1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La posibilidad otra: investidura sin acuerdo

¿Cómo salir de una encerrona que no abre puerta alguna hacia gobierno de coalición, pero que impone un acuerdo parlamentario con un menú ofrecido como ya cocinado a quienes tenían que ser también protagonistas de su elaboración?

José Antonio Pérez Tapias 4/09/2019

<p>Pedro Sánchez durante sus intervenciones en la sesión de investidura. </p>

Pedro Sánchez durante sus intervenciones en la sesión de investidura. 

CONGRESO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El relato no puede decaer. Quienes lo fabrican han de introducir cada día nuevos elementos y, de vez en cuando, factores que supongan un cambio en el escenario. Pero procurando siempre que las novedades introducidas en la trama no hagan perder el hilo conductor de la misma. Para el PSOE, en el relato que en estos meses recrea de continuo, dicho hilo está tan destacado que siempre salta a la vista: la culpa de que Pedro Sánchez no haya sido presidente en otras ocasiones o no lo pueda ser en esta que ahora se presenta es de los otros. A decir verdad, el hilo de la trama se concentra en un punto: la culpa es de Unidas Podemos. Todos los mensajes confluyen en este punto, pase lo que pase. Así ha de ser, aunque lo que viene pasando desde mucho tiempo atrás –no sólo desde las últimas elecciones generales del 28 de abril pasado– es que el PSOE se cierra en banda a toda posibilidad de gobernar con Podemos en alguna suerte de coalición para el ejecutivo. Ni el garantizar un sólido pacto de izquierda para frenar a las derechas es motivo al parecer suficiente para abrir ese cerrojo.

Para el equipo de personas que forman parte del reducido círculo en torno a Sánchez donde se fijan posiciones y se toman decisiones, una vez que se reubicaron después de que Pablo Iglesias renunciara a su pretendida condición de “ministrable”, fue un alivio que el líder de Podemos expresara en el hemiciclo la voluntad de abstención de su grupo parlamentario por considerar vacías de contenido las ofertas del PSOE en cuanto a ministerios y una vicepresidencia en un hipotético gobierno. Desde Unidas Podemos cabía esgrimir razones para no dar el sí a la investidura de Sánchez, pero la batalla mediática para dar cuenta de ellas era muy desigual. Todas las voces del PSOE se lanzaron a pillar micros por las esquinas para vocear mendazmente que Iglesias, de nuevo, impedía un gobierno socialista, ocultando de camino que contribuyó decisivamente a que lo hubiera tras la moción de censura al presidente Rajoy. Entre el ir y venir de acusaciones –desde Unidas Podemos el relato se ha orientado a mostrar cómo el PSOE hace ofertas tramposas–, llega el momento en que el cambio de tercio, tal como se anunciaba, se produce: el PSOE presenta un catálogo de 370 medidas para conseguir el sí al mismo como soporte de un acuerdo parlamentario que haga posible la investidura de quien de nuevo está llamado a ser candidato en el siguiente intento, el próximo 23 de septiembre. La Propuesta Abierta para un Programa Común Progresista, pues así se presenta, inaugura ese nuevo escenario que introduce el drama en su último acto –¡por ahora!–. 

en ausencia de un verdadero espíritu de diálogo, más que procurar un acuerdo se busca imponerse en el desacuerdo

La jugada está bien pensada. Redondo es el éxito que se espera para la misma. La táctica se estableció a partir de la anterior investidura fallida. El secretario general del PSOE, presidente del Gobierno en funciones y candidato renovado para dirigir el Ejecutivo, se aprestó a reunirse con miembros de las más diversas organizaciones sociales, de muy diferentes sectores, para formular a partir de esos encuentros un programa que recogiera las demandas de la “sociedad civil” –¿no lo hizo ya el PSOE para el programa con que se presentó a las elecciones?–. Orillando al parlamento y posponiendo hasta el límite de los plazos disponibles la negociación con los partidos políticos de los que ha de obtener apoyo a su candidatura –teoría del “último minuto”– , todo se enfocó hacia la elaboración de un menú de propuestas que Unidas Podemos “no pudiera rechazar”, máxime si además de recoger todo lo proveniente de esas fuerzas socialmente activas –aunque interesadamente seleccionadas– se incluían también medidas que desde Unidas Podemos se hubieran lanzado anteriormente. Tal es el caso de propuestas ya incluidas en su programa, ya en las negociaciones para los abortados Presupuestos Generales del Estado para 2019  –pareciera que al interlocutor “preferente” se le quiere presentar un catálogo con elementos plagiados concitándole a que los apruebe bajo autoría ajena–. Con tales ingredientes y con las declaraciones que han acompañado a la presentación del nuevo catálogo del PSOE bien puede pensarse que, en ausencia de un verdadero espíritu de diálogo, más que procurar un acuerdo se busca imponerse en el desacuerdo.

El texto de documento tan prolijo contiene medidas que, de aplicarse, serían muy positivas: desde las relativas a empleo hasta las atinentes a la fiscalidad, por ejemplo. No deja fuera interesantes cuestiones referidas a igualdad de género o a política educativa, como también se pueden mencionar las relativas a políticas medioambientales o a I+D+i. Todo, a decir verdad, muy “progresista”, pero todo sin mayores precisiones, al no haber cuantificación alguna y presentarse tal conjunto de medidas con un lenguaje propio de programa electoral o de resoluciones de congresos. La abundancia de términos intencionales, casi diríamos en muchos casos desiderativos, tales como “propondremos”, “ratificaremos”, “promoveremos”, etc., deja sueltos muchos cabos que deberían ir mejor anudados para un acuerdo de legislatura. No deja de ser cierto que se dejan fuera cuestiones que de inmediato se echan en falta, aunque aparezcan circunloquios para cubrir la ausencia. Es el caso de la prometida derogación de la reforma laboral o de la necesaria limitación por ley del coste de los alquileres. Algunas cuestiones se eluden por completo, como las que tendrían que ver con avances en la ansiada y necesaria laicidad del Estado. Otras, como las que afectan a la cuestión migratoria, se tocan, pero de puntillas, sin compromisos más explícitos en ir más allá del control de fronteras hacia una política migratoria expresamente definida y asumida. Por cierto, ni una palabra sobre los CIEs. ¿Nada que decir sobre la posible pero indebida sanción a Open Arms por sus acciones de rescate de náufragos en el Mediterráneo? ¿Se acaba ahí el diálogo con la sociedad civil? No debe olvidarse que por la cuestión migratoria, por cómo se aborde y por cómo se trate a inmigrantes y refugiados, pasa hoy la línea de demarcación entre derecha e izquierda.

por la cuestión migratoria, por cómo se aborde y por cómo se trate a inmigrantes y refugiados, pasa hoy la línea de demarcación entre derecha e izquierda

Asunto no menor, sino mayor, es la manera timorata e insuficiente como se plantean las cuestiones territoriales y el conflicto político que se da en Cataluña –no reducible a solo problema de convivencia–. Es decir, tal como viene siendo habitual en el PSOE, se soslaya la grave crisis en que está sumido el Estado español. Se insiste enfáticamente en que se cierra la puerta a toda posibilidad de referéndum al que se convoque a la ciudadanía catalana, dando a entender que cualquier referéndum sería sin más de autodeterminación y, por ende, contra la Constitución; se hurta a la ciudadanía misma que hay otras maneras de plantear un referéndum que son negociables y aplicables a partir de lo que la Constitución permite. Es decir, se estrechan al mínimo las posibilidades de hallar vías de salida al conflicto catalán, no queriendo ver que se puede agudizar tras la sentencia en que culmine el juicio del procés.

Con tales anotaciones y objeciones sobre la mesa, ¿qué va a decidir Unidas Podemos? No lo tiene fácil. Se le ha presentado otro nuevo señuelo, que viene a redundar en la oferta inicial que se presentó bajo el eufemismo de “gobierno de cooperación”, proponiendo que miembros suyos ocuparan cargos de segundo nivel en la estructura de gobierno. ¡Fuera del Consejo de Ministros! Ahora se ofrece que estén al frente de instituciones del Estado que no son de la estructura de gobierno. Otro caramelo para endulzar la humillación, dicho sea sin sacralizar al modo de un nuevo fetichismo gubernamental lo que significa estar en Consejo de Ministros. No hay que pasar por alto la propuesta de una Oficina de Control del Pacto para el cual se conmina a que se suscriba. ¿Es necesario tal invento cuando tenemos un Congreso ávido de tareas parlamentarias de legislación y control? Es ahí donde deben seguirse los pactos que hubiere, con total transparencia ante la ciudadanía y todos sus representantes.

A punto de llegar al final de estas reflexiones, es insoslayable una pregunta que vuelve una y otra vez: a la vista de que las desconfianzas recíprocas –más si se han incentivado– hacen al parecer imposible un gobierno de coalición, ¿qué puede argüirse para concluir que aun desde ellas es viable un acuerdo parlamentario para una legislatura? Nada, salvo el empeño en salvar una investidura pasando por encima no sólo de la desconfianza entre dirigentes, sino además también del clima de animadversión entre las respectivas bases que se ha venido alimentando. Quizá sea lo más lamentable de cara a un futuro que va a seguir reclamando que las izquierdas articulen su pluralidad y sean capaces de pactar, venciendo presiones, superando temores y dejando atrás obsoletas pretensiones de hegemonía.

¿Pero qué cabe hacer? Desde Unidas Podemos, y también desde otras formaciones políticas –descontamos en nuestras referencias a PP y Ciudadanos, persistentes en su posición de “no a Sánchez” como candidato a presidente, a pesar de las vergonzantes apelaciones desde el PSOE a que se abstengan–, tendrán que decidir su opción. Presiona el intento de evitar nuevas elecciones, por lo que comporta de evidencia de fracaso político y de riesgo en sus resultados ante una posible abstención crítica por parte de sectores de votantes de izquierda hastiados de tan torpes e ineficaces escaramuzas políticas. Con esa baza juega el PSOE, que aprieta las tuercas de sus maniobras ventajistas, las cuales no dejan de encontrar a veces los desaciertos de Unidas Podemos cuando desde su liderazgo no escarmienta y pone el carro delante de los bueyes. El caso, con todo, es que entre relatos que en verdad no se sostienen como narraciones dignas, el tacticismo de Sánchez no deja de operar con el relato como instrumento de presión. Parece que, estando en el vacío del “fin de los metarrelatos” que Lyotard diagnosticó, quedamos condenados a sufrir una suerte de “rivalidad mimética” –así describe Christian Salmon la situación en su iluminadora obra Storytelling. La máquina de fabricar historias y formatear mentes– entre malos relatos pero que, con mucho cuento, distorsionan nuestra vida democrática. ¿Cómo salir de una encerrona que no abre puerta alguna hacia gobierno de coalición, pero que impone un acuerdo parlamentario con un menú ofrecido como ya cocinado a quienes tenían que ser también protagonistas de su elaboración? ¿Pactar con quien humilla? ¿No pactar para que el antagonista, cuya responsabilidad es ganar apoyos para formar gobierno, siga ganando la batalla del relato echando sobre tejado ajeno la culpa doble por la no investidura y por la convocatoria de otras elecciones? Queda no meramente otra posibilidad, sino, mejor dicho, la posibilidad otra: investidura sin acuerdo. Y a una leal oposición de izquierda.

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Berto

    Parece mentira que haya personas que piensen que nos pueden manipular como si fuéramos niños! Es Ivan Redondo el que está detrás de todo eso? Al terminar de leer este artículo recordé otro que había leído ayer sobre Celaá en el que decía que "Sanchez no irá a la investidura si tiene los votos de Podemos pero sin acuerdo". También han aparecido "opinadores" que han hablado de lo interesante e inteligente que sería "Si Unidas Podemos apoyara la investidura para que luego hiciera sentir a los socialistas que solo tienen 123 diputados y que el PSOE estaría constantemente buscando el apoyo de UP para sacar adelante sus leyes". De verdad hay tanta gente que piensa que nos chupamos el dedo? PERO SI ESO ES JUSTAMENTE LO QUE BUSCAN LOS SOCIALISTAS! Que les regalemos el voto en la investidura y después jugar partido a partido en el parlamento. Algunas veces apoyándose en UP para sacar medidas cosméticas de caracter progresista en el plano ideológico, (desenterrar a Franco, alguna mejora para los más desfavorecidos, alguna ley para los derechos de los homosexuales, etc. Pero siempre leyes con la pata coja que no recojan de verdad las reivindicaciones de la gente y que nosotros estaremos obligados a apoyar porque será "eso o nada"... Y por otro lado, apoyándose en PP y Ciudadanos para las leyes sobre medidas económicas favorables a los mercados y a la banca. Desde el principio el PSOE solo ha buscado eso: la investidura y luego ir por libre... Y hay gente en la izquierda que estaría a favor de que los de UP hiciéramos de tontos útiles! Que dejen de soñar y que dejen de intentar enredarnos por gusto: o gobierno de coalición con un programa progresista, o que el PSOE se busque los apoyos con los partidos con los que se siente más cómodo: PP y Ciudadanos. Y ojalá que después de las próximas elecciones, (si es que gana la izquierda y se vuelve a replantear el mismo debate), no cometamos los mismos errores y dejemos de ceder sobre todo y de hacer concesiones! O hay respeto, o no hay nada.

    Hace 1 año 9 meses

  2. Qk

    Por dios que cansino todos con que se le de los votos gratis.......que hartura.....QUE NO!!!!!! Que ya hemos dicho los inscritos que o coalición o nada.....CUANDO OS VAIS A ENTERAR......QUE NO!!!!!! Que no le damos a este tripero los votos para que se harte d negociar con las derechas, que eso ya lo he,os vivido, y no hicieron nada. Por cierto aqui se publican los comentarios?.......escribí uno con Gerardo Terce y otros compañeros y no se ven publicados. Espero que este si....esperemos......

    Hace 1 año 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí