1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La trama rusa (y neonazi) de Salvini

El ministro italiano quiere debilitar a la UE y tiene una notable sintonía con quien juega al desorden en Europa como Putin. Entre sus intermediarios, figuran oscuros personajes como el neofascista Gianluca Savoini

Steven Forti 17/07/2019

<p>Matteo Salvini en el Parlamento Europeo, con una camiseta de Putin. </p>

Matteo Salvini en el Parlamento Europeo, con una camiseta de Putin. 

@matteosalviniofficial

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Hotel Metropol de Moscú. Tres italianos y tres rusos hablan durante más de una hora de la posible venta de tres millones de toneladas de petróleo ruso a una empresa italiana. Al acuerdo, dicen, se le podría aplicar una especie de descuento que iría a parar, por una parte, a las cajas de un partido político transalpino y, por la otra, a los bolsillos de los empresarios rusos. Un negocio redondo. Alguien graba la conversación que meses más tarde publicaría un medio estadounidense. No, no es el comienzo de la nueva novela de John Le Carré. Tampoco una historia de la Guerra Fría, aunque lo parezca. Es el escándalo que se ha conocido en este caluroso verano y que está poniendo contra las cuerdas a Matteo Salvini.

Rebobinemos un momento. La reunión en el Hotel Metropol se celebró la mañana del 18 de octubre de 2018. No se sabe quiénes son las personas sentadas en la mesa del hotel moscovita, excepto una: Gianluca Savoini, hombre de confianza y exportavoz de Salvini, además de enlace entre la Liga y Rusia. El día anterior el vicepresidente y ministro del Interior italiano había participado en Moscú en la asamblea de Confindustria Russia, la asociación de la patronal italiana en Rusia. En febrero dieron cuenta de la reunión del Metropol dos periodistas de la revista L’Espresso, Giovanni Tizian y Stefano Vergine, que poco después publicarían Il libro nero della Lega, en el que relatan las sombras oscuras del partido liderado por il Capitano –así llaman a Salvini sus partidarios–, desde casos de corrupción, alianzas con personajes impresentables –desde neofascistas hasta personas vinculadas con la criminalidad organizada– en el sur de la península hasta turbias relaciones a nivel internacional. Otros periódicos, incluido The Guardian, se hicieron eco de la noticia y la oposición en Italia pidió a Salvini que compareciera en el Parlamento. Él se negó. Poco más. 

El 10 de julio explota, sin embargo, una verdadera bomba: la web estadounidense BuzzFeed publica el audio de la reunión del Hotel Metropol donde se confirma lo que habían explicado Tizian y Vergine. Se empieza a hablar del Russiagate y el Moscopoli (en referencia al escándalo de corrupción Tangentopoli, que puso fin a la Primera República italiana). Según el audio de la conversación mantenida en el hotel de Moscú, el petróleo lo vendería la empresa rusa Rosneft y lo compraría la italiana ENI. El dinero pasaría a través de una banca europea. Se nombra a Banca Intesa Russia y a uno de sus consejeros, el abogado Andrea Mascetti, exmiembro del consejo federal de la Liga,  como facilitador de todo el asunto. La operación comportaría que, gracias a un “descuento”, el partido de Salvini se llevaría un 4% del precio total, unos 65 millones de dólares, para financiar la campaña de las elecciones europeas del pasado mes de mayo. 

El enigma del Hotel Metropol

Vayamos un poco más al fondo. El periodista de BuzzFeed Alberto Nardelli llevaba tiempo siguiendo el caso. Ya el pasado verano lanzó un primer aviso publicando unas fotografías de la reunión que Salvini tuvo en Moscú, el día después de la final del Mundial de fútbol, con el ministro del Interior ruso Vladimir Kolokoltsev. Sentado en la mesa, al lado del líder liguista, estaba Savoini. ¿Qué pintaba ahí ya que no tenía (ni tiene) ningún cargo institucional? Savoini contestó a Nardelli que “siempre he sido miembro de las delegaciones en Rusia de Matteo Salvini desde cuando iba como secretario de la Liga. Viajes que he contribuido a organizar”. 

Efectivamente, en los nueve viajes que il Capitano realizó a la Federación Rusa entre 2014 y 2018, incluidos los dos últimos como miembro del gobierno italiano y otro donde se dejó fotografiar en la plaza Roja con una camiseta con la cara de Putin, Savoini siempre estuvo presente, como testimonian decenas de selfies publicados en las redes sociales. Además, el pasado 4 de julio, Savoini participó también en la cena en homenaje a Putin, en su visita oficial a Italia, organizada en la Villa Madama de Roma por el presidente del Consejo, Giuseppe Conte. ¿Quién lo había invitado?

Resulta patético, pues, que tras la publicación de los audios por parte de BuzzFeed, la primera reacción de Salvini haya sido contestar “¿Quién es Savoini?” El líder liguista se ha mostrado muy nervioso en la última semana, evitando contestar a las muchas preguntas de la prensa y la oposición. Su técnica ha sido, una vez más, la de negar a toda costa cualquier financiación extranjera a la Liga e intentar cambiar de tema, hablando de inmigrantes, ONGs, impuesto plano, tensiones con el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y un largo etcétera. Temas que polarizan a la sociedad y que le permiten aumentar aún más, si cabe, el apoyo social que tiene su partido, que ronda el 37%, según los últimos sondeos. De momento, no le ha salido la jugada. La Fiscalía de Milán ha abierto una investigación por posible delito de corrupción internacional en la que está investigando a Savoini quien, llamado a declarar el pasado 15 de julio, no ha querido contestar a los jueces. 

Más cosas. El sábado 13 de julio el diario La Repubblica publicó una carta de Gianluca Meranda que dice ser uno de los italianos que participaron en la reunión del Metropol junto a Savoini. Este abogado internacionalista y exmasón afirma que la operación al final no se llevó a cabo. Meranda trabaja para una banca que tiene buenas relaciones con la empresa petrolera italiana ENI y conoce hace tiempo a Salvini y Savoini. Coincidió con ellos, a principio de junio de 2018, en la fiesta de la independencia rusa organizada por el embajador del Kremlin en Roma. Aún queda por saber quién era el tercer italiano –podría ser Francesco Vannucci, un colaborador de Meranda y afiliado en el pasado al centro-izquierda, pero los jueces son aún escépticos al respecto–, y los  tres rusos, vinculados, al parecer, a Vladimir Pligin, consejero del presidente de la Duma, Viaceslav Volodin, muy cercano a Putin.

Las sorpresas no han terminado. El mismo 13 de julio la oficina del presidente del Consejo italiano, Giuseppe Conte, quiso quitarse el muerto de encima y explicó que Savoini había sido invitado a la cena en homenaje a Putin por Claudio D’Amico, exdiputado liguista, comisionado de Seguridad en el Ayuntamiento de Sesto San Giovanni y, desde finales de agosto de 2018, “consejero para las actividades estratégicas de relevancia internacional” de Salvini. Muy amigo de Savoini, D’Amico es una persona clave en las relaciones entre la Liga y el mundo ruso. Según el periodista Claudio Gatti, autor del reciente I demoni di Salvini. I postnazisti e la Lega, además de tener una fijación con los OVNI –sí, así como lo oyen–, D’Amico ha sido siempre un “ultras filo-ruso”, como demostró cuando fue miembro de la delegación parlamentaria italiana en la OSCE, donde defendió en todo momento al  Kremlin.

Savoini, un nazi en la corte de Salvini

Savoini no es cualquiera. Nacido en Alassio (Liguria) hace 56 años, en su época de estudiante en el Milán de los ochenta se vinculó a diferentes grupúsculos neofascistas y neonazis. En esos mismos años empezó su carrera periodística en diarios de derechas como L’Indipendente de Vittorio Feltri. En 1993 entrevistó a un jovencísimo Matteo Salvini, en aquel entonces candidato al Ayuntamiento de Milán con la Liga Norte: el futuro Capitano, que se daba aires de comunista padano, será elegido concejal en la ciudad lombarda, cargo que mantendrá durante más de dos décadas. Ahí empieza la amistad entre los dos liguistas. Cuatro años más tarde Savoini entra en La Padania, el periódico del partido al que ya se había acercado en 1991, momento de eclosión de la formación fundada por Umberto Bossi. Adulador del líder máximo, el senator Bossi, y también de su número dos, Roberto Maroni, del que fue portavoz durante su etapa como ministro de Trabajo y Política Social en el segundo Gobierno Berlusconi, Savoini es tachado por muchos de sus conocidos de “nazista”. Así de sencillo. Esta es la definición que de él da, entre otros, el exdirector de La Padania, Gigi Moncalvo. En su mesa, en la redacción del diario liguista, tenía una foto de Hitler. 

Desde aquellos años Savoini tiene una excelente relación con Mario Borghezio, exeurodiputado de la Liga, conocido por sus declaraciones racistas y vinculado desde joven a la extrema derecha italiana e internacional. El periodista Gatti los considera hombres clave en la operación de contaminación e infiltración de los neonazis y los neofascistas en la Liga de Bossi ya a partir de los años noventa. Tanto Borghezio como Savoini eran amigos de Maurizio Murelli, vinculado al terrorismo neofascista de los setenta y fundador de Orion. Esta revista de referencia de la extrema derecha italiana introdujo al sur de los Alpes conceptos acuñados por la Nouvelle Droite de Alain de Benoist como el “diferencialismo” y el “etnopluralismo”. En ambientes cercanos se movía también Andrea Mascetti, actual consejero de Banca Intesa Russia y citado en la conversación del Hotel Metropol. Este, tras haber sido dirigente del Frente de la Juventud del posfascista Movimiento Social Italiano, fundó en 1996 la asociación Terra Insubre, “uno de los medios utilizados por algunos sectores de la derecha radical pasados a la Liga para introducir tesis antimodernas” y völkisch, según lo que explica el periodista Matteo Luca Andriola.

Otra de las características de Savoini es su estrecha relación con Rusia. No sólo a nivel personal –su mujer, Irina Shcherbinina, es rusa–, sino también a nivel ideológico. En una entrevista de 2014 se consideraba el artífice del “giro eurasianista” de la Liga. Es obvia aquí la referencia a la teoría del filósofo ruso Aleksandr Dugin, fundador con Limonov del Partido Nacional-Bolchevique y persona muy cercana a Putin. En los últimos años, Dugin se ha dejado ver mucho por Italia: en 2018 participó en varias presentaciones de su último libro junto a miembros de CasaPound, los “fascistas del Tercer Milenio”, y al filósofo rojipardo Diego Fusaro. La última vez, el pasado mes de junio, además de en una serie de conferencias, participó también en una comida organizada por una supuesta asociación de estudios eurasianistas –vinculada al neofascismo italiano– en la que se le regaló una julleuchter, la linterna de Yule, símbolo ritual de las SS. En esta comida estaba también el ínclito Savoini que, por cierto, sale en otra foto junto a Dugin y Fusaro, tomada en la gira del ideólogo de Putin del año pasado. ¡Que lo tengan en cuenta los fusaristas españoles!

Desde Rusia con amor

En febrero de 2014 Savoini fundó Lombardia-Rusia, una asociación que se propone mejorar las relaciones entre Italia y Rusia, defiende el fin de las sanciones económicas a Moscú, y difunde las ideas políticas rusas por debajo de los Alpes, gracias también a la colaboración con medios como Sputnik News. El presidente honorario de la asociación es, no por casualidad, Aleksei Komov, embajador ruso en el Congreso Mundial de las Familias, una organización internacional tradicionalista que lucha en contra del aborto y de los derechos LGTBI. Su último encuentro, apoyado oficialmente por la Liga y parte del gobierno italiano, se celebró en Verona el pasado mes de marzo. Komov es además una persona estrechamente ligada al oligarca integrista Konstantin Malofeev, incluido en la black list por Estados Unidos y la UE. Junto a Viktor Zubarev, diputado de la Duma por Rusia Unida, el partido de Putin, y enlace entre los partidos de la extrema derecha europea y el gobierno de Moscú, Komov asistió en diciembre de 2013 al congreso de la Liga que eligió secretario a Salvini. A partir de ese momento las relaciones entre la formación liderada por il Capitano, que vivirá un rápido proceso de lepenización, y la Rusia putiniana serán cada vez más estrechas, tanto que en 2017 la Liga firmó un acuerdo de colaboración con Rusia Unida. 

En todo esto Savoini y D’Amico jugaron un papel crucial. De hecho, Savoini visitó Crimea en marzo de 2014, cuando fue anexionada por Rusia, y la Liga fue el único partido italiano que reconoció la legitimidad del referéndum de autodeterminación de la península ucraniana. El experiodista de La Padania organizó incluso la primera delegación oficial europea a Crimea, en la que participó obviamente Salvini. Además, Savoini, obsesionado con la secesión del Donbass, fue invitado como observador “internacional” en las elecciones regionales rusas de septiembre de 2017 y en las presidenciales de marzo de 2018. Se le puede considerar, pues, un “megáfono de la propaganda del Kremlin” y un “agente de influencia” rusa, en palabras del periodista Claudio Gatti. No es de extrañar para un hombre que tenía en su foto de Whatsapp una imagen junto a Putin.

Como se explica en la presentación de la asociación Lombardia-Russia y como ha declarado en diferentes entrevistas, Savoini defiende la visión del mundo putiniana que se puede resumir en las tres palabras: identidad, soberanía y tradición. Y que encaja perfectamente con la visión de la Liga. En la conversación del Hotel Metropol, de hecho, Savoini explicó a sus interlocutores rusos que “una nueva Europa debe estar cerca de Rusia porque queremos nuestra soberanía […] y no depender de los iluminados de Bruselas o Estados Unidos. Queremos decidir. Salvini es el primer hombre que quiere cambiar Europa” junto a los aliados de la extrema derecha del Viejo Continente. 

La posición internacional de Italia

Moscopoli está poniendo en un aprieto a Salvini, el nuevo hombre fuerte de Italia. Esto es cierto. Otra cuestión es que de las investigaciones, que serán largas, se consiga obtener una fotografía lo más precisa posible de lo que realmente pasó. ¿La Liga recibió dinero de los rusos? Parecería que no. Sin embargo, resulta singular que la formación de Salvini intentó dos veces cambiar una ley que prohíbe las donaciones a los partidos provenientes del extranjero. Una primera vez, sin conseguirlo, con una enmienda a la ley anticorrupción, justo unas semanas después de la reunión del Hotel Metropol. Una segunda en abril, introduciendo una derogación para permitir la financiación extranjera a las fundaciones y las asociaciones. Esta vez lo consiguió, aunque el Movimento 5 Stelle limitó la enmienda al prohibir que las fundaciones donaran luego el dinero a los partidos. ¿Es suficiente? Hay dudas al respecto. La cuestión no es baladí, teniendo en cuenta que la Liga le debe 49 millones de euros al Estado italiano –ha sido condenada por estafa– y que hay una enorme opacidad en cómo se está financiando el partido.  

Además, ¿qué hizo Salvini entre la noche del 17 y la mañana del 18 de octubre, tras haber participado en la asamblea de Confindustria Russia? Hay un hueco en su agenda que coincide justamente con la reunión del Hotel Metropol. El fundador de Confindustria Russia, Fabrizio Candoni, declaró a la prensa que el 17 de octubre estaba con Salvini y le desaconsejó ir a la reunión. Por su parte, el ministro del Interior no contesta. ¿Los servicios secretos italianos no saben nada al respecto? Sería extraño. De hecho, el Comité Parlamentario para la Seguridad de la República (COPASIR) ha llamado a los directores del Servicio de Espionaje al Extranjero y del Contraespionaje para que informen al respecto. 

Aunque la Liga no hubiera finalmente recibido el dinero, no cabe duda de que intentó obtenerlo. Y que las relaciones con Rusia Unida y el Gobierno de Moscú son muy estrechas. La defensa continua por parte de Salvini del fin de las sanciones económicas a Moscú –aunque el Gobierno italiano votó a favor de mantenerlas en el Consejo Europeo de diciembre– son solo la punta del iceberg. Y, en realidad, lo menos preocupante, ya que hay voces políticas distintas que piden el fin de las sanciones. Nada nuevo bajo el sol, por otro lado. Para eso era suficiente leer la prensa y seguir las redes sociales de il Capitano o del ínclito Savoini. Por un escándalo similar al de Moscopoli, el exvicecanciller austriaco Heinz-Christian Strache tuvo que dimitir y cayó el gobierno de coalición entre el ÖVP de Kurz y los ultras del FPÖ. Es cierto que hay una diferencia de calado: Strache era el protagonista de los videos del Ibizagate, mientras que Salvini no parece involucrado directamente en la reunión del Hotel Metropol. Pero de fondo, en todo caso, la cuestión es la misma: la soberanía del país y su posición internacional. Como apunta el exdirector de La Repubblica Ezio Mauro, “está en juego la soberanía de Italia […] con los plenipotenciarios salvinianos que ‘venden’ la política extranjera de nuestro país y la estrategia europea del gobierno a miembros rusos a cambio de fondos ilegales que servirán para pagar la campaña electoral liguista”. 

Es decir, ¿qué posición tiene el Gobierno italiano en el tablero internacional? Este es el nudo gordiano para un país, no se olvide, que es miembro del G7 y de la OTAN, además de la tercera economía de la UE. El M5E no sabe ni contesta. La Liga, en cambio, tiene ideas al respecto, aunque existen tensiones entre un sector más filo-ruso (Savoini, D’Amico, etc.), otro más trumpista, otro filo-chino (el subsecretario de Economía Michele Geraci, impulsor del ingreso de Italia en la nueva Ruta de la Seda de Pekín) y otro atlantista (el subsecretario de Presidencia Gincarlo Giorgetti, el verdadero hombre en la sombra de la Liga). ¿Y Salvini? ¿Qué posición tiene el ministro del Interior que es el mandamás de la formación? Se dice que en su reciente viaje a Washington, donde se encontró con Pence y Pompeo, ha intentado virar hacia el atlantismo. O, al menos, aplacar el malestar estadounidense, jugando a dos bandas. Hay quien sostiene que la publicación del audio del Hotel Metropol ha sido un aviso a navegantes. ¿Teorías conspiranoides? Puede ser. Lo que es cierto es que Salvini quiere debilitar a la UE y tiene una notable sintonía ideológica –y no solo ideológica– con quien juega al desorden en Europa, como Putin y Trump. Y no cabe duda de otra cosa: la Liga de Salvini no es únicamente un partido de la nueva extrema derecha, como la Reagrupación Nacional de Le Pen o Alternativa para Alemania, sino también una formación en la que figuras oscuras provenientes de los círculos neofascistas y neonazis, como Savoini, tienen notable poder.  

 

 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cambo

    me parece qe trump juega muchisimos mas a debilitar la UE cn sus arenceles , a casi todo medidas contra China qe ns repercuten , sus vetos a comerciar cn cuba y venezuela sus amenazantes bases militares alrededor de la urss etc etc etc cuando admas Putin ns dejaba venderle frutas y hemos tenido qe dejarlo por la pp.otan y ha dejado d poner aranceles a otros productos de la Ue ...O ls sionistas cn su programa para trucar elecciones...

    Hace 2 años 3 meses

  2. Antifa

    Vaya, cuántas similitudes y parecidos razonables con Vox, partido que, no hay que olvidar, fue financiado en las elecciones europeas de 2015 por un grupo opositor iraní con vinculos con el terrorismo. Tanto en la Liga Norte como en Vox hay, además, gentuza de todo pelaje: neonazis, fascistas, ultracatólicos, nacionalistas y demás ralea. También, Abascal tiene cierto parecido con Salvini, sobre todo en sus ideas racistas y antifeministas. Hay que andarse con mucho ojo, porque esta ultraderecha antieuropeísta, insolidaria y agresiva tiene mucho peligro... Si les dejamos que nos cojan la mano, ya será demasiado tarde,

    Hace 2 años 3 meses

  3. c

    https://contrainformacion.es/video-sira-rego-la-extrema-derecha-ha-hecho-presidenta-de-la-ce-a-la-candidata-de-pp-psoe-y-ciudadanos/

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí