1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Un gobierno plural: hipótesis para “el tiempo del ahora”

Lo monocolor, por monológico y monopólico, tiene muy difícil gestionar la diversidad política actual, y no solo del Parlamento, sino de la sociedad española

José Antonio Pérez Tapias 18/08/2019

<p>Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en las negociaciones.</p>

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en las negociaciones.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Los momentos en los que el curso de los acontecimientos puede bascular hacia un lado o hacia otro y, por ello mismo, de crisis, son momentos que se prestan para declaraciones grandilocuentes que, con sobrecarga de vehemencia, tratan de mostrar que quien las profiere está “a la altura de las circunstancias” –otra típica declaración grandilocuente, venida a menos por la frecuencia de su uso–. Los líderes políticos no dejan pasar la oportunidad de estar a tono con el clima existente y para ello cuentan con sus asesores de comunicación, especialmente atentos a mensajes redondos. Así, en la izquierda, por ejemplo, vimos a Pedro Sánchez, el redivivo secretario general del PSOE y hoy presidente del gobierno en funciones a la espera de lo que pase, importar el “no es no” del movimiento feminista para reciclarlo como negativa rotunda a que el Grupo Parlamentario Socialista claudicara con una abstención que permitiera gobernar al Partido Popular. Recientemente, como candidato de nuevo a la investidura para presidente del gobierno, le hemos oído decir “prefiero no ser presidente de España a renunciar a mis principios”. Por mencionar algún que otro caso, fácilmente recordamos el tantas veces comentado de Pablo Iglesias elevándose sobre el suelo como secretario general de Podemos al gritar en un mitin, con cita de Marx, que “los cielos no se toman por consenso, sino que se toman al asalto”. 

Ocurre, con todo, que la dureza de los hechos, en una historia inmisericorde, evidencia que los excesos retóricos no se ven acompañados muchas veces por el acierto en las decisiones. Es más, éstas pueden ser tales que pasen a ser perseguidas por unas palabras que bien pudieran haber quedado guardadas en el arca del silencio. El “no es no” del sanchismo, con su enfática tautología, protagoniza una implacable persecución al PSOE que ahora, en aras de la estabilidad, pide abstención a las derechas para que el líder socialista pueda ser presidente. No hace falta insistir en que la contraposición entre ser presidente o ser consecuente con los propios principios, frase dicha para justificar el tacticismo de unas negociaciones ausentes ante un proceso de investidura que debiera haberse afrontado más seriamente, habría hecho que Max Weber diera algún bote en su asiento. Como los que habrá dado Iglesias, por motivo muy distinto, cuantas veces le hayan traído a colación la memorable cita de Marx, con sabor a mito de la Grecia clásica bien regado con el vino poético de Hölderlin. Los tiempos de gloria son efímeros. 

¿Qué hacer en estos “tiempos de oscuridad” –expresión de Hannah Arendt por cuyo uso de inmediato alguien dirá que también vuelvo a la retórica–? Podemos decir que vivimos días cruciales, y con ello nos sumamos a un sinfín de voces de nuestra sociedad que lo repiten de una manera u otra. Ya las elecciones generales de donde políticamente venimos se celebraron bajo esa apreciación: o se apoyaba a fuerzas de izquierda capaces de frenar a las derechas o éstas, con su declarado programa regresivo, llegaban al poder. De unos meses para acá nos vemos en el mismo trance, solo que habiendo constatado que las fuerzas de izquierda por ahora han sido incapaces de pactar ante un proceso de investidura ya celebrado, y pueden seguir siéndolo ante la posibilidad de otro, dejando expedita la vía para unas nuevas elecciones que al parecer nadie quiere, pero que, sin que lo parezca, algunos pueden estar jugando temerariamente con sus expectativas en ellas.  

Cabe buscar fórmulas prosaicas para no vernos arrastrados al aciago destino que conlleva el subirse al carro de las grandes palabras. Nos estamos jugando mucho en este momento. No obstante, como éste es crítico, con voluntad crítica y no de ensalzamiento impertinente alguno, bien haremos si insistimos con expresión de Walter Benjamin en la decisiva importancia de una situación que se nos presenta como un gozne de la historia, sobre el cual ésta puede girar hacia delante o virar hacia atrás: estamos en y ante “el tiempo del ahora”. ¿Qué respuesta nos damos? 

Si nuestro tiempo lo es de oscuridad, lo grave es que la hayamos intensificado. La ciudadanía percibe esa intensificación de la falta de claridad y, consciente de que se debe a comportamientos individuales y colectivos con nombres y apellidos, hace oír el rumor sordo de su crítica y no se ahorra aportar evidencias de su hartazgo. ¿Por qué no se ha llegado a un gobierno de coalición de PSOE y Podemos? ¿Por qué desde los socialistas no se planeó una negociación en serio –no en tres días, a última hora– y por qué desde Podemos no se afinó con una estrategia menos personalista y más consistente? El caso es que la desconfianza recíproca hace difícil después incluso un acuerdo parlamentario, máxime cuando desde la dirección de Podemos, a pesar de voces discordantes, se desecha, para insistir en la coalición de gobierno; y cuando desde el PSOE se excluye cualquier otro intento de coalición y su candidato inicia una serie de contactos con organizaciones sociales, levantando sospechas fundadas de que se las instrumentaliza para presionar –en vez de negociar– a Podemos a fin de que apoye la investidura bajo fórmula de acuerdo programático. Todo parece indicar, hasta hoy, que de nuevo se está en la treta de construir un relato para poner en el tejado del otro la pelota de la culpa por un gobierno imposibilitado, batalla mediática en la que el PSOE con sus recursos a mano tiene las de ganar. 

El enredo, con papel destacado de las redes, va siendo cada vez más denso, con trilemas que se solapan. ¿Qué puede hacer Podemos? ¿Seguir machaconamente con la idea del gobierno de coalición, sin éxito? ¿Ir a un acuerdo programático, contradiciendo su anterior propuesta? ¿Abstenerse, arrostrando la carga de que se alinea con las derechas del reeditado “no es no” a un gobierno de Sánchez y la culpa, por más que injustamente se le acusara, de ir a nuevas elecciones? ¿Qué puede hacer el PSOE? Juega con la ventaja de su mayoría relativa en el Congreso, y su control de tiempos y mayores recursos de poder. No obstante, ¿sigue en la negativa a cualquier fórmula de coalición, pretendiendo gobierno monocolor ante una legislatura donde la geometría variable puede saltar por los aires en cualquier momento? ¿Vuelca todo su esfuerzo en acuerdo programático, aun a sabiendas de que Podemos, viéndose una vez más humillado por la manera en que el PSOE lo presenta, puede negarse al mismo? ¿Continúa con el lamentable espectáculo de pedir abstención, por una mal entendida razón de Estado, a unas derechas que no sólo le dan la negativa, sino que a la vez difaman a los socialistas de Navarra por haber conseguido que Chivite sea presidenta de la Comunidad Foral en gobierno de coalición del PSN con Geroa Bai (PNV) y Ezkerra, más apoyo de Podemos y gracias a la abstención de EH Bildu? 

Si no hay nada nuevo, esos dos trilemas entrecruzados desembocan, una vez que se rechazan todos sus extremos, en una salida única: nuevas elecciones, con riesgo de abstención crítica por la izquierda y, aun en el mejor de los casos, con un PSOE sin alcanzar mayoría absoluta y, por tanto, obligado a negociar de nuevo, con probabilidad de verse echado en brazos de la derecha. Una vez más, tendríamos como pretexto la manoseada razón de Estado. 

Llegados a este punto, ¿dónde está la hipótesis? En las antípodas de la insolente proposición del PP –españolistas que son tan falsos constitucionalistas que hasta frivolizan con las declaraciones del jefe del Estado– acerca de que Casado sea propuesto como candidato a la presidencia del gobierno, o que el PSOE proponga uno que no sea Sánchez, dicha hipótesis se puede plantear cual si fuera apuesta al modo pascaliano –Pascal propuso apuesta moral a favor de la existencia de Dios, pues si no existía nada había que perder, y si existía todo estaba por ganar–. ¿Apostamos, pues, y siguiendo el “modelo navarro”, por un gobierno de coalición plural, es decir, un gobierno presidido por Sánchez en el que no sólo participara también Podemos, sino además representantes de otros partidos políticos que se sumaran a un pacto que han dicho desear? Si se está dispuesto a incorporar a “independientes de reconocido prestigio” –fórmula retórica para incorporar a quienes, sea cual sea su prestigio, dejan de ser independientes–, ¿por qué no incluir a representantes de partidos con todo el respaldo democrático que ello supone como valor añadido? ¿Y por qué plural? En primer lugar, porque lo monocolor, por monológico y monopólico, tiene muy difícil gestionar la pluralidad política actual, y no sólo del Parlamento, sino de la sociedad española. Y en segundo, porque al no ser sólo con Unidas Podemos, sino sumando también a fuerzas como Compromís o quizá también al PNV –¿no es así en Euskadi?–, puede pensarse que se rompe el bloqueo al que las desconfianzas actuales han llevado. Es sabido que en las estrategias de resolución de conflictos las alianzas con más de dos contribuyen a desactivar enfrentamientos que, entre dos de los llamados a pactar, parecían irresolubles. Y no es que se busquen relatores para el interior de un gobierno, sino que, mediando cierto cambio de paradigma, se pretende dar fuerza a un programa compartido siendo “muchos más que dos” –Bien por Benedetti!–. 

La hipótesis expuesta, que fácil es atribuir a la calenturienta ensoñación de una shakespeariana noche de verano, va más allá de la solución in extremis con la que hasta aquí parece jugarse: un acuerdo programático. Pero todo dice que se va a él con tan notables dosis de resignación que, si saliera, sería con confiabilidad bajo sospecha desde su mismo arranque. Para más inri, el trabajo itinerante de un secretario general y candidato más da a entender que se piensa en términos de precampaña electoral que en la tarea minuciosa de preparar sólidos y bien trabados documentos como sostén de un firme pacto de izquierda. Aun así, nada impide apostar incluso sabiendo que uno está de antemano entre los perdedores. Pero el PSOE –y me voy a poner grandilocuente ya que no me afecta personalmente lo que digo– faltará a la cita de lo que acontece si se deja llevar por la inercia del “régimen” al que ha devenido una democracia hoy acosada por derechas determinadas por la ultraderecha, en vez de responder a las cuestiones cruciales que se nos plantean en “el tiempo del ahora”. Claro está que para eso hay que tener una hoja de ruta radicalmente democrática, pactada, respecto a qué hacer ante el conflicto de Cataluña y la crisis del Estado. Éste sí que es el factor crucial para que sea verificable la hipótesis-apuesta enunciada. No podremos someterla a prueba porque no se atenderá a este factor. Peor para todos, que es lo que la hipótesis quisiera evitar. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pilar L.

    Buen artículo, aunque el reparto de responsabilidades suena artificialmente equidistante en un sistema no presidencialista, muy especialmente el último parrafo, que es clave... El P$0€, pata fundamental del R78 (toda una anomalía y especímen en el casino de la U€), que es la forma que tiene el capital en el Estado Epañol y a la vez el problema el tapón y el candado.

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí