1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Migraciones vistas desde otra galaxia (I)

PorCausa encuentra el diario de a bordo de Nuscaa, una alienígena que desde hace años observa la realidad migratoria. Le interesa saber y no entiende nada: dejan morir a los suyos en el Mediterráneo

Alba Zamudio (PORCAUSA) 21/08/2019

<p>Nuscaa, la alienígena enviada a la Tierra.</p>

Nuscaa, la alienígena enviada a la Tierra.

Diana Moreno

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

Preparada para tener contacto con los habitantes de la zona, he decidido adentrarme en uno de las área de más tránsito, el Mediterráneo. Desde las últimas observaciones, puedo comprobar que los humanos se han convertidos en entes cada vez más individualizados. A nivel científico y tecnológico, a pesar de cierta simplicidad estructural, he de reconocerles un gran progreso en el último siglo. Han logrado interconectar entre sí tanto elementos materiales como humanos. Sin embargo, parecen no haber respetado su entorno natural: hace más calor de lo que pensaba y el paisaje es mucho más árido de lo que imaginaba. 

Primer encuentro

Más allá de mis primeras impresiones, veo que eso de explorar nuevos espacios, tal y como yo hago, es un asunto candente en esta sociedad. Un tal Trump dice que va a construir un “gran muro”, es decir, un tipo de construcción para frenar que los humanos migren, viajen y anhelen pasar al “otro lado”. No hay una ley clara sobre el tema, pero parece simbolizar una separación de poder entre Norte y Sur que casi siempre significa entre ricos y pobres. De hecho, en los últimos años, el mundo está siendo dividido con ellos: entre Bulgaria y Turquía; Corea del Norte y Corea del Sur; Brasil-Paraguay; Eslovenia y Croacia; Ucrania y Rusia; Francia y Gran Bretaña; Pakistán y Afganistán; España y Marruecos... 

Lo que sí puedo confirmar, en el área que me muevo, la Unión Europea, es que además de poner esas “puertas al campo” también cierran fronteras por medio de un curioso tecnicismo: externalización, lo llaman. Resulta que pagan una gran suma de dinero –esos papelillos de colores y metales a los que les otorgan gran valor– a cambio de la subcontratación del control migratorio a terceros países como Turquía, Libia, Egipto, Sudán, Mali, Mauritania y Níger. Este verano la ONG Oxfam Intermón ha presentado un informe en el que señala a España como uno de los mayores países involucrados en el dispositivo de control en la zona del Sahel. No entiendo el porqué de tanto esfuerzo, cuando el 75% de los migrantes africanos se desplazan internamente entre regiones. 

Os preguntaréis, como yo, qué tipo de humanos no son bienvenidos a sus territorios, pues es realmente ingenioso y de gran esfuerzo cómo se gestionan en este planeta para controlar a los de su propia especie. 

Resulta que dependiendo de su zona de origen encuentran unas trabas u otras para acceder a los países que conforman la UE y otros lugares ricos  en el mundo. Forma parte de lo que ellos denominan políticas migratorias. Para que entendáis mejor, hace unas semanas detuvieron a una comandante italiana por desembarcar a 40 personas a bordo de un barco humanitario en Lampedusa (Sicilia). Por lo visto, estos humanos, denominados como “inmigrantes” y “refugiados” (categorizan a su comunidad en función de su situación administrativa), buscan cruzar el mar en unas barcazas para llegar a un territorio más próspero o lejos de la guerra: ¡caen bombas sobre ellos¡ Es complejo, porque según dictan los que están en zona segura y no les quieren porque dicen que no hay sitio para todos, al final, la única posibilidad legal para los humanos de estos territorios es esperar que sus países alcancen el nivel de bienestar de los llamados países “desarrollados” –este es un nuevo vocablo que han incorporado en su léxico para referirse a los anteriormente conocidos como “países del primer mundo”. Intuyo que es una forma más elegante de referirse a éstos, porque por lo que leo, los otros, a pesar de estar ubicados en la misma Tierra eran tan poco considerados que se referían a ellos como Tercer Mundo, ¡alucinante!

Según categorizan los humanos, esta navegante estaría fomentando, según un político italiano, Salvini (¡vice primer ministro y ministro de Interior!) y otros muchos señores, la migración “irregular”. Este es un término que atribuyen a las personas cuando cruzan ciertas fronteras naturales o ficticias, independientemente de la razón que les lleve a cruzarlas, sin un permiso que le permita residir en ese país. Para mi sorpresa, solo hablaban de la chica: nadie preguntó a los que iban a bordo por qué decidieron abandonar sus países y, lo más fundamental, de qué huían. De hecho, no he logrado (y he rastreado en Google durante horas) encontrar de dónde procedían los viajeros. Y es raro, porque según sus propias normas, el derecho a la vida ha de estar por encima de cualquier decisión político-administrativa. Y la historia continua, me llegan noticias de barcos abarrotados de personas en mitad del Mediterráneo a los que no les dejan llegar a puerto. ¿Les dejarán ahogarse?

Pero la epopeya no finaliza cuando llegan (si lo hacen; no hay forma de saber cuántos se han ahogado en el Mediterráneo). Las personas que arriban, por ejemplo, a España sin permiso se exponen a una sanción de expulsión, prohibición de entrada y/o multa. Lo que no he llegado a comprender es por qué una infracción administrativa supone la privación de libertad y ser tratado, según sus normas, como un criminal. Tampoco entiendo las órdenes y excusas varias, por parte del Gobierno español, de no dejar salir los barcos a salvar vidas. Trámites administrativos, alegaban, uf. 

Los humanos que llegan son clasificados en función de su situación administrativa como migrantes, solicitantes de asilo y refugiados. De acuerdo a la categoría a la que pertenezcan, reciben un tratamiento diferente. Este sistema, a la par que complejo, podría resultar peligroso. En primer lugar, no he logrado comprender cómo evalúan el nivel de vulnerabilidad de una persona y qué elementos son necesarios para nombrarlos como “refugiados”. En teoría, parece fácil plasmar una definición de estos, pero en la práctica se muestra una realidad mucho más desdibujada. Solicitar el derecho de asilo y que te lo concedan no es fácil, has de demostrar que mereces ese “título” de refugiado. En este sentido, creo que esta civilización se enfrenta también a ciertas trabas con su léxico. Algunos, por ejemplo, huyen de guerras que no son reconocidas como tales. Muchos salen de sus lugares de orígenes porque viven en Estados frágiles o las violencias (de múltiples formas) y pandillas les amenazan y matan. La vulnerabilidad de muchos de estos humanos puede ser igual o superior a la de otras zonas de conflicto armado, sin embargo, en la clasificación general son considerados migrantes y, como tales, han de responder a las políticas migratorias del país al que acceden. En España, según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) tan solo el 13% de las solicitudes de protección internacional fueron aceptadas en 2018. Espero que la evolución biológica de esta especie le permita ser consciente de que estas decisiones les llevará al punto de partida, pues lejos de solucionar el problema, se agravará a largo plazo; estas personas rechazadas vivirán en clandestinidad o tendrán que volver a sus países de origen del que decidieron marcharse. Y esta información, ojo, no es de esa especie que no encuentro y que denominan “perroflauta”; lo dicen los Gobiernos, el español en este caso, en 2016. 

Mareas de ida y vuelta 

Recordaréis que hace unos años puntualizaban que España era un país principalmente emisor. Los datos son claros: a finales del siglo XIX, casi tres millones de españoles emigraron a países del “Nuevo Mundo” –ay, qué lío, porque es el mismo, pero así lo llamaron– y a destinos africanos en busca de mejores oportunidades socioeconómicas. Por aquella época, la emigración era vista como un factor de desarrollo y la entrada a estos países se realizaba con facilidad, sin barreras como las actuales. Como podéis ver, es un proceso tan racional como el que está sucediendo actualmente. Sin embargo, parece que este flujo a la inversa no es de tan buen agrado. Y fíjense qué paradójico cuando aún son miles los jóvenes españoles que, a falta de perspectiva de futuro, emigran a otros países en busca de mejores oportunidades económicas (se estima que son más de 30.000 los que han emigrado en los últimos años). 

Sigo leyendo y conversando con los habitantes de la zona y, por lo que he podido percibir, ser infante extranjero y menor en “el mundo civilizado” tampoco debe ser tarea fácil. A pesar de eso, no dejan de llegar a Europa. A España, por ejemplo en 2018 llegaron más de 6.000, casi el triple que un año antes, según datos oficiales.   

Menores abandonados a su suerte

Y como ante temas de la infancia todos somos más sensibles, entiendo que, para no llorar, les han cambiado el nombre, les llaman Menas: suena menos hiriente, imagino. El anhelo de estas niñas y niños de buscar nuevas y mejores oportunidades vence al miedo y la incertidumbre de qué pasará en un país diferente. La verdad es que me resulta extraño pensar en nuestras criaturas lanzándose al espacio sin más indicación que lo ancho de este. Mucha necesidad, intuyo.

Así, adentrándose en la aventura migratoria, muchos de ellos se exponen al peligro de cruzar fronteras arriesgando sus vidas y enfrentarse a una situación de desarraigo una vez llegan a su destino. Tal es su vulnerabilidad que existen redes que trafican con ellos. Googleo un poco y colapso: 10.000 menores desaparecidos en Europa. Sí, es de hace dos años, pero ¿nadie se pregunta dónde están? Una entidad internacional conocida como ONU, que busca solucionar problemas globales, recientemente ha condenado a España por la “devolución en caliente” de un menor. Hace tres años las autoridades de este país expulsaron a un niño que huía de un conflicto en  Mali sin tener en cuenta su vulnerabilidad por partida doble: menor no acompañado huyendo de un conflicto en su país de origen. Parece que España no quiere responsabilizarse de los pequeños y pequeñas que han nacido fuera de su país, como si estos tuvieran una composición biológica diferente a los niños españoles. Los que consiguen quedarse, son almacenados en centros, en demasiadas ocasiones masificados y con graves carencias. 

Parece que España se enfrenta a la encrucijada entre respetar el derecho de los humanos a emigrar y buscar un futuro mejor, y la defensa del denominado “Estado de bienestar” y estabilidad, que algunos perciben amenazados por la inmigración. 

Me pregunto cómo van a abordar la gestión del flujo migratorio cuando establecen condiciones cada vez más restrictivas para que el humano busque una vida digna. 

Encuentro aquí otra incoherencia; si constantemente se repite y actualiza el fenómeno migratorio, es más que probable que el hecho de imaginar fronteras como muros de piedra agrave lo que ellos denominan la “inmigración irregular” y, como ya imaginareis, cuando se trata de salvar la vida lo demás importa poco.

––– 

Alba Zamudio es licenciada en Periodismo y Máster en RRII y Estudios Africanos. Colabora en porCausa.org como periodista e investigadora asociada. 

(*) Parte de los datos de este reportaje provienen de las lecciones de Tumba a tu cuñao, una guía práctica elaborada por porCausa.org para entender el fenómeno de las migraciones. Más información en https://bit.ly/2trG7XO

Autora >

Alba Zamudio (PORCAUSA)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Terrícola

    Solo espero que en la siguiente entrega de "Migraciones vistas desde otra galaxia" el alienígena que escriba tenga algo más de luces que Nuscaa y vaya a la causa del problema explicando un poco el funcionamiento del sistema económico capitalista globalizado que genera esas consecuencias inhumanas que describe. Porque si de lo que se trata es únicamente de hacer caridad dejando intacto el capitalismo neoliberal, para eso ya está Richard Gere.

    Hace 1 año 11 meses

  2. David

    Que razón lleva Nuscaa, vivimos en una incoherencia total en el que cada uno solo mira hacia su ombligo.

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí