1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Testigo de cargo (VI)

17 años con un cadáver y medio sospechoso

La joven gallega Déborah Fernández desapareció el 30 de abril de 2002. Fue hallada muerta 10 días después. El misterio rodea un caso que sigue abierto

Xosé Manuel Pereiro A Coruña , 4/09/2019

<p>Un cartel reclama justicia para Déborah. Imagen obtenida de Facebook.</p>

Un cartel reclama justicia para Déborah. Imagen obtenida de Facebook.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

En El simple arte de matar, Raymond Chandler consideraba la obra de Dashiell Hammett como un buen ejemplo de novela negra porque “devolvió el asesinato a la clase de personas que lo cometen por algún motivo, no solo para proporcionar un cadáver”. También describía ahí las diez reglas que deberían regir el género. La novena era que se debe castigar al criminal de alguna manera, aunque no sea con el ejercicio de la ley. Es de suponer que no son directamente trasladables a la crónica de sucesos, pero como la décima norma era la obligación de ser honesto con el lector, les adelanto que en el caso que nos ocupa hay en efecto un cadáver, pero ni castigo ni resolución del enigma. El cadáver es el de una joven de 22 años, Déborah Fernández-Cervera Neira, que se encontró diez días después de desaparecer en Vigo, hace 17 años. Murió por motivos que se ignoran y por causas no establecidas. Ni siquiera está demostrado que fuese asesinada, y después de varias pesquisas, como mucho hay un sospechoso, que ni siquiera fue acusado. Pero hay también y, sobre todo, la voluntad de hierro de una familia dispuesta a que el caso no se olvide, y que el asesinato, de serlo, se resuelva antes de que prescriba, en el año 2022.

Marta Fontán (Vilalonga, Sanxenxo, 1977) lleva alrededor de 15 años como periodista de sucesos de Faro de Vigo, pero en aquel 2002 acababa como quien dice de entrar en el periódico, y era redactora de tribunales. “De forma que el suceso en sí no lo cubrí directamente, pero en 2004 me incorporé a la sección, y era habitual que me tocase a mí recordar los hechos en los aniversarios y hablar con la familia, aunque todos los periodistas de la ciudad conocíamos el caso porque en Vigo fue de los que más marcaron. Por las circunstancias en las que se produjo, porque era una chica joven y por el misterio que lo rodea”. Los hechos, por reiterados, los podría narrar cualquier lector de periódicos de los últimos años. El martes 30 de abril, Déborah había salido a correr, pasadas las siete de tarde, por la playa de Samil, cerca de su casa, un trayecto que hacía habitualmente. Siguió por la línea de costa y a unos cuatro kilómetros, a la altura de la playa de A Fontaíña, se encontró con una prima. Se pararon a hablar y emprendieron juntas el regreso durante menos de un kilómetro. Su prima le propuso acompañarla si esperaba a que se cambiase, pero Déborah prefirió volver ya porque, dijo, le apetecía coger la película Amélie en el videoclub que tenía al lado de casa. La última persona que la vio, sobre las 20:45, declaró que iba andando tranquilamente, sola, enfilando la Avenida da Atlántida, a unos 500 metros de su casa. No llegó nunca.

Al día siguiente, 1 de mayo, los padres presentaron denuncia en la Comisaría de Policía, a pesar de la recomendación de esperar 48 horas. Llenaron también Vigo de carteles con su foto. “Recibieron, como suele pasar en estos casos, una serie de pistas falsas y llamadas de desalmados tipo ‘yo la tengo, ven a por ella’”, recuerda Marta Fontán. El cuerpo apareció diez días después a unos 50 kilómetros de su casa, en una cuneta de O Rosal, cerca del río Miño que allí hace frontera con Portugal. Estaba desnudo, pero con el pecho y el pubis velados por hojas, y estaba absolutamente limpio, como lavado. Su hermana mayor, Rosa, manifestó su extrañeza, ya que Déborah se había depilado a la cera aquel mismo día “y cualquier mujer sabe que siempre queda algún resto”. Los restos que sí se encontraron fueron trazas de semen en su vagina, y cerca un preservativo usado (que resultaron ser de personas distintas). “La autopsia –las autopsias, porque hubo tres: la oficial, otra a instancias de la familia y el análisis forense policial– lo que reveló fue que no había habido agresión sexual, que la chica había muerto el mismo día o al día siguiente de la desaparición, y que en el momento de la muerte estaba vestida y así permaneció al menos 12 horas. Sin embargo, no pudo establecer las causas del fallecimiento, que pudo deberse tanto a causas naturales como a asfixia por sofocación con un objeto blando”.

Después de las pesquisas iniciales, el caso quedó años aletargado. En 2009, un equipo de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Madrid retomó el caso. “Empezaron un poco desde cero, y sin descartar ninguna hipótesis. Manejaron en principio cuatro escenarios. El A era el de una agresión sexual ‘normal’, cometida por un desconocido que tuvo una ventana de oportunidad. Se descartó porque no había señales de agresión y porque aquel día a aquella hora era imposible que un acto así pasase desapercibido. El B era un novio secreto, fuera de su entorno, que no hubiese despertado sus recelos. No tenía muchos visos de realidad, porque ninguna amiga o familiar sabía de su existencia y en su móvil no había ninguna llamada a desconocidos. El escenario C era muy similar, solo que, en este caso, el novio fuese de su entorno. Tampoco lo veían probable. La hipótesis que consideraban clave era la D: alguien muy próximo a ella, tanto como para subirse a su coche sin problemas”, resume Fontán, que tuvo acceso al atestado, que muy propiamente, se denominó Operación Arcano.

“En la hipótesis D, la muerte pudo producirse tanto por causas naturales como por asfixia, pero el autor fue muy cuidadoso para desviar sospechas. Le quitó la ropa por si podía tener rastros suyos, lavó el cuerpo por la misma razón, y lo conservó en un lugar frío, quizá un arcón congelador, durante varios días, mientras él aparecía en público”. Probablemente también depositó en el cuerpo de la víctima semen cogido en cualquier condón desechado, porque cuando la encontraron todavía había espermatozoides vivos, algo altamente improbable en una eyaculación de diez días antes. La forma de posar el cuerpo, con vegetación cubriendo las zonas íntimas revela también una relación estrecha o afectiva. “Todas las características, proximidad, lugar de la vivienda, recorridos habituales del vehículo apuntaban a un sospechoso, al exnovio de Déborah. La policía solicitó a la juez intervenir el teléfono y registrar el coche, pero la juez denegó las escuchas por considerar que después de siete años era improbable que se obtuviese prueba alguna por ese método. Sí autorizó el registro”.

Lo del coche, además de que en alguno tuvo que ser trasladado el cuerpo hasta O Rosal, venía a cuento de que se descubrieron en el cadáver 21 fibras de colores, como si hubiese estado tapado por una manta o una alfombra. Y sobre todo porque aquellos días, el empleado de un parking de la ciudad le llamó la atención al sospechoso porque el coche que había aparcado olía particularmente mal. Argumentó que se le había descongelado en el maletero una caja de langostinos. En cualquier caso, la revisión del coche tampoco arrojó ningún resultado, ni el empleado del parking fue interrogado. El sospechoso fue llevado a Comisaría a declarar, pero no acusado. En 2010, el atestado de la Operación Arcano fue entregado a la titular del juzgado nº 2 de Tui. “La jueza observó muchas contradicciones en el sospechoso, pero no pruebas. ‘No puede atribuirse a nadie la autoría material ni se sabe si la muerte fue homicida’ decía en el auto en el que acordó archivar provisionalmente el caso. Solo se reabrió en 2014, para ampliar la búsqueda de coincidencia de ADN”.

Aunque la policía reitera que los casos nunca se cierran hasta que se resuelven, tuvieron que pasar otros siete años hasta que el misterio de la muerte de Déborah cobrara un nuevo impulso. “Hubo dos momentos clave”, analiza Marta Fontán. “Uno fue cuando en diciembre de 2017 se localiza el cuerpo de Diana Quer. La familia lanzó una hipótesis que sabían imposible, que era que el posible autor podía haber sido el Chicle, por lo parecido del modus operandi. El asunto estuvo vivo uno o dos meses, mientras se revisaban las desapariciones de jóvenes que podrían ser atribuibles al autor confeso de la muerte de Diana. El otro fue, en diciembre del año siguiente, el caso de Laura Luelmo, la profesora que fue asesinada en un pueblo de Huelva cuando había salido a pasear o a correr”. Las semejanzas estaban cogidas por los pelos (de entrada, porque el cuerpo de Déborah fue colocado en un sitio para que se viese, encima de la hierba apenas a un metro de una carretera), pero sirvió para que, al rebufo de esas dos tragedias, los medios recordasen la de la joven viguesa.

“Otro factor fue el uso masivo de las redes sociales, de la página Justicia para Déborah en Facebook, y de la petición en Change.org para que reabrieran el caso, que llegó a superar las 300.000 firmas. El pasado 30 de mayo organizaron un festival poético y musical en la calle que reunió a más de mil personas. Hubo momentos puntuales en que la familia, sus hermanos Rosa y Jose estaban en todos los matinales”. Visionando esos programas, sorprende la contención de la familia, sobre todo si tenemos en cuenta que ellos no tienen dudas sobre que aquello fue un asesinato, y tampoco tienen muchas dudas sobre su autoría, aunque lo más directo que dicen, sin dar en ningún momento ningún nombre, es “si alguien sale mencionado más de 400 veces en un sumario, por algo será”. De todas formas, no es éste el único caso en Galicia de una desaparición, desde hace años, en el que la autoría se atribuye a la pareja o expareja de la víctima. En un par de ellos, incluso con bastantes más indicios que en el de la joven viguesa, el sospechoso fue acusado, e incluso un juez expeditivo mantuvo a uno un tiempo en la cárcel, pero ambos están en libertad ante la falta de pruebas fehacientes.

La familia Fernández-Cervera Neira consiguió que la UDEV empezase realizando nuevas pesquisas el pasado mes de marzo, aunque sea únicamente una visita de uno o dos días al mes. Y algo más: la campaña en redes sociales promovida por la familia permitió localizar en enero a dos testigos que declararon que habían visto a Déborah sobre las nueve de la noche (apenas un cuarto de hora después de que se la viese ya cerca de casa) a unos kilómetros de allí. “Sí, habría que ver por qué en su momento no lo dijeron, con el revuelo que se armó”, reconoce Marta Fontán, “y hasta qué punto son sólidos unos recuerdos de hace 17 años, pero de todas formas la policía les ha tomado declaración y será ella quien establezca si lo que dicen es fiable o no”. A estas alturas, la familia está de nuevo entre la desconfianza en la investigación (han reclamado en vano a la policía poder prestar declaración tanto la madre como Rosa, a la que nunca, en estos 17 años, han pedido que testifique) y la esperanza de tener respuestas a las preguntas que se han hecho en todo este tiempo. La UDEV también está en la tesitura de decidir, este mes o el que viene, si eleva o no un nuevo atestado al juzgado, acusando a alguien, y de qué. “De algo que puede ser desde detención ilegal a homicidio, pasando por asesinato”. 

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí