1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El amo y el amor

La pista de despegue se la debe currar ERC, pero la pista de aterrizaje es cosa del PSOE. Una mesa de negociación. Cualquier tipo de mesa. Incluso algo con el aspecto de mesa

Guillem Martínez 17/11/2019

<p>Líderes de ERC posan ante la prensa en su sede electoral el pasado 10 de noviembre.</p>

Líderes de ERC posan ante la prensa en su sede electoral el pasado 10 de noviembre.

ERC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Es difícil saber lo que pasa cuando lo que pasa no tiene centro. Hasta que ves el centro de lo que aparentemente no lo tiene. Casi todo tiene centro. El centro del mundo, esa cosa vasta, sin explicación, sin centro, periódicamente es un ombligo, en el que bebes champán.

2- ¿Qué está pasando en Cat en estos últimos días? Una explicación puede ser explicarse la acampada de Plaça Universitat, que ya posee explicación. Rayos, me repito más que el ajo. O que Vicente Aleixandre.

3- La acampada era, según los medios procesistas, la prueba de que existía un movimiento social izquierdista e ingobernable en torno al procés. Que todo cambió después de la sentencia. Que lo que viene después de la sentencia ya no es procesismo, sino un movimiento horizontal, sin centro, popular, rupturista, tan izquierdista que no posee ningún partido de izquierdas que lo gestione, por lo que partidos de derechas lo tienen que hacer, por sentido del deber, por patriotismo, por cultura democrática avanzada. Que viene, en fin y por tanto, lo que el procesismo dice que sucede desde 2012, sin llegar a suceder nunca. Bueno. Pues bien. La semana pasada la acampada finalizó tras asamblea. Al menos, de una parte. Desapareció, vía plis-plas system, la pasta que recaudaron –unos 40.000 pepinos, dicen–, hoy en poder, según con quien hables, de las JERC –juventudes de ERC y, como todo en el procés, una alocución intraducible al inglés–, o de Arràn, organización juvenil vinculada a la CUP. No se puede negar, en todo caso y como aseguraba el procesismo, que son los fills del procés. O, al menos, no tienen problemas en desviar pasta a tiempo real. Por redes, por otra parte, se pudo leer explicaciones supremacistas ante el hecho de la desaparición del epicentro social del procés. Como que, inopinadamente, había ido a vivir a la acampada una familia de gitanos. Lo que desvirtuaba la gesta. La acampada se ha ido arrastrando sin lucimiento unos días. Los mossos, este finde, han ido a tomar DNIs. Y se han encontrado con que la mayoría de las tiendas estaban vacías. Eran atrezzo. La acampada puede explicar lo que está pasando en las calles desde la sentencia. ¿Qué está pasando?

En Cat están pasando varias cosas sincrónicas. Y ninguna de ellas habla de una sociedad civil rica y poderosa. Habla de una sociedad histérica, enferma, verticalizada

4- En Cat están pasando varias cosas sincrónicas. Y ninguna de ellas habla de una sociedad civil rica y poderosa. Habla de una sociedad histérica, enferma, verticalizada. Está pasando, así, a) una gestión –defectuosa, inmadura, infantil– de la frustración, en la que la frustración se acomete sin acometer a los frustradores, a la mentira difundida por el Govern desde 2012. Por lo mismo, está pasando b) algo que no se explica tanto en mecanismos sociales o políticos, sino patológicos. En ese sentido –agradezco sobremanera esta idea de Raimundo Viejo–, es algo explicable en una suerte de psicoanálisis de masas. Se está castrando al amo. Es decir, se le está sosteniendo. Lo que está sucediendo se explica como un movimiento de pureza –pureza nacional; la variable nacional pasa a explicarlo todo; es la izquierda; es la derecha; es la ruptura; es cualquier análisis– que pretende denunciar la impureza del amo –el Govern–, no para hacerle desaparecer, sino para que por fin aparezca, para que haga lo que promete continuamente. Castrar no es, al fin y al cabo, matar. Se puede vivir castrado, me asegura un veterinario. Mucho más, y tan ricamente, si la castración es simbólica. Lo que vemos desde la sentencia es –diría, y con la perspectiva de los días– un movimiento antigubernamental gubernamental. Es decir, un movimiento gubernamental, del sector gubernamental que no reivindica los hechos desde 2012, sino la pureza. Es decir, la mentira. Lo deseado, no lo sucedido. Es, lo dicho, algo propio de una sociedad enferma, que debe moverse para no perder la pureza en categorías inservibles y sólo aptas para el autoconsumo. Pero puras.

5- Siempre creí que una punta tan ilógica y nacionalista pasaría en Esp, ese sitio donde todo esto está latente. Para mi sorpresa ha pasado en Cat, una sociedad con herramientas para defenderse no de uno, sino de dos nacionalismos. Lo que explica que puede pasar en cualquier parte. Que está pasando en mucho puntos de Europa y del mundo. Y que seguirá pasando. Lo que está pasando en Cat no sólo pasa en Cat, sino que es la época.

6- Rayos, el punto 6 y aún no he empezado. Este artículo es un resumen de los últimos días en Esp y en Cat. Y una explicación, me temo, al hecho de que, aun siendo muy posible, costará que ERC vote por un gobierno PSOE-UP, dada la aludida pureza hacia ningún sitio. Requerirá, al menos, muchas coreografías. No se pierdan, en ese sentido el punto 16. De hecho, casi todo lo que sucede en Cat desde la sentencia, y más estos días, es una reacción de la pureza –es decir, una reacción gubernamental– para que ERC no abandone el barco del procesismo y se pire a otras dinámicas más reales. Todo es tan irreal, en fin, que cualquier grado de realismo ya sería Zola.

7- El lunes se produjeron tres días de cortes de carretera convocados por Tsunami. Los cortes –efectivos, dilatados, pero que convocaron a muy pocas personas– se iniciaron en el lado francés de la frontera. Los antidisturbios franceses –unos artistas desde después de La Commune, cuando se decidió no volver a exterminar a manifestantes, sino romperles el brazo, la pierna, o la nariz, para evitar que se pudieran manifestar al día siguiente– no se emplearon en horas. Y, cuando lo hicieron, lo hicieron con gas pimienta y no por KO. Lo que en Francia es casi flower power, visto lo visto con los chalecos amarillos. En el otro lado de la frontera, varios cuerpos policiales también fueron más amables que psicokillers. Lo que indica que el Estado –el Estado, al parecer, está gestionando también a los Mossos– ha aprendido algo –la cosa no se soluciona a mamporrazos– o se está reservando, como es su tradición, para aplicar el mamporrazo en el momento más contraproducente.

8- En todo caso, el Estado compagina esta amabilidad relativa con otros movimientos, que presagian el final no-feliz. La AN ha decidido estudiar bajo el trademark terrorismo los disturbios en Cat desde la sentencia. También, por tanto, los de esta semana. La cosa se inspira en la jurisprudencia y el articulado de la kale borroka. El Estado, por otra parte, afirma que algunos de los detenidos en estos días pueden ser miembros de Tsunami, esa cosa con muy pocos miembros. Lo que, glups, puede ser un indicio de que lo acabarán siendo. De que lo acabará siendo hasta el gato.

9- Esta semana se produjo el típico pleno procesista. A saber: la idea era votar una resolución –es decir, nada– procesista. A su vez, la idea del Gobierno era echarles la caballería por una resolución –es decir, nada–. La cosa quedó deslucida por el anuncio sorpresa de un gobierno PSOE-UP, que limitó la épica, e hizo que ERC abandonara la función teatral del día. No así la Fiscalía, que anunció medidas. Fuera de lugar –la resolución, es decir, nada, se votó antes de que el TC abriera la boca de la cara–. Estos misiles de largo alcance emitidos por el deep Estado son, junto a la pureza Cat –tanto que igual son pureza Esp–, objetos que pueden explotar en el momento mágico en el que ERC tenga que acometer su postura ante un Gobierno de coalición en Esp. 

El Estado afirma que algunos de los detenidos en estos días pueden ser miembros de Tsunami, esa cosa con muy pocos miembros. Lo que, glups, puede ser un indicio de que lo acabarán siendo

10- Otro misil de largo alcance que puede entorpecer el todo son las euroórdenes. Novedades de la semana: ha sido admitida a trámite la de UK, si bien no se ha detenido a Ponsatí, lo que puede ser un indicio del futuro. O no. En todo caso, la admisión a trámite ha sido gracias al envío de otro texto, por parte de Llarena, con las especificaciones de los delitos expuestos. Uno las lee y, no sé en UK, pero en cualquier otro rincón parece antes el dibujo de un delito de desobediencia que de un delito de sedición. Tendría guasa que etc. En Bélgica, se ha unificado la fecha para la solución de las euroórdenes de Puigde, Comín y Puig. En Suiza, las euroórdenes no han llegado. Lo que habla de cierta inseguridad por parte del Estado ante lo que está siendo, y podría culminar por todo lo alto, un ridículo internacional.

11- Preciosismos que afean y dificultan las euroórdenes. Dos en esta semana. Uno sería un informe del GRECO –Grupo de Estados contra la Corrupción; depende del Consejo de Europa–, que evalúa su petición a Esp –hace 6 años– de que cambie la forma de elección del CGPJ, que considera politizada. Recordemos que los CGPJ, hermanos, fueron una institución creada tras 1945 en países europeos con pasado fascista para evitar la repetición de la politización de la justicia. Criticarte por ello, en el siglo XXI es, por tanto, una crítica seria al sistema judicial Esp. El otro preciosismo semanal ha sido el informe del abogado general del TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea), sin vinculación, pero con mucho moco de pavo, que especifica que Junqueras accedió al cargo de eurodipu con la elección. Es decir, que el TS obró, implícitamente, con criterios políticos al no permitirle recoger el acta. Cuidadín. Mariano, fue un acierto llevarlo todo a juicio. Plas-plas-plas.

12- Vamos, que según como acabe la cosa, Puigde y Comín pueden acceder a su euro-escaño. No sé a ustedes, pero a mí me da risa.

13- Hablando de Puigde. Esta semana un juzgado BCN se ha interesado por la financiación del exilio belga, para lo que ha practicado registros y microdetenciones de instituciones y fundaciones. ¿Es verosímil esa financiación en B? Sí. Els pares, en ese sentido, son como els fills, se diría. Lo divertido es que, otra vez, en esos registros se han encontrado informes delirantes de ideólogos de medio pelo del procés, en los que antes que explicar detalles maestros y serios, se explica locura y cosmovisión. Por ejemplo, el capo de Catmón, una fundación de CDC o como se llame esta mañana, anotó listados de mossos, ateniéndose —informa El Periódico– a su “patriotismo y determinación”, “carisma”, “lealtad institucional”, “ideología”, o, glups, “orientación sexual”. El listado informa de cómo funciona la selección negativa –funciona así, y a tutiplén–, pero también informa de cosas más inquietantes y blanqueadas. Cuando un Estado –la Gene no es una ONG, ni los partidos que la integran– hace listados, apaga y vámonos. Y el procesismo no para de hacer listados. Llevar lacito o no es un listado a tiempo real, importante en algunos trabajos, como el de funcionario. Para lo de la acampada, los profesores dispusieron de listados de alumnos que acamparon, por lo que pidieron una evaluación chachi. Es decir, dispusieron de listados de alumnos no procesistas, por omisión. Alguien debería dar la voz de alarma en la democracia más avanzada del mundo mundial. Por otra parte, en los documentos ha aparecido cierta vinculación entre Putin y Puigde. Como siempre, a lo Illuminati. Y tardío. La cosa fue poco antes del 27-O de 2017. Cuando todo el pescado estaba vendido. Es decir, nada. Otra vez.

14- Los abogados de dos condenados han anunciado que harán un recurso de nulidad de la sentencia ante el TC. Se trata de Dolors Bassa –su recurso, de difícil materialización, me dicen, está sustentado en los errores y confusiones de la sentencia–, y de Jordi Cuixart, que invoca la desaparición de derechos fundamentales. Tampoco tiene, me dicen, mucho recorrido. Veremos. En todo caso, ambas decisiones tienen como objetivo, supongo, quemar rápido la casilla TC, e ir arreando a la del TEDH. Que ya veremos. La única posibilidad de no llegar al TEDH –donde al parecer el Estado puede sufrir erosión, sin que ello suponga la libertad de los condenados– sería un acuerdo Estado-presos, una medida de gracia, que supondría la puesta en libertad. Sería lo más satisfactorio y verosímil. Pero ahí está la pureza cat, y la pureza deep Estado para impedirlo.

Es el momento de que ERC reformule el procesismo. Es decir, que lo chape e invente, si es que existe, un independentismo de centro izquierda, no sustentado en valores derechistas, como la no distribución de la riqueza, el ‘fake y la posverdad

15- El CEO –como el CIS, pero en Cat; mangoneado, por tanto, no por el Gobierno, sino por la Gene– informa de que las autodefiniciones como indepe han bajado hasta el 41,9%. Es decir, están como antes del 1-O del 2017. Lo que habla de desmovilización. De bajuna. Y explica las movilizaciones nocturnas y diurnas de esta semana en BCN y otros municipios. Pocas personas, pero en el lugar justo. Vinculadas por canales y redes, que no sólo ofrecen verticalmente las consignas e instrucciones, sino que suplen canales informativos con información, que solo hablan de éxitos continuos. No lo son. Es decir, la poli no acostumbra a hacer en estas manis lo que hace en otras. Por ejemplo, en desahucios. Este finde, por primera vez de manera oficial, una ha fracasado. Se trataba de paralizar el ferrocarril en BCN. No ha habido suficiente gente y, en contrapartida, ha habido suficiente poli, en lo que es un indicio del languidecimiento de estas manis, de estos cortes de vías sin mucho sentido ni itinerario, y que ilustran una cultura alejada de la cultura del trabajo, incluso de la cultura de izquierdas necesaria para crear molestias y discurso social que haga las molestias soportables e, incluso asumibles. Son, vamos, manifestaciones parecidas a la acampada. Para autoconsumo. Son, por tanto, la pureza y la histeria y el amo, al menos por ahora, explicada en el punto 4.

16- Se está creando un gobierno en Esp. Es, supongo, socialdemocracia esp. Es decir, la hermana canija de la socialdemocracia europea, cuando existía. Por ahora, me dicen, las mayores discrepancias son en torno a la fiscalidad. Es decir, glups, en torno a la socialdemocracia. Todo apunta a que no será el gobierno de coalición de Léon Blum. Pero será todo lo contrario a la otra opción posible. Nítida, y absolutamente pura, en términos nacionales. Y sociales y políticos. La participación de ERC en este intento es necesaria. Como lo es que ERC desaparezca del procesismo y su pureza. Al parecer, ERC lo tiene claro. Pero carece de pista de aterrizaje. Y de despegue. Es decir, está inmersa en su chicken game, del que no sabe salir. La salida es dejar caer el Govern cat. No hay otra. Y exponerse a la pureza de los grupos de cientos de manifestantes que cortan vías, de una sociedad que ha bajado en su fervor indepe a niveles de 2017, y de un partido de derechas –JxC– y otro de izquierdas –CUP– con un único discurso, nacional, puro. La pureza no es un término real. Salvo que lo sea, salvo que la realidad se recorte en un grado máximo. Y, a pesar de disponer de medios e instituciones, la pureza no tiene la fortaleza y el poder para hacer eso. Es el momento de que ERC reformule el procesismo. Es decir, que lo chape e invente, si es que existe, un independentismo de centro izquierda, no sustentado en valores derechistas, como la no distribución de la riqueza, el fake y la posverdad. Es necesario que se exponga a la catarsis de la pureza. Es necesario que se exponga, a secas. O que muera en la dinámica inoperante, con resultados internacionales nulos y con una única función interna y electoralista. Para ayudarle a que decida eso último, la pureza hará lo imposible. Los festejos y la presión empezaron la noche misma del anuncio del pacto PSOE-UP, en las calles. Aumentará este lunes, con el juicio a Torra por desobediencia. Por defender la libertad de expresión, según el procesismo. Por colgar cartelitos partidistas en el balcón de la Gene sería otra descripción menos épica. El juicio será otra emisión de pureza y de manifestantes puros que se deben al amo para que sea más puro. Aunque, hummmm, puede ser la ocasión para ERC de quitarse de encima a Torra sin hacer nada, vía inhabilitación. Tendría chiste. La fracción pura y étnica del procesismo, en todo caso, le hará la vida imposible a ERC –lleva un mes haciéndolo–. Y los –¿4.000 manifestantes en todo el territorio?– que quieren ser puros para que el amo, avergonzado, también lo sea, y haga lo que prometió, para que por fin no sea mentira. Para que, ni siquiera ellos, hayan mentido. Un sistema corrupto y propagandístico, en fin, no sólo se aguanta por la propaganda, sino por la firme decisión de los votantes de compartir la corrupción y la propaganda. Sucede en todos los sistemas propagandísticos.

17- La pista de despegue se la debe currar ERC. Ignoro si dispone de los materiales éticos al respecto, para denunciar la mentira e iniciar un nuevo itinerario. Pero la pista de aterrizaje es cosa del PSOE. En campaña, Sánchez anunció sus medidas para Cat: a) traer la cabeza de Puigde en una bandeja de plata, b) reformar por enésima vez el Código Penal, hasta asumir pulpo como animal de compañía, c) una nueva asignatura en la escuela, d) revolución cultural en TV3 –sería, por tanto, la segunda–. Supongo que ese programa ha muerto con el pacto con UP. Y lo espero. En todo caso, lo que podría satisfacer a ERC es muy poco y ya ha sido transitado. Una mesa de negociación. Cualquier tipo de mesa. Una mesa más canija que la expuesta en el Pacto de Pedralbes. Incluso algo con el aspecto de mesa. O de negociación. Algo con el aspecto de pista de aterrizaje. Algo con el aspecto de no haberlo perdido todo, sino de algo con la posibilidad de ganar alguna cosa. Algo que no es necesario, incluso, que sea operativo. Sólo lo sería sin pureza cat o esp. Y no creo que dispongamos de algo sin eso.

18- La pureza no es dialogable. O no sería pureza. Lo dicho. Creí que sucedería en Esp. Y creo que sucederá. Pero ha sucedido primero en Cat. 

 

 

 

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. emigrante

    "Creí que sucedería en Esp. Y creo que sucederá. Pero ha sucedido primero en Cat" Ese pensamiento es fruto de sus prejuicios. Pero los hechos demuestran que los catalanes son tan españoles como los demás, o incluso más. En realidad lo que estamos viviendo es una guerra carlista, la sexta según mis cuentas (la cuarta fue la Guerra Civil y la quinta ETA). La enésima revolución de los señoritos que y su melancolía por los privilegios perdidos del antiguo régimen. Lo que pasa es que en el s. XXI en lugar de echarse al monte como en el XIX se dedican a organizar flashmobs a través de una app del móvil.

    Hace 1 año 11 meses

  2. Vittorio

    Lo mejor que nos dejará el proces, tras algunas décadas risas, son los artículos de Guillem Game. Y afortunadamente nos volveremos a reír leyendo sus fábulas a nuestros nietos postdemocraticos. Larga Vida al espíritu de letras !

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí