1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CINE / Once Upon a Time… In Hollywood (Quentin Tarantino, 2019)

La novena sinfonía de Tarantino

Antonio Bret 23/08/2019

<p>Brad Pitt y Leonardo DiCaprio durante el rodaje <em>Once Upon a Time… In Hollywood.</em></p>

Brad Pitt y Leonardo DiCaprio durante el rodaje Once Upon a Time… In Hollywood.

Quentin Tarantino

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

[Advertencia: este artículo contiene spoilers].

En 1951 se estrena el western Tambores Lejanos. En el mismo se puede escuchar, por primera vez, ‘El grito de Wilhelm’, también conocido como ‘El grito de Hollywood’. No han pasado más de cinco minutos de Once Upon a Time… In Hollywood y este grito hace acto de presencia. Exactamente la misma grabación, recogida de una librería de sonidos. Desde 1951 este grito ha pasado de ser un efecto recurrente en películas de diverso pelaje hasta convertirse en un guiño autoconsciente, en un ‘toque’ que el autor coloca en su obra para llamar la atención sobre sí misma. En los primeros minutos de la nueva película de Tarantino las cartas ya están sobre la mesa. 

Un actor y su reflejo. Rick Dalton, interpretado por Leonardo DiCaprio, ha conseguido la fama gracias a películas de acción en las que protagoniza escenas peligrosas. Cliff Booth, al que da vida Brad Pitt, es el doble de Rick Dalton en sus películas y se ha quedado a medio camino. Es la sombra de la estrella en una ciudad, Los Ángeles, donde solo hay rascacielos en el downtown y en Hollywood Boulevard siempre hay luz aunque sea de noche. En un maravilloso travelling ascendente, Tarantino nos describe a este personaje: tras la fachada de un autocine, en un encuadre salpicado de coches solo iluminados por el brillo de la pantalla que, vete tú a saber, lo mismo está proyectando un western de Rick Dalton, se encuentra una caravana aparcada. Allí vive junto a Brandy, su fiel compañera, una pitbull que, a su manera, también hará las ‘escenas de riesgo’ que no pueda hacer él mismo. Pensad en el final de la película.

El juego de espejos entre Dalton y Booth es continuo a lo largo de una película que entra, directamente, en el podio de lo más raro filmado jamás por Tarantino, junto a Jackie Brown (1997) o Death Proof (2007). Se escuchan voces críticas al respecto porque, al parecer, Tarantino ha perdido su ‘toque’. ¡Esta película no parece de Tarantino!, aseguran muchos, dejándose en evidencia. Nunca han sabido de qué ha ido Tarantino. ¿Un gracioso que copia películas raras y las mezcla con ultraviolencia cómica propia de tebeo? No, ni de lejos. Tarantino es un perturbado que, afortunadamente para nosotros, ha cambiado el cuchillo por la cámara de vídeo. Su enfermedad le viene de lejos. Álex de la Iglesia ha tenido la oportunidad de coincidir varias veces con él y, según asegura en entrevistas, es incapaz de hablar de otra cosa que no sea cine. Nada. Respira cine, caga cine, mea cine, se folla al cine. ¿Qué es Once Upon a Time… in Hollywood? Una corrida sobre el cartel que corona sus colinas y que se derrama sobre el pavimento de estrellas en un punto, justo, en el que todo estaba destinado a cambiar.

1969. Una noche de agosto calurosa, pegajosa, en una mansión de Cielo Drive, aparecen muertas cinco personas, algunas de ellas vinculadas al cine. Sharon Tate es asesinada tras recibir más de diez puñaladas, perdiendo al hijo que llevaba en su vientre, a dos semanas de dar a luz. Sus asesinos, unos hippies enloquecidos que obedecían las órdenes de un iluminado, un músico frustrado llamado Charles Manson. Sharon Tate era la mujer de Roman Polanski, un aclamado director europeo que recién había aterrorizado a todo un país dirigiendo el clásico La semilla del diablo (1968). Ocho años después, acabaría violando a una menor de 14 años, Samantha Geimer. Aún pesa una orden de detención sobre él en Estados Unidos y no puede poner un pie allí. Una época en la que parecía normal el abuso y el acoso sistemático, con chantajes de por medio. Una época en la que se destruye el sueño hippy y los modos clásicos de Hollywood: el sistema de estudios y de actores en nómina tiene los días contados. Llegan los tiempos de la contracultura y cineastas como Dennis Hopper, Coppola o Scorsese se dedican a poner en jaque el statu quo.

Volvemos a Sharon Tate. Recordadla. Y ahora, olvidadla. La Sharon Tate de la película de Tarantino no es Sharon Tate; es la concepción de una idea, de un sueño, de un objetivo que estaba a punto de ser alcanzado si no fuera porque el fanatismo se encontró esa noche con ella. En una larga escena, compuesta de varias partes, Tate entra en un cine en la que se está proyectando una de sus películas, La mansión de los siete placeres (1969), una mediocre comedia de acción y espionaje protagonizada por Dean Martin. Cómo no, ella interpretaba un papel hecho a la medida de la mujer atractiva de la época, un poco florero, un poco torpe, siempre encantadora, y con carácter cuando la acción lo requería. Se le ha criticado mucho a Tarantino que Margot Robbie apenas tiene diálogos en esta película, intentando acercar su obra al #metoo. Y no tengo nada que objetar si alguna mujer se ha visto ofendida por lo mostrado. Simplemente, cuesta entender la polémica, más allá de querer ganarse un puñado de clics. Sharon Tate es la idealización de la estrella pura de Hollywood, una absoluta ausencia de maldad y una mitomanía que es la que le mueve los pies y los brazos y los pulmones. No es una persona. Una estrella de cine no es una persona. Es una estrella. No necesita hablar.

Sharon Tate no duda en querer verse, necesita que la luz de la película que ella interpreta entre directamente en sus pupilas como el que se pellizca para cerciorarse de que lo que está pasando no es un sueño. No importa saber quién era esta chica en realidad para darse cuenta de lo importante. Y qué cruel será Tarantino al terminar asesinándola en su película. Y claro, no lo hace. Como en Malditos Bastardos (2009), Tarantino cree firmemente en el poder del cine para deformar la historia y mostrar la versión de la misma que a él le hubiera gustado. Desde su mismo tiempo, que apela a los cuentos, Once Upon a Time… In Hollywood no hace sino esquivar las expectativas del espectador que más confía en el Tarantino superficial, en el de los diálogos absurdos e hilarantes y la violencia cómica y explosiva. Las tomas del personaje de Brad Pitt –un maltratador que asesinó a su mujer al que acabamos cogiendo cariño (a veces las criaturas más adorables encierran terribles monstruos)– conduciendo se alargan hasta exasperar a muchos. La película está llena de tiempos muertos y podemos enumerar con los dedos de una mano los ‘momentos de diálogo’ a los que el director nos tiene acostumbrados. 

Once Upon a Time… In Hollywood no necesita contar una historia tradicional. Tarantino pinta un lienzo impresionista con ese atardecer de Los Ángeles, único en el mundo, en el que volcar todas sus filias. Esta vez no homenajea al spaghetti western, es spaghetti western. Es como si hubiese querido entregarnos su propio Ocho y medio (1963) en el que, claro, él es el protagonista. Y lo es a través del actor que tiene que irse a Europa porque ya en su país solo le ofrecen medianías; lo es a través del asesino encantador que cambia la historia; a través de una niña actriz que hace justicia con DiCaprio, mucha más que la que podría suponer un Oscar, al decirle que esta es su interpretación más maravillosa; y lo es a través de una estrella de cine que sucumbe al cambio radical que está a punto de dar Hollywood, haciéndole un corte de manga a sus asesinos y dejando que viva. La novena película de Quentin Tarantino se siente como la última de su carrera, aunque, según él mismo, aún queda una. Seguro que la décima es un epílogo maravilloso que cerrará una de las filmografías más apasionantes que ha dado la historia del cine.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Abel Hasvir

    Me gustaría ser socio de esta estupenda publicación pero quizás mi condición masculina me lo impida ya que veo que ustedes solo se dirigen a las mujeres y yo soy hombre. Desconozco si la supresión del masculino en su contacto con la gente procede de algún tipo de desconsideración personal a las virtudes de mi género, renunciando por ello a ese sano equilibrio Ying y Yang que nos constituye a todos, hombres y mujeres. Quizás solo sea producto de la moda para ser un progresista en la onda o es una forma de atraerse a un público susceptible de ser influido por esas minucias y no por la indudable calidad de vuestras noticias. No por ello deja de asustarme cierta deriva en gente lúcida y preparada hacia cierto estilismo esquemático e insustancial que solo alimenta a los que se instalan en una burbuja muy lejana de la realidad de la gente común Cuando vuelvan a ella cuenten con mi apoyo incondicional. Un saludo Abel Hasvir

    Hace 1 año 5 meses

  2. Alberto Esparcia

    "Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado" ¿Qué Estado?

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí