1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Desinvistiéndose encima (III)

Errejón en la Fontana de Oro

Algunos huyen de un partido vertical. Pero van a toda leche a un partido sin programa aún, pero con líder. Es decir, vertical ‘by a tube’

Guillem Martínez 28/09/2019

<p>Íñigo Errejón</p>

Íñigo Errejón

Mariano Neyra Rimer

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

1- Más Madrid, mutado a Más País, se presenta a las elecciones. ¿Qué supone esa escisión reciente en Podemos? ¿Qué aporta? ¿Qué dibuja? ¿Cuál es su programa? ¿Su voto vendrá de la abstención o de algún otro cuerpo ya existente? Este articulete pretende ser un primer apunte. Y, para ello, nada mejor que ir a La Fontana de Oro, a pimplarse un whisky.

2- La Fontana de Oro es un irlandés sin alma, cerca de Sol. Podría ser un pub irlandés en Barbados o Siberia. Carece de interés alguno, salvo para los guiris en MAD, como yo. Por una razón: sigue llamándose La Fontana de Oro. Ese sitio, desde el que les saludo –hola– metiéndome un Paddy, hace más de un siglo era ni más ni menos que La Fontana de Oro. Es decir, un café muy in, que tenía en su interior, como reclamo, una fuente dorada. Con chorrito. El local era, además, el centro de reunión del club más radical del MAD revolucionario, en 1868, cuando La Gloriosa, la primera revolución democrática en Esp. Los madrileños, que ya eran republicanos, que en breve serían federales y colaborarían en la democracia política y económica más avanzada, bella y breve de la Europa de su tiempo, iban allá, a darse discursos unos a otros. Galdós retrata todo ello en su primera novela –se titula, como todo en este punto 2, La Fontana de Oro–. Sin duda, es la primera novela esp que se parece a una novela. Atravesada por una gran tensión política y social, la novela refleja la clase media ante el dilema de hacer una revolución democrática o no hacerla. Ante el dilema de su magnitud. Unos pocos meses antes de escribirla, Galdós escribía un texto en el que teorizaba que no hay novelas en castellano, que no se pueden escribir, pues no existe clase media que las lea. Que sin clase media no hay democracia en el XIX, y sin ella, no hay novelas. En su primera novela, que ya era posible, de manera sorprendente e inesperada, zas, en 1868, Galdós habla de la clase media y de la democracia. Es decir, de la miseria y de la grandeza de la clase media. Del límite democrático de la clase media. Del límite de ese objeto, que se plantea infinito, llamado clase media.

3- Gracias a Galdós, el primer descriptor de la clase media esp, sabemos que la clase media puede elaborar la democracia más avanzada de su tiempo. Y también destrozarla, comérsela con patatas. Que la clase media puede matar por la democracia, pero también, y más comúnmente, por sus mitos, por su status de clase media. En una misma casa, la clase media mata sin parpadear a quien le impide con su biografía las vacaciones o la renovación de la cocina, a quien les descubre la raya negra o blanca del tinte cutre. Imagínate cuando accede, glups, a la política.

la clase media puede matar por la democracia, pero también, y más comúnmente, por sus mitos, por su status de clase media

4- Errejón, de alguna forma, viene, es un decir, de La Fontana de Oro. Como muchas personas a las que admiro, con las que me relacioné –bueno, no me relacioné con Iglesias o Errejón, a los que no he podido entrevistar en mi vida, por otra parte; lo que me resulta curioso y sintomático de algo que no sé–, y que hoy están en P, en MP, o en su XXXX casa, y con las que quedo para cenar y hablar de la vida y sus futuribles. En gran parte, este articulete es consecuencia de Galdós y de esas cenas, en las que en ocasiones no cenamos nada.

5- La Fontana de Oro epistemológica estaba repleta en 2011. Eran las plazas. Sin duda una revolución –avanzada, bella, breve– que afectó a varias generaciones. Fundamentalmente jóvenes. Es decir, imprevistas, como La Gloriosa. Y desconocidas. Que apenas vamos conociendo ahora.

6- El 15M/2011 aportó un diagnóstico. El fin del bienestar permitía ver en su esplendor el nuevo capitalismo, de tipo financiero, y el paso tangible de ciudadanos a mercancías. Eso afectaba al grueso de la sociedad. El eslogan era que al 99%. El sujeto ya no era la clase obrera, ni la clase media, sino gran parte de la sociedad, desclasada por la primera crisis king-size de la globalización. El 15M formuló una agenda para el siglo XXI. El impago de deuda. La incorporación de nuevos derechos efectivos y desarrollados –vivienda, trabajo...–. Ampliación de la democracia en la vida, la política y la economía –curiosamente, como en el XIX–. La absoluta reforma del Estado y la jubilación de sus mitos desde 1978. Entre ellos, la idea de democracia y transición modélicas, y su prima, la idea de la justicia imparcial y neutral. Era algo más que una crítica, por otra parte, a la representatividad, a un sistema que no había defendido a su población de la última y feroz –se dice rápido– crisis social, económica y democrática y política europea. Se establecía, además, la instancia de la solución. Era la misma Europa, esa cosa a la que nadie sabe cómo hincarle el diente.

7- La crisis de la representatividad era muy importante. Se cargaba contra los partidos del 78, pero el movimiento cargaba, explícitamente, contra la línea de flotación del PSOE. Cargaba contra el fallo de la política y el sindicalismo de izquierdas. Contra su fracaso. Absoluto. No sólo no supieron calcular sus políticas, sino que ni siquiera detectaron sus consecuencias. El movimiento suponía implícitamente una tabla rasa en las izquierdas esp. Así de bestia. Casi se consigue. Lo que es un indicio del futuro, cuando se vuelva a someter a la sociedad a presión y temperatura. Pasará. No ha cambiado nada. Ni siquiera han leído lo que pasó. Esta breve legislatura puede ser el sello.

8- Pero, por Fontana de Oro system, esa revolución democrática, con todas las letras, no dejaba de ser una revuelta de la clase media, empobrecida y sin expectativas por primera vez en décadas. En Cat, gracias al procés, se logró encaminar la cosa hacia la revuelta de la clase media. No creo que salga de ahí, sino que profundizará su relación con otros movimientos nacionalistas, de clase media, europeos y aterrorizados. En MAD, la cosa fue diferente. En todo caso, la cosa no está solventada ni en Cat ni en MAD. Las vallas policiales que aún hoy hay dispuestas en el Congreso y en el Parlament explican la profundidad de lo acaecido, y la dificultad en su solución. Que la solución alcanzada –la recomposición del Régimen a la brava, mediante reformas legales sancionadoras, en una breve etapa de bonanza económica– es una solución efectiva, pero no para mucho tiempo. Rayos, les he hecho un spoiler. Volvamos a hace mil años. A 2012, un año después.

9- Las manifestaciones ‘Rodea el Congreso’ y ‘Encerclem el Parlament’ supusieron el fin del primer ciclo. Su límite. Y el paso a la política institucional. No fue sencillo. Había diversas posibilidades para que el 15M pasara a la política. Fundamentalmente, tres. Pudieron realizarse con cierta lentitud y pugnar entre ellas porque el Régimen estaba KO. Ni más ni menos.

10- Ahí van: a) el Partido X. Quizás lo más nítidamente 15M en su génesis humana. Nadie se acuerda de él. No triunfó. Fue avasallado en las europeas de 2014 por Podemos. Tal vez confió más en las redes y en el trabajo en red que en lo analógico, ese sitio en el que se encuentra la calle y tu madre. La b) sería el municipalismo, centrado en el municipio, la proximidad absoluta. Con el tiempo, fue la cosa confluencias. Luego estaba –tachán-tachán– c) Podemos. Fue la opción que se impuso. Su éxito, su modelo, sus estructuras, su funcionamiento, su estilo, su evolución, afectó a la otra vía que quedó colgando: el municipalismo.

11- Por lo que sea –apuesta por un medio del siglo XX, llamado tele, más que por redes del siglo XXI; proximidad; contacto con la calle; calor; diálogo inmediato–, ganó la opción menos 15M, aquella en la que sus líderes tenían menos confianza y contacto con el 15M, pero no así sus bases y sus votantes. La victoria de esa vía sobre las dos restantes supuso, a su vez, un segundo 15M. Podía haberse celebrado en otro sitio, pero se celebró en Podemos. Podemos, en cierta medida, fue el partido 15M a pesar de sus líderes. Con él se pasó, con alegría y juego de piernas, de las plazas a los círculos. Numerosos, descomunales en número, sexis, ambiciosos. Un pitote. Algo absolutamente novedoso y sin centro y con una nueva metodología. La cosa cristalizó con las elecciones europeas, y el enorme resultado de Podemos, que prometía un vuelco político en Esp.

12- Ese vuelco se intuía imparable. La deslegitimación política en Esp era grande. La política en Grecia de la Comisión Europea y otras instituciones no votadas, no fueron tanto una acción sobre Grecia, sino un aviso al cambio en Esp. En este momento, la Comisión, por otra parte, hace en Esp algo que no hace en Grecia. Retrasar recortes y hacer un tanto la vista gorda con Rajoy. No le complican la vida. Tienen miedo. Hay miedo. Esp, en la pirámide trófica, no es Grecia. Una Esp coqueteando con el impago no es Grecia. Sería el fin o la reformulación de la UE. Es decir, tal vez su fin.

Podemos, en cierta medida, fue el partido 15M a pesar de sus líderes

13- El miedo, el 15M y las posibilidades reales de algo nuevo en Podemos finalizan en breve. Ese mismo 2014. El momento puede ser el de las primeras elecciones en los círculos. Esto es, la transformación de los círculos en delegaciones de partido ad hoc. La pérdida de lo nuevo por la verticalidad de siempre. El cierre de los debates. El desperdicio de lo creado, espontáneamente, primero en las plazas, luego en los círculos. La incorporación de estructuras al uso, y tecnologías sociales que pretendían ver mejor la realidad que los ojos. De conceptos académicos de muy poco uso en las izquierdas europeas, salvo las que van de narices contra el muro del nacionalismo y el rojipardismo. Como los populismos. Como, vía Laclau, la incorporación de los palabros pueblo y nación –esas cosas que en Europa tienen dueño– como elemento cohesionador. Todos esos ingredientes, que aplazaban la agenda previa, descohesionaron absolutamente Podemos. Junto con la verticalidad y la adopción de antiguallas izquierdistas vinculadas con la disciplina interna y el enemigo interno, fueron una criba. En ese momento, Podemos empieza a vaciarse de círculos y de individuos. Deja de ser una amenaza. Tras haber protagonizado la mayor subida electoral jamás vista en un nuevo partido, protagoniza los más fulgurantes bajones. Varios millones de electores.

14- En todo caso, en ese momento y proceso en el que Podemos pierde el mojo 15M, Errejón no sólo estaba en el staff de Podemos, sino que fue determinante. Nos quejábamos de la rapidez con la que el PCE se hizo la XXXXX un lío en los 70’s. Pero Podemos/sus líderes ha pulverizado récords. Esos líderes, después de varias intrigas de la TIA y momentos quiero-ser-Califa-en-lugar-del-Califa, se separan por fases. Como un cohete. Que no pita. Uno forma otro partido autonómico, ahora estatal. ¿Qué diferencia a Iglesias de Errejón, esos líderes que renovaron la disciplina de vaciar La Fontana de Oro juntos? ¿Qué aporta el partido de Errejón?

15- Mantienen diferencias en la tradición de la que parten –comunista uno, libertaria otro– y de carácter personal, más frágil y de barrio uno, más de épater la suegra el otro. Lo que no necesariamente da para dos partidos. O sí. Se ha dibujado a Errejón como creador de aparato –de hecho, fue determinante en la creación de aparato, y el mal rollo posterior, en MAD y, después, en todo el Estado–. Se ha dibujado a Errejón como proclive a pactos con PSOE –Iglesias, ha quedado claro, también lo es; sin llegar al extremo de relacionarse con la Operación Chamartín, una operación especulativa en MAD que supone un antes y un después en la izquierda del PSOE; una frontera cruzada con cierta facilidad, que orienta sobre la facilidad de superar otras fronteras–. Se ha hablado de dos lenguajes, obrerista uno, open-your-mind el otro. Se ha dibujado a Errejón –Emmanuel Rodríguez lo ha hecho recientemente, de forma brillante– como más sensible al drama de la clase media, a su salida de la Fontana de Oro, a reformas que posibiliten una mejora de la clase media o, al menos, de los cuadros de la clase media integrados en un partido. Se está dibujando que su apuesta, su partido, se proyectará a través del ecologismo, y de guiños a una clase media que se aguanta a la pared con las uñas o sin ellas, pero que, además, recicla los envases. En mis encuentros con amigos listos y sexis de ambos partidos, no obstante, no se me han dibujado diferencias notorias. Salvo algunas interiorizadas por ellos y difíciles de exteriorizar, que dibujan afinidades electivas. Las que determinan que seas del Osasuna. Poco más. Algunos huyen de un partido vertical. Pero van a toda leche a un partido sin programa aún, pero con líder. Es decir, vertical by a tube.

16- Quizás la respuesta a la escisión sea madrileña, ese biotopo un tanto duro y cainita en su izquierda y derecha. Ni idea. Quizás la respuesta es el aprovechamiento del desgaste de Podemos, un partido que, a mi juicio, no ha respondido nada mal a la trampa diseñada por el PSOE estos últimos cuatro meses. Es decir, que ha evitado su desgaste por esa vía. 

17- O quizás, snif, la respuesta es que el proceso institucional del 15M, así visto, ha significado, en primera instancia, la incorporación a la política de una generación que tenía vetado su acceso a ser cuadro de partido. Lo que habla de la cerrazón del sistema político del 78. Si alguna escisión acabara, en meses o años, en el PSOE, ilustraría que el tapón al que se enfrentó el 15M –y su escisión, la clase media joven, atormentada y taponada, también en la política– fue mayor a lo prevista. Para entrar en un partido del 78 fue necesaria, en fin, una revolución. Lo que tendría guasa.

18- Es posible que por ahí vayan los tiros. Al menos en este momento. La creación de una estructura sin la molestia de tener bases, círculos y frikis, que aún no existen. La creación de un partido de cuadros, que negocia agresivamente la incorporación de cuadros en provincias, parece que con cierto éxito. Un partido de cuadros más libres, relacionados más con votantes –ese ser lejano– que con militantes –ese engorro–. Lo que es la fantasía de cualquier partido.

19- La pregunta del millón sería: ¿la apuesta de Errejón es parte de una operación del PSOE?

20- El PSOE ya tiene bastante con lo suyo. Leer la política como fenómeno institucional, con serios problemas para leer la época; ser una región del Estado, no ir más lejos que él en sus análisis y posibilidades. No creo que tenga tiempo y visión para nada 8 años anterior u 8 años posterior al presente. Por otra parte, UP/MP, diría, se bastan a sí mismos para repetir dinámicas anteriores de las izquierdas. Sus cuadros proceden de ellas, antes que del 15M, en todo caso. No tiene por qué haber una planificación PSOE en todo esto, por tanto. Y más si meditamos en la planificación que el PSOE ha hecho de los últimos cuatro meses. Caótica. Incomprensible sin la ayuda de la nueva comunicación de la derecha. Es un hecho que la operación nace de la coyuntura creada por el PSOE, y que, por exigencias del guión existencial, deberá compartir con él su relato: no ha habido gobierno por culpa de una patología Podemos. Si, no obstante, todo fuera una operación planificada y patrocinada, la cosa podría tener, incluso chiste. El chiste del punto 21.

21- Errejón no parece alguien relacionado con la regeneración de Podemos, sino otro líder relacionado con su bajuna. El alejamiento de Podemos, por tema marca, parece haberle aproximado un tanto al campo semántico del PSOE. Un partido cerrado y encerrado, en el que Pedro Sánchez no ha aportado, al menos por ahora, sangre nueva, sino tan solo sangre, absurda. Más País puede ser, por tanto, algo más próximo al votante PSOE –alimentado en las últimas elecciones con ex-votantes de Podemos, ya perdidos para Podemos–, que al votante de Podemos. Más próximo al votante enojado con PSOE que con Podemos. La encuesta de GAD3, la primera en la aparece MP, parece apuntar eso. PSOE baja casi tanto como sube MP. Vete a saber.

22- Futuribles (1): MP puede, en efecto, ser el partido que aporte las posibilidades de una Operación Chamartín en el biotopo Moncloa. Un pacto rapidito entre cuadros, asumiendo ya el campo de juego del PSOE como biotopo. Un 2016 reloaded, en el que PSOE, C’s –si tiene dedos de frente– y MP conforman gobierno. Una vuelta al bipartidismo costosa y traumática. Y, me temo, momentánea. Un cántico a la clase media –está condenada–, en el que falle la música o la letra.

23- Futurible (2): MP, que no se sabe en cuántas provincias se presenta, y que no ha seguido lo que anunció –presentarse en provincias en las que no supusiera restar votos a la izquierda–, puede ser, en ese sentido, una corrección del efecto Vox. Puede suponer la victoria de las derechas, por rollito D’Hont. Yupi.

24- Futurible (3): Confluencias, UP y Más Madrid, en la última legislatura conformaron grupo conjunto en el Senado. En un mapa político majara –estamos en segunda convocatoria de elecciones por lógica majara, diría–, no es descartable.

25- El ciclo 15M, en fin, ha finalizado. Hace años. Con diagnóstico. Sin soluciones. La antigua y la nueva política, en sus diferencias, no parecen aportarlas. El problema volverá a plantearse como una punta imprevista. Dentro de cinco, diez años. Es lo que les pasa a los sistemas cerrados. Crean situaciones imprevisibles. Se volverá a llenar La Fontana de Oro. Quizás con muchos de sus miembros que ahora están jugando en otras ligas y en dos partidos. Tal vez con una idea clara de no pertenecer a la clase media. La increíble clase menguante, salvo en la política.

 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Maioio

    "su partido, se proyectará a través del ecologismo, y de guiños a una clase media que se aguanta a la pared con las uñas o sin ellas, pero que, además, recicla los envases". Glorioso

    Hace 1 año 7 meses

  2. emigrante

    La revolución no se hace bebiendo chatos en una taberna por mucho que se conspre en ella. En realidad la Gloriosa fue un golpe militar capitaneado por un general catalán y financiado por un aristócrata francés. Siga leyendo a Galdós que él lo explica muy bien.

    Hace 1 año 7 meses

  3. David

    Poner Esp en lugar de España, ¿es una crítica velada a Más País? No lo pillo. Si no es una crítica, no tiene ninguna gracia.

    Hace 1 año 7 meses

  4. Carlos Ávila

    ¿Queda hoy en España algún partido que no sea vertical?¿Alguno en el que el líder no sea Líder supremo? En Catalunya sí, la CUP, pero en España no, ni uno.

    Hace 1 año 7 meses

  5. emigrante

    Tomando chatos en una taberna no se hace una revolución. En realidad la Gloriosa fue un golpe militar capitaneado por un general catalán y financiado por una aristócrata francés.

    Hace 1 año 7 meses

  6. Mark

    Se me olvidaba decir que enhorabuena, magnífico y esclarecedor artículo, lleno de pistas.

    Hace 1 año 7 meses

  7. Mark

    Conviene cruzar con otros apuntes de hace tiempo. Por fuerza con la puerta abierta de la esperanza y a la vez con todo el mazo de la crítica. http://www.sinpermiso.info/textos/vistalegre-ii-podemos-los-cisnes-negros-y-la-verdad ¿De verdad que nadie echa de menos cada día a Antoni Doménech? No estamos en el peor de los escenarios para los trabajadores… pero vamos sin frenos y sin referentes hacia uno. La clase media como tal si es que existe cada vez más sde presenta como un elemento de disolución social y bastante rastrero.

    Hace 1 año 7 meses

  8. César

    No que da otra que no ser espectador de este circo grotesco. Una corrección, que se sepa, Errejón no tiene una tradición libertaria.

    Hace 1 año 7 meses

  9. Ricardo

    Ya está bien de escribir con numeritos. Para una prueba vaya que vaya. Pero convertirlo en costumbre es una tontería. Al punto número 3 deja uno de leer.

    Hace 1 año 7 meses

  10. matriouska

    Hay muchas cosas interesantes y resactables en esta lectura, especialmente lo relacionado con los paralelismos y similitudes relativos al S.XIX (ya explorados magníficamente por Esteban Hernández en 'El Tiempo Pervertido' y en algunas de sus buenas columnas de el_confidencial)... Pero, quéndese con esto: El techo de cristal del P$0€ han sido y serán los 123 diputados, el R78 está roto y todo lo demás depende de la correlación de fuerzas... A jugar !!!

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí