1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Coalición a la italiana: transformismo o cambio

Qué podemos esperar del Gobierno Conte ‘bis’

Steven Forti 13/09/2019

<p>Giuseppe Conte jura el cargo de presidente del Consejo de Ministros ante el presidente de la República, Sergio Matarella.</p>

Giuseppe Conte jura el cargo de presidente del Consejo de Ministros ante el presidente de la República, Sergio Matarella.

Francesco Ammendola / Presidenza della Repubblica

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Se son rose fioriranno, se son spine pungeranno. Literalmente: si son rosas florecerán, si son espinas pincharán. Así, recurriendo a un refrán italiano, podríamos hablar del futuro del nuevo Gobierno de coalición entre el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD). Un ejecutivo desalvinizado, alumbrado tras una extraña crisis veraniega abierta por el mismo líder de la Liga, que quiso poner fin al Gobierno con el M5E e ir a nuevas elecciones, en las que estaba convencido, sondeos en mano, de que arrasaría. El giro ha sido inesperado y de 180 grados. ¿El peligro Salvini, pues, ha pasado a la historia? Calma. ¿Se abre una nueva etapa? Bueno. Esperanzas, las justas.

Se son rose fioriranno es también el título de un disco del cantautor y rockero Edoardo Bennato. El álbum se publicó en 1994, el año en que Silvio Berlusconi entró en política y se convirtió por primera vez en presidente del Consejo tras la hecatombe de Tangentópolis, el escándalo de corrupción que arrasó el sistema de partidos de la Primera República. Bennato, juglar napolitano de simpatías izquierdistas, incluía en el álbum una canción que ponía el dedo en una de las llagas italianas: el transformismo. En In nome del popolo italiano cantaba: “La tormenta ha pasado / cada cosa está en su sitio / celebramos el verano / y el mar de agosto / todos juntos y unidos / desde Pontida hasta Arzano / todos juntos y felices / en nombre del pueblo italiano”. Excepto por la referencia a Pontida, lugar simbólico de la Liga de Bossi, y ahora de Salvini, que estos días tiene poco que celebrar, ¿un cuarto de siglo después, pues, estamos en las mismas?

¿Una operación de transformismo y conveniencia?

Efectivamente, hay quien dice que el nuevo Gobierno presidido por Giuseppe Conte –el mismo presidente de los últimos 15 meses– nace por conveniencia. No les falta razón. Le conviene al expremier Matteo Renzi, el primero que se abrió a una coalición con los grillini, tras un lustro de insultos, para seguir controlando el grupo parlamentario del PD –en unas nuevas elecciones el secretario del partido, Nicola Zingaretti, habría hecho las listas a su antojo– y volver a jugar un papel protagonista en la política transalpina. Y le conviene al M5E que, según todos los sondeos, jamás volverá a tener el 32,7% y más de 200 diputados: en las elecciones europeas cayó hasta el 17%, perdiendo la mitad de los votos. ¿Por qué tras las elecciones de marzo de 2018, Renzi, por aquel entonces líder y candidato del PD, rechazó forjar un acuerdo con los grillini, haciendo que el Movimiento acabase en los brazos de la Liga? Es cierto que, en poco más de un año de gobierno, Salvini dobló sus votos –llegando al 34% en las europeas– y, preso de sus delirios de omnipotencia, llegó a pedir “plenos poderes”, una expresión de claro sabor fascista. El peligro de un giro iliberal existía en caso de nuevas elecciones y una victoria abrumadora de la Liga, pero cabe preguntarse por qué no se vio este riesgo ya en la primavera de 2018, cuando todas las cartas estaban sobre la mesa.

Y aquí entra otro factor: el internacional. Más allá de los excelentes resultados de la Liga en Italia, la extrema derecha ha perdido las elecciones europeas. Sí, ha avanzado, pero no ha obtenido un tercio de los eurodiputados –lo que le permitía bloquear en la práctica el Europarlamento– ni ha conseguido convencer a los populares de que pactasen con ellos. Al contrario, la nueva presidenta de la Comisión, la alemana Ursula von der Leyen, ha decidido crear un cordón sanitario para aislar a las extremas derechas europeas. Algunos, como el húngaro Víktor Orbán o el polaco Jarosław Kaczyński, entendieron rápidamente la nueva situación y votaron a favor de von der Leyen en julio para no quedar en cuarentena. Otros, como Salvini, no lo entendieron y votaron en contra. El Movimiento 5 Estrellas, en cambio, vio que hacía falta re-situarse y votó a favor, a pesar de su aislamiento –formó un grupo parlamentario con el UKIP de Nigel Farage en la última legislatura– y de sus patinazos –el encuentro de su líder político Luigi Di Maio, en aquel entonces vicepresidente del Gobierno italiano, con el sector más radical de los chalecos amarillos provocó una crisis diplomática entre Roma y París.

A todo esto cabe añadir el diletantismo diplomático de Salvini, que entre declaraciones altisonantes de antieuropeísmo y loas a Vladimir Putin –con intentos de financiación rusa para su partido que, condenado por estafa, le debe 49 millones de euros al Estado italiano–, ha llegado a enemistarse con el que era, teóricamente, su mayor valedor, Donald Trump. La política cambia muy deprisa en estos tiempos gaseosos y quien no se da cuenta, acaba arrasado. Al menos a corto plazo.

¿Nuevo humanismo?

¿El gobierno Conte bis, como se le llama en Italia, es solo una operación de transformismo y conveniencia? Posiblemente no. Dependerá de lo que haga en los próximos meses. Sin duda, suenan a palabras mayores las del presidente del Consejo, que ha acuñado la fórmula de “nuevo humanismo” para hablar de su Ejecutivo. Aunque las cosas salgan bien, volamos, de todos modos, más bajo.

El inicio ha sido complicado –fraguar en un par de semanas una alianza entre dos partidos que se insultaban a diario no es un asunto fácil– y las divergencias no han desaparecido, aunque ha habido acercamientos entre PD y M5E. Sin embargo, el nuevo Ejecutivo ha superado la primera prueba –en el Parlamento casi no ha habido defecciones, lo que le ha permitido superar el voto de confianza en las dos Cámaras–, y ha podido presentar un programa progresista, lleno de buenos propósitos, que, sin embargo, no aclara cómo se llevará a cabo. La intervención de Conte, convertido en menos de un mes de títere en manos de Salvini y Di Maio a estadista alabado internacionalmente, se basa en 29 puntos con un claro sabor progresista: green new deal, reducción de la presión fiscal para los trabajadores, web tax para las multinacionales, atención para el sur del país, un salario mínimo que respete los contratos colectivos de trabajo, mayor financiación para la sanidad y la escuela, además de la revisión de los decretos de seguridad de Salvini. Falta entender cómo se aplicarán todas estas medidas y de dónde saldrá el dinero en un país con una economía estancada desde hace años y con una deuda superior al 133% del PIB.

El nombramiento de Gentiloni en una cartera de peso de la Comisión Europea ha sido una victoria del nuevo Gobierno

De hecho, el primer escollo es el de los presupuestos que deben presentarse a mediados de octubre a la Comisión Europea y en el Parlamento italiano. La voluntad es que sean expansivos, pero los márgenes entre los que deberá moverse el nuevo ministro de Economía, el exeurodiputado del PD Roberto Gualtieri, son muy estrechos teniendo en cuenta además que, para evitar el aumento del IVA (hasta el 25%), el gobierno debería encontrar entre 32.000 y 35.000 millones de euros. En Italia se especula mucho sobre el rol que puede jugar Paolo Gentiloni, expremier entre 2016 y 2018 y presidente del PD, recién nombrado comisario europeo de Economía. Desde Bruselas, Gentiloni podría echar una mano al nuevo Gobierno de Roma, que ha declarado sin ambages su europeísmo y atlantismo. El nombramiento de Gentiloni en una cartera de peso de la Comisión ha sido, sin duda alguna, una “victoria” del nuevo Gobierno tras el aislamiento de la época salviniana, pero von der Leyen, pese a que se ha declarado disponible para revisar el pacto de estabilidad, ha remarcado también que las reglas deben respetarse y por esto ha nombrado vicepresidente responsable del área económica al letón Valdis Dombrovskis, un halcón de las políticas de austeridad. En síntesis, las cosas son complejas y nadie regalará nada.

Además, hay varias asuntos conflictivos entre PD y M5E: desde la construcción de la línea de Tren de Alta Velocidad Turín-Lyon, la revisión de la gestión de las autopistas a Atlantia, el rescate de Alitalia o las mayores competencias regionales solicitadas por Véneto, Lombardía y Emilia-Romaña. Sin contar algunas de las medidas aplicadas por el anterior ejecutivo y que el PD quiere anular o al menos revisar, empezando por la reforma de las pensiones y, sobre todo, el cierre de los puertos y la política migratoria. El tema es extremadamente delicado porque, aunque las llegadas han bajado notablemente –entre enero y agosto de 2019 según la UNHCR han llegado a Italia solo 5.137 migrantes–, Salvini construirá un relato mediáticamente eficaz al respecto, como ya hizo antes de llegar al gobierno. Por eso Conte ha nombrado a Luciana Lamorgese, que fue prefetto (delegada del gobierno) en Milán en los últimos años, como nueva ministra de Interior, el único perfil técnico dentro de un ejecutivo claramente político, formado por diez ministros del M5E, nueve del PD y uno de la coalición de izquierdas Libres e Iguales (LeU). El intento de Conte se dirige a rebajar la tensión, también a nivel mediático, y empujar a una revisión del Tratado de Dublín a nivel comunitario. No será fácil.

¿Cuánto durará el gobierno Conte bis?

La pregunta que muchos se hacen es cuánto durará el nuevo Ejecutivo. Italia, ya se sabe, no tiene una larga tradición de estabilidad gubernamental: desde el fin de la Segunda Guerra Mundial ha habido la friolera de 67 gobiernos. Que el Conte bis llegue al final de la legislatura, previsto para principios de 2023, puede parecer una quimera. De todos modos, hay un incentivo: la elección del presidente de la República en enero de 2022. Ir a nuevas elecciones antes significaría, posiblemente, una mayoría absoluta de la Liga, junto a Hermanos de Italia, que podría así elegir al jefe de Estado. Volveríamos a la amenaza de “plenos poderes” de Salvini de principios de agosto. Y justamente en esto parece que están trabajando el M5E y el PD: por un lado, el objetivo declarado es llegar, al menos, hasta mediados de 2021, cuando empezaría el llamado “semestre blanco”, un periodo de seis meses previo a la elección del presidente de la República en el que no se puede disolver el Parlamento. Por otro, se está empezando a hablar de una posible reforma constitucional –a partir de la voluntad de los grillini de llevar a cabo una reducción del número de diputados y senadores–, que incluiría también una nueva ley electoral de tipo proporcional. Eso cerraría la etapa del actual sistema pseudo-mayoritario y, por tanto, se esfumaría la posibilidad  de que Salvini consiguiera una mayoría absoluta. Todo está en el aire, pero este escenario preocupa mucho al líder liguista.

se está empezando a hablar de una posible reforma constitucional que incluiría también una nueva ley electoral de tipo proporcional

De fondo, sin embargo, hay otra cuestión: la transformación del sistema italiano de partidos. La apuesta de principios del milenio por un sistema mayoritario –centro-derecha versus centro-izquierda– ha naufragado estrepitosamente: el actual tripolarismo imperfecto, entre una derecha hegemonizada por Salvini, el PD y el M5E, parece más bien una fase de transición. En primer lugar, una parte de lo que queda del berlusconismo se encuentra incómoda con el soberanismo ultra de Salvini. De hecho, el gobernador de Liguria, Giovanni Toti, ha roto con il Cavaliere y ha creado su partido, Cambiemos!, acercándose a Salvini y Giorgia Meloni, la líder del posfascista Hermanos de Italia. En segundo lugar, Renzi amenaza cada dos por tres con la creación de un nuevo partido macronista: la idea sería montar una formación de centro que pudiera atraer a parte de los huérfanos de Berlusconi.

En tercer lugar, el M5E es un objeto muy heterogéneo que podría implosionar o, como mínimo, perder piezas más pronto que tarde: de momento no está claro quién manda en el constructo sui generis de Grillo y Casaleggio, que en unas semanas cumplirá diez años de vida. Las bases, más allá de la votación en la plataforma Rousseau sobre el nuevo gobierno en la que han participado casi 80.000 activistas, parecen bastante desmovilizadas. Los grupos parlamentarios, hasta ahora invisibilizados por una férrea disciplina interna que comportó las continuas expulsiones de los disidentes, están buscando más protagonismo. El “jefe político”, Luigi Di Maio, ha salido derrotado de la crisis de agosto; Grillo, aunque formalmente sin cargos en el Movimiento, ha vuelto a primera línea, apostando claramente por el acuerdo con el PD, mientras que Davide Casaleggio, hijo del fundador Roberto y propietario de la empresa que controla el M5E, se ha quedado en un segundo plano, favorable  más bien a seguir junto a la Liga, como otros dirigentes de primera hora, como Alessandro Di Battista.

A medio-largo plazo, pues, no se puede descartar una reestructuración del sistema de partidos sobre la que una nueva ley electoral influiría notablemente.

¿Existe un proyecto de país?

Pero sobre la estabilidad del Ejecutivo, y conectado con todo lo mencionado, pesan otros dos factores. Por un lado, la serie de elecciones regionales que se celebran en los próximos meses, a partir de las importantes plazas fuertes del PD de Umbría, Emilia-Romaña y Toscana. Una victoria de Salvini debilitaría claramente al gobierno. Por eso, nadie descarta a día de hoy una alianza o un pacto de “resistencia” entre PD y M5E para evitar una victoria de la derecha. Un escenario que podría abrir una reconfiguración general de todo el sistema de partidos, creando un polo progresista entre demócratas y grillini.

Por otro lado, habrá que ver cómo se mueve Conte, que ha pasado de ser un desconocido “abogado” nombrado para supervisar el contrato entre el M5E y la Liga a presidente del Consejo con una amplia libertad de movimiento. Apoyado a nivel internacional y nacional –el presidente de la República, Sergio Mattarella, ha apostado claramente por él para salir de la crisis–, Conte ha conseguido mantenerse a flote –Zingaretti lo había vetado en un principio– y se ha independizado de Di Maio, aparcado en el ministerio de Exteriores. Además, respecto a los últimos quince meses, Conte ha conseguido también que en el nuevo Ejecutivo no haya vicepresidentes que le puedan hacer sombra. ¿Se trata de un liderazgo sólido y con futuro? Está por ver. Los líderes se construyen y se deconstruyen en un plis-plas. También los supuestos estadistas.

Las incógnitas no acaban aquí. Por ejemplo, ¿se “constitucionalizará” el M5E? Las últimas decisiones parecen marcar este camino: de una formación antisistema y de difícil catalogación desde el punto de vista ideológico, ¿el Movimiento se convertirá en una fuerza política que puede dar estabilidad a las instituciones? Y por otro lado, ¿será capaz el Partido Democrático de salir de su eterna debilidad y de mirar otra vez a su izquierda? Más allá de la espada de Damocles de la escisión renziana, ¿la vuelta al gobierno será una victoria pírrica para Zingaretti y compañía? Las responsabilidades para el PD son muchas: ha conseguido  nombrar al comisario europeo que le toca a Italia –Paolo Gentiloni– y ha obtenido algunos ministerios importantes –Economía y Defensa, entre otros–, pero debe obtener resultados cuanto antes porque la “luna de miel” es flor de un día. Y si sale derrotado de esta aventura, entrará definitivamente en coma.

Si no quiere ser una nota a pie de página en la historia política italiana, el gobierno Conte bis no puede perder el tiempo y todos deben hacer de tripas corazón. Además, no puede hacer del antisalvinismo su única razón de vida, como en el pasado lo fue para el centro-izquierda el antiberlusconismo. A largo plazo, no haría otra cosa que reforzar a un trastornado Salvini que, aunque ha perdido el pedestal del ministerio del Interior para hacer propaganda, sabe utilizar sobradamente bien las redes sociales y aprovecharse de unos medios de comunicación que son corresponsables de sus éxitos electorales. Sin contar con que los problemas que le permitieron rentabilizar la insatisfacción, el cansancio y la rabia de una parte de los italianos siguen donde estaban.

El PD y el M5E deben demostrar, en síntesis, que tienen un proyecto de país. ¿Lo sabrán hacer? Y, sobre todo, ¿lo quieren de verdad? Si no es así, Salvini volverá, más fuerte y más crecido que antes. Y no quedará otra que pasar a la siguiente canción del álbum de Edoardo Bennato. ¿Su título? La fiera dei buoni sentimenti. No hace falta traducción.

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Aparte del rollo especulativo ¿Cunado va permitir CTXT que el señor Fusaro conteste al señor Forti por los insultos que le dedicó en un artículo bastante reciente? Imagino que nunca, el pensamiento políticamente correcto tiene sus métodos de censura eso sí, todos calificados de "democráticos".

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí