1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ensayos prácticos de un mundo mejor

El Hackmeeting, el encuentro anual de hackers y activistas que se celebra en Vitoria, apuesta por actividades relacionadas con tecnologías libres y liberadoras

Marta Cambronero 25/09/2019

<p>Placas solares y parte de la huerta de Errekaleor.</p>

Placas solares y parte de la huerta de Errekaleor.

M. C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

“Movilízate por el clima” se llama el vídeo alojado en Youtube que acabo de recibir por Whatsapp y que me invita a sumarme a la semana por la emergencia climática. Pocos segundos antes, ha sido reenviado por una amiga desde su teléfono móvil. Para llegar hasta el mío, ha tenido que pasar por los servidores centralizados de Google y Facebook, respectivas propietarias de dichos servicios. Estamos en Errekaleor, un barrio de Vitoria en el que más de 100 personas viven con energía solar autoproducida. Aquí se celebra este fin de semana –por el 20, 21 y 22 de septiembre– el Hackmeeting, encuentro anual de hackers y activistas en el que se realizan actividades abiertas relacionadas con tecnologías libres y liberadoras.

Mi amiga podría haberme contactado por Riot, alternativa de mensajería instantánea mantenida por una comunidad de software libre que (se supone) nunca traficará con nuestros datos. Pero ni ella ni yo conocíamos esta posibilidad hasta ahora. Nuestra idea de las comunicaciones seguras llegaba como mucho hasta Signal, aplicación que en su día acabamos desinstalando al comprobar que encontraríamos a pocos de nuestros amigos allí.

El movimiento ecologista, que estos días nos llama a una gran huelga global por el clima, apuesta de forma explícita por extender las redes de difusión de la iniciativa a través de las plataformas digitales más populares. La urgencia lo merece. Nos jugamos frenar el calentamiento global, que ya desencadena catástrofes climáticas cada vez más agresivas. En el libro La gran encrucijada. Sobre la crisis ecosocial y el cambio de ciclo histórico, se habla, por ejemplo, de las “amplias capacidades educativas” de Youtube o del “peso como fuentes de información” de Twitter y Facebook “por su instantaneidad”. También se reconoce la “capacidad de movilización ciudadana de la comunicación móvil” y se citan para ello los SMS y Whatsapp. Nadie fuera del hacktivismo parece recordar los pads alojados en servidores libres que servían para la producción colaborativa; redes sociales como N-1, que pretendían ser la alternativa activista a Facebook; ni las conexiones multitudinarias que se realizaban con programas de software libre en tiempos del 15M.

La situación es de emergencia y eso nos hace buscar lo viral. “Nos están matando y no podemos permitir que haya ni una menos”, dice el feminismo. “No hay planeta B y queda poco tiempo para actuar”, proclama el ecologismo. Ambos movimientos sociales propagan sus mensajes por redes como Instagram (propiedad de Facebook), acción equivalente a tirar plásticos en el mar o a seguir quedando con un novio tóxico. Sin ser del todo conscientes, estamos dando por perdida de antemano la batalla por la privacidad ante los primos hermanos de aquellos que amenazan con seguir esquilmando el planeta. O quizá lo sabemos, pero no modificamos nuestra conducta, porque la necesidad que tenemos de ser vistos y de ser reconocidos (y, por tanto, de estar en las redes hegemónicas) es mayor que la de estar protegidos. Porque no podemos esperar a que todo el mundo decida cambiar de herramienta: la urgencia manda. Y porque, también, la seducción que produce el intercambio simbólico que realizamos en las redes sociales es más poderosa que la monstruosidad que supone regalar datos y metadatos al poder. 

“La mayor isla autosuficiente del sur de Europa”

La mayoría de personas que participan en el encuentro asisten a alguna conferencia. Aprovecho que se despeja el cielo y me siento en el parque, que está vacío, a escribir este artículo (en mi cuaderno). Aparece otra chica, se sienta en la otra punta de la mesa. Es italiana y ha venido al Hackmeeting. También escribe (en su cuaderno). Llega una tercera mujer. Se sienta en la zona intermedia. Ella lee (un libro). Parece que es vecina de Errekaleor, porque saluda a los jóvenes que pasan por la calle. Al otro lado, veo los columpios municipales que aún están en perfecto funcionamiento, los montes verdes al sur de Vitoria-Gasteiz y un unicornio rosa pintado en la pared, uno de los tantos dibujos que pueblan los murales de este colorido barrio. Detrás, se encuentra la gran instalación de placas solares que da suministro eléctrico a esta colonia desde 2017. El caso de Errekaleor puede ser tomado como ejemplo mundial sobre cómo ensayar un mundo mejor ante la amenaza del colapso climático y energético. Sus promotores lo saben y por eso dicen que aspiran a ser “la mayor isla autosuficiente del sur de Europa”.

El barrio, que toma su nombre del río Errekaleor que pasa justo al lado, fue conocido desde su origen como Un mundo mejor. “Cáceres, Badajoz, Abechuco y Un mundo mejor”, se decía en Vitoria en referencia a los migrantes extremeños que llegaron en los años 50 a Errekaleor y a otro barrio, Abechuco, éste al norte de la ciudad, en busca de oportunidades para mejorar sus expectativas vitales. Los planes urbanísticos de la burbuja inmobiliaria de los 2000 preveían la reubicación de las 192 familias residentes allí para la posterior reurbanización de la zona, pero la crisis de 2008 y la resistencia de alrededor de 25 familias truncó estas expectativas. Este fallo en el sistema, unido a la decisión de un puñado de estudiantes de ocupar parte de las viviendas cuyas familias ya habían sido realojadas, fue el germen de lo que hoy se conoce como Errekaleor Bizirik (Errekaleor Vivo). En las últimas elecciones municipales los partidos contrarios a la continuidad del proyecto rescataron la bandera del desalojo y del derribo de las viviendas, pero ese plan por ahora duerme.

Las familias que se resistieron al realojo en su momento ya no viven en el barrio. Quienes sí lo hacen son entre 100 y 150 personas, en su mayoría jóvenes de los movimientos sociales y del entorno universitario, que mantienen el espacio de forma asamblearia y mediante grupos de trabajo. Ellas mismas renuevan las infraestructuras del barrio, compuestas por el legado municipal (que incluye edificios como un frontón o un cine) y por otras de nueva creación (como la instalación de placas solares o la zona de huerta). En 2017, Iberdrola cortó el suministro eléctrico de viviendas y equipamientos. La comunidad decidió caminar hacia la autosuficiencia y apostó por realizar una gran instalación de energía solar, que hoy es posible gracias a los 100.000 euros que 1.100 financiadores donaron en tan solo 40 días. La campaña de crowdfunding fue acompañada de una gran visibilidad del proyecto y de muestras de solidaridad desde varios puntos del planeta, especialmente desde comunidades latinoamericanas y europeas.

La instalación de las placas solares no liberó a vecinos y vecinas de la obligación inmediata de reducir el consumo energético. Pasaron a consumir un 90% menos. Las soluciones que han encontrado pasan por tener luces led de 5 vatios en todos los hogares y por restricciones en el uso de electrodomésticos. “En lugar de tener 50 lavadoras en 50 casas, tenemos una lavandería con 6 lavadoras para todas las familias, que además es un punto de encuentro entre nosotras”, explica una de las habitantes, que lleva cuatro años viviendo en el barrio. Otro de los proyectos en marcha es el de consolidar un grupo de consumo de alimentos que acerque a todo el vecindario bienes y servicios de productores locales. Algo así como un mercado de barrio de toda la vida, pero basado en un circuito de distribución que hoy se considera, a la fuerza, alternativo.

Del tecnoutopismo al uso crítico de la tecnología

De islas que resisten a la cultura hegemónica saben un rato en el movimiento hacktivista. Las redes sociales y las plataformas digitales inspiradas en modelos de negocio impulsados desde Silicon Valley, dedicados a solucionar todo tipo de problemas (incluidos muchos que ni habíamos imaginado), se han colado en nuestras vidas como un tsunami imparable. Lejos queda la épica de “tecnopositivismo revolucionario” de la Declaración de Independencia del Ciberespacio. El espacio virtual ya no se percibe tanto como ese “lugar otro” desde el que imaginar y construir un mundo más justo, sino como un amplificador de mensajes ofensivos y noticias falsas; un coladero infinito de fraudes y amenazas. En consecuencia, la comunidad del Hackmeeting también ha evolucionado. Si hace unos años las preocupaciones giraban en torno a cómo extender al máximo la filosofía y los programas de software libre para que las comunidades pudieran autogestionar sus infraestructuras digitales, hoy las prioridades del hacktivismo apuntan hacia la búsqueda colectiva de soluciones a nuevos problemas sociales relacionados con el uso de tecnología.

Las soluciones ya no se confían únicamente al uso intensivo del software libre. Hoy el campo de batalla se ha desplazado hacia otros lugares como la garantía de conexiones seguras para grupos vulnerables

Entre los conflictos planteados durante el encuentro en Errekaleor se encuentra la tendencia privatizadora de los comunes digitales, con casos como la compra de GitHub (la comunidad más grande en la que los desarrolladores comparten su código) por parte de Microsoft; la transformación de carácter comercial de comunidades de intercambio, como Couchsurfing; o los efectos negativos de Airbnb sobre el acceso a la vivienda en las grandes ciudades. Por eso, entre otros retos que aparecen en el horizonte está el de cómo diseñar plataformas que puedan llegar a ser de gran alcance pero que sean controladas realmente por la comunidad de usuarios. Otro de los problemas de extracción de riqueza señalados se encuentra en la capacidad del capital de captar talento técnico, lo que se traduce en una falta de personas con conocimientos avanzados comprometidas con el desarrollo de proyectos digitales sin ánimo de lucro. Dicho de otra manera: los programadores y administradores de sistemas también pagan facturas y trabajar en la empresa privada es más ventajoso en términos económicos.

Las soluciones ya no se confían únicamente al uso intensivo del software libre. Hoy el campo de batalla se ha desplazado hacia otros lugares como la garantía de conexiones seguras, especialmente para grupos vulnerables, y de un entorno simbólico saludable, libre al mismo tiempo de trolls, noticias falsas y aplicaciones diseñadas para la adicción y la extracción masiva de datos. La preocupación por la privacidad de las comunicaciones ante los gigantes tecnológicos convive con la necesidad específica de distintos grupos sociales de mejorar su protección en línea ante un uso malicioso por parte de otros usuarios. Las iniciativas más interesantes en este sentido no tienen mucho que ver con el solucionismo de app, popularizado por el modelo start-up, sino que afrontan los problemas desde toda su complejidad social y, lo más importante, desde el conocimiento situado de las comunidades. Un buen ejemplo lo vemos en las estrategias diseñadas por las feministas brasileñas para afrontar la amenazada del revenge-porn (divulgación de imágenes íntimas como forma de ejercer violencia machista).

No está claro si llegará el día en que nuestro cuerpo genere un rechazo genuino a aceptar las condiciones de algunos servicios web, igual que hoy nos empieza a doler sinceramente cada envase de plástico que hemos de tirar, aunque sea al cubo de reciclaje. Lo que sí parece es que si ese día llega y nos damos media vuelta en busca de alternativas, seguramente los hackers tendrán alguna solución en marcha. Sean cuales sean las condiciones, su capacidad como comunidad para encontrar resquicios de libertad parece inagotable. Mientras tanto, seguiremos con el difícil equilibrio entre no renunciar a ser vistas y al mismo tiempo poder volver a casa seguras, de seguir conectadas a multitudes sin olvidar cómo se construye y se cuida un entorno material y simbólico más saludable para nosotras, nuestras amigas y el futuro del planeta.

-----------------------

Este artículo se publica gracias al patrocinio del Banco Sabadell, que no interviene en la elección de los contenidos.

 

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Marta Cambronero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús

    Excelente y muy ilustrativo este artículo

    Hace 2 años 11 meses

  2. Pana

    muy buen artículo Marta

    Hace 3 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí