1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Inocencia ininterrumpida

Imágenes de la adolescencia en los años 90: una juventud potencialmente poderosa, pero incapaz de pensar en nada más que en esperar

Miya Tokumitsu (The Baffler ) 17/07/2019

<p>Angela (Claire Danes) durante el quinto episodio de 'Es mi vida'.</p>

Angela (Claire Danes) durante el quinto episodio de 'Es mi vida'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Los veteranos que estudiaron latín en secundaria quizá recuerden cuando aprendieron que, con dieciocho años, César Augusto reunió un ejército y se hizo con el control del Imperio Romano. Los dominios de Augusto abarcaban desde lo que actualmente es Portugal hasta Siria; con el tiempo llegarían a extenderse desde el mar del Norte hasta el Nilo. Gobernó casi todo el litoral mediterráneo. Puede que haya sido el adolescente más poderoso de la historia. No es difícil imaginar a no pocos profesores de latín presentando este dato sobre la edad de Augusto con una ceja arqueada y dirigiendo una pregunta tácita relativa al tempus fugit a los jóvenes a su cargo: ¿qué hacéis vosotros, queridos alumnos, con vuestro tiempo?

En inglés, el término que encuadra a los adolescentes (teens) abarca un número de años muy concreto: de los once a los diecinueve. Sin embargo, no hace falta ser antropólogo estructural o psicólogo del desarrollo para saber que el modo en que las diferentes poblaciones experimentan este tramo liminal del ciclo de la vida humana varía enormemente a lo largo de las épocas de la historia y entornos culturales, y a menudo también dentro de los mismos. Entre otras cosas, la historia de Augusto nos lleva a un punto demográfico crítico: la esperanza de vida era mucho menor antes de nuestra era, lo que a su vez significaba que ciertos rituales de tránsito llegaban mucho antes que en el caso de las almas que maduran hoy. 

Todo eso es muy cierto; sin embargo, también es cierto que, en 2018, una de cada cinco chicas en la Tierra contrajo matrimonio a los dieciocho años. E incluso dentro de la cultura infantilizadora de Estados Unidos, ciertos adolescentes de entre su propia ciudadanía –Michael Brown y Abdulrahman Al-Aulaqi por mencionar tan solo dos– son considerados traidores hasta el punto de justificar su asesinato por parte del Estado. Es posible que no hayan ejercido el poder de Augusto, pero aparentemente provocaron a los guardianes  de la paz para que los trataran como amenazas mortales y los sometieran a una ejecución sumaria. En 2014, el agente de policía Darren Wilson disparó a Brown en la calle en Ferguson, Missouri, lo que provocó una oleada de protestas de ámbito local y nacional por parte del movimiento Black Lives Matter. Anteriormente, en 2011, el presidente Barack Obama ordenó un ataque con drones que asesinó a Al-Aulaqi, de dieciséis años, en Yemen, lo que provocó una respuesta mucho más tímida. En 2017, la hermanastra de ocho años de Al-Aulaqi fue asesinada en un ataque que ordenó el presidente Trump.   

Balada de la gran nada

En el extremo social más opuesto de estos niños se encuentran esos adolescentes estadounidenses cuyos sentimientos requieren un análisis, cuyos gustos marcan tendencias mientras continúan siendo políticamente inocuos. Los ciudadanos que impulsan el mercado al tiempo que reclaman poco a la sociedad son los favoritos del capitalismo. Angela Chase, la protagonista de Es mi vida, la serie de televisión de los años noventa interpretada por una Claire Danes que entonces tenía catorce años, era la representación ideal de la adolescencia estadounidense. Como proyección simbólica de la industria de la cultura, Angela era una figura ideal para lograr que un grupo de consumidores pertenecientes a una generación X que se auto-cuestiona con gran preocupación resultara familiar e inofensivo en las grandes campañas de marketing de las comedias dramáticas de mayor audiencia. Blanca, normal, heterosexual, de barrio residencial, protegida, guay pero estratégicamente situada en el lado correcto de lo transgresor, Angela era la versión caprichosa de la chica corriente de la década de los noventa.

Es mi vida se emitió entre 1994 y 1995 y se centraba en las tribulaciones mundanas de Angela, una acomodada chica de clase media que estaba obsesionada con un chico distante, machacaba a su molesta hermana pequeña y tanteaba nuevas amistades y grupos sociales. El resto de personajes de la serie –sus padres, su hermana y sus compañeros de clase– orbitaban alrededor de su centro de gravedad fijo y meditabundo, entrando y saliendo de la narración. Es mi vida retrataba un pedazo de esa América de clase media de la época de Clinton. ¿Era realmente una época más sencilla? Es curioso volver a observar la adolescencia anterior a la aparición de las redes sociales y contemplar la extraña e implacable fe provinciana que mantenía en su propia continuidad. Los padres de Chase son profesionales, pero no de élite; el instituto de Angela está bien y existe la sensación de que las cosas van a seguir más o menos como están.

Es curioso volver a observar la adolescencia anterior a las redes sociales y contemplar la extraña e implacable fe provinciana que mantenía en su propia continuidad

Como personaje, Angela destacaba principalmente por ser normal y corriente. No sobresalía por su talento o brillo intelectual. Ni siquiera parecía tener intereses serios: nada de literatura, atletismo, arte. Escucha música pero no parece muy entregada. Cuando su padre le regala unas entradas para ir a un concierto de Grateful Dead, no tiene opinión alguna sobre el grupo. Sigue a un grupo local solo porque toca un chico que le gusta. Se enfrenta al director de su instituto por intentar censurar una revista literaria, pero no se implica de forma seria en la política. Su única pasión digna de mención, como era previsible, es su propia y frustrada pasión adolescente por ese amigo que es un tío guay; ella analiza compulsivamente cada inclinación de cabeza y declaración gnómica de su objeto de deseo que es Jordan Catalano (Jared Leto).

Que Angela sea una chica corriente no la hace antipática; de hecho era el principal atractivo del personaje. Era lo que la hacía tan cercana. Miles de chicas adolescentes de barrio residencial –consumidoras florecientes– podían reconocer, dentro del perfil poco exigente de su personaje, sus propios dramas de amistad, exasperaciones con padres y hermanos y, por supuesto, sus obsesiones con los chicos. Si a Angela le hubiera apasionado, por ejemplo, el roller derby o la ópera, no se podría haber establecido la semejanza crucial que simbolizaba para su público; Angela habría tenido una vida propia, no lo que se denomina vida.

Esperando a Tino

Angela vivía sin problemas reales, algo que quedó patente con su falta de tacto cuando en clase de inglés comentó que Anna Frank tuvo suerte porque se escondió de los nazis cerca de un chico que le gustaba. Cuando después su profesora la lleva aparte, la única respuesta que Angela es capaz de mostrar es un despectivo gesto de compasión hacia el sándwich de pan blanco de su maestra. Aparte de Jordan, las dos nuevas amistades de Angela –la atrevida y volátil Rayanne Graff (A. J. Langer, ahora también conocida como la condesa de Devon) y el gay sensible Rickie Vasquez (Wilson Cruz)– tenían una vida familiar problemática, lo que servía principalmente para compensar la estabilidad relativa de Angela y los suaves aterrizajes que la esperaban si sufría algún tropiezo. Estos personajes no ven tan claro el camino de rosas hacia la universidad y madurez burguesa que Angela parece dar por sentado.

Mientras esperan que su hija vaya a la universidad, los padres de Angela, Patty (Bess Armstrong) y Graham (Tom Irwin), no la envían a consejeros preuniversitarios ni a hacer actividades extracurriculares. Patty se siente algo consternada cuando Angela deja su trabajo en el anuario del instituto, pero rápidamente lo supera. El especialmente ligero toque de los padres de Angela para encaminarla hacia las experiencias vitales que quedarían bien en una redacción para solicitar la entrada a una universidad, contrasta de una forma sumamente curiosa con la organización de la experiencia juvenil en la economía actual acechada por la precariedad. Los Chase mayores parecen confiar en que ser normal es suficiente. Las peleas a gritos entre madre e hija por la ambición, la angustia de clase y la matrícula universitaria llegarán unos veinte años después, en 2017, con la película Lady Bird de Greta Gerwig.

Al mercado le encanta el ensimismamiento, especialmente de las mujeres, a quienes espera convencer de que asuman las compras como pasatiempo, de un modo implacable y patriarcal. Incluso en el mundo de la televisión, Angela no puede convertirse en la Carrie Bradshaw de Sexo en Nueva York –hay un desajuste de más de una década entre los personajes–. Sin embargo, las dos series comparten similitudes formales sorprendentes; cuentan con monólogos con la voz en off de sus personajes femeninos centrales y completamente mediocres que habitan principalmente en los diminutos mundos de sus vidas interiores y de sus círculos sociales inmediatos. Los seguidores de ambos programas dedicaron un análisis a escala talmúdica a las banalidades de las vidas y pensamientos de los personajes principales. Tanto Angela como Carrie se convirtieron en figuras con las que se identificaban enormemente. El resto del mundo –como muchos espectadores se permitían el lujo de pensar– parecía muy muy lejos.

En el episodio piloto de Es mi vida, Angela pasa una noche en el aparcamiento de una ostentosa discoteca esperando a un tal Tino que, según Rayanne, los puede colar para evitar que les pidan el DNI en la puerta. Mientras esperan a Tino, Angela, Rayanne y Rickie pasan el tiempo riendo y chismorreando. Horas más tarde, las chicas se intercambian los zapatos para entretenerse. Tino nunca aparece. El lunes, en clase, Rayanne alardea de la increíble noche que han pasado a medida que se elevan los acordes de la melodía del programa. “Ya te digo, nos lo pasamos genial. ¿Verdad? ¿No nos lo pasamos genial?” Angela le devuelve una sonrisa: “Sí. Lo pasamos genial”. La escena termina con la cara radiante de Angela y la música en todo lo alto. Es un desenlace brillante: durante los años de la adolescencia lo que se hace principalmente es esperar y convertir lo mundano en un gran drama.

La vida como ensayo

Sin embargo, tal como aparece en Es mi vida, en los noventa, el calvario sartreano de esperar a que la vida pase parecía una empresa especialmente rutinaria. En Halloween, Rickie pasa junto a Jordan, que está fumando bajo unas gradas, otro clásico lugar predilecto de los adolescentes. Jordan se queja de que todos los años él y sus amigos van al mismo lugar a matar el tiempo de la misma típica forma que todos los adolescentes malotes, tirando cubos de basura. Vuelven una y otra vez, dice Jordan, porque este año “tal vez ocurra algo guay”. Aquí, una vez más, observamos el momento cultural ideal que tanto los magos del marketing como los líderes políticos buscaban con esmero para explotar una década entera de automitificación adolescente, desde los tediosos monólogos de Ethan Hawke en Reality Bites (Bocados de realidad) (1994) hasta el texto original de Douglas Coupland, Generation X, de 1991: una población juvenil potencialmente poderosa incapaz de pensar en nada más que en esperar.

En otro episodio, Angela está sentada en clase de ciencias sociales viendo unas imágenes del presidente Kennedy dando su famoso discurso “No preguntes…”. En un monólogo en voz en off, dice: “A los mayores les gusta contarte dónde estaban cuando dispararon a Kennedy, algo que todos saben con precisión. Lo que me da casi envidia… es que yo debería haber vivido algo lo bastantes importante como para saber dónde estaba cuando ocurrió”. (Resulta prácticamente inimaginable que Angela, una niña de nueve años de las afueras de Pittsburgh, recordara –o comprendiera– la caída del muro de Berlín o de la Unión Soviética, pero, como decían en los noventa, qué más da). En todo caso, la versión de la adolescencia de Es mi vida busca una identidad cultural coherente tras el final la historia, cuando parecía que todo lo que quedaba por hacer era esperar a que todo empezara otra vez. (Para acompañarla de una curiosa narración adulta, aparentemente consagrada a las decisiones duras y responsabilidades serias de la política como política, véanse las tramas obsesionadas con la cultura de la guerra, dramatizadas de un modo similar, de la gran carta de amor televisiva de los noventa que Aaron Sorkin escribió al poder neoliberal: El ala oeste de la casa blanca; por entonces, por entonces la historia se sostenía por todas partes, incluso en el velocísimo diálogo entre los tecnócratas de máximo poder que luego tenían la obligación de hacer historia.) Es cierto que en 1994–1995 se avecinaban nubes de tormenta, pero la masacre de Columbine, que sacó los tiroteos en las escuelas a la palestra de la conciencia nacional, todavía no había sucedido. Por delante quedaban otros grandes rubicones históricos: el 11 de septiembre, el estallido de la burbuja inmobiliaria, Occupy Wall Street, la Primavera Árabe y Black Lives Matter.

Augusto, por su parte, no andaba merodeando a la espera de que sucediera algo genial. Como tampoco lo hacen muchos chavales en los tiempos que corren, y quizá el ejemplo más notable es el de Alexandria Ocasio-Cortez que, apenas una década después de su adolescencia, está poniendo en grandes apuros a sus colegas neoliberales mayores en el Congreso con su ambiciosa agenda y su negativa a someterse a muchas órdenes extrañas basadas ​​en la veteranía del decoro parlamentario. Uno de sus colegas fue tan lejos como para solicitar (anónimamente) su destitución, porque “hay numerosos concejales y legisladores estatales que llevan veinte años esperando ese asiento”. En otras palabras, llevan esperando desde el último año de Angela Chase.

--------------------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

Traducción de Paloma Farré.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miya Tokumitsu (The Baffler )

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    la gente ha perdido el valor, la rebeldia y la voluntad a base d : azucar, tele y cultivar la imagen ahora qe tenemos acceso a la informacion mas rica y critica seguimos viendo la teletonta

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí