1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Testigo de cargo (II)

Frankenstein era un tren

El 24 de julio de 2013, el Alvia 04155 Madrid-Ferrol descarriló en Santiago. Murieron 80 personas. Seis años después, no se ha celebrado el juicio. Los familiares reclaman que se aclaren las responsabilidades políticas

Xosé Manuel Pereiro A Coruña , 5/08/2019

<p>Bomberos y protección civil, en el lugar del accidente esa misma madrugada.</p>

Bomberos y protección civil, en el lugar del accidente esa misma madrugada.

Emijrp

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

“Acabábamos de finalizar de trabajar, el turno de tarde, y al día siguiente era festivo, el Día Nacional de Galicia, y Aida [Aida Pena, la directora de contenidos de Radio Galicia SER] y yo nos fuimos a tomar una cerveza al bar de abajo. Nos llegó un whatsapp de que había habido un descarrilamiento, sin más, y no le dimos importancia. Pero llegaron más, y alguno citaba que podría haber un muerto, así que nos dijimos, 'ya que estamos aquí, vamos a ver que pasa'. Aida subió a la emisora a hacer llamadas y yo cogí el coche y me fui para Angrois”. Xaime López (Ferrol, 1957), redactor de la emisora cabecera de la SER en Galicia, no conocía demasiado Angrois, así que apenas sabía qué se iba a encontrar en aquel barrio rural de Santiago. Aquel “descarrilamiento, sin más” del 24 de julio de 2013 era el del Alvia 04155 (“Frankenstein”, en el argot ferroviario, por ser una mezcla de eléctrico y diésel y de anchos de vía. Frankenstein 04155 es el título de un documental sobre el accidente, realizado mediante crowdfunding). El mayor accidente de ferrocarril de España, oficialmente. Y aquel posible muerto acabaron siendo 80 fallecidos y 144 heridos, 35 de ellos de gravedad.

El del Alvia Madrid-Ferrol no fue realmente el siniestro más grave porque en 1944, con solo quince días de diferencia, y en la misma línea A Coruña-Madrid, se produjeron los accidentes de Torre del Bierzo, en el que las autoridades franquistas informaron de 78 muertos, mientras otras fuentes los elevan hasta 500, y el de Arévalo, donde oficialmente hubo 41 fallecidos y la prensa internacional contó 96. Pero el del Alvia no se produjo en medio del caos y la precariedad de la posguerra, sino en un tramo de Alta Velocidad en teoría dotado de todas las medidas de seguridad, el de Ourense a Santiago, inaugurado año y medio antes después de una inversión de 3.500 millones de euros. Precisamente en el viaje ritual de inauguración, en aquel mismo punto, el tren había dado una considerable sacudida que no pasó desapercibida a autoridades y periodistas. Era una curva cerrada, llamada A Grandeira (significa, paradójicamente, “la que es bastante grande”) que venía después de una recta considerable, y el tren tenía que reducir su marcha de casi 200 kilómetros por hora a unos 80, para enfilar la estación de Santiago.

En el viaje ritual de inauguración, en aquel mismo punto, el tren había dado una considerable sacudida que no pasó desapercibida a autoridades y periodistas. Era una curva cerrada, llamada A Grandeira

Aquel 24 de julio de 2013, el maquinista se despistó. En parte porque había recibido una llamada interna del revisor, y en parte porque no existía una señalización adecuada. Las visuales, como las de tráfico, a esa velocidad no se ven. Las hay automáticas, que frenan el tren si el conductor no realiza una determinada operación cuando pasa por ellas. Sin embargo, hay dos sistemas, uno para las vías convencionales y otro para las de alta velocidad. Como el tren, la línea Madrid-A Coruña era –y es– también Frankenstein: tiene tramos de distinto tipo y diferentes anchos de vía. En la aproximación a Santiago, el sistema convencional no estaba configurado, el avanzado no estaba instalado en las vías ni conectado en el tren (daba problemas y pérdidas de tiempo en las transiciones de uno al otro). Los maquinistas se solían guiar por la referencia de que la curva estaba en la salida del penúltimo túnel, pero entre Ourense y Santiago hay 31 en 87 kilómetros. A raíz del accidente se descubrió que el sistema avanzado dejaba de funcionar no solo en la aproximación a Santiago, sino al menos en otras veinte rutas de velocidad alta, entre ellas las llegadas a Madrid-Atocha y a Valencia-Joaquín Sorolla.

Todo eso lo puede recitar de memoria ahora Xaime, pero aquella tarde/noche de la víspera del Día de Santiago el recuerdo es otro. “Yo bajaba por la pista principal y me paró la policía local, pero ya subía gente ensangrentada. Salían vecinos con mantas y colchas de las casas y vi también a dos que desmontaban una puerta para usarla como camilla. Debía estar a unos 400 metros de distancia. Desde allí hice las primeras entradas para Madrid”. No recuerda mucho qué dijo en aquellas primeras informaciones de alcance. Veía el vagón de viajeros que había saltado desde la vía hasta el campo de la fiesta de Angrois, pero no se le ocurrió que un coche del tren pudiese haber superado una pared de hormigón de diez o quince metros. “Me pareció un autobús viejo que estaba allí tirado”.
Xaime logró acercarse más gracias a que llegó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. “Me pegué a él como si le estuviese grabando: ‘Presidente, ¿qué se sabe, hay muertos?’”. “Hay muertos”, le confirmó Feijóo. El periodista logró así llegar al lugar de los hechos, ese que desde el 11-S se etiqueta indefectiblemente como “la zona cero”. “Yo, pese a todos los años que llevo trabajando, nunca había visto ningún muerto así, tirado en la calle, como mucho alguno en accidente de tráfico. Aquello era como un campo de muertos. Los vecinos rompían los cristales de los vagones y sacaban a la gente. A los que habían fallecido los tapaban. No daba tiempo a contarlos”. A Xaime lo identificaron como periodista por la bolsa rotulada “SER”, y mientras informaba en directo, agentes de policía empezaron a increparlo –también en directo– para que saliera de allí. “¡Usted no puede estar aquí!”.

Xaime López continuó por la zona, con decenas de periodistas que se fueron sumando, hasta bien entrada la noche, contando ambulancias y caras de horror, desgranando la creciente cifra de muertos. “Treinta, cuarenta… los íbamos confirmando con prudencia, como si no acabásemos de creerlo”. Cuando retiraron a muertos y heridos, les permitieron acceder al lugar. “Un vecino, Germán, nos dejó su patio para meter la unidad móvil. Otro, Isidoro, nos enseñó lo que había grabado con el teléfono: no pude ver más de un minuto”. Aquellas primeras horas, Xaime las pasó asomado al muro del patio del vecino, viendo y narrando las labores de desescombro e inspección. “Lo más duro de todo fue cuando vi retirar una mano y unos dedos. Con todo, a mí me tocó contar la parte más fácil, la menos dramática. Lo pasaron peor mis compañeros, que estaban en el hospital, con los heridos, algunos que habían perdido a seres queridos, o los que habían ido al edificio que habilitaron para las identificaciones, al que se acercaban los familiares de los que no figuraban en la lista de dados de alta ni de ingresados en los hospitales”. Es decir, el edificio, un centro oficial de cometido habitual difuso, al que iba la gente cuya única esperanza era ya que hubiesen recuperado o identificado el cuerpo de su amigo o familiar. 

Xaime López tuvo también la suerte de trabajar en la radio. El periodismo radiofónico tiene su máximo reto en circunstancias como esta: conseguir narrar una escena dantesca solo con palabras –a lo sumo con sonido ambiente–, sin ninguna imagen de esas que dicen que valen por mil. Pero también tiene la ventaja de no tener que enfrentarse, como los reporteros gráficos y de televisión, al dilema de lo que es ético o no captar. Sobre todo, porque el dilema siempre lo acaba resolviendo alguien –el editor, el redactor jefe– desde un sillón, contemplando las reproducciones del dolor, pero no el dolor en directo. En una cadena de televisión, fueron los operadores de vídeo los que se plantaron y se negaron a seguir emitiendo las imágenes que les llegaban. “Yo no quiero hablar de lo que hicieron otros medios y si bucearon más o menos en el morbo. Tampoco es fácil aquilatar cuando llevas 24 horas al pie del cañón”. Lo que reconoce es que se le hizo un nudo en la garganta cuando pensó que en ese Alvia podía haber viajado su hijo mayor, que estaba estudiando en Madrid, y lo utilizaba en muchas ocasiones. Solo lloró una vez, dice. Fue cuando se enteró de que habían muerto los padres de una niña con síndrome de Down, que había sobrevivido. “También tengo una hija en esa situación, y allí, en casa de Germán, mirando las vías, pensé qué sería de ella si quedase sola”.

Cubrir una tragedia de largo recorrido como la del Alvia abre la posibilidad de establecer lazos muy estrechos. “Eran 80 historias distintas, más o menos fuertes o intensas, pero muy humanas, y pasé con ellos, con los deudos de cada uno, momentos muy emotivos, como por ejemplo cuando fuimos a Bruselas, invitados por Ana Miranda [eurodiputada del BNG]”. Porque la esencia de la crónica negra –y esta lo es, y mucho– es descubrir al culpable. Aquí había uno muy a mano, el maquinista, y, en un primer momento, la postura oficial fue abonarse al error humano. Los principales medios se apresuraron a difundir un comentario en Facebook del maquinista en el que, durante unas prácticas, presumía de la velocidad a la que iba (que era para lo que lo estaban adiestrando). Pero lo que ocurrió y por qué en aquella curva “lo bastante grande” todavía está sin resolver, y ha tenido que pasar por Bruselas.

Las investigaciones de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, del Ministerio de Fomento, en mayo de 2014, concluían que las causas del accidente habían sido el exceso de velocidad y el despiste del conductor. En diciembre de aquel año, la Plataforma Víctimas Alvia 04155 presentó dos denuncias ante el Parlamento Europeo y el informe Agencia Ferroviaria de la Unión Europea señaló que la investigación española había sido parcial, dada la presencia en ella de Adif, Renfe y personas implicadas en el accidente. En julio de 2017, la Comisión Europea instó al organismo de Fomento a reabrir la investigación, y a hacerlo de forma independiente. La comisión de investigación que se constituyó en el Congreso no logró rematar sus trabajos antes del fin de la legislatura.
El primer juez que instruyó el caso quiso imputar, además de al maquinista, a altos cargos de Adif, y la Audiencia Provincial lo impidió. El segundo magistrado que se hizo cargo de la instrucción quiso cerrarla con el conductor como único acusado y la Audiencia también lo impidió. A día de hoy, la vista oral está sin fijar, pendiente de los recursos varios presentados en la Audiencia, y los dos únicos imputados son el maquinista y el director de Seguridad en la Circulación de Adif. Se espera que el juicio finalmente se celebre en 2020. Tampoco está instalado el sistema de monitorización avanzado en ese tramo, que estaba previsto para 2016 debido, al parecer, a su complejidad.

Este 24 de julio, sexto aniversario del accidente, las víctimas del Alvia, los heridos y los familiares de los muertos, volvieron a pedir al presidente del Gobierno una especial atención. Xaime López volvió a estar con ellos. “No sé cómo acabará el tema penal. A las víctimas no les importa demasiado. No le guardan rencor al maquinista, que ya reconoció su autoría [‘soy responsable, no culpable’, ha dicho]. Lo que quieren es que se aclaren las responsabilidades políticas”. Esos tramos de la línea del AVE, la eterna pelota en el tejado de la política gallega, fueron construidos con José Blanco y Ana Pastor al frente de Fomento. “Yo tengo claro que, si en vez de gobiernos de distinto signo fuese un gobierno del PP o del PSOE, no se hubiese tardado cinco años en constituir una comisión en el Parlamento y las peticiones de responsabilidades políticas estarían en las primeras planas. Creo que 80 muertos bien merecen una investigación del porqué”.

--------------------------

El próximo Testigo de cargo se publicará el 14 de agosto.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí