1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Anatomía ideológica del movimiento animalista

¿Cuál es el estatus ético y político que merecen los animales? ¿Cuáles son las estrategias más adecuadas para lograr el fin de la explotación animal?

Eze Paez 3/10/2019

<p>Granja de cerdos, en Toledo. </p>

Granja de cerdos, en Toledo. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Qué sabe usted del movimiento animalista? Seguro que sabe que hay personas veganas o que existe PACMA. Quizá incluso esté en contra de la tauromaquia o, en general, del maltrato animal, aunque no entiende por qué hay gente que se opone a consumir carne, huevos o leche.

Pero, ¿conoce los principios y objetivos de este movimiento? ¿Ha oído hablar del antiespecismo? ¿Conoce el encendido debate entre abolicionistas y neobienestaristas? ¿Los encuentros y desencuentros con el ecologismo? Si no le suena de mucho, este artículo le va a ir de perlas, porque se lo pienso explicar todo.

Una advertencia previa. Soy vegano y activista desde hace años. Además, me dedico profesionalmente a investigar sobre nuestras obligaciones éticas y políticas para con los animales. Tengo, pues, una opinión meditada sobre todas estas cuestiones. Mi objetivo en esta ocasión no es, sin embargo, convencerle de nada. Sólo ofrecerle una anatomía ideológica de este movimiento social.

¿Qué es el antiespecismo?

Lo primero que debe saber es que muchas personas dentro del movimiento prefieren que se lo califique como antiespecista, en vez de animalista. Se llama especismo a la discriminación por razón de especie. Esto es, dar menos peso moral o político a los intereses de un individuo por el simple hecho de no pertenecer a una especie determinada. Todas las sociedades humanas son, y han sido siempre, especistas. Esto se refleja en nuestras actitudes y prácticas personales. En general, no nos parece tan mal hacer sufrir a un perro como causar un sufrimiento semejante a un ser humano. No digamos a un cerdo o a una oveja. Hasta fechas muy recientes pocas personas veían algo problemático en criar animales en condiciones terribles para hacer con ellos ropa o comida.

El especismo también se refleja en las instituciones sociales que hemos diseñado. Los animales no tienen representantes políticos que defiendan sus intereses. De hecho, sus intereses apenas están protegidos en nuestros sistemas jurídicos. El régimen que se les aplica es similar al de las cosas. Son objetos sobre los que los demás pueden tener derechos, no sujetos con derechos propios.

Desde el movimiento antiespecista se sostiene que todo ello es injusto. El especismo es denunciado como una discriminación injustificada más, semejante al sexismo o al racismo. Se argumenta que la pertenencia a una cierta especie (la humana o la que sea) es algo tan irrelevante desde un punto de vista ético o político como el género o el color de la piel. También se señala que no hay ninguna otra característica a la que podamos apelar para justificar un estatus superior de todos humanos y que coincida exactamente con la delimitación por especies. Por ejemplo, suele decirse que los humanos son más inteligentes, o racionales o autónomos. Pero hay seres humanos que por edad, por enfermedad o por accidente no tienen, han perdido o nunca poseerán tales atributos. Si creemos que eso no les hace menos merecedores de nuestro respeto ético y político, tampoco podemos, por coherencia, creerlo de los animales no humanos.

El antiespecismo señala que lo que un punto de vista ético exige es tener en cuenta el impacto de nuestras acciones sobre todos los que serán afectados por ellas. Para que un individuo pueda ser afectado para bien o para mal basta que tenga la capacidad de sentir dolor y placer –capacidad usualmente llamada sintiencia. Si un individuo es sintiente, tiene intereses en no sufrir, no morir y en disfrutar de su vida que debemos tener en cuenta.

Sabemos que todos los vertebrados, y algunos invertebrados, son sintientes. Es probable que muchos otros invertebrados también lo sean. Desde el antiespecismo se concluye que todos esos individuos importan. Esto no supone afirmar que humanos y no humanos tienen intereses idénticos. Obviamente no es así. Tenemos capacidades cognitivas distintas y las cosas que nos dan placer o nos hacen sufrir son diferentes. Sí supone afirmar que debemos relacionarnos con los animales de maneras que respeten sus intereses, sin discriminación alguna.

Una disputa estratégica: abolicionismo versus todo lo demás

La explotación animal en la industria alimentaria es, para una posición antiespecista, una de las prácticas sociales más profundamente injustas que existen. Según datos de la FAO y de otros expertos, cada año se mata a más de un billón –un billón de verdad, no mil millones– de animales para producir comida. Recordemos, para comparar, que los humanos somos sólo 7.500 millones. La amplia mayoría son animales criados en granjas industriales y en piscifactorías, donde tienen vidas llenas de sufrimiento hasta que finalmente se les mata. Como una dieta vegana es perfectamente saludable, es difícil evitar la conclusión de que no comemos animales por necesidad, sino por placer.

Si rechazamos el especismo, esto es una catástrofe moral de enormes proporciones. La cuestión ahora es, ¿cómo logramos acabar con ella? Este problema genera discusiones encendidas en el seno del movimiento antiespecista.

Intentemos reconstruir el debate en los términos en que lo comprenden sus participantes. Por una parte, encontramos a los partidarios del abolicionismo. El lío es que, pese a lo que pueda parecer, no es que estos tengan como fin abolir la explotación animal y el estatus de propiedad de los animales, mientras que los otros no. En realidad todos comparten este fin. Como dije, la discrepancia es sólo estratégica. Los abolicionistas insisten en que el único medio a emplear es concienciar a la gente de que el especismo es injusto y que debe hacerse vegana. Algunos admiten que también debemos aprovechar oportunidades de abolición parcial de la explotación animal. Como ocurrió, por ejemplo, con la prohibición de las corridas de toros en Cataluña.

Sin embargo, rechazan promover reformas legislativas que reduzcan el sufrimiento que los animales padecen bajo explotación. Este rechazo no es compartido por una gran parte de integrantes del movimiento, incluidas las organizaciones de defensa de los animales más importantes a nivel internacional. En este caso, la apuesta estratégica incluye también presionar a empresas y gobiernos para que aprueben regulaciones menos lesivas de los intereses de los animales explotados. Todo ello a la espera de los momentos políticos que permitan hacer desaparecer progresivamente las diferentes formas de explotación animal.

Entre abolicionistas es común llamar a esta posición neobienestarismo. Se llama bienestaristas a quienes no persiguen el fin del especismo y la explotación, sino sólo mejorar en alguna medida el bienestar de los animales. Se sugiere así, que las estrategias no abolicionistas, aunque bienintencionadas, en la práctica sólo pueden conseguir que los animales sufran menos, pero no lograr el cambio deseado en su estatus político.

A veces, unos califican de traidores a los otros, y éstos de dogmáticos a los primeros. Si todo esto a usted le suena a las sempiternas batallas de la izquierda entre rupturistas y reformistas,  es que lo va entendiendo. 

Relación con el ecologismo: encuentros y desencuentros

No todos los animales están bajo explotación. De hecho, la amplia mayoría (se calcula que un trillón) vive en estado salvaje. Parecería que, sencillamente, debemos protegerlos de los daños que los humanos les causamos mediante la caza deportiva o la contaminación, con lo que en este punto el movimiento antiespecista y el movimiento ecologista serían aliados naturales. La realidad, sin embargo, es más complicada.

Se ha hecho evidente la existencia de importantes desencuentros entre uno y otro movimiento, toda vez que una posición ecologista puede ser especista. Un ejemplo clásico es la promoción de la caza como medida de control poblacional, en vez de proponer métodos alternativos de gestión ambiental como las vacunas o piensos anticonceptivos. Otro ejemplo es la matanza de individuos pertenecientes a especies llamadas ‘invasoras’, o introducidas por los humanos en un territorio, por oposición a las autóctonas. Desde una perspectiva antiespecista, la especie a la que un individuo pertenece no puede hacer que sus intereses cuenten menos. Individuos de especies autóctonas y foráneas de un territorio importan lo mismo. Una gestión adecuada de la situación deberá tener en cuenta todos los intereses en juego.

Existe otro punto de desencuentro que, en mi opinión, es mucho más importante. Hay dos formas de entender el ecologismo. Una es considerar que la naturaleza tiene valor meramente instrumental. Valoramos nuestras casas, nuestras ciudades, nuestras comunidades, porque sirven para satisfacer nuestros intereses y permitir que tengamos una vida digna. Del mismo modo debemos valorar la naturaleza, teniendo en cuenta que las generaciones futuras y los demás animales también son nuestros compañeros de piso. Otra es considerar que, además, la naturaleza tiene valor en sí misma. Los ecosistemas, la biodiversidad, las especies, no sólo deben ser preservadas por nuestro bien. También porque poseen un valor inherente.

Alguien podría pensar ahora, “¿qué más da si la naturaleza tiene valor de una u otra clase? Sea como fuere, se sigue que hemos de preservarla.” La cosa se complica cuando atendemos a las evidencias que señalan que, probablemente, la naturaleza, tal y como es sin intervención humana, hace que la mayoría de animales tengan vidas llenas de sufrimiento.

¿Debemos entonces reducir el sufrimiento natural de los animales salvajes? Si creemos que la naturaleza tiene valor en sí misma, tenemos razones para oponernos a ayudarles. Al fin y al cabo, se trataría de una intervención humana que interferiría en el devenir de los procesos naturales. Pero si creemos que la naturaleza tiene sólo valor instrumental, parece que la respuesta sería afirmativa. Hay que ayudar. La naturaleza es la casa de todos. En lo que promueve nuestros intereses, debe ser conservada. En lo que es contraria a ellos, debe ser reformada.

¿Cuál es el estatus ético y político que merecen los animales? ¿Cuáles son las estrategias más adecuadas para lograr el fin de la explotación animal? ¿Qué obligaciones de ayuda tenemos respecto de los animales salvajes? Estas no son cuestiones triviales. No son problemas que vayan a desaparecer. Deberían concernir, creo, a cualquier ciudadano. El movimiento animalista lleva cuatro décadas debatiendo al respecto. Vale la pena escucharle.

¿Qué sabe usted del movimiento animalista? Seguro que sabe que hay personas veganas o que existe PACMA. Quizá...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Eze Paez

Es investigador Beatriu de Pinós en el grupo Law & Philosophy de la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona).

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Segismundo

    Por si pudiera interesar. Un libro de relatos que trata sobre el tema del maltrato a los animales El invento de la profundidad. https://www.casadellibro.com/ebook-el-invento-de-la-profundidad-ebook/9788418090103/10067574

    Hace 1 año 11 meses

  2. ANA LARRE

    Saludos desde México Eze ! Considero que el problema se ha generado por suponer en forma equivocada que tanto el planeta como sus habitantes nos pertenecen. Supremacía humana totalmente equivocada. Pensar en que deben prevalecer los intereses humanos que muchas veces ni siquiera son significativos es un error. Y claro los mismos animales humanos no escapan de ese "aprovechamiento", no solo me refiero a la esclavitud que aunque ha sido abolida, aún existe, también me refiero a tantos humanos que desarrollan actividades incluso peligrosas por unas cuantas monedas no para vivir, sino para sobrevivir. Por supuesto yo abolicionista y antiespecista.

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí