1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Testigo de cargo (III)

Lugo era una fiesta

La investigación comenzó en 2008. La bautizaron Carioca. ¿Por el origen brasileño de buena parte de las víctimas, o porque así se llama en gallego a la pescadilla? Aquella instrucción se convirtió en el sumario del eterno retorno

Xosé Manuel Pereiro A Coruña , 14/08/2019

<p>El antiguo prostíbulo Queens.</p>

El antiguo prostíbulo Queens.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

En Galicia muchos recuerdan aquel movimiento sísmico-judicial con epicentro en Lugo que sacudió a toda la comunidad, particularmente a su clase política, y tuvo réplicas en Madrid y en Cataluña. Pero son los periodistas locales quienes tienen presente aquella mañana de octubre de 2009 como el Día D en el que empezó todo y se agitó lo que nunca se había movido. “Nos empezaron a llegar multitud de avisos de que se estaba desarrollando un operativo enorme de la Guardia Civil por todo Lugo. Una unidad entera de Asuntos Internos llegada de Madrid y 60 o 70 agentes de otras partes de Galicia. Y que incluso estaban registrando el cuartel y las casas de algunos guardias que vivían allí. Yo ni siquiera trabajaba en la sección de sucesos, era jefe de la de Galicia y no había hecho juzgados en mi vida, pero me enviaron a esa guerra”. El reclutado era Miguel Olarte, (La Rioja, 1969), entonces y ahora redactor de El Progreso y no sabía que aquella información de urgencia le iba a cambiar la vida. Y que aquel operativo fue, efectivamente, el inicio de toda una guerra con distintos frentes y se llevó tan en secreto como el mismísimo desembarco en Normandía. “La jueza citó a los responsables de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y al subdelegado del Gobierno aquella misma mañana en un restaurante de las afueras para avisarles de que se iba a producir todo aquel lío. Los tres acabaron imputados”.

La investigación la había comenzado la titular del juzgado de instrucción número 1, Pilar de Lara, en diciembre del año anterior  y no sé si el nombre con el que la bautizaron, Carioca, se debía al origen brasileño de buena parte de las víctimas, o porque así es como se llama en gallego a la pescadilla. El caso es que aquella instrucción se convirtió en el sumario del eterno retorno. Acabó generando 48 piezas separadas, y un volumen de folios insostenible en términos medioambientales. “La causa del Prestige tenía casi 300.000 páginas y 150 tomos, la de la Carioca 1.200.000 y 310 tomos. Llegó a haber casi un centenar de imputados y cerca de 400 testigos y los letrados iban a los juzgados con un disco duro externo para recoger la información”, recuerda Olarte. La Carioca, sin dejar de morderse la cola, generó, de forma más o menos directa, una docena de sumarios, como los casos Campeón o Pokémon, éste también instruido por De Lara. Entre los imputados, un ministro, un hijo de Jordi Pujol, varios exconselleiros y una que actualmente lo es, guardias civiles, policías, siete alcaldes (el de Ourense, el de Lugo y el de Santiago con todos los ediles de su grupo) y una miríada de concejales.

Todo comenzó en unos burdeles. Unos de esos tantos lugares de luces rojas que flanquean las carreteras y las cercanías de los polígonos industriales. El cabo primero de la Guardia Civil Armando Lorenzo Torre, miembro del Equipo de Personas y Emume (mujeres y menores), se presentó en uno como jefe de extranjería para hacer una redada. Él y un compañero fotografiaron a todas las mujeres, pero el teórico responsable de extranjería se fijó en una. Tanto que empezó a acosarla por teléfono y llegó a presentarse en su casa esgrimiendo su pistola como argumento de persuasión para conseguir favores sexuales. Pese a las advertencias de la encargada del prostíbulo, que la avisó de que la deportarían, presentó una denuncia. Efectivamente, la deportaron, pero aquella acusación, en diciembre de 2008, fue el detonante. Investigando, la titular del juzgado de instrucción número 1 llegó a la conclusión de que el cabo Armando Lorenzo Torre actuaba prácticamente como el responsable de recursos humanos de los prostíbulos del entorno de Lugo, tanto en lo concerniente a traslados como a reincorporaciones: llegó a presentarse en una casa de acogida –cuya ubicación desconocían hasta los voluntarios de Cáritas que las atendían– en la que se habían refugiado dos chicas que querían abandonar la prostitución para convencerlas de las ventajas de reanudar la actividad, o más bien, de los inconvenientes que les supondría dejarla. Según el sumario, Armando Lorenzo estaba en nómina en siete prostíbulos y se encargaba de dificultar la actividad de los de la competencia.

Entre los imputados, un ministro, un hijo de Jordi Pujol, varios exconselleiros y una que actualmente lo es, guardias civiles, policías, siete alcaldes 

Pilar de Lara también concluyó rápidamente que el cabo Armando no era la única oveja negra, y que la Benemérita no era el único cuerpo en el que las había. En unos terrenos cercanos al polígono industrial de O Ceao que había comprado Javier Reguera, un ordenanza del Ayuntamiento de Lugo y a la vez gerente de la concesión de la ORA, se erigió el que llegaría a ser el club más famoso de Lugo, Queens. Quien supervisó desde la colocación de los imprescindibles neones exteriores hasta la del parqué fue otro empleado municipal y presumible copropietario, según la jueza: el inspector de la policía local Ramón Vázquez Río. Según los testimonios de alguna de las mujeres que trabajaban en el Queens, además de controlar el rendimiento del local –“aquí se jode poco”–, el policía local se encargaba también de darles el visto bueno para que se incorporasen, y era su primer cliente. Muchas veces de uniforme, como doble alarde: de autoridad y de protección. Con traslado en el coche patrulla si hacía falta. Pero por muchas horas y dedicación que pusiera en el negocio Ramón Vázquez, en Queens había un king claro: José Manuel García Adán.

Adán (hay apellidos que hacen innecesario el resto del DNI) tenía por entonces 39 años. “Se crió en un burdel, y fue el oficio que aprendió de la forma más dura. Ya su padre había matado y prendido fuego a su madre”, señala Olarte. “Cuando se calentaba, era temible. Una vez, cuando era camarero del Eros [un club que ardió decenas de veces, por razones no establecidas], entraron dos tipos, le vacilaron y después se fueron. Él cerró el club, se fue tras ellos, los localizó en otro sitio y apuñaló a uno. Además al que no era, porque se había cambiado la cazadora con otro. De todas formas, no importó. Cuando fueron a detenerle, el cuchillo no estaba, pero sí el inspector de la policía local Ramón Vázquez, diciéndole que no se preocupase”, señala Olarte.

Cuando llegó a ser el dueño de Queens (y de otro club cercano, La Colina) Adán alcanzó la cima del paradigma del proxeneta. Hubo pupilas suyas que se tatuaron su nombre y que se peleaban por considerarse la favorita. Y a la vez tenía con todas un trato inhumano y con unas condiciones “laborales” extremas incluso para el sector. Desde multas por abstinencia laboral (aunque fuese por menstruación o enfermedad) hasta por sobrepasar la media hora con un cliente. Miles de euros en billetes al aire “para quien me la chupe” un día y palizas fuera de sí al siguiente. De hecho, la investigación por la desaparición de una prostituta llamada Ana incluyó el análisis de las paredes de su despacho para detectar restos de sangre (los había) y excavaciones que resultaron infructuosas. Adán solía acribillar a balazos una furgoneta abandonada en el recinto del club, con alguna de las pistolas que poseía. Las balas se las facilitaba otro policía, según la instrucción judicial.

“Impacta mucho escuchar de la propia boca de las mujeres lo que les pasa, la manera en la que viven. Ninguna de las que pasaron por allí, cerca de 400, dijo que había venido engañada, sabían a lo que venían, pero no las condiciones en que las que tendrían que hacerlo y las deudas desmesuradas que les imponían”, dice Olarte. Condiciones, deudas y otras cosas. Una de las mujeres, menor de edad, quedó embarazada de un cliente, un empresario de la construcción. La chica se negaba a abortar y el cliente recurrió al policía local Vázquez Río y éste a Adán. El proxeneta tenía dos cosas para acabar con el problema: imponía el suficiente miedo a la menor –“es mi problema porque es mi cliente”, acalló las protestas de la chica– y tenía a mano a un ginecólogo. El empresario solucionó su problema con 600 euros.

El burdel Eros, abandonado.

“Por Queens, o por La Colina, pasaba todo el mundo. Cualquier negocio de urbanismo se celebraba allí”, dice Olarte. De hecho, de las escuchas de la Carioca, y de los afanes del ordenanza municipal-gerente-propietario inmobiliario Javier Reguera surgió la Operación Pokémon, que diezmó a buena parte de las corporaciones locales gallegas. Y la Operación Campeón, instruida por otra jueza, Estela San José, también surgió de las conversaciones de otro gran empresario frecuentador del Queens. Lo extraño es que, en una ciudad tan pequeña como Lugo, de algo menos de 100.000 habitantes, todo esto no trascendiera. O que sí se supiese, pero no pasara nada.

el equipo de fútbol de la Policía Nacional lo patrocinaba un puticlub… era la normalidad. Hasta que llegó una jueza –o dos– con ganas de ventilar

“Claro que se sabía. Había una especie de connivencia… de corrupción moral, la sensación de que todo valía, no pagas las copas ni los servicios sexuales, te perdonan las multas, se hacía la vista gorda, el equipo de fútbol de la Policía Nacional lo patrocinaba un puticlub… era la normalidad”, resume Miguel Olarte. Hasta que llegó una jueza –o dos, con Estela San José– con ganas de ventilar. Y durante dos, tres, cuatro años, todo estuvo patas arriba. “Se interrumpió el servicio de extranjería, porque tenían miedo de dar o no los permisos, la administración local se paralizó porque nadie se atrevía a firmar un papel, nadie hablaba por el móvil…”. También hubo repercusiones personales para los informadores, además de la primera víctima habitual, la vida familiar. “Aparezco en miles de folios de los sumarios, recibí amenazas, el entonces alcalde me denunció por revelación de secretos, Pilar de Lara por obstrucción a la justicia, tuve meses el coche sin sacar del garaje, porque sabía que tenía detrás a la policía local… estás trabajando en la mierda y es difícil que la mierda no te manche”.

También es difícil aquilatar muchas veces qué debe salir y qué no. “Informar exige mucho medir que nadie se beneficie de lo que cuentas. Y al revés, que no salga nadie perjudicado injustamente. En los interrogatorios les enseñaban a las mujeres prostituidas cien o doscientas fotos de todo el mundo y les preguntaban quién era cliente y qué gustos tenía. Salían cosas muy duras y detalles muy sórdidos, pero que no eran delito, y nosotros no caímos en el juego de sacarlos. También tengo que agradecer que cuando le ponía encima de la mesa del director unos papeles que perjudicaban a un empresario que era anunciante, o al alcalde, nunca me los echó para atrás”. El reportero de sucesos-y-juzgados-malgré-lui hace una pausa y respira: “… Y total, para nada”. ¿Para nada? “Sirvió para algo en su momento, para el que cometiese abusos los pagara, pero hay imputados que llevan cinco años sin saber por qué lo son…, ha sido un poco como matar las moscas a cañonazos. Al principio, todo lo que salía en los autos era ley, y se publicaba, después empezabas a ver que no todo era así, pero que quizás lo hacía por algo, aunque no tuviera sentido. Al final, la frustración viene porque la sociedad depositó su confianza en la justicia y luego ha visto que la justicia no lo ha hecho bien”.

Cuando se van a cumplir diez años de aquel sismo judicial, de la docena de sumarios que se abrieron entonces, con casi 500 investigados, los que se han cerrado lo han hecho con apenas dos docenas de condenados. La Justicia, con mayúsculas, o sea el Consejo General del Poder Judicial, lleva también diez años resistiéndose a crear en Galicia una fiscalía anticorrupción. A los cinco del inicio de todo, en noviembre de 2014, el fiscal jefe de Lugo, Juan José Begué, de 44 años, que llevaba la acusación de Carioca, Campeón y Pokémon, apareció muerto en su domicilio y se determinó suicidio. La titular del juzgado de instrucción 3, la del Caso Campeón, Estela San José pidió el traslado. En Lugo se convocó una manifestación de apoyo a las juezas. A Pilar de Lara, después de varios apercibimientos por dilatar las instrucción de sus sumarios, el CGPJ la sancionó el pasado mayo por “desatención en el ejercicio de las competencias judiciales” con siete meses de suspensión –a pesar de que el fiscal solo pedía tres– lo que conlleva el cambio de juzgado. Las únicas victorias que ha tenido hasta el momento son algunas condenas a guardias civiles que la habían insultado en las redes sociales.

En lo que atañe estrictamente a la Carioca, a lo largo de esta década, la mitad de aquellas piezas desgajadas del sumario principal se han ido extinguiendo, de muerte natural (como alguno de los imputados) o judicial (por sobreseimiento o prescripción). En diciembre pasado, las dos fiscalas que se ocupaban de la pieza principal exculparon a tres policías locales y al policía nacional que se sospechaba era el encargado de permitir la entrada por el aeropuerto de Barajas de las mujeres prostituidas. La fiscalía reconoce que si el inspector de la policía Ramón Vázquez Río cobraba de Adán el alquiler del Queens o gestionaba las obras de reforma lo hacía como administrador de la empresa inmobiliaria propietaria del local, y si disfrutaba de servicios sexuales gratis en el burdel era como cliente particular, no como policía. También concluye que eran simplemente clientes sus dos compañeros de cuerpo imputados, uno de ellos miembro de la brigada nocturna y otro, amigo de Adán, que iba por allí a vender productos de limpieza y joyas. (El mismo criterio de la fiscalía, que eran clientes y no se prevalían de su condición de agentes, determinó también el sobreseimiento de funcionarios de cuerpos de seguridad en otras piezas de la trama). Tampoco consideran que haya pruebas para procesar al policía nacional de Barajas por no poder acreditarse que era el que ocupaba la “entrada 16” a la que tenían que dirigirse las mujeres al llegar al control de pasaportes, pese a que en su taquilla le encontraron los nombres de varias de ellas.

El pasado mes de abril, Pilar de Lara dictó auto de procesamiento contra cinco personas: el cabo de la guardia civil Armando Lorenzo Torre, acusado de más de 70 delitos (agresión y abuso sexual, cohecho, extorsión, omisión del deber de perseguir delitos y colaboración con la prostitución) y a su jefe superior, a García Adán y dos proxenetas más. Al cabo le solicita una fianza de 333.333 euros y a los demás de 15.000. Casi todos sufrieron prisión provisional, pero a día de hoy, el único que está en la cárcel es Adán, y por otro delito. En 2014 lo condenaron a 20 años y medio de prisión por maltrato habitual, lesiones, agresiones sexuales continuadas y amenazas a su entonces mujer. “Cuando lo detuvo la Policía Nacional, Adán entró en el cuartel diciendo en alto: ‘Tranquilos todos, que Adán no habla’. Y fue cierto, es el único que no ha abierto la boca”, cuenta Miguel Olarte, que también recuerda el momento del juicio, en el exterior de los juzgados, “cuando nadie se esperaba que compareciese porque todo el mundo sabía que iba a ir a la cárcel. Apareció y le dije que me sorprendía verle. ‘Miguel, si me condenan por esto me condenan por lo único que no he hecho. Si no vengo, ¿qué pasa con mi hija?’ [la hija pequeña de él y de la agredida], me respondió. Y se dedicó a calmar a todos los que estaban por allí”.

Mientras la sociedad, los imputados, Miguel Olarte y el resto de los informadores esperan que la Audiencia Provincial se pronuncie y fije el inicio de la vista oral, hay otras mujeres que vienen bajo quién sabe qué promesas, y continúan funcionando lugares en los que se cumple la legalidad o quizá no –prostitución coactiva, atentado contra los derechos de los trabajadores, inmigración ilegal…–, y se han abierto otros. El Eros, un antro en el que trabajó Adán y cuyo dueño fue también exonerado en otra pieza, permanece en ruinas al borde de la NVI, después de haber sido incendiado varias veces. Cerca está el ahora abandonado Queens. Los escasos vecinos se quejan ahora de que la maleza que crece en las instalaciones puede ser un nido de alimañas. De las de cuatro patas.

-------

El próximo Testigo de cargo se publicará el 21 de agosto.

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Manuel V. Varela Barcón

    Yo también soy víctima de la corrupción policial tras denunciar a varios guardias civiles. He perdido mi empleo, he sido acosado, represaliado y agredido. La Justicia y las administraciones se han puesto de perfil. Nadie ha investigado los graves hechos padecidos. Lo que ha pasado en Lugo, no me sorprende, es más habitual de lo que pudiera parecer. El abuso de algunos uniformados impunes...

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí