1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gran Reportaje

Buenos Aires, la ciudad que rompieron

La desigualdad quiebra la capital por la mitad en renta o empleo, pero también en voto. En las últimas primarias el sur se decantó por el peronismo kirchnerista, el norte por Macri

José Luis Marín Buenos Aires , 11/09/2019

<p>Entrada al taller de la imprenta Chilavert. </p>

Entrada al taller de la imprenta Chilavert. 

J.L.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

En la entrada de la imprenta Chilavert apenas hay referencias a la compañía. Ni grandes carteles, ni indicativos empresariales, ni luces de negocio. A cambio, en los muros laterales del portón se intuyen unas frases reivindicativas y colectivistas. ‘Pintadas’ artesanales y de barrio, como tantísimas que adornan Buenos Aires, de las que solo conociendo la historia del lugar se puede intuir su trascendencia.

La imprenta Chilavert es un símbolo. De resistencia y supervivencia. Pero también del pasado reciente de Argentina. La compañía fue una de las primeras empresas recuperadas por sus trabajadores tras el colapso de diciembre de 2001. Una suerte de colectivización, mediática en su momento, que se convirtió en punta de lanza de la maraña de cooperativas que fueron naciendo de las expropiaciones de aquellos convulsos meses en la capital. Tiempo después, la tendencia se extendió por gran parte de las provincias.

–Cuando la imprenta estaba a punto de cerrar, en abril de 2002, aquí quedábamos solo ocho trabajadores. Se inició el concurso de acreedores y nosotros decidimos ocupar la planta. La estaban vaciando, debían mucho dinero en salarios y nosotros necesitábamos trabajar para poder comer.

Ernesto González aparece por un extremo del taller vestido de faena. De pelo y barba larga, sonríe y saluda alegremente. Él fue uno de los que, cuando el antiguo propietario de la imprenta intentó expoliar el poco capital que le quedaba a la empresa, ocupó el lugar para evitar el fraude.

En aquel inventario, el que precedía a la quiebra de la compañía, no figuraban las piezas de mayor valor, las máquinas impresoras. “Las querían vender o usar para montar un nuevo negocio”. Se dieron cuenta de esta situación, asegura, cuando los pocos trabajadores que quedaban fueron a denunciar al juzgado responsable del concurso de acreedores. Para evitarlo, solo quedaba pasar día y noche en el lugar.

Ernesto es todo vitalidad. En el despacho que hace las veces de gerencia y recepción narra, con mucho humor, las anécdotas de aquellos meses. No es despreocupación, sino más bien la tranquilidad de alguien que ha pasado por casi todo. El cuarto es un pequeño museo de la lucha. En las paredes cuelgan retratos del Che y de Pancho Villa, insignias del PT brasileño, carteles contra la política del ‘gatillo fácil’ o en defensa de la memoria histórica… Por supuesto, también hay un marco que protege la foto, icónica, de los ocho compañeros que se quedaron cuando todo se fue a pique.

La imprenta Chilavert es un símbolo. De resistencia y supervivencia. Pero también del pasado reciente de Argentina

Para ellos, la empatía de la justicia fue, en un primer momento, nula. Con la empresa recién embargada, allá por mayo de 2002, el juzgado mandó casi una decena de vehículos blindados para expulsar a los trabajadores. El barrio dijo no y se echó encima. Decenas de personas impidieron la entrada de la policía en un acto masivo de apoyo a Ernesto y a sus compañeros. 

Solo entonces la judicatura dio un paso atrás. Los empleados fueron reconocidos en el proceso como acreedores privilegiados –en forma de salarios no pagados–, y pudieron permanecer en la fábrica para proteger su ‘deuda’. Trabajar y producir quedaba, eso sí, completamente ‘prohibido’.

Ernesto señala a una pared cercana, donde unos pasadores de madera delimitan una pequeña superficie de ladrillo visto.

–Aquí hicimos un agujero que daba a la casa contigua. Estuvimos sacando material a escondidas durante varios meses. La policía guardaba la puerta, así que era la única forma de seguir trabajando y produciendo.

La casa de al lado pertenecía, ni más ni menos, que al mecánico que durante años había mantenido las máquinas para los antiguos dueños. La lucha de Chilavert era, definitivamente, la de gran parte del barrio. Ernesto lo recuerda mostrando la portada del libro ¿Qué fue de la asambleas populares?, primer volumen editado por la imprenta una vez pasó a manos de los trabajadores.

Una resolución que llegó, finalmente, en octubre de 2002. La ciudad de Buenos Aires aprobó una ley de expropiación que declaraba lugares de interés público a varias de estas empresas recuperadas. Se reconocía entonces la capacidad de la cooperativa Chilavert para mantener el empleo en aquellos terribles meses y la importancia que el proyecto había tomado para los vecinos de la fábrica.

Hoy, 17 años después, la imprenta sufre para mantener sus puertas abiertas, al igual que muchas de las empresas recuperadas y el resto de cooperativas que salpican el mapa de Argentina. Se mueven a merced de los vientos económicos del país. No es de extrañar: en la Cooperativa Chilavert Artes Gráficas apenas hay 10 trabajadores/socios, y su negocio pasa por editoriales y clientes pequeños o encargos independientes. Perder uno significa rearmar las cuentas, apretarse el cinturón.

 

Reunión de trabajadores de la imprenta en 2011. Foto: Hernan Cardinale. Cedida por la imprenta.

Reunión de trabajadores de la imprenta en 2011. Foto: Hernan Cardinale. Cedida por la imprenta.

–Está claro que el momento que atraviesan las empresas recuperadas está relacionado con la llegada del macrismo. Hay una concentración de factores económicos, provocados por el Gobierno, que ha afectado a la economía en general y a las empresas recuperadas en particular.

En un lateral de la imprenta Chilavert, Matías Halpin manipula un ordenador en un vetusto cuarto repleto de papeles. El espacio, de apenas unos metros cuadrados, es la modesta sede del Centro de Documentación de Empresas Recuperadas, un proyecto puesto en marcha en 2006 por el programa Facultad Abierta de la universidad de Buenos Aires. Desde entonces, sus miembros han mapeado y seguido el desarrollo de estas sociedades.

Hoy, 17 años después, la imprenta sufre para mantener sus puertas abiertas, al igual que muchas de las empresas recuperadas 

Halpin, antropólogo e investigador, se refiere, por ejemplo, a situaciones como las que ha generado el conocido como ‘tarifazo’ energético, una serie de aumentos desmedidos en el precio de los servicios básicos encaminados a acabar con los subsidios de la época del kirchnerismo. En la imprenta Chilavert, aseguran, los costes de algunas facturas han llegado a aumentar un 1.500%.

Otras medidas, aún más negativas, han tenido que ver con la suspensión o paralización de las leyes de expropiación. Las mismas que llevaron a que la imprenta Chilavert pasase a manos de sus trabajadores.

Esto no ha impedido que durante los últimos años sigan surgiendo, a duras penas, proyectos de este tipo por todo el país. Su crecimiento no hace más que constatar un deterioro de la economía que vuelve a provocar quiebras o cierres de negocios. Desde que Macri asumiera su cargo en 2015, en el país se han iniciado casi 40 procesos de recuperación de compañías por parte de los trabajadores. A finales de 2018, se podían contar 384 de estas empresas en Argentina, de las que casi la mitad se encuentran en la provincia de Buenos Aires.

En cuanto a su viabilidad, los datos que maneja el Centro de Documentación son preocupantes: cuatro de cada diez empresas recuperadas está produciendo a unos niveles inferiores al 30% de su capacidad. A su vez, cerca del 40% de sus trabajadores ha sufrido recortes en sus salarios, y el número de empleados en empresas recuperadas se ha reducido en cerca de 500 personas.

Pero no solo el Gobierno nacional ha chocado con el modelo de estas empresas recuperadas. La relación de las cooperativas con las instituciones de la capital tampoco ha sido sencilla. “Nuestro primer contacto con el gobierno de la ciudad [en aquel momento en manos del Frente Grande] fue que nos vinieran a echar”, bromea Ernesto González. “Cualquier gestión, cualquier papeleo, se queda por el camino. Rara es la vez que hay respuesta”, añade sobre la burocracia capitalina.

Pronto, el gobierno de Buenos Aires cumplirá doce años, tres mandatos completos, en manos del oficialismo del PRO. Ocho de ellos, entre 2007 y 2015, encabezados por el hoy todavía presidente de la nación. “Es un sector que nunca tuvo simpatía por las empresas recuperadas. Pero el contexto nacional, con la victoria del macrismo, les envalentonó”, afirma Matías Halpin.

Bajo el mandato del oficialista Horacio Rodríguez Larreta, la pobreza se ha incrementado un 54% en la ciudad

En este sentido, uno de los episodios más recientes es la amenaza de desalojo –una más– que los últimos meses ha sobrevolado sobre el Hotel Bauen, otro de los iconos  de la recuperación de empresas en la capital –en este caso, en el pudiente Barrio Norte– y donde trabajan en la actualidad cerca de 200 cooperativistas.

“Somos muy sensibles a los cambios de la economía, incluso en momentos de expansión”, comenta Ernesto González sobre una gestión, la del mandato de Macri, que ha terminado por fracturar los débiles cimientos de iniciativas como la cooperativa Chilavert.

Pero también, y por extensión, los de una sociedad cada vez más golpeada por la pobreza y la exclusión. Algo en lo que Buenos Aires, y pese a ser la región más prospera del país, destaca como referente nacional. Bajo el mandato del oficialista Horacio Rodríguez Larreta, la pobreza se ha incrementado un 54% en la ciudad, mientras que la indigencia se ha duplicado en el conjunto de la capital. Son datos del estudio La ciudad en deuda, publicado hace escasos meses por el Centro de Estudios de Ciudad (CEC) de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

El trabajo es un compendio, completísimo, del devastador deterioro que ha sufrido la capital durante los últimos años. Entre sus conclusiones, una destaca por encima del resto: Buenos Aires es una ciudad terminalmente quebrada por la desigualdad. Renta, salud o educación delimitan y separan el norte y el sur en dos realidades paralelas. Y las brechas no paran de agrandarse.

“En un contexto de crisis económica y de políticas recesivas nacionales, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires no ha puesto en marcha medidas anticíclicas con capacidad para contener esta situación”, advierte Inés Albergucci, licenciada en Trabajo Social y una de las autoras de informe del CEC.

Según la investigadora, esta inacción no hecho más que profundizar los problemas estructurales que venía arrastrando la capital, donde el ingreso del 10% de la población más rica ha pasado de multiplicar por 10 el de la población más desfavorecida a ser 25 veces superior en apenas tres años.

Otros datos señalan que, en términos de educación, cuatro de cada diez estudiantes de secundaria del sur arrastra retrasos en sus estudios, un ratio 13 puntos por encima del resto de la ciudad. Por si fuera poco, el desempleo en las zonas desfavorecidas es del 13%, tres veces más alto que en el centro y norte. En la Comuna 4, el porcentaje se eleva aún más, hasta el 17%, y afecta a los barrios de La Boca, Barracas, Parque Patricio y Nueva Pompeya. Este último es donde se ubica, precisamente, la imprenta Chilavert.

Quizá, por ello, la resistencia férrea de la cooperativa para seguir operando y dando espacio no solo a los 10 trabajadores que son socios de la imprenta, sino también a las decenas de personas que acuden al centro cultural que ocupa la segunda planta del edificio y a los cerca de sesenta alumnos que participan en el Bachillerato Popular que se imparte entre los muros de la fábrica.

“La ayuda de los barrios siempre ha sido muy importante para las empresas recuperadas. El criterio general ha sido de un apoyo de ida y vuelta”, comenta Matías Halpin. Para Ernesto González, estos espacios no son más que una forma de devolver el apoyo a los vecinos de Nueva Pompeya, que hoy sufren las consecuencias de la situación del país.

El cooperativista asegura, incluso, que por Nueva Pompeya ya se han empezado a notar los efectos de fenómenos como la gentrificación. Desde luego, si existe, todavía no funciona con los estándares de otras zonas del mundo. En este barrio, una zona trabajadora y humilde, apenas algún edificio pasa de las dos alturas. Las construcciones a medio terminar, abandonadas, son parte habitual del paisaje, y los registros estéticos no guardan relación alguna con las comunas del centro y el norte de la ciudad.

Tampoco lo hacen, dando en parte la razón a Ernesto, las cifras sobre acceso a la vivienda. Pese a tener un suelo un 60% más barato, una familia de los barrios del sur debe emplear 20 años de sueldo para comprar una casa usada de tres ambientes. En la zona norte, el ratio se reduce hasta los 15 años.

La brecha entre los extremos de la ciudad se ensancha al mismo tiempo que lo hace la avenida General Francisco de la Cruz, que da comienzo a muy pocas calles de donde se ubica la imprenta Chilavert. En ella, las casas bajas dan paso a los parques y a la suburbanización aún más latente de la Comuna 8. En esta zona, que ni siquiera cuenta con un hospital, el hacinamiento afecta al 23,1% de los hogares, un ratio un 77% más alto del que se sufre en la zona norte de la ciudad.

Ante esto, no parece casualidad que la Comuna 8 y la 4 fueran también las únicas zonas donde, en las primarias obligatorias y abiertas del pasado mes de agosto, ganara el peronismo kirchnerista que se aglutina en la coalición Frente de Todos. Lo hizo tanto en las generales, donde el candidato Alberto Fernández arrasó, como en las que se elegían gobernación para la ciudad y la provincia, ahora abiertas a un posible balotaje (segunda vuelta).

“El destino económico del país, donde Horacio Larreta también ha tenido incidencia –ha formado parte de la ‘mesa chica’ de decisiones de Macri–, ha sido muy perjudicial para las clases populares. En Buenos Aires, donde existen estos sectores y cada vez están peor, es lógico que no se acompañe a este proyecto nacional y, en consecuencia, al gobierno actual de la ciudad que es parte de lo mismo”, comenta Inés Albergucci.

La ciudad quebrada, la que han roto, proyecta el voto de una población divida social y políticamente, pero también acongojada ante la posibilidad de rememorar una crisis galopante como la que ya asoló el país a comienzos de siglo.

Porque, si bien Buenos Aires marca el pulso del país, las cosas fuera del centro neurálgico y económico no pintan mucho mejor. En el conurbano, espacio donde dominan las villas y que extiende hasta el infinito la urbanidad bonaerense, más del 40% de la población vive en la pobreza. Aquí, el trabajo del politólogo Andy Tow identificó, de nuevo, una coincidencia casi completa entre el voto y la renta. Es decir, entre el comportamiento político y la riqueza.

En última instancia, es el conjunto del país el que lleva meses notando las turbulencias de un proyecto de gobierno que se tambalea en sus últimas semanas. Decenas de protestas, de varios signos, han inundado las calles de muchas ciudades, al tiempo que la inflación y la devaluación del peso siguen causando estragos en el país. Queda por ver cómo aguantará los problemas para asumir los compromisos de deuda con el FMI, parcialmente renegociados, especialmente hasta las elecciones del próximo 27 de octubre.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Diego Garcia

    Hay un error de bulto en el artículo, cuando habla de los resultados de las PASO (las últimas elecciones) en las Comunas 4 y 8: las Comunas de la Ciudad de Buenos Aires votan para el gobierno autónomo de la ciudad, pero no votan para las elecciones de la provincia. Son 2 jurisdicciones separadas.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí