1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Le voy a hacer una oferta que no podrá rechazar

¿Hasta dónde llegaba la codicia ministerial de Unidas Podemos, que desató el fingido enfado de Sánchez y su equipo? Repasamos las partidas presupuestarias de lo reclamado

Emilio de la Peña 4/09/2019

<p>Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, pactos</p>

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, pactos

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Pedro Sánchez ha vuelto. Y lo ha hecho para dedicar sus esfuerzos a la propaganda. Fotos con una amalgama de organizaciones de la sociedad civil, entrevista de campanillas para su redifusión, y un programa de Gobierno, que en su interpretación reúne todo lo que la izquierda puede esperar. De los 52 días entre el fracaso de la última sesión de investidura y el próximo intento, Sánchez va a dedicar apenas cuatro para dialogar con los líderes de los otros partidos, al borde mismo de su aceptación para ser investido, si es que llega de verdad ese momento. Negociar sería una expresión falaz en este caso, por eso la evito. Si Sánchez quiere ser presidente necesita la abstención de los partidos independentistas. Estos suman 22 de los 48 diputados procedentes de Cataluña, y cuatro más con Bildu. Sin embargo, el presidente en funciones hace como que no existen.

En el tiempo de retiro veraniego del líder socialista, Unidas Podemos le trasladó una propuesta para negociar. De las 119 páginas que ocupaba, 108 estaban dedicadas al programa de gobierno. El resto, a plantear cuatro alternativas de su participación en el gobierno. Es más extenso, pero no difiere apenas del pactado entre el ejecutivo de Sánchez y Unidas Podemos para sacar adelante los presupuestos de 2019, aún pendientes. Eso significa que ahí no radica el problema. Sin embargo, Sánchez dijo no a ese documento. Entre la publicación del texto (poco antes de las 10 de la mañana) y el rechazo del PSOE (a las 14,31) pasaron cuatro horas y media. Esto parece indicar que ni lo leyeron. El presidente del Gobierno volvió a la vida el 21 de agosto. Desde entonces, reanudó sus reuniones con colectivos de la sociedad civil (dicen que hasta 100), que, como todo el mundo sabe, disponen de un significativo número de escaños en el Congreso para aprobar su investidura. En total han sido 24 reuniones. Ahora, ha optado por que su partido y Unidas Podemos negocien el programa común. Para ello no hay más de siete días. Y ¡peligro! será Carmen Calvo quien encabece la delegación socialista.  Aseguran en su partido que el programa presentado por Sánchez es una oferta que no podrá rechazar, aunque ni siquiera incorpora algunas de las medidas ya pactadas con UP en el acuerdo presupuestario.

En el primer intento de investidura fracasado las cosas no fueron muy diferentes. Eso sí, todo trufado de cambios continuos de argumentos, de enredos, filtraciones y mentiras. Pretendo que esto no sea un juicio de valor, sino que lo apoyo en hechos, que repasamos.

Mentir conlleva riesgos indudablemente, pero en muchas ocasiones el riesgo es mayor si no se hace, porque uno puede quedar desnudo ante una realidad que le es adversa. Quien miente en este caso puede sacar partido de ello. Una mentira aislada puede tener su desmentido inmediato. La estrategia para evitarlo suele consistir en decir muchas mentiras, algunas encubiertas. Incluso acompañarlas de frases despechadas o de largas peroratas que desvíen el objeto de discusión. Además, quien miente puede contar con una ventaja: la dificultad de comprobar sobre la marcha si lo que afirma es verdadero o falso. 

Esta forma de actuar es la que ha estado practicando la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, desde que asumió la tarea, encomendada por Pedro Sánchez, de impedir un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos y echar la culpa al contrario. Ha contado con una ventaja: la pasividad, cuando no el beneplácito, de los grandes medios de comunicación, que han renunciado a comprobar si lo que decía era cierto. Todo lo más, los medios se sonrojan con las maneras en las que Calvo se expresa.

Así corre el riesgo de pasar por ridícula, pero no por mentirosa al servicio de una causa. Es como aquel cojo que se apoyaba en un paraguas los días sin una nube: prefería hacer el ridículo a mostrar su cojera.

Aunque los enredos verbales de la vicepresidenta son cuantiosos, trato de entresacar algunas de sus falsedades. 25 de julio. Calvo había conseguido la tarde anterior desbaratar cualquier intento de negociación con Unidas Podemos. Entrevistada por la Cadena SER aseguró: “Hemos tenido la gallardía de no filtrar nada”. En este caso, para mentir se necesita también una tremenda caradura, al implicar, sin riesgo alguno, a los medios de comunicación en la jugada. “Lo conocieron todos los españoles a través de ustedes, los medios”. Se refería al documento enviado a los medios por su secretaría tras manipularlo. Era un texto de UP con propuestas para la negociación, con un encabezado falseado bajo el título “Exigencias de Unidas Podemos al PSOE”. “Nos han pedido literalmente el Gobierno”. 

Sé que todo esto queda ya lejos, medido en plazos periodísticos. Sin embargo, en el mes transcurrido desde entonces, nada ha cambiado. Sánchez ha pasado casi todo agosto como los osos o las marmotas en los meses más fríos, en hibernación, por contradictorio que parezca. Lo quiera, o no, se llega a la hora de la verdad con idénticas posiciones a las de julio. Por eso me parece útil analizar ese punto de partida.

¿Qué pidió en realidad el grupo de Pablo Iglesias? ¿Qué ofreció Pedro Sánchez? Veamos y comprobemos el peso de ambas propuestas en dinero, es decir con lo que cuentan en los Presupuestos del Estado. La oferta de tres ministerios y una vicepresidencia que hizo Sánchez a Unidas Podemos  sumaba en total 4.237 millones de euros, el 2,6% del gasto del Presupuesto del Estado para 2019. “Políticas muy importantes y áreas de trabajo muy atractivas” decía en otras declaraciones Calvo. Pero su celo por desbaratar todo intento de coalición y acusar a Unidas Podemos prosiguió. Tras la advertencia de Pablo Echenique de que el Ministerio de Igualdad que le ofrecían no era sino una secretaría de Estado cambiada de categoría, la vicepresidenta aparentó asombrarse en la SER para decir enfática: “Pero si ya es un ministerio, ¿No lo saben?” En esto parecía mentir no por necesidad, sino por vicio: no es un ministerio, sino una secretaría de Estado que pertenece a su departamento. Nadie salió al paso de semejante engaño.

¿Hasta dónde llegaba la codicia ministerial de Unidas Podemos, que desató el fingido enfado de Sánchez y su equipo? Basta con repasar las partidas presupuestarias de lo reclamado. En total alcanzaba una vicepresidencia, y tres ministerios: Trabajo, Sanidad y Ciencia. Se suma y alcanza la cifra de 22.237 millones del Presupuesto, el 13,5% de todo el gasto del Estado. “Unidas Podemos ha pretendido todo el tiempo negociar en una posición que no se corresponde al respeto a las urnas”, aseguró tajante la vicepresidenta. En su mentira llevaba algo de razón, porque las urnas dieron a la formación de Iglesias el 14,% de los votos, luego se habían quedado cortos. Si lo que se compara es el número de diputados, la austeridad ministerial de Unidas Podemos es aún mayor: dispone del 25% de la suma de diputados que formarían la coalición. En el último momento, Iglesias propuso renunciar a la totalidad del ministerio de Trabajo y solicitar a cambio las políticas activas de empleo. En ese caso, el porcentaje sobre el gasto total del presupuesto es menor: el 9,3%.

Elaboración propia a partir de los Presupuestos del Estado.

Elaboración propia, a partir de los Presupuestos del Estado.

Se puede argumentar que la capacidad para gobernar no depende solo del dinero del que se disponga. También es importante saber qué competencias se asumen. En este caso, las cosas no eran más favorables para Unidas Podemos. Por ejemplo, el ministerio de Vivienda ofrecido era solo la secretaría general de Vivienda y esta carece de capacidad sobre los problemas más urgentes en esta materia: la normativa sobre desahucios y desalojos, la ley hipotecaria, los impuestos sobre bienes inmuebles o transmisiones patrimoniales, la regulación que permite actuar a los fondos buitre u otras sociedades. En el caso del Ministerio de Igualdad, este no es competente para regular sobre la brecha salarial, sobre el trato a los inmigrantes, sobre los planes de enseñanza, por citar solo algunas cuestiones. En Sanidad y Consumo, la regulación del juego on line, probablemente el asunto donde más se abusa del consumidor desprotegido, no depende de este departamento, sino del de Hacienda. La capacidad regulatoria sobre estas y otras materias similares aumentaría poco la dotación presupuestaria cuantificada, pero incrementaría claramente el margen de maniobra para hacer política social.

En resumen, con plazos reducidos a su mínima expresión cuando había tiempo de sobra; con actuaciones propias de una campaña electoral, como las innumerables fotos con colectivos sociales; o la presentación de su programa urbi et orbi, y con el veto a compartir el gobierno, toda parece indicar que Sánchez se prepara antes que nadie para nuevas elecciones. Como suelen decir los sindicatos: “en las largas reuniones con empresarios que acaban sin acuerdo, sale mejor parado el que más aguanta”, por eso nadie quiere ser el primero que se levante de la mesa. 

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Elbarruso

    Perdón por triplicar el comentario pero no funciona bien

    Hace 2 años

  2. Elbarruso

    Lo del PSOE es lamentable, pero peor son sus votantes, mil y una vez engañados, traicionados e ignorados siguen votando fielmente con argumentos que ni ellos mismo se creen, pero con cierta ilusión de que sirva para alguna pequeña medida social que puedan gritar a los demás, ¿de verdad les da igual a la hora de votar los continuos bandazos de su partido y de su líder?, dijo a todos los españoles en el programa de Evole que se equivocó con Podemos, que no le dejaron pactar con ellos desde las élites, le costó el rechazo de sus mayores y unas primarias que ganó prometiendo cosas como el impuesto a la banca que luego llevó Podemos al congreso y voto que NO, una vez gana las elecciones más bandazos, Iglesias es un escollo, Iglesias se quita de en medio, no les vale, Podemos bajando cada vez más su peticiones, con unos limites claro, ya que todos sabemos que si no estás donde tienes que estar no vas a cambiar nada, pero el PSOE sigue remoloneando hasta que se pueda justificar a su modo unas nuevas elecciones, muy diferente sería si Ciudadanos (CD’s) no les hubieran vetado para conseguir ser los números uno de la derecha algún día, esto les a roto sus planes de gobernar para las elites, sin dañar el sistema, esto, sí podría darse en unas nuevas elecciones con un giro de la veleta naranja como a los que nos tiene acostumbrados, eso sí, recordemos esos gritos en Ferraz, “con Rivera NO , con Rivera NO” de la gente que acudió a celebrar la victoria en las elecciones. Hace mucho tiempo que el PSOE no es digno representante de la clase trabajadora, es un social liberalismo vendido a la oligarquía que siempre antepondrá el bien estar y la existencia del partido al de las exigencias de sus propios votantes... http://elbarruso.simplesite.com/

    Hace 2 años

  3. Elbarruso

    Lo del PSOE es lamentable, pero peor son sus votantes, mil y una vez engañados, traicionados e ignorados siguen votando fielmente con argumentos que ni ellos mismo se creen, pero con cierta ilusión de que sirva para alguna pequeña medida social que puedan gritar a los demás, ¿de verdad les da igual a la hora de votar los continuos bandazos de su partido y de su líder?, dijo a todos los españoles en el programa de Evole que se equivocó con Podemos, que no le dejaron pactar con ellos desde las élites, le costó el rechazo de sus mayores y unas primarias que ganó prometiendo cosas como el impuesto a la banca que luego llevó Podemos al congreso y voto que NO, una vez gana las elecciones más bandazos, Iglesias es un escollo, Iglesias se quita de en medio, no les vale, Podemos bajando cada vez más su peticiones, con unos limites claro, ya que todos sabemos que si no estás donde tienes que estar no vas a cambiar nada, pero el PSOE sigue remoloneando hasta que se pueda justificar a su modo unas nuevas elecciones, muy diferente sería si Ciudadanos (CD’s) no les hubieran vetado para conseguir ser los números uno de la derecha algún día, esto les a roto sus planes de gobernar para las elites, sin dañar el sistema, esto, sí podría darse en unas nuevas elecciones con un giro de la veleta naranja como a los que nos tiene acostumbrados, eso sí, recordemos esos gritos en Ferraz, “con Rivera NO , con Rivera NO” de la gente que acudió a celebrar la victoria en las elecciones. Hace mucho tiempo que el PSOE no es digno representante de la clase trabajadora, es un social liberalismo vendido a la oligarquía que siempre antepondrá el bien estar y la existencia del partido al de las exigencias de sus propios votantes... http://elbarruso.simplesite.com/

    Hace 2 años

  4. Elbarruso

    Lo del PSOE es lamentable, pero peor son sus votantes, mil y una vez engañados, traicionados e ignorados siguen votando fielmente con argumentos que ni ellos mismo se creen, pero con cierta ilusión de que sirva para alguna pequeña medida social que puedan gritar a los demás, ¿de verdad les da igual a la hora de votar los continuos bandazos de su partido y de su líder?, dijo a todos los españoles en el programa de Evole que se equivocó con Podemos, que no le dejaron pactar con ellos desde las élites, le costó el rechazo de sus mayores y unas primarias que ganó prometiendo cosas como el impuesto a la banca que luego llevó Podemos al congreso y voto que NO, una vez gana las elecciones más bandazos, Iglesias es un escollo, Iglesias se quita de en medio, no les vale, Podemos bajando cada vez más su peticiones, con unos limites claro, ya que todos sabemos que si no estás donde tienes que estar no vas a cambiar nada, pero el PSOE sigue remoloneando hasta que se pueda justificar a su modo unas nuevas elecciones, muy diferente sería si Ciudadanos (CD’s) no les hubieran vetado para conseguir ser los números uno de la derecha algún día, esto les a roto sus planes de gobernar para las elites, sin dañar el sistema, esto, sí podría darse en unas nuevas elecciones con un giro de la veleta naranja como a los que nos tiene acostumbrados, eso sí, recordemos esos gritos en Ferraz, “con Rivera NO , con Rivera NO” de la gente que acudió a celebrar la victoria en las elecciones. Hace mucho tiempo que el PSOE no es digno representante de la clase trabajadora, es un social liberalismo vendido a la oligarquía que siempre antepondrá el bien estar y la existencia del partido al de las exigencias de sus propios votantes... http://elbarruso.simplesite.com/

    Hace 2 años

  5. zyxwvut

    Ni mención a personajes siniestros como Pisarello y Asens y su protagonismo en UP, verdaderos submarinos secesionistas con su plan de liarla con el "referéndum" maniqueo desde dentro del gobierno. Silencio total sobre las maniobras secesionistas que vivimos en Cataluña. Acumulación de cortinas de humo por parte del autor. Penoso.

    Hace 2 años

  6. Pep

    un 10 profe,, gracias por ser como eres,,

    Hace 2 años

  7. Rafa

    Completamente de acuerdo con tu análisis Emilio. La pregunta que me queda es la siguiente... si tanto la capacidad presupuestaria como de gobernar de la propuesta que Podemos estaba (y está) dispuesto a aceptar en termino de un gobierno de coalición es tan restringida (y creo que tu análisis es bueno), ¿Cómo pretende Podemos ser util a la sociedad y producir esos cambios que tanto necesitamos?. ¿Qué capacidad de influencia y de actuación pueden tener con capacidades tan mermadas?. Desde el comienzo de las negociaciones creo que Podemos se ha equivocado en su estrategia. Si de verdad quieren ser útiles a la sociedad, tengo dudas de que puedan serlo como parte de un gobierno mayoritario del PSOE. ¡Ojalá me equivoque!

    Hace 2 años

  8. Fernando

    Impecable análisis probatorio, gracias.

    Hace 2 años

  9. Roberto

    Pues tenía razón Martínez. El chicken game institucionalizado en la política esp. Socorro!

    Hace 2 años

  10. elisa

    muy bien explicado ; se agradece el analisis.

    Hace 2 años

  11. Qk

    Gracias por hacer su trabajo también hecho, gracias por profundizar y aclararnos bien las cosas. Estamos faltos de buenos periodistas. Un placer leerle.

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí