1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PALABRAS MAYORES

XAVIER ALCALÁ / ESCRITOR DE ‘A NOSA CINZA’

“Nuestro objetivo era echar de Galicia a Manolo Escobar”

Aníbal Malvar 11/09/2019

<p>Xavier Alcalá. </p>

Xavier Alcalá. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Xavier Alcalá (1947) pertenece a esa secta de afortunados que han logrado amancebarse con las artes y las ciencias simultáneamente. Ingeniero de telecomunicaciones, autor de la tercera novela más vendida de la historia de la literatura gallega, nacionalista clandestino en su juventud y septuagenario candidato diletante y carallán de un PNV gallego que nunca fueactualmente trabaja desde una empresa tecnológica a mejorar la inteligencia de drones no recreativos. 

Lo primero que voy a hacer es confesarte una maldad. La entrevista no te la hago por escritor, ni por ingeniero de telecomunicaciones ni por esa excentricidad que te ha dado ahora, a tu edad, de meterte en el negocio de los drones. Te la hago porque eres de Ferrol, porque te criaste y viviste en el Ferrol del Caudillo, esa ciudad medio nebulosa que parece inventada por Torrente Ballester. Tú has vivido muy de cerca toda esa historia mágica. Una vez me contaron que, cuando Franco se convirtió en el jefe del Movimiento, su padre, que era un hombre ciertamente excéntrico, salió por las calles de Ferrol gritando que se iba de España, que no se podría vivir en España si tomaba el mando Paquito, su hijo más tonto, decía el hombre. 

Yo de Franco sé muchas cosas. Porque me crié entre sus más íntimos enemigos. El padre de Franco era masón. Su hermano Ramón era masón de alto nivel, grado 23. Y Franco también quiso entrar en la masonería, pero no lo dejaron. Era un hombre pequeñito de voz aflautada y con cara amarillenta al que en Ferrol le llamaban “Cerillita” y también “Paquita la Culona”. Fue un personaje siniestro que, milagrosamente, fue quedándose sin contrincantes. En Ferrol somos todos una pandilla de tipos raros. Dice mi hermano que eso es porque los ferrolanos siempre hemos tenido mucho tiempo para dedicarnos al azar, a las artes y a la filosofía.  

Curiosa visión. 

Cuando abrieron la Escuela de Telecomunicación, me di cuenta de que lo que me interesaba, mi vocación, era comunicarme lo mejor y más lejos posible. 

Estudiaste en Madrid, supongo. 

Sí, claro. Llegué a estudiar a Madrid en el año 64 y me marché en el 74, pasando entre medias por Lisboa. 

Te lo pregunto porque debía ser curioso en esa época alternar el Madrid estudiantil políticamente bullicioso de entonces y el muy guerracivilista ambiente del Ferrol del Caudillo, con la ultraderecha militar en unos barrios y el sindicalismo comunista peleando desde otro. 

La diferencia fundamental es que en Ferrol nos conocíamos absolutamente todos. Estábamos divididos entre los de una orilla y la otra de la ría. Pero nos conocían a todos incluso los de la Policía Político-Social. Yo recuerdo que, cuando fui a hacer mi primer pasaporte, me lo tiró por encima de la mesa un miembro de la policía social y me dijo: “Te lo doy porque eres hijo de mi médico”. Yo creo que eso no podría pasar en Madrid. También me suspendieron las prórrogas de la mili por ser “peligroso activista cultural” y, en 1968, me vi vestido de marinerito. 

Pero en ese año aún no había publicado nada. Tu primer libro no aparece hasta el 72. ¿Qué habías hecho para ser un peligro cultural? 

Había escrito las letras de las canciones de Andrés Dobarro [Ferrol, 1947-1989, cantante melódico gallego tremendamente popular en los 70]. Parece ser que eran peligrosas. 

¿Cuál fue la canción más peligrosa que escribiste para Andrés Dobarro? 

Vamos a reírnos todos un poco. Lo más peligroso pudo ser Fogar de Breogán, que a lo mejor era una canción un tanto chauvinista. O Rapaciña, que ya en el título se ve que es gravemente peligrosa. Pero en general era canción melódica, grandes baladas cantadas en un idioma que no se debía usar para la música moderna. El peligro cultural que ellos veían era algo muy complejo y de lo que no se ha llegado a hablar aún del todo. 

Te refieres quizá a que eran canciones peligrosas no por su contenido, sino por el simple hecho de que estaban escritas en gallego. 

Exacto. El problema es que yo andaba con un tipo, vecino mío de Ferrol y de Cabanas, que consiguió cuatro discos de oro cantando en gallego. Ni Joan Manuel Serrat lo consiguió jamás con un disco en catalán. Éramos peligrosos porque estábamos echando de Galicia a Manolo Escobar. Que, la verdad, era nuestro objetivo.  

¿En esa época ya empezaban a aparecer en Ferrol los Cadeneros, las escuadras violentas de fachas de las que formó parte Arsenio Fernández de Mesa [ferrolano y director de la Guardia Civil entre 2011 y 2016], a quien tan bien conoces? 

No, ellos son más jóvenes. En los 60 Ferrol estaba dominado por el enorme poder de Comisiones Obreras. Todavía no se había despertado la reacción fascista de Cuco Tenis de Mesa, como se le llama aquí, y otros personajes. Ellos empiezan a actuar al final del franquismo. Pongamos que a partir del año 72. Mi generación ya éramos padres de familia. 

¿Cómo vivís los ferrolanos aquello? Porque, por mucho que los ridiculizarais, un poco de miedo tenían que dar. 

Daban miedo. Recuerdo un amigo y compañero mío que asistió a una reunión política en la casa del cura para lo de la Platajunta. Esta gente de Fuerza Nueva echó gasolina por debajo de la puerta y prendió fuego. Los que había dentro se salvaron porque les dio tiempo a tirarse por las ventanas. Claro que daban miedo. 

También tenían a las mujeres obreras como objeto de sus atenciones. 

Sí. Las rojas estaban muy señaladas. Las que trabajaban en las fábricas. Todas las que se atrevían a salir de la senda convencional del trabajo propio de mujeres eran bastante perseguidas. Además, eran bastante reivindicativas. 

¿Aumentaba el número de mujeres en las fábricas? 

Ten en cuenta que es tiempo de promoción de elementos muy delicados. Hasta que llegó la robotización a las fábricas de sistemas electromecánicos y electrónicos, todo ese trabajo lo hacían las mujeres. No por nada. Es que las mujeres tienen los dedos más pequeños y una gran agilidad para manejar componentes delicados.

¿Y tú, estabas politizado? 

En cuanto me fui dando cuenta de lo que pasaba a mi alrededor. Yo estaba en Ferrol el día en que los grises mataron a aquellos dos hombres [trabajadores de Bazán vinculados a CC.OO. y abatidos por la policía armada el 10 de marzo de 1972, durante la represión de la huelga general. Otros 40 trabajadores ferrolanos fueron heridos por bala]. Entonces, yo nunca había oído hablar de los socialistas. No existían. El sindicalismo secreto era todo comunista.  

¿Y cuál era tu posición ideológica?  

Yo era miembro de una célula clandestina de la Unión do Povo Galego [nacionalista y comunista] que había en un piso de la Calle Ordes de Madrid, en Cuatro Caminos. Los de la político-social no eran tan listos, porque nunca lo supieron. Mi enlace continuado era Xulia Cerviño Amado cuando yo estaba en la mili. Yo estaba en la UPG siguiendo una línea de actuación que me llevaba al nacionalismo de izquierdas... moderado. Finalmente desemboqué en el Partido Socialista de Galicia. 

Me he enterado casi por casualidad de que hace poco, en 2016, volviste a incurrir en la tentación política como candidato a diputado en el parlamento gallego. ¿Cómo se te ocurre semejante insensatez, en estos tiempos, a tu edad, con lo que te respeta a ti la gente? 

Eso fue, con perdón de la expresión, una carallada. Me pidieron ir de último en la lista por A Coruña de Compromiso por Galicia. Porque yo creo que en Galicia falta, y siempre faltó, una versión del PNV. Creo que en Galicia debe haber un partido industrialista, nacionalista y retornista, dispuesto a recuperar todo el talento que hay en la diáspora. Compromiso nunca se concretó en nada, pero yo sería partidario de que sí se concretase. 

¿Por qué en Galicia nunca ha eclosionado ese nacionalismo moderado que sí ha sido hegemónico en Catalunya y Euskadi?  

Porque, muy inteligentemente, el Estado decidió que ya tenía bastante con el problema de Cataluña y el de Euskadi como para que apareciese en Galicia otro problema similar. Tentaron muy bien a aquellos movimientos nacionalistas burgueses que sí había en Galicia, y los fue absorbiendo Alianza Popular. Por eso Alberto Núñez Feijóo no quiere que se le metan aquí las ultraderechas antinacionalistas furibundas, porque puede haber en el PP una facción flotante de regionalismo nacinalistoide que se escinda. En Valencia, a ningún tipo del PP se le ocurre hablar valenciano ni de coña. Aquí muchos se definen como galleguistas. 

Publicas tu primer libro, Voltar, en 1972. En el año 80, A Nosa Cinza (nuestra ceniza) se convierte en un gran fenómeno literario gallego. 

Mi primer libro ya había tenido problemas con la censura. Pero cuando le entregué el original de A Nosa Cinza, en el año 74, a Ramón Piñeiro [intelectual galleguista y editor], me dijo: esto la censura nunca permitirá publicarlo. 

No consigues sacarla hasta el 80, ya en democracia. ¿Erais más censurados los escritores en gallego, vasco y catalán que los escritores en castellano? 

Éramos más escrutados. En la censura, además, había mucho gallego del Régimen que entendía lo que escribíamos. Claro, A Nosa Cinza toca en lo más profundo, la condición de nación, la religión, el sexo… Reflejaba esa España terrible en la que no sé cómo pudimos sobrevivir. 

¿Cuántos ejemplares llevas vendidos en Galicia de A Nosa Cinza? 

Anda sobre los 80.000. Es la tercera novela más vendida de la historia de la literatura gallega después de Memorias dun neno labrego [Xosé Neira Vilas] y A esmorga [Eduardo Blanco-Amor] 

¿Por qué un autor que ha tenido tanto éxito en gallego ha sido tan poco traducido y promocionado en castellano? 

Me encantaría que mi obra estuviera más publicada en castellano. Yo creo que las editoriales de bulto que publican en castellano se deben de creer que, como escribimos en gallego, somos localistas y carecemos de otros valores. “Qué bien cuentas la historia de España”, me dijo hace poco una lectora madrileña. “Pareces Almudena Grandes, pero sin todo lo que le sobra a Almudena Grandes”.  

También, cuando empiezas tú, había un recelo político por parte de las editoriales españolas a traducir autores que escribíais en  lenguas minorizadas. 

En España, con respecto a los periféricos, siempre hubo un cupo. Hace bastantes años me dijo muy graciosamente alguno, no me acuerdo, que escogían un indígena de cada país; entonces eran en Catalunya Quim Monzó, en Galicia Manuel Rivas, y en Euskadi, ¿cómo se llama?… 

...Bernardo Atxaga. Esa frase te la dije yo. Sí, hace muchos años. Alguna gente se la tomaba mal, como si estuviera atacando a los tres autores. 

¿La frase es tuya? Pues la aplico. Pero en los años 70 era peor, la inexistencia absoluta, el infinito desprecio. Gonzalo Torrente Ballester un día me confesó que había empezado a escribir la Saga/Fuga de J.B. en gallego y no siguió. 

En alguno de sus libros memorialísticos llega a decir que, si hubiera empezado a escribir más tarde, habría escogido el gallego como lengua literaria. 

Yo me metía con él y le decía que cómo se le había ocurrido escribir Los gozos y las sombras en castellano. Y él respondía: “Es que yo tenía que escribir en ferrolán”, y otras disculpas idiotas. En el fondo hay una profunda discriminación. Madrid es un mal. Madrid es el mal de España. Yo insisto en que, para que España funcione, hay que despoblar Madrid y crear una España policéntrica. 

Cuando empiezas a trabajar en telecomunicaciones, ¿esperabais o intuíais esta revolución tecnológica que hoy casi nos avasalla? 

La pregunta es interesantísima y la respuesta es no. A partir de los años 80 es cuando empieza a funcionar la teoría de un personaje muy peculiar que pasó por mi vida. Él era realmente músico. Aunque también era ingeniero de telecomunicación. Y que fue quien le enseñó a tocar la guitarra a su primo hermano Juan Pardo [el cantante gallego]. Este Fernando Pardo Bustillo, en los años, 80 empieza a decir: “Todo lo que va hoy por aire, va a ir por cable; y todo lo que va por cable, va a ir por aire”. Así de claro, y así ha sido. ¿Quién nos iba a decir que la televisión nos iba a venir por un pack telefónico o por un cable de fibra? 

Ahora que ya estás jubilado de Telefónica, te metes en el negocio de los drones. ¿A tu edad, Xavier?

Bueno, bueno… Yo me meto en una empresa, Drotek, dedicada a la fabricación de drones para la inspección de parques eólicos. ¿Cuándo hay que jubilarse? Depende de los trabajos y de lo que te divierta el trabajo. 

Tengo entendido que el sector tiene ahora problemas normativos. 

El problema del dron es que empezó como un juguete y se fueron desarrollando nuevas aplicaciones. El juguete se ha convertido ahora en algo muy peligroso. Sus comunicaciones tierra-aire y aire-tierra están en la zona del espectro de frecuencias libres que corresponde a la wifi. Está trabajando en sistema wifi extendido. ¿Qué peligro tiene eso? Es una zona de la banda abierta. Y tú no puedes evitar que nadie acceda a tus comunicaciones y las interfiera, con el riesgo de que use tus datos. Hay que hacer una legislación ad hoc, una reglamentación ad hoc. Va a haber que limitarlo totalmente.  

¿Pero realmente con un dron de esos de juguete se puede hacer eso? 

Tengo un informe hoy mismo en casa que viene a decir que por 100/150 euros tienes lo necesario como para, por ejemplo, torpedear el funcionamiento de otro dron que está haciendo una función trascendente. Por ejemplo los de la guardia civil, los de lucha contra incendios. También en el caso de nuestra empresa. Yo desarrollo proyectos para que los drones se hagan cada vez más inteligentes y eviten trabajos peligrosísimos. Por ejemplo, inspeccionar las palas de un aerogenerador a 100 metros de altura. Ahora lo hacen a ojo unos señores colgados de unas cuerdas. 

Qué cosas más raras se aprenden contigo, Xavier.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí