1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL SALÓN ELÉCTRICO

Cristina Macía / Codirectora del Festival Celsius 232 y traductora de George R.R. Martin

“George R.R. Martin es un puñetero genio”

Pilar Ruiz 24/07/2019

<p>Cristina Macía. </p>

Cristina Macía. 

Imagen cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Cristina Macía (Madrid, 1965) es traductora, escritora y codirectora de Celsius 232, el Festival de literatura de género fantástico, terror, fantasía y ciencia ficción que se celebra en Avilés desde 2012. Autora de literatura infantil y juvenil (Una casa con encanto, 2005) y una decena de libros de temática gastronómica (Cocinar para uno mismo, 2006; Cocinar para llevar, 2007; o Dame la lata, 2008). Y además conocida por miles de fans como la principal traductora de la saga Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin (Gigamesh), la obra literaria en que se ha basado la serie de televisión Juego de Tronos. La imaginación de Martin ha encontrado su voz en la fuerza expresiva, la ironía y el sentido del humor de Macía, que se deja ver incluso cuando responde por correo a las preguntas de CTXT.

¿Es la traducción el arte de la traición (“traduttore, tradittore”) o una forma de autoría? ¿Por qué crees que hay tantas mujeres traductoras y tan buenas? 

La traducción es un oficio ‘feminizado’ en el sentido de que ya en los viejos tiempos se consideraba aceptable para las mujeres: discretito, en tu casa, mal pagado, sin prestigio social y dependiente de otro

Es un oficio ‘feminizado’ en el sentido de que ya en los viejos tiempos se consideraba aceptable para las mujeres: discretito, en tu casa, mal pagado, sin prestigio social y dependiente de la obra de otro, generalmente un respetable caballero. Y aún así… si borramos la última década, los ganadores del Premio Nacional de Traducción han sido hombres cuatro de cada cinco veces. Es como la cocina de alto nivel: para el restaurante de la esquina vale una mujer, pero, amiga, si hablamos de estrellas Michelin ya es cosa de hombres. De todos modos, en los últimos años cada vez se valora más la figura del traductor. Sigue estando muy mal pagado –puede que esto no tenga arreglo en un ecosistema editorial como el actual–, pero parece que al menos en la parte del reconocimiento social y la valoración, la cosa va mejor. Esperemos que eso no signifique que, a partir de ahora, todos los traductores serán tíos (risas).

Entonces, ¿de qué crees que depende la excelencia en la traducción?

En los viejos tiempos, para traducir valía cualquiera que hubiera estado un verano en Londres. Lo sé porque así empecé yo –sin siquiera el verano en Londres–; ahora sigue siendo así porque de la universidad sale una avalancha de traductores cada año y a demasiados de ellos no les han dicho que reventar unas tarifas ya de por sí bajas no les va a servir para “hacer currículum” ni “abrirse hueco”, sino para ser los siguientes sustituidos cuando la universidad ponga en el mercado la siguiente hornada de traductores. Te cuento una anécdota: hace unos años, una editorial ya desaparecida me pidió reutilizar una de mis traducciones de los noventa; les di mi tarifa –aproximadamente una tercera parte de lo que habría costado hacer la traducción en ese momento– y prefirieron encargarla a otro traductor. O sea, ya te puedes imaginar lo que cobró… Suma a eso que las tarifas son bajas en el mejor de los casos y entenderás por qué a veces las traducciones son el talón de Aquiles. 

El autor traducido tampoco queda muy bien parado, no digamos el lector. 

No creo que se trate de una falta de respeto al lector. Simplemente, la editorial necesita poner en la calle un producto barato y recorta por donde puede. Luego, cuando el público no quiere ese libro, que en su idioma original fue un éxito, dirán que el autor no conecta con los lectores españoles. De verdad, hay autores que están muertos para el público español, porque las traducciones los han destrozado. De la misma manera, hay autores que tienen mucho más éxito en español que en sus propios países. Habría que buscar las causas, pero ya te adelanto que alguna medallita ahí es del traductor.

Afirmas que Canción de hielo y fuego es “el mejor universo jamás creado”, ¿no es exagerado?

El universo de Canción de hielo y fuego es complejo, variado, con historia, leyendas, razas, idiomas, flora, fauna, jerarquías sociales, tradiciones, canciones, poesías, paisajes… Ese universo tiene ya vida propia. Creo que no hay libro escrito que no pudiera reescribirse en ese universo con adaptaciones mínimas. Martin es un puñetero genio.

Por cierto que George R.R. Martin nunca esconde que es un cineasta y lo revela en su estilo: predominio de la acción y las imágenes, descripciones sin adjetivos, estructura secuencial… Y sin embargo tus traducciones incorporan un vuelo poético –Aguas dulces e Invernalia resuenan en la imaginación– absolutamente personal. Si la traducción es una forma de arte, en ese mano a mano con Martin, ¿cuáles son tus referentes artísticos para enfrentar la traducción de su obra?

Creo que Martin es “autoconclusivo”. Quiero pensar que Aguas dulces o Invernalia son palabras que sugieren lo mismo que Riverrun o Winterfell, que tienen una música similar. Ni me interesa ni me parece apropiado aportar mi personalidad –arrolladora y adorable a partes iguales, por cierto– en la obra del autor. Lo más importante para mí es pasar desapercibida y conseguir que el texto que llega al lector en español le sugiera lo mismo que el original sugirió al lector inglés. Ya sé que esto choca con lo que decía al principio de la visibilidad del traductor, pero ¡esas son mis contradicciones! 

Los mecanismos del poder político desde dentro, los peligros del totalitarismo y las armas de destrucción masiva, la metáfora sobre el cambio climático… ¿Crees que el punto de vista que plantea la temática de Juego de tronos sobre estos temas puede ser una razón para haber conectado de forma tan apabullante con el público de su tiempo? 

Y tanto. Martin no da puntada sin hilo, y por mucho que a veces nos cuente que “improvisa”… yo no me lo termino de creer. Puede que alguna trama secundaria sí la tenga más suelta, pero la armazón de la historia es tan sólida que se nota una planificación seria y con un objetivo muy claro. Creo que una de las razones de que algunas personas no hayan disfrutado el final tanto como se merecía es que se habían tragado un discurso populista, muy básico y muy peligroso y les ha sentado como un jarro de agua fría. Pero yo creo que ha sido culpa del espectador poco atento, en serio. Los indicios de que cierta rubia no era trigo limpio están ahí desde la primera temporada de la serie, y no te digo ya en los libros. 

Hablamos de un autor progresista y de izquierda que ha hecho campaña por los demócratas y fue objetor durante la guerra de Vietnam. ¿Reflejan sus obras sus preferencias políticas? La literatura de mensaje político, siempre tan criticada… 

Solo hay que ver la ecología en Los viajes de Tuf, o el tratamiento del miedo al otro, al diferente, en El sueño del Fevre, para ver que Martin no solo cuenta una historia, sino que cuenta una historia enraizada en la actualidad por mucho que la sitúe en otro tiempo (¡o planeta!).  En Canción de hielo y fuego se nota todavía más. Y si alguien quiere verlo mal, tiene dos trabajos. 

Respecto de la adaptación de novela a producto audiovisual, el retrato del héroe y su narración épica en Game of Thrones dinamita muchos de los tópicos de la fantasía y la aventura clásicas y sin embargo está plagado de referencias al clasicismo en géneros variados: terror, policíaco, incluso el western (el final de Jon Nieve es casi un homenaje al de Centauros del desierto (1956)) ¿Qué relación crees que puede haber entre estas referencias al cine de género y su éxito? ¿Solo hibridación de géneros?

Hay hibridación de géneros, mucho mestizaje, qué duda cabe. Pero es porque Canción de hielo y fuego es una obra inmensa, y Martin, un narrador experto y nada tímido. El género puro no puede existir en una narrativa actual compleja. De hecho, quizá cuando los personajes son más puros, estoy pensando en Jon Nieve, es cuando más planos resultan. Y más pelmas.

A resultas de la polémica mediática respecto del final de la serie más relevante de esta década, ¿qué opinas de esas altisonantes críticas a los guionistas Weiss y Benioff? Se les acusa de haber traicionado el espíritu de las novelas y un millón y medio de espectadores indignados pidieron cambiar su final. Pero ¿puede haber un millón y medio de finales alternativos distintos? ¿Es el autor un rey al que ya va siendo hora de destronar? Los profesionales del audiovisual, realizadores, actores, fotógrafos, productores, guionistas… La inmensa mayoría son admiradores de la serie también desde sus diferentes disciplinas. ¿Somos corporativistas o es que se necesita más y mejor educación audiovisual para el espectador? 

Stephen King lo clavó en un tuit, cuando dijo que el problema no era ese final, sino el hecho de que hubiera habido un final. La gente lo que no quería era que Juego de tronos terminara nunca… Dicho lo cual creo que le han faltado dos temporadas enteras para que la narración tuviera el mismo ritmo que vimos en las primeras. Para mí que ha sido por la falta de los libros: aún quedan dos por publicar y se ha notado. En las primeras temporadas los creadores tenían los libros, así que no solo contaban una trama: también estaban las texturas, la tridimensionalidad, el espíritu. En las últimas, todo eso ha faltado. Oye, que no digo que yo no las haya disfrutado. Como una vikinga, las he disfrutado. Pero echo en falta el sabor a Martin. En ese sentido entiendo a los espectadores que se han quedado algo frustrados. A los que no entiendo es a los que querían el final Disney, con princesa rubia y valiente guerrero comiendo perdices rodeados de bebés y dragoncitos: si me llegan a dar ese final, la tele sale por la ventana. Y ojo, que son 54 pulgadas. Aparte de la oscuridad de la batalla de Invernalia, que no fue culpa del equipo creativo sino de la producción (tengo entendido), el resto del trabajo artístico y técnico ha sido excepcional. 

Hay una crítica que te toca más de cerca: los problemas técnicos con los subtítulos y aquella polémica del “Sicansíos”.

El problema con la versión española ha sido, como siempre, las puñeteras prisas, junto con la paranoia por la posible piratería

El problema con la versión española ha sido, como siempre, las puñeteras prisas, junto con la paranoia por la posible piratería. La correctora habitual de los subtítulos no pudo hacer su trabajo esta vez porque no se permitió que los archivos digitales salieran de las oficinas de la productora. Los traductores trabajaban con un texto “capado”, en el que se leían cosas como “alguien dice” o “alguien responde”, sin saber si esos alguienes son hombres o mujeres, individuos o colectivos. Los dobladores trabajaban con la pantalla a oscuras a excepción de la boca del personaje. ¿Resultado? “Sicansíos”. O sea, 50 días para rodar el episodio y lo destrozamos al final. Qué gran idea. Sí, estoy cabreadilla con este tema.

¿Es el espectador el que en un futuro no muy lejano elegirá trama, desarrollo y final de las historias o esto solo puede ocurrir en un capítulo de Black MirrorThe Wire siempre estuvo a punto de ser cancelada: el famoso “Que se joda el espectador medio” de David Simon parece imposible una década después con la competencia brutal entre plataformas.

Precisamente es posible gracias a la competencia brutal entre plataformas. Si no la hubiera, todo el mundo intentaría producir “series familiares”, para esas familias que ya no existen o que al menos no ven la tele juntas. Y el espectador medio sigue siendo mayoritario. Lo que pasa es que estamos luego las diferentes tribus de friquis, gafapastas, nostálgicos, retros, comiqueros… La competencia entre plataformas permite que existan nichos. Yo estoy suscrita a todas, ¡y con ganas de que llegue Disney!

Eres codirectora del Festival Celsius 233, centrado en literatura fantástica, pero también una cita ineludible para los fans del cómic, los videojuegos, la animación, los juegos de mesa y el cosplay. Además de invitar a autores internacionales consagrados, demostráis que los autores españoles también escriben fantástico: el Festival otorga los Premios Kelvin 505. ¿Cómo fue su origen y qué perspectivas de futuro tenéis los organizadores?

Acabamos de terminar la octava edición y aún no nos podemos creer lo maravillosamente que ha salido. Se me da fatal el autobombo, pero pon #Celsius2019 en twitter y verás las reacciones. Hemos tenido un plantel de autores asombrosos, venidos de Canadá, Estados Unidos, Rusia, Reino Unido… Pero es que el público no se ha quedado a la zaga. Avilés, la maravillosa ciudad que nos acoge, se queda esos días sin habitaciones, con los restaurantes a reventar y bandadas de gente recorriendo las calles con un buen rollo maravilloso. Nuestros visitantes se van dejando sus habitaciones ya reservadas para el año que viene (del 15 al 18 de julio, por cierto, aunque puede que nos volvamos locos y empecemos el 14). Se organizan para venir en coche desde toda España, aguantan colas de tres y cuatro horas para que su autor favorito les firme un libro, con alguna excepción irrelevante no tienen nunca una mala palabra ni un mal gesto aunque se encuentren sin asiento porque un auditorio de casi mil personas de capacidad se nos ha quedado pequeño. Es maravilloso.

Cartel del Celsius 232 de Albert Monteys para la edición de este año.

El éxito del Celsius cuestiona los viejos prejuicios de las instituciones culturales ante el género fantástico, de terror o de ciencia-ficción. Parece que somos un país de tradición narrativa realista y costumbrista… O quizá solo lo sean los académicos. ¿Crees que los autores de literatura de género escrita en español pueden competir con la anglosajona? 

Es un problema a nivel mundial, y tiene dos caras: uno, en tiempos de censura, es mucho más fácil colar una crítica al sistema si la sitúas en otro planeta o dentro de muchos años. Esto a algunos les gusta poquito, porque no entienden el lenguaje, no dominan las claves y lo consideran peligroso. Ahora mismo tengo en mente a dos políticos españoles, de signo muy diferente, que se llenaban la boca hablando maravillas de Daenerys. Cada vez que los oía yo pensaba “hijo/hija, de verdad, tendrías que leer mejor los libros, tendrías que prestar más atención a lo que pasa en la pantalla”. Por otra parte, muchas veces se ha infantilizado el género, y todavía queda quien cree que la ciencia ficción son marcianos y cohetes. Obviamente no han leído a Bradbury, a Atwood, a LeGuin, a Félix J. Palma, a Emilio Bueso, a Nieves Delgado, a Carme Torrás, a Marian Womack. Estoy segura de que se les caerían los palos del sombrajo. Y la mandíbula. Y sí, la industria editorial está en crisis porque las grandes editoriales han optado por la cultura del pelotazo. Hay que sacar muchos libros, no importa cómo, a ver si dan con el siguiente George R.R. Martin (por poner un ejemplo cercano). Por suerte, en los resquicios que dejan han brotado muchísimas editoriales pequeñas que miman sus productos. El futuro es luminoso. O igual lo veo así porque acabo de clausurar el Celsius 232 y todo me parece una maravilla.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Godfor Saken

    George RR Martin: ‘Game of Thrones finishing is freeing, I’m at my own pace’ (The Guardian): https://www.theguardian.com/books/2019/aug/18/george-rr-martin-interview-game-of-thrones-at-own-pace-now

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí