1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un parásito en el fútbol llamado racismo

Lo ocurrido en las últimas semanas contra jugadores negros en los estadios italianos demuestra que se necesitan medidas diferentes a las aplicadas hasta ahora para solucionar el problema

Ricardo Uribarri 13/11/2019

<p>Romelu Lukaku durante un partido de Champions con el Inter de Milán. </p>

Romelu Lukaku durante un partido de Champions con el Inter de Milán. 

@Inter_es

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay una enfermedad que ha encontrado en el fútbol un vehículo perfecto para mostrar su cara más repulsiva. Es un parásito que al mismo tiempo se nutre de él y lo infecta sin que nadie acierte a extirparlo, bien sea por negligencia o simplemente por connivencia. El foco principal está en Italia, donde ha anidado con fuerza, pero en ocasiones muestra ramificaciones en otros lugares. Se llama racismo. Y en las últimas semanas está demostrando que su erradicación de los estadios no parece cercana. Seguramente porque algunos siguen sin aplicar la medicina adecuada.

La escena se repite como un macabro ritual en la liga del país transalpino. Jugador negro recibe insultos y sonidos racistas desde la grada. El futbolista se enfada, pierde los nervios, se encara con los que le están ofendiendo y en ocasiones intenta irse del campo. En apenas dos meses de competición la han sufrido Lukaku en Cagliari, Kessie en Verona, Dalbert en Bérgamo y Balotelli en Verona, de nuevo. La pasada temporada la vivieron Kean y Koulibaly, entre otros. ¿Qué ocurre a partir de ese momento? ¿Se solidarizan los compañeros y se retiran con él? ¿Se suspende el partido? ¿Se ponen sanciones ejemplares para los aficionados y para su equipo? Nada de eso. Como mucho se para el partido tres minutos, se emite un mensaje por megafonía que no se oye por los silbidos de los espectadores, y el resto de los futbolistas intentan convencer al agraviado de que ignore lo sucedido y siga jugando. Quizá días después se imponga alguna multa al club y se cierre la grada desde donde algunos se mofaron de una persona por el color de su piel. En el peor de los casos le puede pasar como al brasileño Taison, del equipo ucraniano Shakhtar Donetsk, al que el árbitro expulsó del campo por hacer frente a los que le insultaban.

Hasta el propio presidente del Comité Olímpico Italiano, Giovanni Malago, dijo hace unos días que se equivocaba más el jugador que simula un penalti que el aficionado que abuchea a un jugador de raza negra

La enfermedad se hace fuerte por la incomprensión y la falta de empatía con el paciente de muchos de los que conviven en la misma actividad. Si ya es doloroso tener que sufrir esa situación en medio de un partido, resulta casi peor lo que viene después. Las excusas y justificaciones a los agresores, hasta por parte de los seguidores del mismo equipo del agraviado. ¿Lamentaron los dirigentes del Hellas Verona los gritos racistas que tuvo que vivir Balotelli en su estadio? No. Incluso su presidente los negó con el argumento de que “nuestros  aficionados son irónicos, no racistas. Debemos combatir el racismo pero no creo que haya pasado nada hoy…”. Uno de los jefes ultras del Hellas, Luca Castelli, calificó el comportamiento de Balotelli como “una payasada” y aseguró que a pesar de que el jugador ha nacido en el país “nunca será italiano”. ¿Recibió Lukaku el cariño y el apoyo de los aficionados de su club, el Inter? Tampoco. De hecho, una asociación de seguidores nerazzurri le escribió una carta en la que le decían que los gritos imitando a un mono que tuvo que aguantar en Cagliari “no eran racistas, sino una manera de ayudar a nuestros equipos para intentar poner nerviosos a nuestros oponentes”. ¿Encontró el jugador belga la solidaridad de la sociedad?  Sí. Pero también tuvo que escuchar como el periodista Luciano Passirani afirmaba en televisión, en teoría para alabar sus condiciones futbolísticas, que “la única forma de parar a Lukaku sería dándole diez bananas para comer”.  Hasta el propio presidente del Comité Olímpico Italiano, Giovanni Malago, dijo hace unos días que se equivocaba más el jugador que simula un penalti que el aficionado que abuchea a un jugador de raza negra.

La respuesta que dio Balotelli cuando le preguntaron en la revista So Foot por el racismo en el fútbol italiano no pudo ser más clarificadora y preocupante: “Nací y fui criado en Italia, pero las leyes no me permitieron adquirir la nacionalidad hasta los 18 años. Eso está mal. El país en sí no es racista, pero hay muchas personas que lo son y el cambio está en manos de todos. Si yo fuera blanco habría pasado por menos problemas. ¿Si he sido yo quién ha causado muchos de ellos? Claro que sí, pero no tengo dudas de que me habrían perdonado mucho más rápido”.

No por esperada resulta también menos dolorosa la postura de algunas formaciones políticas italianas y de sus líderes respecto a este tema. Así, el ultraderechista Matteo Salvini, secretario federal de La Lega, afirmó que “diez Balotelli valen menos que un trabajador de Ilva (una siderurgia en peligro de cierre). El racismo debe ser condenado pero se ha montado un escándalo exagerado”. Su partido, junto a Hermanos de Italia y a Forza Italia, de Silvio Berlusconi, se abstuvo el pasado 30 de octubre en la votación que salió adelante para crear una comisión parlamentaria que vigile el racismo, el antisemitismo o la instigación al odio, impulsada por la senadora vitalicia Liliana Segre, lo que le ha valido recibir unos 200 comentarios diarios ofensivos a través de las redes sociales. Segre, de 89 años y superviviente del campo de concentración en Auschwitz, donde murió su padre, se ha visto obligada a llevar escolta policial. En una reciente encuesta elaborada por el instituto Eumetra, el 73% de los encuestados respondieron afirmativamente a la pregunta de si Italia se está convirtiendo en un país racista, por un 23% que opinó que no y un 4% que prefirió no contestar.

Una situación de la que es conocedora la ex atleta de color Fiona May, doble campeona del mundo de salto de longitud y dos veces medallista de plata en unos Juegos Olímpicos. En 2015, el entonces presidente de la Federación Italiana de Fútbol, Roberto Tavecchio, le pidió que liderara una campaña contra el racismo en el fútbol que iba a recorrer toda Italia y que estaba dirigida a los jugadores federados entre 10 y 18 años y sus entrenadores. Se llamaba ‘¿Racistas? Una raza muy fea’. Dos años después se marchó “dolida” y “frustrada” al ver que no servía para nada. “La lucha contra el racismo no es una prioridad en el Calcio (palabra con la que denomina al fútbol en Italia)” explicaba en una entrevista en El País. Para ella “las campañas son un paso adelante. Están muy bien, pero hay que hacer algo mucho más sustancioso y fuerte porque de lo contrario en dos o tres semanas todo queda en el olvido”.

Hasta ahora eran los clubes los que tenían que pagar las consecuencias lo que provocaba el chantaje de ultras, como los de la Juventus, que exigían al club entradas y otros beneficios bajo la amenaza de entonar cánticos racistas

Ante la repercusión que está alcanzando este problema y la mala imagen que da al fútbol italiano, la Federación ha decidido hace un mes modificar su normativa. Hasta ahora eran los clubes los que tenían que pagar las consecuencias de cualquier acto racista que ocurriera en su campo debido a la “responsabilidad objetiva” recogida en la ley. Eso provocaba, por ejemplo, el chantaje de grupos ultra, como los de la Juventus, que exigían al club entradas y otros beneficios bajo la amenaza en caso de no lograrlos de entonar cánticos racistas, provocando sanciones para la entidad. Ahora, esa responsabilidad se atenuará y podrá caer sobre las personas que protagonicen estos hechos, pero siempre y cuando los clubes sean capaces de identificarlos y expulsarlos de la entidad. Para ello será necesario que inviertan en un sistema de cámaras y audio. “Cuanto antes lo adopten mejor. La responsabilidad objetiva sigue existiendo al menos que no sea demostrado que ocurrió un camino virtuoso con todos los procedimientos para llegar a la identificación de los responsables”, aclara el actual presidente federativo Gabriele Gravina, que busca de esta forma que los equipos se impliquen más en esta lucha.

Parece el primer paso en el ambicioso objetivo que se ha marcado el nuevo ministro de Deportes del Gobierno italiano, Vincenzo Spadafora, de “eliminar el racismo de los estadios”, aunque admitiendo que será un proceso “largo y costoso”. Muy atenta a los acontecimientos y a las decisiones que se vayan tomando está la FIFA y más en concreto, su presidente, Gianni Infantino. El dirigente, hijo de italianos que emigraron a Suiza, afirmó hace unas semanas durante la gala de los premios The Best, celebrada en Milán, que “debemos decir no al racismo, en el fútbol y en la sociedad, en todas sus formas. No sólo debemos decirlo, debemos combatir el racismo. Debemos mantenerlo afuera del fútbol y de la sociedad, en Italia y el resto del mundo”. Infantino marcó las pautas que se deberían seguir en esta lucha durante una entrevista con Sky Italia. Para él, se tendría que identificar a los hinchas responsables de racismo y mandarlos a la cárcel, reclamando también que la Federación colabore con los clubes y la policía. “No entiendo el por qué tenemos que tapar la verdad, no hablar sobre lo que ocurre o decir que no es algo grave. Esa no es la manera de proceder”.

Y eso es precisamente lo que ha pasado hasta ahora en Italia. Veremos si realmente hay voluntad de cambiar esa situación por parte de las autoridades, los responsables deportivos y los aficionados. Todos ellos deberían tener presente la reflexión hecha por Taison tras lo que vivió hace unos días en Ucrania: “En una sociedad racista no basta con no ser racista, hay que ser antirracista”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí