1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Soluciones (I)

El arte de la negociación o cómo buscar acuerdos que puedan satisfacer mínimamente a todas las partes relevantes

José Luis Martí 29/10/2019

<p>Desencuentro Catalunya/España</p>

Desencuentro Catalunya/España

Alfons López / Xavi Roca

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dice William Ury, junto con Roger Fisher uno de los precursores del método de negociación más famoso del mundo, el Método de Harvard, –sí, ese, el del win-win–, alguien que ha intervenido como negociador o mediador en buena parte de los conflictos internacionales más importantes de los últimos casi 50 años –el penúltimo de ellos, el de los Acuerdos de Paz de Colombia–, que “la paz [la solución a un conflicto] no es la eliminación de las diferencias, sino simplemente el manejo constructivo de las mismas”. 

Esta es una de las primeras cosas que aprendí hace más de 20 años cuando comencé a estudiar negociación y resolución de conflictos con mi maestro en este campo –y en tantos otros- Alfred Font Barrot. Desde entonces no pierdo ocasión para recomendar a mis estudiantes –y a quien me quiera escuchar– la lectura de los libros, artículos y vídeos del gran Ury, junto a los de Font, en todos los cursos de negociación que imparto. Y reconozco que, si al inicio los principios básicos de la negociación cooperativa o integradora de Harvard –de nuevo, los del win-win– me parecían algo ingenuos e impracticables, con los años cada vez estoy más convencido de que son los únicos verdaderamente efectivos. Especialmente, aunque pueda sonar paradójico, cuando tratamos con conflictos muy complejos como éste. Es evidente que estamos inmersos en un gran conflicto político en España y en Cataluña, un conflicto que está más vivo que nunca después de la sentencia del Procés dictada el pasado día 14 de octubre por el Tribunal Supremo, y que debe ser enfrentado de una vez por todas, con seriedad, con urgencia y con inteligencia, es decir, con ese “manejo constructivo de nuestras diferencias” que predica Ury.  

Este artículo es el primero de una serie de dos con el título de “Soluciones”. No esperen encontrar en ninguno de ellos soluciones sustantivas (y mucho menos soluciones mágicas) a dicho conflicto. Pero el título no es un clickbait, tampoco. Lo que quiero defender es que si queremos enfrentar este conflicto seriamente las soluciones más legítimas, pero también las más efectivas, van a ser siempre de tipo procedimental, y deben estar orientadas a buscar acuerdos que puedan satisfacer mínimamente a todas las partes relevantes. Lo que debemos hacer con urgencia es encontrar una vía para iniciar el camino de la resolución del conflicto todos juntos, porque como decía Gandhi, “no hay camino para la paz, la paz es el camino”. Tratemos de ver, pues, con qué dificultades nos encontramos y qué tipo de procedimiento o de camino puede ser el más adecuado para acercarnos a las soluciones constructivas, imaginativas e integradoras propugnadas por el Método de Harvard, por más que ahora nos cueste  verlas o aceptarlas. La gracia del camino –sobre todo si es largo– es precisamente esa: que uno termina llegando a un destino que no era capaz de vislumbrar en un inicio. 

Así que me propongo iniciar, aunque sea de manera rudimentaria y preliminar, un análisis de los parámetros básicos del conflicto que nos pueda servir de alguna ayuda. Vivimos, ciertamente, tiempos convulsos y complicados. Pero no debemos caer en el desánimo ni en el pesimismo –al final, si todos fuéramos pesimistas y fatalistas, no haríamos más que terminar efectivamente en el infierno, en una especie de profecía autocumplida. Por suerte, son muchos los que perseveran en una actitud de búsqueda de soluciones. Yo no hago más que sumarme a una larga lista de autores y analistas más capaces y preparados que yo y que han realizado propuestas sensatas en los últimos meses y años –desde Daniel Innerarity, Ignacio Sánchez Cuenca, Argelia Queralt y Jordi Amat, hasta Francesc-Marc Álvaro, Marina Garcés o Jaume López, entre tantos otros. 

Manos a la obra. El conflicto suscitado por la voluntad de independencia de una parte muy importante de los catalanes con respecto al resto de España es, como ya he dicho, un conflicto muy complejo, que como suele suceder en estos casos, atañe a diversas partes –muchas más de dos– con intereses diferentes, no todos ellos igualmente evidentes, y que se descompone en una pluralidad de subconflictos o problemas más pequeños. Creo que cualquier persona sensata estará de acuerdo con que la solución a un conflicto de este tipo solo puede venir del diálogo y la negociación. Y, más aún, que en democracia los conflictos graves como éste ameritan de soluciones negociadas, esto es, pacíficas. Incluso aquellos que han defendido por completo la celebración del juicio del Supremo, con cada una de sus vicisitudes muy controvertidas ya desde la fase de instrucción, así como el contenido de la sentencia, incluso estas personas, digo, estarán de acuerdo en que la sentencia no resuelve el conflicto político. Y es evidente que ese conflicto político, si no queremos que se agrave, solo puede resolverse o encauzarse políticamente en democracia a través del diálogo y la negociación. Se puede también votar, claro. Pero antes de votar debe haber acuerdo sobre la votación –quién vota, qué se vota, con qué efectos, etc.–, y después aún debe seguir habiendo negociación, pues los perdedores de la votación no van a desaparecer.

Ahora, si el camino más adecuado para la resolución de este conflicto es el diálogo y la negociación, ¿qué pasos deberíamos seguir para poder alcanzar finalmente un acuerdo que sea mínimamente satisfactorio para todos? Para responder a esta pregunta debemos desarrollar un análisis negocial de la situación, y todo análisis negocial racional debe partir de una identificación correcta de las partes, de sus intereses principales, y de las diversas dimensiones del conflicto o subconflictos. Sobre estas cuestiones volveré en el segundo artículo de esta serie. Pero antes de ir a ello, permítanme comenzar por analizar cinco dificultades subyacentes que a mi modo de ver se encuentran arraigadas en la base del conflicto, y complican enormemente su resolución o canalización. Sólo si somos capaces de identificar correctamente estas cinco dificultades fundamentales, podremos tratar después de eliminarlas, eludirlas o superarlas, e iniciar así un verdadero proceso de diálogo y negociación. 

1. La primera dificultad fundamental, y tal vez la más importante, es una carencia, y más concretamente la falta de voluntad de algunas de las partes de encontrar realmente una solución al conflicto. Nos decía el gran humanista, filósofo y precursor de la psicología moderna en el siglo XVI, el valenciano Juan Luis Vives, que “la primera condición para la paz es la voluntad de lograrla”. Y es difícil no tener la sensación, en la situación actual, que algunos actores, en particular algunos partidos políticos, tanto dentro del independentismo como dentro del españolismo, han vivido bien estos años a costa de la existencia del propio conflicto, es decir, que han sacado rédito del mismo. Es evidente que si un conflicto te permite sacar beneficios, serás el último interesado en ponerle fin. 

La mala noticia es que esos partidos políticos a los que seguramente les ha faltado voluntad de resolución del conflicto son al menos una parte de aquellos que nos deben sacar de él. La buena noticia es que en democracia los partidos responden –o deberían responder– a estímulos electorales, y si por tanto los electores les exigimos encontrar los cauces de solución y penalizamos a los que se resistan a entrar por dichos cauces, los partidos no tendrán más remedio que ceder a esa exigencia. En el peor de los escenarios, aquellas partes o actores que sigan careciendo de voluntad de alcanzar una solución dialogada deberán ser apartados de las negociaciones, para que al menos no interfieran en ellas. 

2. La segunda dificultad, en buena medida causada por la primera, es que nos encontramos todavía en una fase de escalada. Si el conflicto como tal, el que una gran mayoría de lectores puede tener en la cabeza, se inicia con la reacción independentista frente a la anulación por parte del Tribunal Constitucional de determinados artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña en el año 2010, como analistas del conflicto debemos concluir que desde entonces el conflicto no ha hecho sino escalar. Las posiciones respectivas se encuentran cada vez más polarizadas y enconadas. El independentismo comenzó con impresionantes despliegues y demostraciones de apoyo popular en las primeras manifestaciones de la Diada, reflejados también en repetidas mayorías absolutas en las elecciones de 2010, 2012 y 2015, y planteando demandas de mayor autonomía primero, de soberanía fiscal después, y finalmente de independencia, a las que los presidentes Rodríguez Zapatero y Rajoy no supieron atender de forma satisfactoria –en el sentido evidente de que lejos de neutralizar ese viraje hacia posiciones más extremas, se encargaron en buena medida de acentuarlo. 

La creación en 2013 del Consell Assessor de la Transició Nacional con la elaboración del Llibre Blanc de la Transició Nacional, la Declaración de Soberanía y del Derecho a Decidir por parte del Parlament de Cataluña ese mismo año, la consulta del 9N de 2014, las elecciones plebiscitarias de 2015, la Hoja de Ruta hacia la independencia, la aprobación de las Leyes de Referéndum y de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República en septiembre de 2017 y la convocatoria y celebración del referéndum ilegal del 1-O de ese mismo año, fueron hitos en la escalada independentista. Las negativas reiteradas a reconocer que había un conflicto, y aún más a sentarse a negociar con el independentismo, la judicialización del conflicto en una etapa temprana a través de las continuas resoluciones del Tribunal Constitucional –inevitables jurídicamente, pero no acompañadas del más mínimo gesto político para intentar acercar posiciones y atemperar sus efectos–, el envío de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a prevenir el referéndum con el resultado del uso de la fuerza desmedido, desproporcionado, y por lo tanto ilegal y abusivo, la activación del artículo 155 con la subsiguiente intervención de la autonomía catalana, la criminalización de los hechos de 2017, con el inicio de la instrucción, la prisión provisional –innecesaria e injustificada–, el juicio (véanse mis análisis previos, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí) y la sentencia condenatoria –también, en mi opinión, injusta e incorrecta desde el punto de vista jurídico–, han sido hitos en la escalada antiindependentista. 

Cualquier experto en negociación conoce muy bien el peligro de la escalada. Y un ejemplo clásico, de manual, es el de la escalada armamentística durante la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. El problema de la escalada es que las partes comienzan dando sus primeros pasos de forma completamente racional. Ante la amenaza bélica del enemigo, las dos superpotencias fueron en principio racionales en invertir grandes sumas de dinero en intentar rearmarse al fin de la Segunda Guerra Mundial, en especial construyendo todo un arsenal nuclear. La escalada comienza siendo la opción racional para todas las partes. Pero una vez dentro, es una trampa que atrapa a sus víctimas y ya nos las deja salir hasta que ocurra un desastre –o, si hay suerte, hasta que las partes se den cuenta del peligro y pongan freno a la situación revirtiendo la dirección de sus pasos en una nueva fase denominada desescalada. Hizo falta que Estados Unidos y la Unión Soviética llegaran a reunir un arsenal nuclear suficiente como para destruir el planeta cuatro veces respectivamente para que se dieran cuenta que era absurdo seguir volcando miles de millones de dólares en ese agujero negro. 

La semana pasada vimos grandes manifestaciones independentistas en reacción a la injusticia de la sentencia, la mayoría pacíficas como todas las anteriores. Pero vivimos también una semana de violencia en las calles de algunas ciudades catalanas, en especial de Barcelona. Una parte de esa violencia la ejerció la policía de manera injustificada. Todos hemos podido ver imágenes de policías antidisturbios pegar indiscriminadamente con sus porras a jóvenes que estaban sentados en el suelo de manera pacífica. Pero también todos hemos visto violencia por parte de algunos manifestantes independentistas. Se quemaron contenedores, sí. Muchos. Con grandes cantidades de combustible. Pero no es a esa violencia sobre las cosas a la que me refiero, por más irresponsable que pueda resultar por el riesgo de que se contagie el fuego a los coches aparcados, a los edificios colindantes, etc. Me refiero a la violencia de los manifestantes contra las personas, que también hemos podido ver en imágenes, cuando arrojaban piedras, adoquines, cócteles Molotov, señales de tráfico, y todo tipo de objetos contundentes contra los policías que sí, obviamente, son personas, no cosas. 

La violencia representa un nuevo estadio en esta fase de escalada. Y sabemos que la violencia solo produce más violencia. Tal y como nos enseñaron los maestros Tolstói, Gandhi, Rustin, King, Mandela, si una violencia respondemos con otra violencia, lo que obtenemos es dos violencias, y no hacemos más que empujar la situación hacia una espiral sin fin. No es nunca una solución ni aceptable moralmente, ni efectiva empíricamente, para los grandes problemas que enfrentamos como sociedad. De hecho, contamos con estudios recientes que muestran cómo la protesta y la participación políticas no-violentas han resultado más efectivas a lo largo del siglo XX para introducir grandes cambios sociales que los estallidos de violencia. Es necesario que la violencia termine de una vez, por todas las partes implicadas. No podremos encontrar cauces de resolución de este conflicto hasta que no haya cesado por completo cualquier uso ilegal de la violencia (que incluye el de la policía cuando la ejerce de forma desproporcionada, abusiva o no justificada) y hayamos detenido la fase ascendente, de escalada libre, en la que se encuentra el conflicto.

3. La tercera dificultad es de nuevo una carencia: la falta de reconocimiento mutuo. Tras años de negar incluso la existencia del conflicto –cosa que afortunadamente ahora ya nadie puede seguir haciendo-, en los momentos más tensos de 2017, el gobierno de Rajoy esgrimió que no podía sentarse en una mesa a negociar con Puigdemont con el argumento ridículo de que un jefe de gobierno de un estado no puede negociar de igual a igual con un presidente autonómico de dicho estado, al carecer el segundo de soberanía política. ¿Por qué digo que es ridículo? Pues porque los jefes de estado y de gobierno se sientan a la mesa y negocian todos los días con presidentes autonómicos, alcaldes, representantes de empresas y sindicatos, y toda una pluralidad de otros actores, sin necesidad de reconocerles ninguna clase de soberanía política. Y eso por no mencionar los casos en los que diversos gobiernos de España han negociado, a veces sin decirlo o admitirlo públicamente, con terroristas, piratas internacionales y otros tipos de criminales. Para sentarse con alguien a negociar, basta con reconocer que se tiene un problema común y que existe al menos un interés compartido por encontrar soluciones dialogadas y razonables a dicho problema. Este hecho, que a algunos puede resultarles anecdótico, expresa muy bien lo que denomino falta de reconocimiento mutuo. Tal vez generado por la falta de voluntad y acrecentado por la situación de escalada, lo cierto es que las diversas partes en este conflicto no se han reconocido como interlocutores válidos en la búsqueda de una solución. 

Se me dirá que mi ejemplo solo muestra falta de reconocimiento de una parte –el gobierno español, y más concretamente el de Rajoy– hacia otra parte, el independentismo. Pero la falta de reconocimiento es mutua, pues aunque los independentistas llevan años diciendo querer sentarse a la mesa de negociación con el gobierno de España, lo cierto es que siempre que han hecho esa oferta al diálogo ha sido con una imposición fundamental –normalmente la celebración del referéndum, a la que después se agregó la liberación de los presos- que era presentada como no negociable, y que de hecho predeterminaba el propio resultado de la negociación. Esa conducta es también una falta de reconocimiento, en este caso del otro como un agente negociador que debe tener capacidad de aceptar o rechazar ciertas demandas, así como de plantear alternativas. Desafortunadamente, esa falta de reconocimiento abarca también al resto de partes implicadas, como el resto de comunidades autónomas, el resto de partidos que no se encuentra en ninguno de los dos gobiernos, y muchos sectores sociales que no están tampoco representados por ellos, partes a las que a menudo incluso olvidamos mencionar cuando analizamos el conflicto –si no es eso una muestra de falta de reconocimiento, no sé qué podría serlo. 

Sobre todo no debemos cometer el error de menospreciar la importancia del reconocimiento en todo proceso de diálogo y negociación. Una deliberación se define como un intercambio de argumentos que pretenden ser racionales, es decir, razones esgrimidas para convencer al otro, llevado a cabo entre seres libres e iguales. Si yo coacciono al otro –por ejemplo, le pongo una pistola en la sien- no puede desarrollarse una verdadera deliberación. Si le considero un infrahumano, como un nazi a un judío, tampoco. Debo tratarle como un ser libre, igual y racional, esto es, capaz de responder a mis argumentos con sus propios argumentos. Por cierto, la deliberación también presupone que aceptamos las reglas básicas de la argumentación, y no que vamos a intentar hacer demagogia, o a engañar al otro, o tergiversar en nuestro favor los datos, etc. Pero lo más importante es que reconocer al otro como libre, igual y racional no implica presuponer que el otro es un sujeto político soberano –pues eso es parte de lo que está en discusión. Significa solamente que se le reconoce como agente, como actor con el que tenemos un conflicto y con el que debemos buscar conjuntamente una solución al mismo. Eso debería bastar.

4. La cuarta dificultad fundamental con que nos encontramos está siendo la falta notable de confianza entre las partes. Es sabido por todos que en las negociaciones –perdón, he dicho la palabra prohibida- entre Rajoy y Puigdemont de octubre de 2017 –sí, aquellas en las que Urkullu actuó como, perdón, otra palabra prohibida, mediador-, y que tenían por objetivo convocar de nuevo elecciones en Cataluña sin declarar la independencia y en paralelo buscar algún otro espacio de diálogo, se quebraron en el último momento principalmente por una falta de confianza de Puigdemont hacia Rajoy. ¡Cuánto nos habríamos ahorrado si Puigdemont no llega a declarar la independencia el 27 de octubre! El conflicto no se habría resuelto por arte de magia, claro que no. Pero se habría detenido la escalada, se hubiera dado una muestra de reconocimiento, y lo más importante, se hubiera comenzado a construir confianza. Pero Puigdemont no se fiaba de que Rajoy cumpliera con su parte del acuerdo. Por otra parte, me consta de diversos altos cargos del gobierno español, del actual tanto como del de Rajoy, que nunca confiaron tampoco en que los independentistas accedieran a una negociación discreta y cumplieran con los compromisos alcanzados, si es que se llegaba a alguno. Es evidente que una negociación no puede prosperar si falta confianza a un nivel tan básico, y mucho menos si pretendemos que sea una negociación integradora, colaborativa, win-win, como las que nos aconsejan los expertos de Harvard. Es más, la confianza entre las partes de cualquier conflicto es un tesoro que hay que construir lenta y progresivamente, con gran esfuerzo, porque no viene nunca regalada. Y en cambio puede destruirse en cuestión de segundos ante la más mínima traición o apariencia de traición.

La falta de desconfianza en una negociación causa que las partes no quieran ni escuchar los argumentos de la otra, y mucho menos sus propuestas de solución. Cualquier cosa que se diga va a ser visto con suspicacia, como una trampa o como una mentira. La falta de confianza impide el juego de ofertas y contraofertas que definen una fase determinada de toda negociación. E impide todavía con mayor rotundidad algo sobre lo que se construye uno de los pilares centrales del Método de negociación de Harvard, que es la exploración conjunta y honesta de soluciones integradoras. Cuidado aquí. No confundamos la confianza que es necesaria para que la negociación prospere –o, incluso, que comience- con la amistad, la comunión de intereses, el aprecio, o incluso la cordialidad. En la historia de las negociaciones internacionales, un escenario muy habitual ha sido el de tener que negociar entre países enemigos, incluso en ocasiones enfrentados en una guerra o conflicto armado. Esas negociaciones son de todo menos amistosas o cordiales. Pero la negociación no puede ni prosperar si no se puede crear un mínimo clima de confianza. Y ese clima mínimo, por el momento, está desgraciadamente ausente. 

De nuevo, la mala noticia es que generar relaciones de confianza es algo muy lento y difícil. La buena es que sabemos cómo hacerlo. Hay una estrategia que requiere paciencia pero es infalible. Es lo que el gran Robert Axelrod, uno de los grandes especialistas en cooperación social, denominó en los años 80 la estrategia del “tit-for-tat” (que en castellano puede traducirse como “toma y daca”, y que algunos un poco más pedantes llaman equivocadamente “quid pro quo”, cuando en realidad –ahora el pedante soy yo- en latín sería “do ut des” –¡bendita Wikipedia!), muy adecuada por ejemplo para superar dilemas de acción colectiva basados en falta de confianza mutua. El “tit-for-tat” es un mecanismo muy sencillo basado en la reciprocidad. Consiste en tener paciencia y avanzar poco a poco. En dar unos primeros pasos siempre confiando en el otro, aunque uno sienta realmente desconfianza y crea que va a ser traicionado, y a partir de ahí seguir confiando si el otro da muestras a su vez de cooperación, y pasar a castigarle y detener la confianza y la cooperación si el otro en cambio nos traiciona. Es un mecanismo que algunos teóricos evolutivos como Robert Trivers y William Hamilton –o después teóricos de juegos como Kenneth Binmore- han sostenido que se encuentra en la base de algunas de las fuerzas evolutivas de las especies. Antes que ellos esa posibilidad ya había sido apuntada por Piotr Kropotkin y Lev Tolstói. Y aún antes, desconociendo la teoría de la evolución, por supuesto, por Rousseau. Hay que empezar confiando, aunque sea un poco a ciegas, y luego ir avanzando pasito a pasito.

5. La quinta y última dificultad en este potencial proceso de diálogo o negociación es la falta de esquemas de comprensión comunes, que en parte deriva de la falta de voluntad real de sentarse a negociar y de la falta de reconocimiento mutuo. Cuando uno se sienta a negociar el precio de un coche de segunda mano, las partes suelen ser plenamente conscientes de lo que está en juego y poseen un marco de comprensión común del problema. Puede que discrepen sobre el valor real de mercado que tiene el coche, o sobre su estado de conservación. Esas son discrepancias fácticas relativamente fáciles de superar. El problema es que en el conflicto en el que nos encontramos el marco de referencia compartido es demasiado delgado, si es que existe. Unos consideran que Cataluña es un sujeto político con un derecho natural unilateral a la autodeterminación. Otros consideran que eso sería ya presuponer soberanía, y que el único sujeto político soberano es el pueblo español. Cada parte acusa a la otra de haber iniciado el conflicto y de haber causado terribles injusticias. Algunos miembros de ambas partes se consideran mutuamente fascistas y anti-demócratas. No hay siquiera acuerdo sobre quiénes son las partes relevantes y sobre cómo podemos delimitarlas correctamente. Y en medio de todo esto, cada uno de los actores en este conflicto rivaliza con los demás por conquistar eso que todos denominan ahora “el relato”, es decir, la narrativa, la explicación que se consolida en el imaginario público como descripción de la realidad. 

Esta falta de un marco de comprensión común da lugar a dos tipos de subconflictos muy conocidos por los expertos en negociación y mediación, a los que Christopher Moore en su influente libro The Mediation Process denominaba conflictos sobre los datos y conflictos sobre los valores. Se trata de subconflictos que son conceptualmente independientes del conflicto principal en toda negociación, que es el conflicto entre los intereses genuinos de las partes, pero que pueden complicar enormemente la búsqueda de soluciones a dicho conflicto de intereses, precisamente porque no se aceptan siquiera los mismos términos de definición del problema. Como ocurre con las anteriores dificultades fundamentales, estamos ante una carencia muy importante a la hora de buscar un camino de diálogo y negociación adecuado para la resolución de este conflicto. Pero la buena noticia es que conocemos fórmulas para superar estos problemas y encontrar marcos comunes de referencia, o al menos para intentar paliar los efectos de su carencia. De hecho, en el ámbito de la negociación y la mediación este tipo de problemas son comunes y bien conocidos, y conforman lo que podríamos llamar “business as usual”. La fórmula más importante para tratarlos es la de generar procesos genuinamente deliberativos encaminados a tratar de consensuar descripciones del problema y puntos de partida comúnmente aceptados. Esto, claro, siempre que exista un mínimo de confianza, un mínimo reconocimiento mutuo, detengamos la escalada y, sobre todo, todas las partes tengan un genuina voluntad de dialogar y alcanzar un acuerdo.

En el próximo artículo, segunda parte de la serie, analizaré con mayor detalle quiénes son las partes de este conflicto, cuáles son sus intereses principales, cuáles son las principales dimensiones del conflicto, y de qué maneras concretas podríamos identificar soluciones imaginativas que resuelvan el conflicto en interés mutuo, es decir, de forma win-win (algo que hoy parece directamente imposible). A ver si somos capaces de hacer con inteligencia aquello que nos recomienda el gran William Ury, el “manejo constructivo de nuestras diferencias”.  

-------------------

José Luis Martí es profesor de filosofía del derecho de la Universidad Pompeu Fabra

Autor >

José Luis Martí

Es profesor de Filosofía del derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Saldonar

    La voluntad de independencia de una parte importante de los catalanes no es el origen del conflicto, sino que es la reacción a un estado --y a una parte no marginal de la sociedad española-- que se niega a reconocer la diversidad política, cultural y lingüística de España. Y no solo eso, sino que impone cada vez más su visión restrictiva de España, y presenta como una agresión a ella cualquier expresión no folklórica de aquella diversidad.

    Hace 1 año 8 meses

  2. Saldonar

    La voluntad de independencia de una parte importante de los catalanes no es el origen del conflicto, sino que es la reacción a un estado --y a una parte no marginal de la sociedad española-- que se niega a reconocer la diversidad política, cultural y lingüística de España. Y no solo eso, sino que impone cada vez más su visión restrictiva de España, y presenta como una agresión a ella cualquier expresión no folklórica de aquella diversidad.

    Hace 1 año 8 meses

  3. Saldonar

    "El conflicto suscitado por la voluntad de independencia de una parte muy importante de los catalanes..." La voluntad de independencia de una parte importante de los catalanes no es el origen del conflicto, sino la reacción de ésta a un estado -y a una parte no marginal de la sociedad española- que se niega a reconocer la diversidad política, cultural y lingüística de España. Y no solo eso, sino que impone cada vez más su visión restrictiva de España, y presenta como una agresión a ella cualquier expresión no folklórica de aquella diversidad.

    Hace 1 año 8 meses

  4. Pedro Alvarez Rodriguez

    Un buen comienzo....

    Hace 1 año 8 meses

  5. zyxwvut

    Vaya, no ha existido Jordi Pujol, ni el pujolismo que ha preparado el terreno del "conflicto" desde 1990. No han existido elecciones que han dado unos resultados durante décadas. No ha existido un frente nacional NeoCDC, ERC, CUP, que ha pisoteado la legalidad y los procedimientos en el Parlament para imponer un proyecto secesionista. No hay un 68% de la sociedad de Cataluña, según los resultados de las últimas elecciones que no apoya la secesión. No hubo un dictamen de la Comisión de Venecia. No hay unos delincuentes, juzgados, etc. Podria seguir pero ¿para qué? Para el señor profesor sólo hay un conflicto "escalado", como el de los EEUU y la URSS, entre "Cataluña" y "España", y hay que mediar. Y a la mayoria de catalanes que no aceptamos ese discurso... que nos den. No existimos. No tenemos derecho a existir. Conflicto "nacional" y mediadores internacionales... Y este señor da clases en la UPF. Con estas premisas hay que esperar al segundo artículo... Ya.

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí