1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fútbol femenino galo amenaza con destronar al alemán

La liga francesa se convierte en la competición mejor pagada del mundo

María Cappa 21/08/2019

<p>La selección francesa celebra su triunfo en la Eurocopa sub-19.</p>

La selección francesa celebra su triunfo en la Eurocopa sub-19.

M. C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Alemania y Francia han sido las protagonistas del fútbol femenino casi desde sus inicios. Ambos países registran partidos desde antes de la II Guerra Mundial e iniciaron su competición nacional en 1974. En cuanto a sus selecciones absolutas, la alemana ha ganado dos mundiales, un oro olímpico y ocho títulos europeos, mientras que la gala no ha pasado del cuarto puesto en ninguna de las competiciones internacionales en las que ha participado. 

La historia es algo diferente en categorías inferiores. La sub-19 alemana, con tres mundiales, sigue por delante de Francia, cuya mejor clasificación fue un segundo puesto en 2016. En la Eurocopa el dominio germano empieza, sin embargo, a tambalearse. Alemania ha obtenido cinco títulos europeos –el último, en 2011–, pero este año Francia ha ganado su quinta final, precisamente, frente a las germanas. Un empate que confirma tanto la paulatina escalada gala como el progresivo declive germano en la última década.

Publicité, égalité, efficacité

“No sabría decir por qué empecé a jugar al fútbol. Me pasaba el día en la calle con mis amigos y me gustaba, eso es todo”. Carla Polito no había cumplido aún los seis años cuando ingresó en el U.S. St Maurice de Loos-En-Gohelle (Pas de Calais), el pueblo donde nació. En ese club, donde permaneció diez años, jugaba sin más aspiraciones que divertirse. Hoy, con 19 años, es la capitana de la selección ganadora de la Eurocopa sub-19 y desde la temporada pasada juega en primera división con el Lille OSC. Como la francesa es la competición femenina mejor pagada del mundo, podría pensarse que Polito tiene prácticamente asegurado su futuro profesional, pero los datos son engañosos.

El salario de las futbolistas ronda los 40.000 euros al año, pero un informe elaborado por Sporting Intelligence en 2017 señala que esa cifra es una media obtenida gracias al Olympique de Lyon y al PSG. Entre los dos clubes suman el 60% de la inversión económica de la primera división femenina y sus salarios, que ascienden a 162.000 y 127.000 euros anuales respectivamente, distorsionan una realidad en la que la mayoría de las futbolistas apenas llega a los mil euros brutos mensuales. A pesar de ello, el entrenador de la selección sub-19 femenina, Gilles Eyquem, defiende que hay que ser optimistas: “Gracias al último mundial, vamos a tener más patrocinadores y clubes como el Bordeaux o el Montpellier han empezado a invertir más dinero en el fútbol femenino. El salario de las futbolistas va a crecer significativamente y pronto todas podrán vivir de ello”. 

La inestabilidad de los clubes contrasta con la realidad de los equipos nacionales. Polito, que ha formado parte de la selección francesa desde la categoría sub-16, dice estar “orgullosa del avance que supuso fichar por el Lille” y que se lo debe “al trabajo en la academia”. Se refiere a una de las doce escuelas creadas a partir de 1988 y repartidas por todo el país para jóvenes promesas con el objetivo de que puedan compaginar su desarrollo deportivo, estudios e integración profesional. Gracias a un acuerdo alcanzado con el Ministerio de Educación, el horario escolar y de exámenes se establece según los entrenamientos y las fechas de competición. Para fomentar la práctica del fútbol tanto femenino como masculino, el Estado ha promovido en muchos de los barrios más pobres del país la formación de clubes financiados con fondos públicos, que es a donde acuden los ojeadores de estas academias para reclutar a sus futuros estudiantes. Esta promoción estatal ha contribuido a que sea entre los y las adolescentes donde más ha crecido la afición al fútbol.

Otra de las claves del cambio fue el Mundial de 2011, celebrado en Alemania. A pesar de caer en semifinales ante Estados Unidos, el buen desempeño de las francesas, sumado a la atención mediática generada, dieron el impulso definitivo al fútbol femenino. Desde entonces, los partidos del equipo nacional tienen entre 12.000 y 15.000 espectadores y los encuentros ligueros, unos 2.500 o 3.000 cada jornada. Además,  cinco millones de telespectadores siguieron el anuncio de quiénes serían las  seleccionadas para el reciente Mundial de Francia. La noticia fue también portada del histórico periódico deportivo L’Equipe. La cadena estatal TF1 aumentó dos veces en una semana el precio de los anuncios para los partidos de Francia y ganó nueve millones de euros netos cuando la selección llegó a dieciseisavos de final. Una tendencia que, para Eqyuem, no ha hecho más que empezar: “Desde que Alemania, que es pionera, empezó a trabajar en el fútbol femenino ha florecido en países como España, Inglaterra, Países Bajos y por supuesto en Francia, donde todavía hay un enorme margen de crecimiento”.

 Las pioneras pierden fuelle

Ganar la Eurocopa sub-19 no solo podía haber servido para reafirmar el dominio alemán, sino también para que su entrenadora, Maren Meinert, se despidiera de los banquillos de la mejor manera. “Era mi partido 200, que es un buen número para retirarse –cuenta–. No ganamos, pero decir adiós en la final de un europeo no está tan mal”. Un adiós agridulce que no implica que abandone el deporte que la ha acompañado toda su vida. “Mi plan es seguir vinculada al fútbol, pero en un rol más relacionado con la parte organizativa o de gestión. He estado haciéndolo lo mejor que he podido durante 14 años y siento que ha sido suficiente”, afirma convencida.

Como futbolista de la absoluta, Meinert ganó tres Eurocopas, una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos del 2000 y el Mundial de 2003. Según explica, el fútbol femenino alemán ha mejorado mucho desde que ella jugaba. “Ahora se entrena cinco o seis veces por semana mientras que en mi época lo hacíamos dos o tres. Éramos menos porque, como no había suficientes equipos, jugábamos en la calle por diversión, pero ahora hay un sistema de clubes y desde muy joven puedes formar parte de un equipo organizado. Respecto al juego, ahora hay que ser más fuerte y se ha mejorado mucho en la velocidad –detalla–. Hace años, para estar en la selección, tenías que ser muy buena técnicamente; hoy, además, tienes que ser buena atleta”.

El mismo 2011 que supuso un punto de inflexión positivo para el fútbol femenino francés fue el comienzo de la lenta caída que experimenta el alemán. Ni los medios ni los aficionados parecen haberles perdonado que perdieran un mundial en el que ellas eran las locales y menos después de haber ganado los dos anteriores. A pesar de ello, Meinert insiste en que “la federación ha mantenido y mejorado su inversión y su atención. Se ocupa de los equipos nacionales femeninos igual que de los masculinos; los ayuda a desarrollarse y les proporciona todas las infraestructuras y el equipo humano que necesitan”.

La capitana de la selección germana sub-19, Sophia Kleinherne, explica que, aunque comenzó a jugar al fútbol a los 11 años, “hasta los 14 no pude hacerlo en equipos exclusivamente de mujeres, en las categorías juveniles de la Bundesliga”. Si bien su objetivo es vivir del fútbol, “no quiero dejar de estudiar una carrera universitaria porque nunca sabes lo que puede pasar, pero mi foco principal está puesto en mi carrera como futbolista profesional”. ¿Es posible hacerlo en Alemania? “Sí –responde sin dudarlo–, pero no todas lo hacen porque hay mucha diferencia de salario entre los equipos pequeños y los grandes”. A pesar de esta afirmación, la realidad es que, en términos salariales, la alemana es la competición más equilibrada de Europa. Según Sporting Intelligence, los equipos más poderosos económicamente de la competición, el Wolfsburgo y el Bayern, pagan 100.000 y 85.000 euros anuales respectivamente. Los salarios de los equipos que les siguen en títulos y medios, como el Frankfurt –donde desde hace dos años milita Kleinherne–, ascienden a 50.000 euros y los de mitad de tabla hacia abajo se mueven entre los 1.200 y los 3.000 euros al mes.

La parte negativa es que el presupuesto de los equipos femeninos ronda los dos millones de euros, mientras que en otros países europeos esta cifra se está incrementando considerablemente (el Chelsea invierte siete y el Barcelona, ocho), lo que le resta atractivo a la competición. La falta de atención mediática y la ausencia de referentes para las niñas –bien porque se han retirado, bien porque se van a jugar a otros países– se ha traducido en un paulatino desinterés de la afición. En los últimos cinco años, los encuentros de la selección han perdido el 50% de los espectadores y los partidos de liga no han logrado superar las 1.000 personas.

A medio plazo, el objetivo de Kleinherne es ser convocada para la absoluta. “Claro que ganar la Eurocopa habría sido muy importante para lograrlo, pero mientras siga jugando a un buen nivel siempre voy a tener posibilidades”, dice confiada la que fue nombrada mejor jugadora de su equipo en el Europeo. “También tengo otros objetivos deportivos –prosigue–. Quiero ganar títulos con el Frankfurt y, por supuesto, un mundial con mi selección. Y también me gustaría que este nuevo empujón que el Mundial de Francia le ha dado al fútbol femenino se consolide no solo en mi país, sino a nivel internacional”.  

Alemania y Francia han sido las protagonistas del fútbol femenino casi desde sus inicios. Ambos países registran partidos desde antes de la II Guerra Mundial e iniciaron su competición nacional en 1974. En cuanto a sus selecciones absolutas, la alemana ha ganado dos mundiales, un oro olímpico y ocho títulos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí