1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Palabras mayores
FÉLIX ARIJA / Maestro jubilado

“Esperanza Aguirre ha sido la peor ministra de Educación, incluyendo el franquismo”

Aníbal Malvar Madrid , 25/09/2019

<p>Félix Arija.</p>

Félix Arija.

A. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Buscando fotos antiguas entre cajas de cartón, al profesor Félix Arija (Burgos, 1944) se le aparece un cuaderno manufacturado y atado con cintas: “Poemas para Merche”. Lo coloca mimosamente sobre la mesa del salón: “Siempre me ha gustado escribir. Son los poemas que le dedicaba a mi mujer”. En las paredes, fotos de sus nietos y cuadros en blanco y negro firmados con su apellido: “Me gusta también pintar”. También algunas caricaturas de su persona en la escuela, firmadas por sus alumnos. Durante más de cuarenta años, ejerció como director del colegio público de un pueblo de la sierra de Madrid. Hijo de los vencedores de la guerra, sus padres vendieron las tierras burgalesas de heredad y se trasladaron a Madrid a los pocos meses de su nacimiento, para poner una frutería en el barrio madrileño de Carabanchel, entonces afuerino y marginal. “No estaba ni asfaltado. Había bar, ultramarinos, cacharrería y poco más”.

Erais la burguesía del barrio.

No exactamente. Pero en mi casa siempre he comido jamón, porque mi padre, cuando iba a Burgos, mataba dos cerdos. En los pueblos había de todo. Claro, relativamente.

El tópico dice que la de maestro es una profesión vocacional.

En mi caso es cierto. Mi padre quería que fuera aparejador. O arquitecto. A mí no me tiraba.

Profesión de represaliados…

Aún se notaba en el ambiente. El mundo de la enseñanza había sido uno de los más castigados por el franquismo. En la Escuela de Magisterio, quitando a alguno, casi todo el profesorado era  afecto al régimen. Por eso estaban ahí. Pintaba más el cura, el padre Roca, el profesor de religión, que cualquier otro. Te obligaba a hacer ejercicios espirituales y no se qué.

¿Eras ya anticlerical?

 Y eso que mi padre había hecho la guerra con Franco. Somos de Burgos.

¿Llegó a entrar en combate?

Sí. Estuvo en Somosierra, en Jaén… Pero después quedó muy desencantado. Detestaba el favoritismo que gozaban los que habían ganado. Se convirtió en un hombre más bien contestatario. Eso influyó mucho en mí.

Llegas a la Escuela de Magisterio poco después de las revueltas estudiantiles de 1956.

Aquello había sido terrible. Tanta represión. Aún estaba en el ambiente.

¿Te metiste ya entonces en política?

Digamos que hice el gamberro un poco. Estaba en la FUDE (Federación Universitaria Democrática Española nacida del PCE y del Frente de Liberación Popular). Pero no pasé de pegar algunos carteles.

¿Cómo era la formación que os daban a los futuros maestros?

Un montón de marías: formación del espíritu nacional, religión, música, trabajos manuales…

No me digas que consideras la música como maría. Estás insultando a los filósofos de la Grecia clásica.

Hay que entenderlo. Teníamos una profesora de música maravillosa, pero había un solo piano para todos los alumnos. El curso consistía en aprender una canción al piano. Pero yo no pude tocar el piano más que tres o cuatro veces antes de examinarme. Así era la enseñanza entonces.

La FUDE era muy heterogénea. ¿En qué ideología te inscribías tú?

No tenía ideología. Cuando eras jovencito, te fijabas en aquel que se había marchado, un tal Manuel Hedilla, falangista depurado. Todos a los que había echado Franco. Porque tampoco tenías información de otras ideas y otras personas. Fíjate que en la Escuela de Magisterio estaba terminantemente prohibido leer Los intereses creados. No te lo consentían.

No me digas que hasta os tenían censurado al bueno de don Jacinto Benavente.

Se censuraba todo. Los intereses creados quizá ofendía por su crítica a la burguesía. Vete tú a saber. Hablas ahora de estas cosas y te sientes como un marciano. Se decía entonces en la Escuela de Magisterio: si tienes un amigo cura, cuando vayas a las oposiciones métete debajo de su sotana y todo solucionado. Yo no lo necesité. Aprobé a la primera en 1967, estando en el ejército. Como Franco consideraba que los maestros de entonces teníamos que ser cabos primeros, allí me cogió.

¿En la escuela no había miedo a los infiltrados, a los chivatos? Ya hablamos antes de que no estaban tan lejanos los sucesos de 1956, cuando los conflictos universitarios acaban obligando al régimen a decretar el estado de excepción.

Sí que sabíamos lo que había pasado en el 56. Aquello había sido horrible. Yo era muy joven, y lo que tenías era miedo. Daban cera a saco y le podía tocar a cualquiera. Aunque yo era bastante follonero en lo político. Quizá por influencia de mi padre. Mi padre no tenía ideología clara, pero sí reverenciaba la palabra libertad. La falta de libertad era lo que no soportaba mi padre del franquismo, y eso que había peleado con ellos. En cuanto a lo de los chivatos, sí había, pero los detectabas enseguida.

Háblame más del profesorado.

Imagínate. El franquismo había depurado a todos los maestros que no fueran puro régimen. De hecho, conocí entonces a muchos maestros de cuchara, que así se les llamaba a los que no tenían carrera. Hasta los años 60 no se empieza a profesionalizar otra vez el magisterio.

¿Salíais de la escuela formados para ser maestros?

Ni muchísimo menos. Realmente aprendías después, en las aulas, cuando ya ejercías. Porque tampoco se hacían muchas prácticas.

¿A los 20 años, qué futuro le augurabais al franquismo?

La verdad es que muy poco. Ya entonces daba la impresión de que todo estaba desmoronándose, y mira cuánto tuvimos que esperar. Aunque ya percibías lo que se demostró después: que el régimen no tenía tanto apoyo social, por mucho que Franco lo dejara “atado y bien atado”. Fíjate lo que se comió después tu paisano Manuel Fraga cuando llegó la democracia. Nada. Un colín.

Te pasas toda la vida profesional en el mismo pueblo.

Pasé un par de años en Madrid y luego me destinan a Manzanares.

¿En qué barrio de Madrid diste clases?

En Lucero, lo más marginal de Madrid. Pero la gente, magnífica.

¿Empezaba ya la plaga de la droga?

Sí, allí había mucha droga y mucha prostitución. De los cuarenta alumnos que yo tenía, por lo menos diez o doce eran hijos de prostitutas. Pero no había problemas. A los maestros nos tenían entonces mucho respeto. Quizá, precisamente, al ser gente de muy bajo estrato social, nos trataban con una educación que ni siquiera tenían, esmeradísima. A veces, cuando había conflictos en el barrio, nos escoltaba la guardia civil. Pero yo estaba encantadísimo, porque la labor que hacías la notabas cada día. Los fines de semana nos llevábamos a los chavales a los campos de fútbol del Retiro, que era donde también entrenaban los juveniles del Real Madrid, y allí se jugaban torneos entre colegios. Los chavales allí tenían el aliciente de que por unas horas eran iguales a cualquier otro. Yo sentía que todo aquello tenía gran importancia, y hasta me hice entrenador regional de fútbol. Después, por las noches, un grupo de maestros nos organizábamos para dar clases a los gitanos de la colonia de Pan Bendito. Gratis. Era gente que a lo mejor se pasaba el día haciendo pifias por ahí, pero a nosotros nos trataban con un respeto enorme.

Era la época de los curas rojos. ¿Los maestros rojos también erais perseguidos?

No, porque éramos mayoría. Los maestros del régimen estaban en la recta final. Ya se iban a ir.

Después llegas a un pueblo de la Sierra de Madrid, Manzanares el Real. Supongo que el cambio de atmósfera política es enorme. Es zona de vencedores.

Pues no te creas. En cuanto llegué, a finales de los 60, lo primero que hicimos el cura y yo fue organizar audiciones nocturnas en las aulas. Escuchábamos a Quilapayún, a Víctor Jara, que estaban prohibidos, y hablábamos de política. Aquel cura era hasta más anticlerical que yo. Nos hicimos grandes amigos. Pedro, se llamaba. Nunca tenía un duro. Lo daba todo. Un día que vimos a un mendigo le dio su anorak, con el frío que hacía.

¿Y no se mosqueaba la guardia civil con vuestras noches culturales?

Pues lo mismo. Sabían lo que hacíamos. Pero éramos el cura y el maestro.

¡Las fuerzas vivas!

Claro. A ver quién se metía con nosotros. Un día un sargento nos protestó: ‘Tú preocúpate de lo tuyo y déjanos a los demás’, le contesté. Y nunca volvió a meterse en nada.

¿Estaba masificado el colegio?

Yo tenía tres aulas para 70 alumnos: párvulos, chicas y chicos. La enseñanza primaria estaba totalmente desasistida. El régimen no se gastaba un duro. A secundaria solo pasaban los que tenían dinero. Al resto los ponían a trabajar en el campo, con las cabras, en albañilería o donde fuera, en cuanto acababan primaria con 14 años.

Tú has defendido la necesidad de la enseñanza concertada en alguna época, cuando sirvió para dotar de colegios a zonas donde no llegaba la pública. Todo eso hoy está pervertido.

Totalmente. La concertada nace porque la pública había estado totalmente abandonada. El Estado pagaba a estas cooperativas de maestros con la condición de que hicieran lo mismo que en la pública. Pero la Iglesia se hizo con el melón…

Hoy día, el 68% de la concertada está en manos de los curas, ni más ni menos.

Aquí en Madrid, sobre todo desde que llega Esperanza Aguirre, se lo llevan todo. En otras zonas, no. Por ejemplo, en tu tierra, en Galicia. Allí, como la población está mucho más diseminada, la concertada no da dinero. Pero es que, además, no se desarrolla con el espíritu con que se creó. La concertada también nació para ser gratuita, y ahora cobran lo que les da la gana.

Yo soy muy perverso mentalmente, Félix. Y cuando pienso en la educación de pago, siempre digo que nuestras leyes hablan de que la educación ha de ser gratuita, y que por tanto los padres que pagan están privando a sus hijos del derecho a estudiar gratis.

La educación en la que yo creo es la de Gran Bretaña o Alemania: allí es privada o pública, sin este territorio sin ley de la concertada que hay en España. Depende de la voluntad gubernamental: el 90% de los alumnos alemanes estudian en la pública. Porque es excelente. La cuidan.

Llevas retirado casi tres lustros. ¿Piensas que las condiciones de los maestros en los años 90 eran mejores que ahora?

Sin duda. En la época del ministro socialista José María Maravall, el propio Gobierno nos insta a los directores a apoyar a las asociaciones de padres. Eso ayuda a la democratización de la enseñanza. Los padres son los que permiten al maestro tener un verdadero contacto con la realidad. Sin eso, no eres maestro ni eres nada.

¿Cuál es el peor ministro de Educación, contando los franquistas, que has sufrido?

Esperanza Aguirre, sin duda.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alberto

    Un gran vecino de Manzanares. De lo mejor. Enhorabuena por la entrevista y un abrazo a Félix, que es un soplo de aire fresco, en este pueblo un poco casposo.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí