1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LA SENTENCIA (I)

Do you remember september?

Este mes, todo apunta a ello, la marmota cat y la marmota esp estarán en forma, pues recibirán los alimentos que necesitan

Guillem Martínez Madrid , 4/09/2019

<p>Diada 2017.</p>

Diada 2017.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

1. Septiembre es el mes en el que, tradicionalmente, el procesismo se hace a sí mismo la ITV, se reformula y marca la tendencia del curso –spoiler: nunca, snif, es la minifalda–. Ese mes barroco en Cat, lo será aún más, pues converge en él el barroquismo Esp, aka barroco a secas, no te digo más. Y que viene muy loco –cambio comunicacional del PSOE hacia la nueva derecha, gobierno, por tanto, muy experimental o, lo más probable, elecciones–. Será un mes denso en su levedad eléctrica. Este articulete pretende ser una guía de lo estadísticamente posible para este mes.

2. La sentencia vendrá antes del 16-O, fecha en la que se cumple el segundo aniversario de la provisional para los Jordis y, por lo tanto, Día de la Vergüenza Torera en el Sistema Judicial Esp. Una efeméride que sería deseable, supongo, evitar. Vista la sabiduría, saber hacer y especial delicadeza del TS, la sentencia puede aparecer, lo que tendría guasa, antes del 11-S. Lo que caldearía la olla. Más. En tanto que sentencia mediática, es decir, polémica, es posible que, antes de que aparezca, se comunique al mundo, como cuando la sentencia 2.0 de La Manada. Será, me dicen los tribunalsupremólogos, una condena unánime. Pero, paradójicamente, dura –en estas páginas definimos la dureza en una condena igual o mayor a 8-10 años–, al límite de lo posible. El límite de lo posible, me temo, no es la ley, sino cierta idea del decoro y del ridículo en Europa. Lo que excluiría una condena a 25 años o a galeras. Ya veremos. La sentencia conferirá, por tanto, rango de opción real y peligrosa a las coreografías cursis e inoperantes que en su día aportó la peor clase política cat de la historia. Por el mismo precio, conferirá valor de estadistas I+D a la clase política y regia esp, que en los días de autos no se encontró el culo con ambas manos, y que optó por tratar un compendio comunicativo y propagandístico –católico, feo y sentimental–, sin capacidad de incidencia jurídica alguna, como una amenaza a la unidad nacional del país favorito de la divina providencia. La sentencia, vamos, apurará la curva y, por lo visto, reformulará y dará vidilla al delito de rebelión o/y de sedición, que teníamos ahí, olvidado, muerto de risa, tras su formulación en el XIX.

3. Y, luego, ¿qué?

4. Es posible que la cosa, tras el TC, no llegue a TEDH, donde, en todo caso, no se variaría la sentencia, ni se le dará un rapapolvo histórico y alfa-omega al Judicial esp que, simplemente, puede escuchar, con la cara de una vaca cuando ve llover, cosas que ya ha escuchado sobre la ausencia de segunda instancia, el abuso de la provisional, o sobre la implicación del sistema judicial en apriorismos y puntos de vista políticos.

5. El problema para el Estado sería otro. Sería un problema de percepción en Europa. Es decir, sería un problema llevadero, si pensamos que Europa empezó a percibir Hungría el año pasado. El Estado, en todo caso, y frente al hecho de tener en la trena y bajo sentencia a todo un pack de políticos peninsulares, puede optar por su singularidad, o por echar tierra encima, de manera que la sentencia no llegue a nivel cachondeo entre la clase política europea.

6. Sobre la cosa singularidad. Hace escasos días, un grupo de diputados franceses firmó un manifiesto contra la canalización jurídica que se ha hecho del caso. No se trata de un cable o de una loa a la clase política cat, que como que no, sino  todo lo contrario, una crítica a la gestión jurídica vertida, percibida como gore. El Gobierno, por boca de Borrell, afeó la conducta de los diputados franceses, aduciendo su desconocimiento de la realidad esp. Una realidad, lo dicho, singular, no sometida a universalismos, y que requiere traducciones para ser entendida en la cultura europea, tan limitada. Algo así, pero más bestia, es lo que le pasa a Corea del Norte, que periódicamente debe comunicar al mundo, que no se entera, su desconocimiento general sobre la gloriosa y ejemplar revolución norcoreana.

7. Ningún Estado europeo criticará abiertamente al Estado esp, vamos. Europa es un club de Estados, en el que Esp, me temo, es percibida como una singularidad cultural, gastronómica, política y económica –la reciente imputación del pack Esperanza Aguirre, el Gobierno del DF esp, sella esas percepciones–. Por lo que Europa puede asumir también la singularidad jurídica esp, esa cosa que se asume aquí abajo de hecho cuando se propone, para un alto tribunal europeo a un presi del TC al que luego el alto tribunal europeo expulsa de la academia por falsificación de CV. Sí, eso pasó. Oé, oé, oé.

8. Pero no se vayan, amiguitos. Que aún quedan opciones y soluciones decorosas/tirar tierra encima.

9. Una sería la amnistía. Supone el perdón de los pecados. No solo de la condena, sino de los cargos, del delito. Además, la solución se ampliaría a los políticos exiliados con cargos penales.

10. Problemas. Bajo el trade-mark “indultos generales”, las amnistías están prohibidas en el artículo 62 CE. Sí, se podría hacer algún apaño, pero las amnistías las emite, con rango de ley, el parlamento, y parece que el Congreso, ahora y en un futuro inmediato, no va a votar nada conjuntamente que no sea una reivindicación de la tauromaquia. Por otra parte, y con la que está cayendo, una amnistía/algo parecido a ella sería un precedente de solución, me temo, para los casos de corrupción política, cuando se cuente con otra mayoría política absoluta.

11. Otra solución sería cambiar el Código Penal, en las líneas en las que a) se hace la XXXX un lío hablando de sedición y rebelión, o en las que b) se da pie a que los jueces puedan optar por hacerlo. Es sencillo, rápido y divertido. A la vez que edificante, pues se limitaría la cosa rebelión y sedición a los casos reales de rebelión y sedición.

12. Problemas. Se requiere un parlamento decidido a observar la realidad y practicarle cambios. No tenemos de eso por aquí abajo y, tras el descubrimiento de la filfa por parte de Sánchez, pues menos.

13. Luego tenemos el indulto. Mola. Es, visto lo visto, lo más razonable y rápido y efectivo ante un pifostio como el que presumiblemente sellará la sentencia. Un indulto es, vamos, el instrumento para que una madre en paro condenada a dos años por robar dodotis no vaya a la cárcel. No implica, además, que los acusados pidan perdón –lo que no sería, por otra parte, un problema ético para los acusados, que en el poder dieron sobradas muestras de desconocer lo que es un problema ético; si bien han sido detenidos injustamente y juzgados por cargos delirantes, lo que es preciso denunciar, describir y dar constancia, han dado sobradas pruebas de su deshonestidad intelectual y política; no son Mandela, como el Estado no es Camelot–. Vamos, que el indulto no sólo puede solicitarlo el condenado, sino una tercera persona, un partido, una institución/la Gene, o una asociación/Òmnium/ANC. O, incluso –no caerá esa breva–, podría pedirlo el propio TS en su sentencia, aduciendo que, snif, tenía las manos atadas debido al carácter prístino del delito de rebelión y de sedición en el mejor Código Penal del mundo mundial que bla, bla, bla. Otro bonus-track para la cosa indulto: permite que el indulto sea parcial. Sacar a los presos de la cárcel, que es lo que quiere el procesismo, el decoro, y una idea de democracia razonable, pero mantener su inhabilitación, algo que podría satisfacer a un Estado poco psicópata.

14. Problemas. El indulto es una gracia que concede el rey –en este caso, el rey menos gracioso de la historia, si omitimos al rey godo Pocabroma I–. Además, requiere la propuesta previa del Ejecutivo, que posiblemente no se ha formado ya, entre otras cosas, para no asumir esa propuesta, que tanto afea el carácter esp y responsable de un partido de gobierno. Gobernar Esp, en el siglo XXI, por lo visto requiere rehuir el contacto con representantes poseedores un ADN poco esp. Ni te digo indultarlos.

15. Si todo esto les parece divertido, no se pierdan la otra trinchera. Como siempre, la monda.

16. El procesismo, una corriente imparable –propagandística, sentimental y políticamente endeble– hacia la indepe que bla, bla, bla, desde el 16-S de 2017 ha mutado en una corriente imparable de protesta –propagandística, sentimental y políticamente endeble– por la cosa presos. Lo que era el cálculo del Estado. Otro indicio, vamos, de que el Estado sabía que esto no era una rebelión, sino un bucle propagandístico. La sentencia, en todo caso, supone el tercer cambio de época del procesismo. ¿Qué será, qué querrá, en qué consistirá el procesismo tras la sentencia?

17. No lo saben. No está la cosa clara. En la confusión, les paso tres líneas estilísticas.

18. Línea Torra/JxC/Waterloo. La respuesta de este pack de procesismo a la sentencia es divertida. La idea es que dimita Torra e iniciar el proceso para elegir como presi a Puigde, que, si construyes el estadio de béisbol, vendrá. Esta opción es altamente improbable. En su defensa, cabe señalar que es la opción improbable chorrocientosmil, y que todas las anteriores les han funcionado electoralmente. Requiere desobediencia, un delito que, visto lo visto, equivale a rebelión en el sistema político-jurídico-periodístico esp. Nadie –es importante saberlo: nadie– quiso o quiere eso en la clase política procesista. Y, mucho menos, el presi del Parlament Torrent, ERC, que iría a la cárcel sin pasar por la casilla de salida. Pero la idea del pack Torra es jugar con ello. Es decir, establecer una nueva partida de chicken game, fijar una solución impracticable y situar a ERC en el bando de los cobardes y traidores a la patria –un bando ya muy numeroso, me temo–, de manera que ERC, el partido mejor situado para las elecciones cat –serán en primavera u otoño; es decir, cuando lo decida Puigde; el Govern Torra ha gestionado el juicio, poco más; supongo que intentará gestionar la fase inicial tras la sentencia–, volviera a no ganarlas. ERC es, snif, como el Barça pre-Cruyff.

19. Línea ERC. La idea de ERC es responder a la sentencia con un Govern de Concentració, es decir, que integre al procesismo, a la CUP y a Comuns. Que como que no. Además, la idea es poco sexy para el procesismo, más dado a performances autorreferenciales, con patriotas I+D y genéticamente puros, que a ampliar el abanico de la cuchi-pandi. No, ERC no está muy eléctrica. Y, en efecto, puede perder, otra vez, la partida de chicken game, ese juego sentimental y eléctrico, que el PSOE, visto lo visto, está introduciendo en la política esp por la izquierda. Por otra parte, ERC, Aragonès, Economía, tiene otro punto de erosión: los presupuestos y la Llei Aragonès, un segundo recorte social, intenso en la forma de privatización de todo aquello que sea sensible de dar algún beneficio. Estas cosas no inmutan al procesismo, una cosmovisión conservadora de cintura para abajo, y ultraliberal de cintura para arriba. Pero sí que pueden inquietar al posible votante de izquierdas.

20. La sociedad civil ha empezado la campaña Tsunami Democràtic. Se supone que una campaña de manifestaciones y protestas contra la sentencia. Lo que nos lleva a la pregunta: ¿qué es la sociedad civil cat? Lo percibido desde 2010 es que consiste en un par de grandes asociaciones, verticales y vinculadas al Govern, y miles de asociaciones folclóricas y de incidencia más reducida. Es decir, que la sociedad civil cat no existe, o no es tan robusta como se anuncia. Y, sobre todo, no es civil. En todo caso, la misteriosa campaña Tsunami Democràtic ha sido comunicada al mundo por los medios públicos y concertados cat, que no han llegado a explicar qué o quién hay detrás de esa campaña. Por lo visto, nadie. Es una campaña que se monta sola y a través de sí misma, como una aparición mariana. Supongo, no obstante, que el objeto detrás del objeto es el Govern, que se ha quedado con la copla y que habría empezado a deslocalizar –más aún– la propaganda, de manera que no le salpique, una vez se ha constatado que la propaganda puede ser rebelión o sedición. Si eso es así, ese dato explica el tamaño y cáliz de las protestas resultantes, que fieles a la escuela gubernamental consistirían en grandes concentraciones sentimentales y auto-afirmativas, con banderas, lacitos, razón histórica que tira de espaldas, lloros y, tal vez, algún corte de carretera. Que como protesta fin-de-mundo, como que no. Los cortes de carreteras y de vías de comunicación fueron, por otra parte, la protesta social más radical en su día, en 2017-18. Convocados por los CDR –hoy está un tanto inactivos/sentimentales, diría; de alguna manera volverán a existir con la sentencia–, supusieron cargos iniciales de delitos próximos al terrorismo –sí, glups–. Ya veremos.

21. El 11-S, el Día de la Bestia para el procesismo, se presenta, a su vez, pocho. Los fastos oficiales observarán el absentismo escolar de C’s y PP, pero también del PSC. Los actos ANC/la mani gansa cuentan con la no asistencia anunciada de diversos líderes de ERC y de Colau. Es perceptible entre el consumidor procesista, por otra parte, la apuesta continuada por la protesta sentimental. Pero, a su vez, también se detecta cierto desapego hacia los partidos procesistas. Son percibidos como mentirosos, pero eso no evita que dejen de ser votados por sus consumidores, en tanto son los suyos y no hay otros –esta poética del partido y del voto, me temo, glups, es la que pretende edificar sobre sí mismo el PSOE postelectoral, que aspira a ser un partido chungo, poco edificante y libre, a su bola, pero la única izquierda posible, los tuyos–. Quizás algo de todo ello, sobre todo de cierto desapego hacia la clase política procesista, se respira para el 11-S. Para la mani, te tienes que inscribir, y este año, por estas fechas, hay un mínimo muy mínimo inscrito. Que no quitará que el día de autos haya uno o dos millones de ciudadanos procesistas en la calle, supongo. Pero que es un aviso de cansancio. No creo que estén cansados de hacer lo que se les propone –se les propone nada: movilización non-stop, sentimentalidad; por lo que sea, eso ha resultado un filón en la clase media cat–, pero sí de la ausencia de resultados. O, lo que es lo mismo, de un discurso propagandístico nuevo, victorioso, que zanje el fracaso de toda la información vertida por el procesismo y su periodismo desde 2012, y proponga otros palos y otras zanahorias.

22. Es importante saber que la sentencia también supondrá el fin en la zona de confort de Puigde. Que a) se enfrentaría a una Euroorden fundamentada en una sentencia, lo que en principio, y si el Estado no hace ninguna de las chapuzas –absolutas, integrales, totales–, protagonizadas con las anteriores emisiones de euroórdenes, puede suponer el fin de su etapa en el exilio. Haya o no extradición/euroorden, Puigde se enfrenta a b) el fin de una etapa. Es decir, que el protagonismo mediático lo tendrán los presos condenados. Lo que obligaría a Puigde a algún tipo de movimiento. Ignoro cuál sería. Y, supongo, lo ignora hasta él. Pero deberá producirse y ser espectacular. Es decir, sentimentalmente espectacular.

23. A finales de septiembre, la cosa se liará más. Torra se enfrenta a un juicio por desobediencia. Sinopsis: en plena campaña electoral colgó en la Gene símbolos pro-presos apropiados por partidos políticos. Es decir, símbolos partidistas. La Junta Electoral tenía, a su vez, otros medios para solventar esto, pero entre todos eligió el judicial. Hala. Le piden más de 20 meses de inhabilitación, lo que, según el tempo de la sentencia, podría traer consecuencias. Parece ser, no obstante, que Torra escuchará la sentencia como expresi. Ya veremos. En todo caso, la cosa supone, en Cat y en Esp, otro pequeño día de la marmota más. Un paso más en la judicialización de la política y en su sentimentalización, según la trinchera.

24. En septiembre, todo apunta a ello, la marmota cat y la marmota esp estarán en forma, pues recibirán los alimentos que necesitan. La marmota esp habla de un sistema político con poco recorrido, con poca tolerancia a otros mitos, y que confía en la justicia, en el periodismo y en la policía para la solución de conflictos. Con ese hacer dibuja un sistema con simpatías hacia lo autoritario y sin capacidad para solucionar conflictos, pero sí de marginarlos y castigarlos. La marmota cat también es autorreferencial y autoritaria, experimenta con el concepto nacional, con el concepto pueblo, con una nueva democracia que haga hincapié en el pueblo –en el que no cabe todo el mundo; la cosa queda muy brexit, sí–, con la idea de un Gobierno que una, definitivamente, la nación y su pueblo a través de él mismo. Se centra en lo sentimental antes que en lo político. Las dos marmotas son un chollo, una joya, en sí mismas. Además, son carnívoras. ¿Qué puede salir mal? 

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fermi

    Mi tema favorito para sacar en Cat es el brexit. Curioso cómo los de "democracia es votar y el 51% que imponga" ven el problemón creado en UK, pero no ven la viga en su ojo. Hasta de los más indepes, se oyen cosas tan absurdas como "que vuelvan a votar", "no sabían lo que implicaba el sí", "han sido engañados", o incluso un "algo tan gordo no puede decidirlo sólo el 51% de la gente". Me parto con la ceguera de algunos.

    Hace 2 años 2 meses

  2. zyxwvut

    Lo siento señor Martínez, pero el ji, ji, ji - ja, ja, ja, ya no funciona. Dejó de funcionar cuando el frente nacional NeoCDC, ERC, CUP dió ese neogolpe parlamentario los días 6 y 7 de septiembre de hace dos años. Un acontecimiento que todos los medios de la industria identitaria del nacionalismo catalán se han esforzado en silenciar y ocultar, pese a que cuando escribo este texto es el aniversario de esa vergonzosa actuación, acontecimiento que, por supuesto, usted silencia en su artículo. Para mantener ese ji, ji, ji -ja, ja, ja hay que pasar por alto muchas cosas: desde el "ho tornarem a fer" mentiroso en las formas, hasta la "confrontació democràtica" con "Espanya", pasando por el "tsunami democràtic". Expresión muy acertada, ya que un tsunami implica destrucción, y unos grupos que desprecian, ignoran y ridiculizan al casi 70% de la sociedad de Cataluña que no apoya su proyecto secesionista (resultados de las últimas elecciones comparados con el censo), ya dicen muy a las claras que entienden por "democràtic". Sí, es lo que buscan, un tsunami que destruya para liarla en Europa. Hay que silenciar mucho y mirar mucho hacia otro lado para sostener esa ficción, que usted repite continuamente, de que todo era sólo un "ejercicio de propaganda" para obtener un fantasmal "objeto de negociación con el estado" y de que el juicio no tiene sentido. Además, ¿"objeto" de negociación de qué? ¿para qué? Usted nunca va más allá, porque ir significaria poner en evidencia la falacia de su ji, ji, ji - ja, ja, ja. Entretanto, y como resultado de ese "ejercicio de propaganda", tenemos acoso, personas de mi entorno que se han marchado de Cataluña porque podían (ya ve, la petición de la "democràtica", señora De Gispert), mala leche generalizada, silencios impuestos, grupos familiares y de amigos rotos..., pero nada, "ho tornaran a fer". Usted apostó todo a que los secesionistas no darían pasos irreversibles, y se equivocó. Los dieron. Rompieron todas las legalidades que pudieron y más. Y una vez hecho eso no se trata de relativizar la legalidad para exculparlos y ridiculizar y banalizar el juicio, porque ese es el camino de los neofascismos. Como tampoco se trata de cargar sobre "el estado" la responsabilidad concreta de todo, y dedicar a los secesionistas una amonestación blanda y genérica, como hace usted en este artículo. Debería asumir que se equivocó, señor Martínez, y replantearse una linea de ji, ji, ji - ja, ja, ja, que dejó de tener sentido hace ya dos años. Quizá así escriba cosas útiles para los que le leíamos buscando apoyos para interpretar la realidad social y política de Cataluña.

    Hace 2 años 2 meses

  3. zyxwvut

    Lo siento señor Martínez, pero el ji, ji, ji - ja, ja, ja, ya no funciona. Dejó de funcionar cuando el frente nacional NeoCDC, ERC, CUP dió ese neogolpe parlamentario los días 6 y 7 de septiembre de hace dos años. Un acontecimiento que todos los medios de la industria identitaria del nacionalismo catalán se han esforzado en silenciar y ocultar, pese a que cuando escribo este texto es el aniversario de esa vergonzosa actuación, acontecimiento que, por supuesto, usted silencia en su artículo. Para mantener ese ji, ji, ji -ja, ja, ja hay que pasar por alto muchas cosas: desde el "ho tornarem a fer" mentiroso en las formas, hasta la "confrontació democràtica" con "Espanya", pasando por el "tsunami democràtic". Expresión muy acertada, ya que un tsunami implica destrucción, y unos grupos que desprecian, ignoran y ridiculizan al casi 70% de la sociedad de Cataluña que no apoya su proyecto secesionista (resultados de las últimas elecciones comparados con el censo), ya dicen muy a las claras que entienden por "democràtic". Sí, es lo que buscan, un tsunami que destruya para liarla en Europa. Hay que silenciar mucho y mirar mucho hacia otro lado para sostener esa ficción, que usted repite continuamente, de que todo era sólo un "ejercicio de propaganda" para obtener un fantasmal "objeto de negociación con el estado" y de que el juicio no tiene sentido. Además, ¿"objeto" de negociación de qué? ¿para qué? Usted nunca va más allá, porque ir significaria poner en evidencia la falacia de su ji, ji, ji - ja, ja, ja. Entretanto, y como resultado de ese "ejercicio de propaganda", tenemos acoso, personas de mi entorno que se han marchado de Cataluña porque podían (ya ve, la petición de la "democràtica", señora De Gispert), mala leche generalizada, silencios impuestos, grupos familiares y de amigos rotos..., pero nada, "ho tornaran a fer". Usted apostó todo a que los secesionistas no darían pasos irreversibles, y se equivocó. Los dieron. Rompieron todas las legalidades que pudieron y más. Y una vez hecho eso no se trata de relativizar la legalidad para exculparlos y ridiculizar y banalizar el juicio, porque ese es el camino de los neofascismos. Como tampoco se trata de cargar sobre "el estado" la responsabilidad concreta de todo, y dedicar a los secesionistas una amonestación blanda y genérica, como hace usted en este artículo. Debería asumir que se equivocó, señor Martínez, y replantearse una linea de ji, ji, ji - ja, ja, ja, que dejó de tener sentido hace ya dos años. Quizá así escriba cosas útiles para los que le leíamos buscando apoyos para interpretar la realidad social y política de Cataluña.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí