1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Largo me lo fiáis

No ha hecho falta que Plácido Domingo desacredite a sus presuntas víctimas. Un sistema social inmunitario limpia cualquier consideración que manche la idea del macho alfa y artista, dos deidades en una

Carlos García de la Vega 27/09/2019

<p>Plácido Domingo durante el concierto en Chichén Itzá.</p>

Plácido Domingo durante el concierto en Chichén Itzá.

William

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

El mito de Don Juan me ha fascinado siempre. Creo que ha funcionado en mi vida como una especie de modelo de conducta en negativo, por la de injusticias personales continuadas que el personaje perpetra. Durante una época de mi juventud hice análisis comparado de los textos del Burlador de Tirso, el Don Juan de Molière y el de Mozart y Da Ponte. El único texto que no leí a conciencia, porque me parecía muy cursi por aquel entonces, fue el de Zorrilla. Más adelante tuve que trabajar el balé Don Juan de Gluck para un proyecto que nunca llegó a materializarse y en aquella investigación supe que durante el XVII y XVIII las obras de teatro donjuanescas llegaron a convertirse en un género en Centroeuropa, como las comedias de magia o las de capa y espada, en la que el mito del seductor adquiría un matiz entre picaresco y diabólico.

Lo que me interesaba de Don Juan como mito era el mecanismo del abuso de poder, los engranajes sociales por los que sus acciones quedaban neutralizadas, y la licencia literaria de que sus fechorías solo pudiesen resolverse por mediación divina, dado que, en el marco de la justicia humana, no había forma de hacerle pagar por sus abusos. De todas aquellas lecturas, la antagonista más fascinante de Don Juan que encontré fue la Donna Elvira que Da Ponte y Mozart dibujaron en 1787. Ella no aparece hasta la cuarta escena del primer acto, recién llegada a Sevilla después de un viaje sola desde Burgos, buscando venganza por la deshonra a la que Don Juan la ha sometido previamente. Lo más sangrante del caso es que ella, que irrumpe en escena con un aire de despecho, no es reconocida por Don Juan. Él simplemente ve una nueva víctima a la que seducir. La noble, sin embargo, sí le reconoce. Como además de deshonrada está despechada, le reprocha todas sus actitudes. Don Giovanni escapa dejándola hablando sola. Para el seductor, amparado por el sistema social, no hay personas a las que seducir, hay objetos carentes de identidad. Este es el primer quid de la cuestión. El segundo es que a Don Giovanni le da igual seducir a nobles o campesinas, vírgenes o madres. Aquí entra en juego la perspectiva de género. En tanto que es un hombre, desafía incluso el sistema de honor de su propia clase nobiliaria, porque de lo que se trata es de hacer prevalecer su posición social como hombre. 

No soy capaz de recordar en el tablón sindical de qué orquesta sinfónica leí hace un año una fotocopia que me llamó la atención. Era la entrevista a un director musical que, a raíz del #metoo en el mundo del cine en Estados Unidos, decía que cuando se empezaran a destapar los casos de acoso en el mundo de la música clásica se iban a caer muchos mitos. De alguna manera me sorprendió. Me parecía que los procedimientos de trabajo en clásica y ópera estaban mucho más expuestos, eran mucho más públicos, como para que un hombre se atreviese a propasarse y poner en peligro el ya de por sí difícil equilibro de egos e inseguridades que se da en las artes escénicas.  

Cuando se destapó este verano el caso de Plácido Domingo, lo primero que me vino a la mente fue ese recorte que vi al azar en aquel backstage. Leí con cierta perplejidad la información, hasta que me encontré el comunicado autoacusatorio del cantante: “Las reglas por las cuales somos medidos hoy son muy diferentes de lo que eran en el pasado”. No solo eso. Domingo continúa metiéndose en un jardín donjuanesco él solo. “Es doloroso escuchar que puede haber molestado a alguien o haberlos hecho sentir incómodos, no importa cuánto tiempo hace ya, a pesar de mis mejores intenciones. Creía que todas mis interacciones y relaciones siempre eran bienvenidas y consensuadas”.

No estoy escribiendo este artículo para juzgar a Plácido Domingo. Pero no podemos pensar en él como en un pobrecito casi octogenario al que quieren destruir su reputación. Plácido Domingo ha disfrutado de unas cotas de poder casi cesáreas en todas las grandes casas de ópera importantes de Estados Unidos. Al margen de que siempre fue un hombre guapo e imponente, es hasta tierno que pretenda hacer creer a la opinión pública que sus conquistas eran equiparables a las de un utilero que ocasionalmente seduce a una soprano entre cajas. De los testimonios recogidos por Associated Press, lo que más llama la atención no es el de las personas que accedieron, movidas por el miedo, el ansia de abrirse paso en un mundo feroz o las que fetichizaron al dios hecho hombre. Lo más perturbador es el relato de las que no accedieron, pero se vieron violentadas por el exceso de confianza y falta de respeto del espacio personal.

No sabemos la repercusión real que tiene la ópera en la sociedad, pero en el espacio simbólico de la representatividad, todo lo que rompa el sistema inmunitario del patriarcado ha de ser siempre bienvenido y celebrado

Donna Elvira vuelve a encontrar a Don Giovanni ofreciendo protección a Donna Anna. Supone un ejercicio brutal de cinismo, puesto que había sido él mismo, enmascarado, el que había intentado violarla al principio de la ópera, y cuando su padre acude a su rescate, lo mata en la refriega. La de Burgos irrumpe de nuevo en escena increpando a la otra mujer: “No te fíes, desgraciada, de ese corazón abominable, a mí ya me ha traicionado, te traicionará a ti también”. Anna y Ottavio la creen en un principio, les parece que transmite verdad. La respuesta de Don Giovanni no puede ser otra: “La pobre muchacha está loca, amigos, dejádmela a mí y puede que se calme”. Esto desata la ira de Elvira, y Giovanni la aparta para decirle que se comporte, que todo el mundo la va a tomar por loca. Ella le dice: “no esperes que me calle, he perdido la prudencia” y se enzarzan en una discusión delante de los otros dos. Anna, también víctima, aunque todavía no sabe de quién, y en un estado natural de suspicacia, acaba por advertir la doble cara del seductor y a pesar de que todo le lleva a creer al caballero, se pone de parte de Elvira. Precisamente la unión de Elvira, Anna y Ottavio les convierte en outsiders sociales, y hacen todo lo posible para desenmascararlo y evitar nuevas víctimas. Nadie les cree, y al final solo una intervención del más allá consigue parar sus fechorías.  

Lo que me parece más sorprendente del caso de Plácido Domingo no es el caso en sí, sino, salvo un par de instituciones musicales de Estados Unidos, la defensa acérrima que todo el establishment ha desplegado en torno a él. Desde cantantes españolas movilizadas en la televisión que aseguran que no han tenido nunca ningún problema con él, como si eso invalidase que los hubiese tenido con otras personas, hasta una “monumental ovación doble” (sic) en el Festival de Salzburgo. No ha hecho falta que Domingo desacredite a sus presuntas víctimas –de hecho, de una manera velada les da la razón–, sino que es el resto del negocio y público el que las llama locas, imprudentes y sobre todo mentirosas. Un sistema social inmunitario que limpia cualquier consideración que manche la idea del macho alfa y artista, dos deidades en una. El Burlador de Sevilla decía “largo me lo fiáis”. En el caso de Domingo tan largo que ya no se lo veía venir. 

Con motivo de la celebración del Orgullo LGTBI+ de este año, el crítico Gonzalo Alonso escribió en La Razón un artículo denunciando el hartazgo de alguna parte de la profesión con el llamado lobby cisgay en el mundo de la ópera, haciendo especial hincapié en las puestas en escena escandalosas y provocadoras que van contra el espíritu del compositor y libretista, y firmadas por directores homosexuales. Hubo quien consideró homófobo al autor, hubo quien dijo que era extremadamente valiente y que por fin alguien se atrevía a decirlo. A mí el artículo, sin estar nada de acuerdo con él, solo me pareció inoportuno. El lobby rosa en el mundo de la ópera está formado por señores cisgays blancos y con una posición económica y social envidiable. Utilizar como pretexto la fecha de la reivindicación política que afecta a los derechos humanos de personas en todo el mundo me parece fuera de lugar. Hay ejecuciones por homosexualidad en ciertos países, hay personas trans que tienen una vida social y laboral dificilísima incluso en España, por poner sólo dos ejemplos sangrantes. Hay mucho por hacer todavía, y todo eso se reivindica el 28 de junio. Si el Sr. Alonso quería hacer una crítica estética no debería haberse subido al carro del Orgullo LGTBI+ (aunque él lo llamó erróneamente Orgullo Gay), porque, aunque a él no le parezca más que una multitudinaria manifestación, el Orgullo nació en Stonewall en 1969 como una revuelta, y siempre será una protesta para reivindicar la consecución y permanencia de igualdad de derechos respecto al resto de la población para muchos colectivos, no solo para los señores cisgay que viven del mundo de la ópera. Que seamos capaces de protestar política y lúdicamente es algo por lo que no tenemos que pedir perdón ni al Sr. Alonso ni a nadie. 

Pero vayamos al fondo del asunto de su artículo. Ni todos los directores de escena escandalosos son homosexuales, ni todos los directores de escena homosexuales firman montajes escandalosos. Que haya seleccionado un puñado de ejemplos concretos no permite inferir nada. Que existe un lobby rosa en el mundo de la ópera es una obviedad que no admite discusión. Pero al hilo del asunto de Domingo y el sistema inmune que he descrito, solo puedo decir que, a pesar de que el Sr. Alonso pida respetar el espíritu del compositor y el libretista, el problema, precisamente, a pesar de lo sublime musicalmente de casi todas las óperas del repertorio, es que sus libretos son de un patriarcal que cualquier actualización, escandalosa o no, no solo es recomendable sino necesaria. Las relecturas conflictivas e incluso el escándalo alimentan un espacio simbólico donde se rompen las inercias que llevan a señores a creerse con derecho a incomodar a señoras, y a que el resto del mundo mire para otro lado e incluso lo justifique. Una forma de conseguirlo, precisamente, pasa por que lo que se vea en el escenario sea incómodo de mirar. Se llama catarsis alopática. Que haya gente que lo haga con mejor o peor gusto, es algo que dependerá siempre del sentido estético de cada uno. Pero que es necesario dejar de pensar que las cosas son solo de una manera, en la ópera o en cualquier otro ámbito intelectual, es un ejercicio epistemológico de primera necesidad. El público de ópera que se ofenda por el trabajo de los directores provocadores no deja de formar parte de una élite mundial que asiste a espectáculos cuyo precio no pagan con sus butacas o abonos, sino que están financiados en gran parte por dotación presupuestaria pública. Desde esa posición la transgresión no solo es necesaria, sino ética. No sabemos la repercusión real que tiene la ópera en la sociedad, pero, como decía antes, en el espacio simbólico de la representatividad, todo lo que rompa el sistema inmunitario del patriarcado ha de ser siempre bienvenido y celebrado.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos García de la Vega

Carlos García de la Vega (Málaga, 1977) es gestor cultural y musicólogo. Desde siempre se ha dedicado a hacer posible que la música suceda y a repensar la forma de contar su historia. En CTXT también le interesan los temas LGTBI+ y de la gestión cultural de lo común.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Salvador

    TODO LO QUE ROMPA EL SISTEMA INMUNITARIO DEL PATRIARCADO HA DE SER SIEMPRE BIENVENIDO Y CELEBRADO (sic). El Patriarcado en Occidente en 2019 no existe. Por favor, rescata a tu cerebro y dedica un mes a cuestionar toda la papilla ideologizada que has mamado en las últimas décadas. De veras, intenta cuestionarte lo incuestionable. Don't be a fussy.

    Hace 2 años 2 meses

  2. zyxwvut

    Pedazo de batiburrillo de artículo que entra en todo y no analiza nada, ni por supuesto el llamado "caso" Plácido Domingo, en el que cada vez aparecen más aspectos oscuros y cuestionables en unas denuncias escandalosas por el anonimato y la impunidad. Ahora ya se puede volver a la Venecia del siglo XVII. Los nuevos medios de "información" lo permiten a escala global..., pero de eso, nada. Menudo rollo inútil apoyando el linchamiento mediático. Por cierto ¿la cienciología no tiene nada que ver? Con los vastos conocimientos que maneja el autor podría ilustrarnos.

    Hace 2 años 2 meses

  3. zyxwvut

    Pedazo de batiburrillo de artículo que entra en todo y no analiza nada, ni por supuesto el llamado "caso" Plácido Domingo, en el que cada vez aparecen más aspectos oscuros y cuestionables en unas denuncias escandalosas por el anonimato y la impunidad. Ahora ya se puede volver a la Venecia del siglo XVII. Los nuevos medios de "información" lo permiten a escala global..., pero de eso, nada. Menudo rollo inútil apoyando el linchamiento, de momento mediático.

    Hace 2 años 2 meses

  4. Gonzalo

    A Placido Domingo no le ha condenado ningún juez por tanto es libre cualquier empresa de contratarle. Dicho sea esto ya le han cancelado su actuación en la Ópera Metropolitana de Nueva York, la Ópera de San Francisco, la Ópera de Dallas, la Orquesta de Filadelfia por tanto eso que cuenta usted del sistema social inmunitario o del sistema inmunitario del patriarcado o de defensa acérrima de todo el establishment son invenciones suyas. En general nadie las llama locas, imprudentes ni mentirosas a las mujeres que le defienden. Tiene todo el derecho a que haya gente que le defienda. Hay muchos hombres seductores y ligones y no por eso son violadores o acosadores. Para las del metoo se van a caer muchos en todos los lados pues piensan que en la sociedad solo hay violadores que no hay ninugun hombre decente, ojo usted tampoco.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí