1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Consideraciones republicanas ante un candidato desvestido

Hay que hacer valer el interés por la ‘res publica’, como cuestión de decencia política y de dignidad democrática. Y si los líderes no están a la altura, es el pueblo el que debe exigir el ‘bien común’

José Antonio Pérez Tapias 23/07/2019

<p>Subnegociación</p>

Subnegociación

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Podemos convenir –espero condescendencia con tal expresión inicial– en que el candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, no sólo no salió investido de la primera votación en la sesión convocada a tal efecto en el Congreso de los Diputados de España, sino que, visto el final de esa primera vuelta, a tenor de lo que la Constitución tiene ordenado, salió desvestido. No voy a abusar de otra referencia más al emperador desnudo del tan citado cuento de Andersen, pero lo cierto es que obtener, de los 350 diputados y diputadas, no más que 124 votos favorables –los del Grupo Parlamentario Socialista y el añadido del representante del Partido Regionalista de Cantabria– es un resultado que habla por sí mismo de una desnudez política muy reveladora. 

Un candidato desvestido, cuando además no hay otro, no es ninguna buena noticia en el panorama político español. Y no lo es ni siquiera contando con lo que pueda ocurrir a su favor en la segunda sesión de investidura, anunciada al término de las 48 horas siguiente a esa primera votación. Mucho se ha dicho ya acerca de las causas de esa inicial derrota. Es descubrir el Mediterráneo insistir en lo que tantas voces han coincidido, aunque para variar el tono lo podemos formular como preguntas: ¿qué ha inducido al candidato Sánchez a hacer tales alardes de pasividad en los casi tres meses desde las elecciones generales hasta el día de la investidura? ¿Exceso de seguridad, sobredosis de arrogancia, confianza ciega en sondeos capitaneados por el sociólogo Tezanos…? ¿Por qué la maniática tozudez en un gobierno monocolor con grupo minoritario en la cámara, cuando se trata de toda una legislatura? ¿Por qué ir soltando con cuentagotas sucesivas ofertas a Unidas Podemos para obtener su apoyo, sin respaldarlas con la necesaria credibilidad y el imprescindible respeto? ¿Para qué rehuir cualquier interlocución con independentistas catalanes cuyo papel, al menos como abstención, es inevitable? Y ya, por lo que se refiere al discurso en el hemiciclo, ¿bajo qué premisas pensar que la cuestión crucial del conflicto de Cataluña y la consiguiente crisis del Estado podía quedar eludida, por más que se hubieran desgranado todo un conjunto de medidas y propuestas necesarias, relativas a derechos sociales, a política energética, a proyectos medioambientales, a legislación educativa, a compromiso feminista, a impulso de una Europa social, etc.? 

Esos y otros interrogantes constituyen ese elenco de preguntas que el candidato Sánchez ha dejado, sin suficientes respuestas, en el aire. Pero nada de flotar en el viento mecidas por sones dylanianos, sino arremolinadas en torno a la contradicción palmaria que el candidato puso ante la vista de todos al pedir al Partido Popular y a Ciudadanos, hasta la más humillante extenuación, que se abstuvieran para dejarle paso a la formación de un gobierno “estable” –vana ilusión–, a la vez que seguía planteando, aunque a cada paso con menos convicción, un pacto de gobierno –¿de coalición o de “cooperación”, ese deleznable invento ad hoc?–. Como la contradicción ya venía rodando de atrás, su obscena exteriorización en sede parlamentaria fue uno de los factores que provocó reacciones en cadena de quienes pudieran ser posibles aliados, con Pablo Iglesias en destacado papel a ese respecto. 

El secretario general de Podemos venía, con su renuncia a formar parte de un gobierno de coalición si se lograra, de quebrar la condena mediática que sobre él ya se preparaba desde el PSOE para culparle de un pacto imposible –el PSOE ni lo quería antes ni en verdad lo quiere ahora, salvo que el puro interés político le lleve en los días que vienen a aceptar condiciones de Unidas Podemos–. Con tal carta de presentación se explayó con argumentos tumbativos en la crítica de la taimada negociación llevada a cabo por parte del Partido Socialista, haciendo que el candidato quedara ante el espejo de su mal fundada ambición hasta el punto de que, con imagen tan desmejorada, respondiera a su interpelante con cajas destempladas. Hasta tal punto fue así que llegó a incurrir en ese desastroso ardid, tantas veces denunciado por el politólogo Giovanni Sartori, que es esa especie de “chantaje democrático” consistente en acusar al adversario de las consecuencias de la propia acción si no da su apoyo a ésta –una de cuyas variantes es presentar a Podemos alineado con Vox en caso de votar “No” al candidato del PSOE–. 

Con una ciudadanía atónita ante tan lamentable espectáculo, y una opinión pública escandalizada de que el candidato socialista no sólo pida al PP lo que él propugnó que no se hiciera –abstención para dar paso a un presidente derechista que formara gobierno–, sino que también proponga reforma del artículo 99 de la Constitución para facilitar las investiduras de presidentes, como cambio de reglas a mitad de la jugada ante la incapacidad de resolverla logrando acuerdos, cabe decir que todo se fía a un arrebato de cordura in extremis que permita salir del bloqueo existente. Aquí estamos millones de votantes que nos volcamos en las urnas con la esperanza de un pacto de izquierda que frenara a unas derechas metidas en amenazante vorágine regresiva. 

Ocurre que la abstención o el sí de algunos, necesarios para la mayoría suficiente en segunda vuelta, dependen de que haya un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos que eleve el umbral del número de votos hasta el nivel necesario. Y que lleve el listón de la dignidad política hasta un nivel aceptable. Hay que reconocer que no es fácil lograr todo ello. Si en los últimos días se trató de hacer en tres jornadas lo que no se hizo en casi tres meses, ahora se dispone de dos días. Es complejo en cualquier tesitura un pacto de gobierno, máxime en un Estado como el español. Ha sido de frivolidad irresponsable no haberse tomado la cuestión con la seriedad exigible, en las formas –el PSOE se salta, al parecer, sus propios estatutos sin reparo alguno en lo que se refiere a consultar a la militancia sobre cualquier pacto de gobierno alcanzado– y, por supuesto, en el fondo. El fondo, además, no es meramente la estructura u organigrama de un gobierno, sino que también tiene que ver con qué previsiones hacer en cuanto a acción política en las coyunturas que, indefectiblemente unas –sentencia del juicio del procés–, y probablemente otras, se van a presentar. 

La urgencia por formar gobierno pesa sobremanera y eso puede hacer que queden orilladas cuestiones importantes. Más allá de fondo y forma, una en especial. Preguntémonos de nuevo:  ¿es posible negociar y luego gobernar, si hubiera algún acuerdo, desde la desconfianza sembrada? Decimos muchas veces que la política hace extraños compañeros de cama, ¿pero basta una superficial conjunción de intereses para dejar atrás agravios y humillaciones, o incluso para neutralizar actitudes, hasta de odio, inoculadas en las respectivas militancias? La verdad es que si el PSOE tiene que esmerarse en hacer ofrecimientos dignos en cuanto a contenidos de un pacto que se quiera posible –hasta el momento ha sido imposible–, Podemos tiene todas las razones para pensar y deliberar sobre su respuesta. La cuestión no se cifra en la cantidad de cargos, sino en la calidad de un proyecto compartido. Y si no da tiempo para su maduración en dos días, no es lo más razonable dejarse atrapar por la huida hacia delante con el 10 de noviembre como fecha de nuevas elecciones. Entre finales de julio y ésa, está la oportunidad de septiembre para una investidura comme il faut. Bien es cierto que para esa solución, y para la misma de este 25 de julio si en esta fecha se resolviera, a pesar de la precipitación –mala consejera–, es insoslayable salir del fetichismo del relato, que en tiempos de posverdad juega descaradamente a favor de la carencia de argumentos en puestas en escena tan efímeras como nefastas. 

¿Y lo republicano de estas consideraciones? Está implícito, pero mucho se puede explicitar. Al menos esto: las categorías de la tradición republicana son las que también en este momento nos pueden proporcionar un lenguaje común con el que entendernos los diferentes convocados a la acción compartida –incluyendo a independentistas, como desde ERC se han encargado de hacer factible–. El interés por la res publica es lo que en estos momentos hay que hacer valer, como cuestión de decencia política y de dignidad democrática. Y ello sin obviar elementos de republicanismo como la participación y la publicidad, convergentes en el juego limpio que reclama la virtù republicana. Y si los líderes no están a la altura donde la igualdad de ciudadanas y ciudadanos libres ha puesto el listón, es el pueblo como demos el que debe exigir el bien común que reclama la justicia a la que aspira una democracia no distorsionada de raíz –por ello radicalizada–. Sabemos desde Rousseau que no hay democracia, que pretendemos republicana, si no es el interés público lo que define el gobierno.  Y este interés es el que debe orientar las decisiones que se tomen en la encrucijada en que estamos. Ante el riesgo de vernos en ella asumiendo compromisos vergonzosos –ésos que Deleuze y Guattari consideran que motivan para la reflexión filosófica–, ahora, desde la reflexión misma, nos debemos la política que nos evite avergonzarnos de nosotros mismos. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí