficien a todas las partes, que a menudo el pastel se consigue hacer más grande de lo que inicialmente parecía haber encima de la mesa, y hay muchas de conseguir dinamitarlas y salir todos perjudicados. La relación Sánchez-Iglesias empezó mal, por ejemplo, con el desgraciado intento de Sánchez de obtener apoyo incondicional de Podemos para un gobierno PSOE-C's que supondría el suicidio político. Pero Iglesias ha cometido también una larga serie de errores garrafales, por ejemplo, aireando demasiado precozmente sus pretensiones, lo que condiciona enormemente los procesos posteriores y pone en la serios problemas también al PSOE ante una gran parte de su electorado potencial. Por no hablar de la "consulta" a sus militantes algo que si contestan diferente a su tesis es que no son militantes, que es una forma infantil de presionar en la negociación, y solo puede llevar a mal puerto. Hay palos para todos, y esto tampoco es una peli de buenos y malos. Hasta el PSOE resulta ser bastante ambiguo, pues si económicamente sigue los dictados neoliberales (aunque quizás no en su forma más pura, ojo) y sigue el nacionalismo español, socialmente es progresista, y ahí están sus leyes sociales, además de que no se dedica a destruir todo puente social entre los españoles como todos los del trifachito. Y la diferencia no es menor: como entren los del trío es muy probable que se perpetúen en el poder por el deterioro radical de la conciencia democrática.

    Hace 3 años 2 meses

  13. Ana del Castillo

    Estimado Gerardo. Gracias por su artículo. Pero, dado que los señores dirigentes de UP saben que su desconfianza es mutua ¿no era más facil apoyar la investidura incondicional del PSOE y después ir apoyando proyectos puntuales en la oposición?... como siempre, el malo malísimo es el PSOE. Lo siento, pero esta vez no cuela.

    Hace 3 años 2 meses

  14. tolegarpio

    Casi siempre estoy de acuerdo con tus comentarios, y mejora día a día tu elocuencia y agilidad en la escritura. Pero permíteme decir que este artículo adolece de un error conceptual básico: si dices "izquierdas", no puedes incluir al PSOE. Lo sabes perfectamente. No solo por su trayectoria, sino por sus actuales propuestas. Que han volcado claramente hacia el liberalismo económico no es un secreto; que no han pulverizado la Ley Mordaza o la reforma laboral, es una evidencia; que han apoyado la mano militar con Cataluña o la imposición del art. 155 de la Constitución, es algo que no podemos olvidar. Insisto: izquierdas no puede incluir de ningún modo al PSOE. De hecho, ellos NO QUIEREN QUE SE LES IDENTIFIQUE COMO DE IZQUIERDAS. ¡Se avergüenzan!

    Hace 3 años 2 meses

  15. cayetano

    La estructura formal del proceso y la variabilidad de las propuestas del PSOE, centrando la presión de la opinión pública en PP, C,s y UP, son la evidencia de que la repetición electoral ha estado sobre el tablero de negociación desde el principio. Por ello las negociaciones han sido más plataformas de intervención mediática que sentarse a la mesa, pues el as sobre la mesa siempre ha sido repetir elecciones. Y no sabremos si la baza de repetir elecciones es cara a una negociación dura o es real, hasta que halla acuerdo o repetición electoral. Porque un farol si lo es se mantiene hasta que se decide poner boca arriba las cartas sobre la mesa. Por ello, no sabemos si estamos asistiendo a una negociación dura entre duros de película, o la decisión de repetir elecciones está ya adoptada En cualquier caso, por Podemos que es actor necesario pero no protagonista, se debe actuar siendo proactivo en las formas y contenidos. Y deberían ofrecerse a hablar sin ningún condicionamiento ni programático ni de fórmula de gobierno, para desbloquear la situación. Un cordial saludo

    Hace 3 años 2 meses

  16. Sargantana1

    Creernos que un partido en el que sus ministros de economía han sido siempre liberales o ultraliberales es socialdemócrta es creer en los reyes magos. Creer que un partido que aupó al comisario Ballesteros y concedió medallas a un torturador es de izquierdas es creer que la Iglesia católica sigue la moral de los Evangelios. Creer que un partido que vive de las puertas giratorias y sometimiento a los poderes financieros es honrado es creer que banqueros y fondos buitre son asociaciones de caridad. ¿Aún no sabemos lo que es el PSOE del Felipe, el Guerra, Bono, Ibarra, Chávez......?

    Hace 3 años 2 meses

  17. jose

    La nueva España cada día se parece más a la de antes de antes...

    Hace 3 años 2 meses

  18. jose

    Tecé, quizás no lo sabes, pero la única ideología que había en el psoe era el anticomunismo. Hoy una simple socialdemocracia avanzada. Son liberales. Con Ciudadanos hallarían el verdadero poder, el del IBEX. De eso es de lo que hay que aclararse. Ya lo dijo Celipe que tié hijos: antes muerto que rojo.

    Hace 3 años 2 meses

  19. Alfonso

    Ay, Gerardo!! Siempre estoy de acuerdo contigo, pero hoy no. Podemos es un cáos a la baja. Iglesias un recién hipotecado con los bancos de los que renegaba. Quiere su silla, yo también. Pero yo no he echado a medio partido por defender mis intereses. Iglesias es un meme. Podemos lo va a ser. Estoy con Sánchez y no soy facha. Dale una vuelta. Gracias por todo lo que escribes.

    Hace 3 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí