Turismo caníbal | ctxt.es
  1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Turismo caníbal

Los viajes a lugares pobres, ‘exóticos’ o trágicos apuestan por las necesidades económicas de la industria y no por los derechos de la cultura receptora

Virginia Mota San Máximo 9/10/2019

<p>Fotograma del documental Cannibal Tours (1988).</p>

Fotograma del documental Cannibal Tours (1988).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Atomik es una marca ucraniana de vodka. La empresa que lo comercializará –porque solo existe una botella– diluye el destilado con agua mineral obtenida de un acuífero situado debajo de la ciudad de Chernobyl, a unos 10 kilómetros de la central nuclear. A pesar de la fuerza de este nombre, los científicos de Chernobyl Spirit Company aseguran que su vodka no implica ningún riesgo para la salud y que su producción y venta reactivarán la economía del lugar, devolviendo a la comunidad local el 75% de las ganancias. 

La historia de la zona es sobradamente conocida, más aún desde que se pusiera en pantalla vía serie. Jim Smith, uno de los científicos de Chernobyl Spirit Company, resume en la BBC: “De alguna manera, y aunque sea muy difícil, tenemos que avanzar hacia una situación en la que las personas puedan volver a vivir sus vidas sin este miedo”. De esa ansiada superación vienen el vodka y el boom turístico.  

se agotó la forma tradicional de turismo y hubo que inventar nuevas atracciones para mantener la feria, siempre bajo el amparo de la tibia libertad

Porque Ucrania también quiere crecer. Aprovechando el tirón de HBO, el presidente del país, Volodimir Zelenski, firmó un decreto hace unas semanas para empezar a transformar la Zona de Exclusión de Chernobyl. El jefe del Estado ucraniano, ahora en la picota tras una supuesta conversación con Donald Trump, quiere convertir la CEZ “en un imán turístico, científico y próximo”. En esta era de titulares borrosos adornados con exageración, la industria amparada por Zelenskyy sabe que para vender su producto necesita utilizar palabras y expresiones igual de aparatosas. Por eso se alude constantemente al verdadero pueblo fantasma de Pripyat, a la reserva natural posthumana, a la noria en la que no se llegó a subir ningún niño, al paisaje postapocalíptico: “Siente emociones intensas en esta legendaria zona catastrófica”. 

Así es que el turismo oscuro o tanatoturismo se define como la visita a lugares que han sido escenario de muerte violenta y de sufrimiento. Aunque las nuevas tecnologías lo presenten como novedoso, el término fue puesto en circulación en 1996 por los profesores John Lennon y Malcolm Foley en la revista International Journal of Heritage Studie. Lo macabro como ocio sigue la misma pauta que el resto de turismo contemporáneo: por una parte, el viajero va en busca de esa imagen que ha visto en algún medio, de la exclusividad, para corroborar la historia o, en su caso, construirla; por la otra, la industria busca hacer su agosto; en medio, el receptor actúa para su público. 

Esta trinidad trágica fue convertida en imágenes por Dennis O'Rourke en un documental filmado en 1988. Cannibal Tours recoge un día cualquiera en el viaje de un grupo de occidentales dispuestos a descubrir una comunidad primitiva de Papúa Nueva Guinea, que se deja hacer entre publicidad de burbujeantes multinacionales y camisas de cuello inglés. A pesar de estas evidencias, los turistas, teniéndose por misioneros, creen que no es aconsejable empujar bruscamente a los nativos hacia la modernidad y justifican su visita como una forma de ayuda a través de la transmisión de valores y convicciones. Es esta concepción estereotipada la que lleva a un visitante alemán a interesarse por el lugar exacto en el que se cortaban cabezas y a acariciar y fotografiarse con un mojón. También al sistemático regateo de los visitantes cuando compran artesanía local, por otra parte, único ingreso de aquella población nativa. “Ayuda” y “regateo”, por lo tanto, no se complementan nada bien, a pesar de los intentos de la industria turística para convencer de que una comunidad anfitriona se beneficia del turismo masivo, alegando para ello que esa misma comunidad acepta dinero. Que el impacto turístico no es equitativo, ni ahora ni en 1988, lo deja claro una mujer de la aldea de Kanganaman, visiblemente enfadada frente a su puesto de artesanía, cuando pregunta por qué los turistas tienen dinero y ellos no. 

El turismo oscuro se ha tratado de explicar aludiendo a la fascinación natural hacia la muerte, al resultado de privatizar la misma, a fines educativos e incluso a la propia comunidad anfitriona, que, según versiones (interesadas), encontraría en la banalización una forma de superar el trauma y seguir adelante. También al correr del tiempo, de modo que a mayor distancia de la catástrofe, mayor aceptación y olvido social. Para muestra, el Coliseo. 

Sin embargo, la industria cultural y, por ende, la masificación frívola, no ponen nada fácil estas interpretaciones y se hace necesario realizar el análisis teniendo muy en cuenta el sistema económico en el que vivimos, que demanda para su supervivencia una renovación constante. Es decir, se agotó la forma tradicional de turismo y hubo que inventar nuevas atracciones para mantener la feria, siempre bajo el amparo de la tibia libertad. De acuerdo a esta visión neoliberal, “turismo justo” se convierte en un oxímoron y la acción turística en sí pierde valor como fuerza social. Ejemplo de ello sería Zelenski clamando por luchar contra la corrupción en Chernobyl, que se abre paso entre sobornos de funcionarios a turistas, exportaciones ilegales de chatarra y uso indebido de los recursos naturales. O el niño vestido con ropas tradicionales para la ocasión en Papúa Nueva Guinea, colocándose diligentemente junto a la orilla del mar para ser fotografiado. O los dos dólares que costaba entonces visitar la casa de los espíritus de Kanganaman.   

¿Y qué pasa con el arte?

Pero no hace falta volar hasta el Pacífico para reparar en el turismo caníbal y tampoco es necesario que sea el ser humano el centro de la función. En Europa, y en lo que se refiere a patrimonio artístico, Shahak Shapira combinó los selfies que se tomaban los turistas en el Holocaust Memorial de Berlín con imágenes reales de los campos nazis de exterminio. Su proyecto, Yolocaust, se hizo famoso en cuestión de minutos. El artista puso a los protagonistas de aquellas fotos frente a lo macabro de la realidad, dejando en evidencia la frivolidad de su comportamiento. Podríamos preguntarnos si la estética conceptual del arte contemporáneo es incapaz per se de transmitir la realidad del momento que pretende representar y si ese sentido figurado consigue, precisamente, el efecto contrario. La realidad parece demostrar que la indefinición de la forma está alejada de los valores actuales, pero, como en el caso de Chernobyl, la explicación no puede hacerse aislando factores. 

Uno de ellos se encuentra en Memorial Mania. Public feeling in América, donde Erika Doss concluye que la importancia de los memoriales va más allá de lo puramente artístico: “Cuando Estados Unidos invade u ocupa otro país, destruye sus memoriales, borrando así su autoridad simbólica del panorama social y político”. Doss considera que el arte público es utilizado como arma en una lucha cuya victoria pasa por conseguir la autoridad –no solo cultural– en un escenario cada vez más individualizado. 

Ahí están los touroperadores vendiendo el memorial del 11-S entre muchas exclamaciones coloridas que remarcan cien veces cuántos muertos quedaron allí

Otro tema importante ya se ponía de relieve en 2006, cuando el Holocaust Memorial cumplía su primer aniversario. En aquella época, Karin Geil publicaba un artículo en Die Zeit donde se recogían los testimonios de algunos visitantes, además del sempiterno debate sobre lo conveniente o no de la obra del arquitecto Peter Eisenman. Lo bueno del reportaje es que incluía la edad de los protagonistas, de modo que se apreciaba cómo la conciencia aumentaba conforme lo hacía la edad. Así, una mujer de 18 años consideraba que aquello solo eran piedras, y su amiga, de 21, valoraba que la estructura no decía nada sobre la historia: “Ambas chicas están un poco perdidas en medio del laberinto y no saben qué hacer en él”, escribía Geil. En el otro lado de la balanza, la fundación que gestiona el memorial convertía en éxito los 10.000 visitantes diarios, sin importar, a simple vista, si se comprendía qué había allí. Lea Rosh, una controvertida periodista en Berlín y una de las patas del memorial, tampoco veía entonces nada malo en la masificación: “Lo interesante es que las personas se sientan y hablan sobre el monumento”. Lo interesante, decía en otro medio, es el debate.

Aunque hayan pasado más de treinta años desde Cannibal Tours, siguen siendo los turistas privilegiados quienes viajan en busca del primitivismo perdido, eligiendo, como ha criticado Mahrouse, el momento y la naturaleza de su salvación, “por lo que los problemas de los privilegios, el paternalismo y la lástima seguirán siempre presentes”. El progreso global, eso sí, permite ahora mayor movilidad turística con sus masas de turistas –como diría José Mansilla– concentradas como moscas en las mismas atracciones. Al igual que la ciencia intenta explicar los efectos a largo plazo en Chernobyl a partir de la coyuntura del entonces, las sombras del fenómeno turístico de masas de hoy, la frivolidad, apuestan por las necesidades económicas de la industria turística y no por los derechos de la cultura receptora. Ahí están los touroperadores vendiendo el memorial del 11-S entre muchas exclamaciones coloridas que remarcan cien veces cuántos muertos quedaron allí: “En tu próximo viaje a Nueva York no puede faltar un paseo por esta transformada y conmovedora zona. Para que la explores de cabo a rabo, ¡aquí tienes una guía del World Trade Center y sus lugares imprescindibles!”.

Todos estos paisajes edénicos abocetados por las instituciones en torno al tanatoturismo y a la masificación chocan de plano contra la esfera profesional, desde donde se dice que no se necesitan tantos turistas, sino más fondos para investigación, protección y conservación. Mientras la Organización Mundial del Turismo ratifica de nuevo su compromiso con el turismo justo, en Papúa Nueva Guinea un anciano declara a la cámara que “si ellos [los visitantes] me pagaran más, podría ir en ese barco con los turistas”, y en algún lugar de la Indonesia de Deborah McLaren otra mujer grita que un turista robó la talla donde estaba el alma de su madre.

Autora >

Virginia Mota San Máximo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí