1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El irresistible ascenso de Vox

El crecimiento del partido ultraderechista conlleva daños terribles para la democracia. Frenarlo requiere un descenso de la polarización social

Joaquín Urías 15/11/2019

<p>Vox.</p>

Vox.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando la cantante Rosalía publicó su popular tuit “Fuck Vox”, el partido ultraderechista le respondió con una famosa frase de Ramiro Ledesma, fundador de la Falange. Al reivindicar así las ideas de quien fuera el gran teórico español del fascismo no hacía más que ratificar lo que ya se sabe. Vox es un partido intrínsecamente fascista, que ha adaptado su ideología para convivir con los mecanismos representativos  de las democracias parlamentarias europeas. Es un partido religioso, nacionalista, machista, que fomenta el odio a los extranjeros y quiere acabar con el sistema autonómico constitucional. Pero por encima de todo eso, mantiene el mecanismo típico del fascismo: manipular mediante la mentira y el odio. Ofrece soluciones simplonas pero inviables a los problemas de la sociedad.

Un partido así, que rompe con el consenso más básico en torno a los derechos humanos, ha pasado en menos de un año de no tener representación política institucional a conseguir el quince por ciento de los votos y convertirse en la tercera fuerza política del Estado. Eso es, sin duda, motivo de inquietud.

Al mismo tiempo, resulta evidente que no se puede confundir al partido con sus votantes. En España no hay tres millones de fascistas. Despreciar a los votantes de Vox metiéndolos en el cajón de los fascistas o los antidemócratas además de una falsedad es una forma de esconder la cabeza, como un avestruz, para no ver el problema. Los datos demuestran que a Vox lo han votado muchas personas demócratas que creen en los derechos humanos y respetan la Constitución. La cuestión, por tanto, es entender qué está pasando para tantísimos ciudadanos razonables apoyen a un partido tan inaceptable.

El PSOE y los partidos de derechas, de la mano de los medios de comunicación, han exagerado voluntariamente la dimensión del problema catalán

Lo primero que llama la atención es que el auge de la ultraderecha es un fenómeno compartido en la mayoría de países europeos. Sin embargo, en cada lugar tiene causas ligeramente diversas. La ultraderecha francesa, alemana o italiana ha crecido sobre la ola del miedo a la inmigración. En Francia y Alemania está vinculado a la existencia de grandes bolsas de población de origen extranjero que han facilitado a los derechistas alimentar la xenofobia reivindicando la necesidad de recuperar los valores  culturales tradicionales. En Italia se ha jugado más con la imagen de las supuestas oleadas de refugiados y el miedo a perder empleos. En antiguos países del Este como Polonia y Hungría la ultraderecha utiliza en cambio preferentemente el odio al comunismo –fuente de todos los males– y la reivindicación de la religión nacional. En Grecia, por su parte, el partido ultraderechista que llegó a ser tercera fuerza política lo hizo criticando a partes iguales las políticas neoliberales de la Unión Europea y la entrada de inmigrantes, presentándose a sí mismo como una alternativa basada en la autoorganización de los ciudadanos griegos de bien. Publicitaron sus obras de caridad al mismo nivel que las patrullas ciudadanas para limpiar Atenas de inmigrantes y drogodependientes.

Todos estos casos tienen claramente elementos ideológicos comunes. Se trata siempre de reivindicar el nacionalismo; los valores tradicionales de la patria. Al mismo tiempo siempre hay un componente xenófobo y una apelación a la victimización de las clases medias. En España, todos ello ha de pasarse por el tamiz de los problemas de distribución territorial del poder y, sobre todo, del desafío soberanista catalán. Aquí, la reivindicación de la nación española, su bandera y su historia heroica resulta tentadora como respuesta a la amenaza del independentismo catalán. El PSOE y los partidos de derechas, de la mano de los medios de comunicación, han exagerado voluntariamente la dimensión del problema catalán, y a menudo lo han alentado voluntariamente. Con cálculos electoralistas, pensaron que la exacerbación de la imagen del enemigo catalán era una buena fábrica de votos para quien se presentara como el implacable capaz de frenarlo.

Así, han conseguido transmitir la imagen de que la reivindicación del derecho a decidir en Cataluña es tan sólo un capricho insolidario e irracional que amenaza la convivencia en todo el Estado y con el que no se puede negociar. Los mismos que recogieron un millón de firmas para anular el Estatut defienden ahora que nuestro sistema es casi federal y que podría mejorarse dentro de la Constitución, pero los catalanes no quieren. El Gobierno de Rajoy llegó incluso a forzar al Tribunal Constitucional a prohibir que en el Parlament se debata siquiera sobre el derecho a decidir. De esa manera todo el que quisiera hablar se convertía en un delincuente y como tal debía ser tratado. Al mismo tiempo se consiguió asentar la sensación de que si Cataluña vota por su autodeterminación, España entera se hunde. Así, a la irresponsabilidad de unos dirigentes independentistas inconscientes de que hay cosas que requieren una previa mayoría social se le ha ido enfrentando una opinión pública española cada vez más asustada y más radicalizada. Pensaron que esta escalada independentista, presentada como una amenaza inminente para la democracia y para España, llevaría al inmediato crecimiento electoral de sus partidos.

Nunca se les pasó por la cabeza que lo aprovecharía una pequeña formación que ofrece poco más que mano dura y bandera rojigualda. Sin embargo, para muchos españoles convencidos de estar a las puertas de un desastre político que amenaza su vida cotidiana la fórmula de bandera y puño de hierro les suena extremadamente tentadora. Tanto se ha echado gasolina sobre el conflicto catalán, y tanto se ha presentado como el enemigo de la paz, que el voto del miedo se ha ido a quienes se presentan como los salvadores más militaristas y  más agresivos. Vox ha recogido esencialmente el voto de la derecha asustada, que hasta ahora no había sentido nunca tanto miedo como para acercarse a nada que recordara al franquismo.

El principal riesgo es algo que está sucediendo ya: romper el consenso en torno a los derechos humanos

En ese contexto general, y una vez roto el tabú del franquismo, el partido ultra ha sido capaz de atraer también a la clase media que se siente víctima de la corrupción y el mal gobierno y cree estar a la cola de los beneficios estatales. La corrupción no le había podido pasar factura al PP hasta que no ha hubiera otro partido de derechas que se perciba como alternativa de Gobierno. Se diga lo que se diga, el análisis detallado de los votos de Vox demuestra que –salvo excepciones locales– es un voto que viene esencialmente del PP. Ciudadanía de derechas desencantada con la deriva de su partido de siempre. La opción popular de intentar ganarle terreno a Vox acercándose al populismo del odio ha demostrado ser un fracaso, pero los partidos de izquierdas también tienen su parte de culpa cuando acusan con tanta facilidad al Partido Popular de fascista.

Al mismo tiempo, el discurso xenófobo y machista de Vox suena bien entre quienes creen en la falacia de que las ayudas sociales se las dan sólo a los extranjeros o en la de que las mujeres van a acabar por marginar a los hombres. Son ideas esencialmente falsas pero tan simplonas que suenan creíbles entre capas de la población conservadoras y resentidas por la pérdida de capacidad adquisitiva tras la crisis. Vox no es capaz de ofrecer ninguna solución realista en materia de economía, lucha contra la corrupción o gestión de los servicios públicos pero se agarran a los chascarrillos racistas y machistas que entroncan con la frustración de lo más pobres de la derecha. Consiguen así los votos de esos “obreros de derechas” que se ven a sí mismos como clase media y viven convencidos de que son sus pares quienes les niegan el ascenso social.

Es, pues, por ahora un voto coyuntural. Producto de un lado del temor a las consecuencias magnificadas del independentismo catalán, y de otro de la debilidad de un partido popular alejado de sus bases y demasiado corrupto. No tiene por qué asentarse en las instituciones como demuestran experiencias similares de ascensos similares, esencialmente la de Grecia.

Sin embargo, la subida de Vox conlleva daños terribles para la democracia. El principal riesgo es algo que está sucediendo ya: romper el consenso en torno a los derechos humanos. Hasta hace poco pocos ciudadanos españoles se sentían cómodos con discursos machistas, racistas o que mezclen la religión y el Estado. Eso está dejando de ser así y con ello se pone en duda la base misma de nuestra sociedad democrática.

A la vez, en política las situaciones coyunturales tienden a volverse crónicas si no se les pone una solución. Votantes que hoy dan su apoyo al partido ultra porque creen que frente al desafío catalán hace falta mano más dura aún pueden ir acomodándose también en el desprecio a los valores esenciales de nuestro sistema político y humano. El ascenso de Vox sólo puede pararse si se es capaz de bajar la intensidad del conflicto catalán y el Partido Popular vuelve a recuperar fuerza como referente de la derecha democrática. Una y otra cosa requieren de un descenso de la polarización social. Hay que crear puentes basados en la empatía con el contrario político. Aceptar que el conflicto catalán puede reducirse con diálogo en vez de intransigencia por las dos partes, y aceptar también que políticos de izquierdas y de derechas pueden sentarse y llegar a acuerdos razonables.

Mientras siga subiendo la crispación por todos lados, el ascenso de Vox será irresistible.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JOSE F

    Para qué dejar comentarios, si luego los retiran

    Hace 1 año 11 meses

  2. svalk

    '''Hasta hace poco pocos ciudadanos españoles se sentían cómodos con discursos machistas, racistas o que mezclen la religión y el Estado.''' parece que el autor ho ha estado en españa en semana santa .. la fatxirulada casposa y rancia siempre ha estado ahi , antes se camuflaba detras de las corbatitas genovesas , ahora no se camufla detras de nada y avanzan recios y marciales tras su rojigualda

    Hace 1 año 11 meses

  3. JOSE F

    Creo que exagera las maldades de la extrema derecha. En su opinión ¿es mas anticonstitucional la reivindicación del derecho de Autodeterminación o la centralización del Estado de las Automias? ¿no es una amenaza la cuestión catalana, llevada por los independentistas de la manera como la están llevando? ¿no lo ve usted como un jaque al Estado? En definitiva, el auge de VOX es perfectamente lógica.

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí