1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Billie Holiday y por qué es imposible redactar una biografía

En los 70, la periodista Linda Kuehl trató de escribir el libro definitivo sobre la cantante y el proyecto la consumió. Tres décadas más tarde, otra escritora produjo un texto bello y raro con el material que ella había dejado

Begoña Gómez Urzaiz 3/09/2019

<p>Billie Holiday durante un concierto en el Downbeat club, en Nueva York.</p>

Billie Holiday durante un concierto en el Downbeat club, en Nueva York.

William P. Gottlieb

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

Cualquiera que haya escrito algo aproximado a una biografía, incluso un simple obituario, sabe que es un género lleno de trampas. Es muy tentador darle sentido a todo, relatizar, encontrar, preferiblemente en la infancia, el suceso que lo explica todo. Poner orden al caos necesario que es una vida. A Linda Kuehl le costó tanto escribir su biografía de Billie Holiday que se puede decir que murió por ella. 

En los años 70, la periodista Linda Kuehl quería firmar un libro digno sobre Billie Holiday. Entrevistó a más de 150 personas que la conocieron con tal de construir un completo retrato coral: los novios que tuvo la madre de la cantante, músicos, artistas de vodevil, productores, parejas ocasionales, su mánager, sus amigos. Con todo ese material, y un contrato con la editorial Harper & Row, se sentó a escribir. Pero no conseguía pasar del segundo capítulo, que redactaba una y otra vez. Finalmente, su editora, Frances McCullough, le dijo por escrito en agosto de 1977 que su intento de libro era “un batiburrillo en el que el lector se pierde con facilidad” y que no pensaba publicarlo. “Si esto es doloroso para mi, para ti debe ser terrible”, añadió. Kuehl consiguió vender la idea a otro sello, Dial Press, y siguió trabajando en él durante unos meses más, hasta el día en que, tras volver de un concierto de Count Basie en Washington, se tiró por la ventana de su hotel.

Debía de ser una entrevistadora brillante. Uno de sus últimos encargos fue hablar con Joan Didion para la famosa sección The Art of Fiction, de The Paris Review, el mejor archivo de entrevistas con escritores que existe. Como esa pieza se publicó tras la muerte de Kuehl, le tocó a Didion escribir su propia entradilla y dijo de Kuehl esto tan sumamente didionesco: “Recuerdo que tenía varios temores, uno de ellos era que me reprodujesen como la clase de loca que teniendo 300 grados de vistas sobre el océano, pone todas sus sillas en un rincón oscuro detrás de la chimenea. La inteligencia de Linda disipó esos temores inmediatamente. Su interés y su agudeza sobre el acto técnico de escribir me hicieron relajarme y hasta entusiasmarme hablando, cosa rara en mí. De hecho, el entusiasmo por hablar técnicamente me hace parecer, leyendo la transcripción, una especie de aprendiz de fontanera de la ficción”.  

Tras su suicidio, la familia de Kuehl guardó las cintas y las transcripciones del “proyecto Holiday” hasta los años 90, cuando las vendieron a un coleccionista privado, que las cedió a la escritora Julia Blackburn

Tras su suicidio, la familia de Kuehl guardó las cintas y las transcripciones del “proyecto Holiday” hasta los años 90, cuando las vendieron a un coleccionista privado, que, años después, las cedió a la escritora Julia Blackburn. Esta, que es autora de varias novelas, dos de ellas finalistas al premio Orange,  y de unas memorias tituladas The Three of Us sobre su turbulenta infancia, con una madre pintora y un padre poeta y alcohólico que fue amante de Francis Bacon, volvió a proponerse hacer lo que parecía más lógico: leer todo aquello, organizarlo y darle forma de libro. “Como ya había hecho Linda Kuehl, preparé listas con los, a mi entender, episodios más importantes de la vida de Billie, y empecé a escribir capítulos titulados, por ejemplo, Una infancia en Baltimore Harlem en los años 30. Posteriormente, agrupé las entrevistas e intenté meter todas aquellas voces en las jaulas que les había construido”, explica Blackburn en el prefacio del libro que acabó saliendo.

Las entrevistas, que Kuehl había ido cosechando muchas veces de bar en bar, se contradecían entre sí, se resistían a doblegarse por el bien de “el relato”, como un pelo rebelde que se niega a ser aplastado con fijador. Además, se perdía el tono distintivo de cada una –un peligro que también conoce cualquiera que se haya dedicado a la fontanería del periodismo–. Recortadas y reportajeadas, esas voces se disolvían. “El resultado era insulto y uniforme”, admite Blackburn. Así que decidió rendirse y liberar las entrevistas de Kuehl en su hábitat natural. Con eso construyó su libro, Con Billie Holiday. Una biografía coral, que se publicó en inglés en 2005 y ha traducido ahora en España Libros del Kultrum. 

El texto, que se podría definir como una exitosa “biografía fracasada”, tiene un interés doble, o múltiple: por lo que emerge de la vida imposiblemente excesiva de Billie Holiday y por los talking heads que van desfilando. Ahí está por ejemplo Jimmy Fletcher, el policía negro que arrestó a Billie Holiday por posesión de narcóticos en su apartamento de Nueva York en 1947. La conocía de antes. Se habían visto, habían charlado y bailado (Fletcher era un agente infiltrado en los bajos fondos de Harlem) y por eso mismo fue el escogido para hacer una detención que la policía quería mediática y aleccionadora. “Sabía que la habían escogido para hacer una detención de campanillas y lamentaba que le hubieran encargado aquel caso, lamentaba haber podido acabar con todo aquello antes de que sucediera”. La transcripción de su entrevista con Kuehl, la primera y única que concedió, tenía 37 páginas. Blackburn arranca una frase de ahí para empezar su capítulo: “Era todo amor”. Fletcher cierra su intervención diciendo que tras su detención Billie no volvió a pedirle ayuda, aun sabiendo que él habría hecho cualquier cosa por ella, incluso ayudarla a desengancharse. 

Aaron y Claire Lievenson siempre vieron a Billie estando juntos, pero la recuerdan de manera muy distinta. Llevaban una farmacia en Harlem durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Billie vivía en el barrio con su madre, Sadie. Aaron dice que, aunque no le interesan los chismes, sabía que Billie hacía la calle, que vendía sus favores a los hombres del barrio. Claire, que de soltera era actriz, ejerce la memoria de manera mucho más benevolente. Se hizo muy amiga de la cantante. “Era tan elegante… Me da lo mismo que se colocara. Era espectacular ver a aquella mujer acercarse al micrófono. Tenía unos andares muy femeninos, con pasos cortos, y se fundía con el micrófono. Te hechizaba. Lo lograba incluso estando colocada”. 

 Era espectacular ver a aquella mujer acercarse al micrófono. Tenía unos andares muy femeninos, con pasos cortos, y se fundía con el micrófono. Te hechizaba

Si alguien por ahí da talleres de escritura, puede utilizar el libro de Blackburn para explicar la cuestión del narrador poco fiable. Lo es el pianista Jimmy Rawles, por el mero hecho de que necesita emborracharse para hablar de Billie y sigue haciéndolo mientras dura la entrevista. La autora cree que a medida que avanza la transcripción de su charla con Kuehl, da la impresión de que la intérprete de Strange Fruit entra en la habitación y se sienta “con un vaso de leche lleno de ginebra y aquella sonrisa nostálgica tan suya”. Jimmy conoció a Billie cuando aún no había probado la heroína, una semana después de que llegara a Hollywood. Vivió con ella cosas tremendas, como la paliza que le propinó su novio y mánager John Levy: “Saltaba sobre su estómago, le dio una paliza de muerte… A Billie le dolía todo, incluso el coño, y eso no era ninguna broma, porque ella cantaba con las entrañas”. 

Por razones muy distintas, tampoco es un narrador de fiar Carl Drinkard, que trabajó con la cantante a mediados de los cincuenta. “A lo largo de unas cien páginas mecanografiadas devana una madeja de fanfarronadas y alucinaciones de drogadicto en las que no es fácil distinguir dónde acaba la realidad y dónde empieza la ficción”, avisa Blackburn. 

Aunque renuncia a contar la historia de la cantante con nada parecido a una cronología, la autora sí escribe hacia el final un capítulo titulado Desenlace. Empieza con la desastrosa gira europea que Holiday hizo en 1958. En 1959 le diagnosticaron cirrosis y en mayo ingresó en el Metropolitan Hospital para un tratamiento de hígado y corazón. El departamento de narcóticos la volvió a arrestar en su misma cama del hospital, donde falleció el 17 de julio, a los 44 años, hace ahora casi 60. 

Tres años antes de morir, ella ya había querido contar su historia, en el libro que escribió junto al periodista William Dufty. Lady sings the blues se considera a la vez, un relato completamente parcial y parcheado (por motivos legales, se omitieron o falsearon, por ejemplo, sus relaciones amorosas con Orson Welles y Tallullah Bankhead), incluso lleno de errores que han ido corrigiendo los biógrafos posteriores, y uno de los mejores libros sobre la era del jazz. Cuestión de buena fontanería.

Autor >

Begoña Gómez Urzaiz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí