1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Experimentum Hispaniae

Reflexiones ucrónicas sobre para qué pactar

José Antonio Pérez Tapias 3/12/2019

<p>PSOE, ERC, investidura </p>

PSOE, ERC, investidura 

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Qué buena ocasión si hubiera la necesaria audacia! Constituidas las Cortes Generales e iniciada, por tanto, la nueva legislatura, es el momento de aprovechar al máximo los procedimientos constitucionalmente previstos para lograr un gobierno de izquierda con suficiente apoyo parlamentario. Es lo deseable. ¿Pero es posible? Aun cuando a tal pregunta todavía le falta una tensa espera hasta verse respondida, cabe subrayar que la etapa que se abre es crucial, que la oportunidad está dada y que la misma cronología de los acontecimientos que vengan queda en suspenso pendiente de qué pase en el ahora de las decisiones a tomar: tenemos abierto ese tiempo para el que los griegos tenían reservada la palabra kairós, esa que traducimos por el momento oportuno, el instante preciso. No obstante, hay que tener bien presente que, dadas las circunstancias, el que ese momento sea efectivo depende al cabo de los humanos, de si están o no están, como suele decirse, a la altura de lo que tales circunstancias hacen posible. ¿Serán capaces PSOE y Unidas Podemos, más ERC en lo que puede tocarle hacer, de fraguar los necesarios acuerdos para que se abra paso en España un gobierno de coalición de izquierda, con otros apoyos en el Congreso y la necesaria abstención de al menos una parte del independentismo catalán? De eso está pendiente la ciudadanía española, y sobre ello se vuelcan muchos ojos que desde fuera nos miran.

hay salida a la ración de dobles dilemas si PSOE y ERC tienen la audacia necesaria para ir más allá de lo que suponen las condiciones iniciales de partida

Espectadores y participantes de los hechos que nos han traído a punto tan crucial saben que lo que a la postre resulte, por voluntad de los concernidos, tiene origen en unos determinados resultados de una convocatoria electoral respecto a la cual muchas voces se dejaron oír manifestando su opinión de que los necesarios pactos debieran haberse alcanzado antes, y así no habría sido necesario volver a las urnas. Es historia vivida y conocida, de la cual destaca que el PSOE, en las elecciones a las que les llevó su secretario general y presidente en funciones de España, perdió tres diputados en vez de ver su número incrementado en los escaños que la fantasía política imaginó. El ganador de los comicios, ante victoria tan amarga, tuvo por fuerza que reorientar su estrategia, máxime con un PP en trance de gozosa recuperación, el neofascista Vox disfrutando las mieles de sus 52 escaños y Ciudadanos en la crisis existencial en la que ya se halla. El “contexto de descubrimiento” que los votos arrojaron hizo que Pedro Sánchez se reubicara rápidamente dispuesto a pactar con el líder de Podemos, otrora declarado insufrible, y a pedir la abstención a los diputados de ERC, fuerza denostada a la que hasta la noche electoral sólo había dedicado, pedaleando tras la rueda popular, recordatorios del 155 y descalificaciones como secesionistas intratables. O ese giro, o viraje a pacto con PP en la tan traída y llevada “Gran Coalición”, ansiada como objeto del más descarado deseo político por parte de los “poderes fácticos”, que nunca han dejado de presionar sobre la política española. 

Si Unidas Podemos, manteniendo el tipo parlamentario, se avenía entusiasta a dialogar sobre un pacto que le diera presencia en el gobierno, sin ganas de repetir patinazos negociadores como los de la fallida legislatura anterior, y tragándose exigencias que pudieran estimarse impertinentes, por su parte ERC, primera fuerza en Cataluña pero con los de Torra y Puigdemont pisándole los talones, entra en el juego de la negociación consciente de que si se deja pasar la ocasión y son las derechas las que entran en el gobierno de España, todo será mucho más difícil, desde el futuro de los presos políticos del independentismo hasta el mantener la movilización lograda. 

¿Por qué pactar? De los motivos a las razones

¿Qué constatamos cuando por un lado y otro, más el del medio, encontramos interlocutores supuestamente dispuestos a pactar, con mucho que perder si no lo hacen?  Si descontamos las discretísimas negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos, en las que todo dice que se impone una conjunción de intereses de la que las dos partes sacan ventaja, a pesar del ruido mediático de quienes temen “podemitas” al frente de determinados ministerios, y las estrafalarias voces de obispos integristas como Cañizares, por parte socialista tenemos que es insoslayable un precipitado contorsionismo ideológico para cambiar el discurso hasta hablar de “conflicto político” en Cataluña y de posibles cambios en el Título VIII de la Constitución, por ejemplo. La contestación interna en el mismo PSOE es notable, aunque no lo sea cuantitativamente: González, Guerra, Ibarra, Leguina…, entre los “jubilados”, y García Page o Lambán, entre los que están “en activo”, forman un coro cacofónico con inocultable intención de deslegitimar el proceso negociador en marcha. Si éste descarrila, Sánchez lo puede tener muy cuesta arriba. 

Por parte de ERC tampoco nada está fácil, como se viene señalando por múltiples analistas: por más condiciones que ponga en cuanto a mesa de negociación, incluido relator, sobre presos y autodeterminación, acerca de diálogo entre gobiernos, respecto a calendario, etc. –casi todas ellas, desde las posiciones del PSOE son apreciadas como “patas” inaceptables para echar a andar-, el dilema no deja de ser o pactar rebajando objetivos, a riesgo de ser tildados de traidores por Junts per Catalunya en vísperas de elecciones al Parlament, o no pactar y romper la baraja para la buena jugada de conseguir un gobierno de izquierda desde todo punto de vista preferible a uno de derecha, con Vox siempre tirando hacia el frente ultra. A decir verdad, es el reverso del dilema que afrontan los socialistas: o pacto con ERC para hacer posible un gobierno presidido por Sánchez saliendo de una interinidad ya insoportable, aunque aguantando el chaparrón de las críticas del doble frente españolista y neoliberal, o vuelta atrás con el rabo entre las piernas, sea a pacto con el PP, bajo críticas de la izquierda, sea a terceras elecciones, que ya podrían ganar las derechas. Si la ocasión es crucial para lo posible desde la izquierda, el panorama no deja de ser endiablado. 

Sabido es que de los dilemas si se sale logrando zafarse de verse empitonado por uno de sus cuernos, es gracias a la audacia para abrir una vía distinta de las dos ya perfiladas y afiladas. Es decir, hay salida a esa ración de dobles dilemas si PSOE y ERC –lo ideal sería que se sumara un independentismo capaz de pactar entre sus respectivos bloques– tienen la audacia necesaria para ir más allá de lo que suponen las condiciones iniciales de partida que les arrojan a negociar entre ellos poniéndose dificultades respecto a las cuales mucho hay para temer que sean insalvables. Si, por ejemplo, el PSOE sigue soportando a regañadientes que Cataluña es una nación, como afirma Iceta abiertamente y el PSC le secunda sin fisuras, pero Sánchez no se atreve a afirmarlo –huyó ante la cuestión cuando Casado se la lanzó en el debate electoral–, y si ERC no se baja del burro del derecho de autodeterminación como inmediata vía libre a la independencia, nada será posible. Los primeros dirían que no cabe pacto fuera de la Constitución y los segundos, que la autodeterminación es la línea roja de lo irrenunciable para ellos. 

¿Para qué pactar? Audacia trascendiendo la coyuntura

¿Por dónde puede entreverse la osadía política para que lo posible sea real? El filósofo Ernst Bloch habla de experimentum mundi cuando en su última obra hace recopilación de las categorías fundamentales para la inteligibilidad de procesos sociales que en su despliegue histórico han de dar paso a lo anhelado como meta aún no lograda, pero vislumbrada en cuanto posibilidad real. Lo todavía no logrado que debe alcanzarse –era utópico– no es objeto de un destino ineluctable, sino de una dialéctica abierta en la que la acción política de los protagonistas históricos es la clave, si se media adecuadamente con las condiciones existentes. Tal es la procesualidad por la que configuramos mundo en un proceso “experimental” en el que nada está decidido de antemano, aunque sí acotado en cuanto a alternativas posibles. No emerge la mejor sin una praxis impulsada por la audacia –lo que los griegos llamaban parresía, considerándola además vinculada al decir la verdad, a una política no tejida con la demagogia del engaño–. Pues bien, aquí y ahora hace falta esa audacia que reclama el momento histórico que vivimos en España, cuando en un marco de crisis superpuestas hay que resolver el conflicto de Cataluña y la crisis misma del Estado. La pregunta es: ¿será posible, ajustándolo a nuestra escala, un experimentum Hispaniae?

La primera premisa, ineludible, es la aceptación del hecho palmario de una crisis del Estado, ante la cual es inútil marear la perdiz sin afrontar sus causas y dispuestos a buscar soluciones, por más que se invoque el dogmático credo españolista. Tampoco es útil pretender una salida independentista unilateral como si el Estado, por el cuestionamiento al que está sometido, no existiera con todo el peso de su poder. Partiendo de ahí, una negociación para pactar en torno a un gobierno de coalición podría dejar de estar urgida sólo por necesidades coyunturales de fuerzas políticas en apuros. Manejando criterios tacticistas esas mismas fuerzas no dejarían de verse erosionadas por quienes desde el primer momento someterían el pacto y a la mayoría que lo sostuviera a una deslegitimación feroz. Las razones para pactar deben elevarse, pues, más allá de la coyuntura, hacia ese “experimento” de largo alcance en el que hemos de adentrarnos. Nadie va a resolver nuestros dilemas, ni el espíritu de don Pelayo ni el pragmatismo de la Unión Europea; ni las esteladas en balcones ni las apelaciones a un pueblo bloqueado en un demos escindido. 

La primera premisa, ineludible, es la aceptación del hecho palmario de una crisis del Estado, ante la cual es inútil marear la perdiz sin afrontar sus causas y dispuestos a buscar soluciones

¿Para qué pactar? De forma inmediata, para un gobierno de coalición que nos saque del bache institucional y administrativo en que estamos. Vale; pero eso es tan insuficiente como poco duradero si no se enmarca en el horizonte compartido de elementos programáticos que respondan a algo en común. Si el PSOE acepta de una vez que Cataluña es una nación –y no la única “otra nación” en la realidad política hispana–, la audacia que se le reclama es la de pergeñar una hoja de ruta para ajustar la arquitectura del Estado a una realidad plurinacional. Y con ello, que se comprometa con lo tantas veces predicado como veces aparcado: el federalismo, en serio, más allá de un Estado de las autonomías agotado, por más que sea punto de partida para su reforma o, mejor, la “re-constitución” del Estado si llegara el momento de su imprescindible viabilidad. Y con ese horizonte de lo común, negociar, sabiendo que ha de dar a los independentistas razones para seguir conviviendo, aun con su objetivo de Estado diferenciado, así como plantear ante la derecha la necesidad de una rearticulación del Estado, si se quiere cohesionado y con futuro, lo que va más lejos que un replanteamiento del sistema de financiación. Las soflamas patrioteras no arreglan nada. Hablamos de tareas de quehacer democrático, incluyendo un referéndum, no necesariamente en primera instancia de autodeterminación –ésta no está ciertamente en el derecho positivo de los Estados, pero eso no es respuesta política y ni siquiera toda la respuesta jurídica que cabe ofrecer–, sino al modo en que, pongamos por caso, lo trata Joan Tardá en sus publicadas conversaciones con Xavier Domènech. 

Y si ERC no se levanta de la mesa de negociación, a la vez que busca acuerdos convincentes ante su militancia, para no tener que recurrir al “acuerdo” ratificado por ésta en cuanto a no abstenerse en sesión de investidura para que Sánchez acceda a la presidencia del gobierno si no se cumplen los requisitos señalados, ha de armarse también del coraje político suficiente para responder a la pregunta de para qué pactar sin verse agachando la cabeza. La audacia de ERC, además de contar con el componente de decir la verdad ante planteamientos que no salen de la burbuja de un secesionismo ingenuo que luego se ve atascado en frustraciones, haría bien en confrontarse con la pregunta –una vez más parafraseando a Lenin– “¿independencia para qué?”. No es respuesta adecuada en este caso una paráfrasis de aquella que dio Fernando de los Ríos al líder bolchevique, esto es, no vale responder tautológicamente “independencia para ser independientes”. En suma, la audacia política exige aclarar qué se pretende con la independencia, dadas las coordenadas geopolíticas y el tiempo histórico en el que estamos. Si se clarifica lo que se pretende con más argumentos que el mero deseo de secesión, quizá pueda haber un punto de confluencia para transitar juntos con motivos compartidos, por más que se asuma como etapa provisional, entre federalistas pluralistas –es por la indefinición del PSOE que la palabra se desgasta y ante ello se pasa a hablar de confederalismo– e independentistas críticos. 

Una ERC con capacidad de pensamiento crítico por la izquierda no debe pasar por alto lo inconveniente de un fetichismo político que lleva a la nación a verse enajenada en un Estado que se sacraliza, aunque sea invento profano –bien lo sabemos por lo que respecta al Estado español–, para jugar el papel de muñidor de una idealizada y a la vez sometida comunidad política en la que el pueblo y sus antagonismos, encubiertos por el fetichismo de la mercancía analizado por Marx y que en el Estado tiene su continuidad, se ven extrañados en aras de la sujeción a la norma que el mercado impone. La paradoja además es que el marco de mercado más inmediato en que nos movemos transnacionalmente –trans-estatalmente–  es la Unión Europea, que para nada es proclive a nuevos Estados por disgregación de los existentes, vistos como un estorbo para su misma ubicación en el mercado global. 

Y si en otros momentos hemos hablado de una “gramática republicana” común, desde la audacia por ambas partes no se puede dejar de pensar en una idea de soberanía que, como ejercicio de poder democrático asentado en la ciudadanía, no es incompatible, sino todo lo contrario, con la propuesta de soberanías compartidas. Está claro que eso reclama una soberanía no mitificada, lo cual sí exige un trámite cultural, político y jurídico. Ocurre que si no se empieza, nunca llegaremos a la solución. Me quedo con pensar que eso es ucrónico, “todavía no” lo tenemos en lo que en este tiempo se nos presenta a la mano, pero en el proceso del experimentum Hispaniae puede llegar a estarlo. Cuando esté, significará que el “experimento de España” –de un Estado plurinacional- nos salió bien. ¿Se aprovechará la ocasión para avanzar hacia ello o es ilusión vana? (Por ahora aquí dejo la cuestión sin hacer cálculo de probabilidades).

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Arnabaz

    Venga hombre, no la cagues a ultima hora. Independencia para que ? Para que tu madre vaya a votar sin que la apaleen los fascistas. Para ser parte de occidente civilizado y no de este hibrido entre Turquia y Marruecos.

    Hace 1 año 4 meses

  2. thor

    Independencia para que? No me haga reir. Y continuar , para que?

    Hace 1 año 4 meses

  3. zyxwvut

    ¿Pero por qué se ponen a escribir personas que no tienen ni idea de lo que está pasando en Cataluña? ¿Qué sabe este señor de ERC para aplicar citas eruditas? Cualquier persona que tenga un mínimo de memoria y recuerde el papel que ERC jugó en el gobierno tripartito en Cataluña sabe lo que fueron esos 7 años en que ERC actuaba como gobierno de la Generalitat cuando le convenía, como oposición cuando le convenía, y como interlocutor radical por libre de los movimientos sociales del "territorio" (en la mayoría de los casos, la misma gente de ERC) ante el Govern cuando le interesaba. ERC iba por libre, entre el PSC del señor Maragall (que ya mostraba síntomas de su enfermedad) y una ICV de "reinos de taifas", sin proyecto ni capacidad de intervenir. ERC ¿de " izquierda"?, basta leer la Ley Aragonés, promulgada por ERC: privatización de los servicios públicos de Cataluña para negocio de amigotes y colegas patriotas.. Los que vivimos en Cataluña sabemos muy bien que ERC lleva 37 años de complicidad con el pujolismo; de adoctrinamiento y doble lenguaje, de violencia verbal sostenida, desde el "boti, boti, boti, espanyol el que no boti", al "canya, canya, canta; canya contra Espanya", pasando por el "avui paciència, demà independència" y el "vete de Cataluña si no estás de acuerdo", todo eso es ERC. Su "diálogo" es un resultado cantado. Hay que mantener como sea la situación de ilegalidad de Cataluña, ni Constitución ni Estatuto de Autonomia, "desconexión" para satisfacción del 30,7% de la sociedad de Cataluña que les apoya. El 69,3% de catalanes que no estamos por la secesión no existimos, no tenemos derecho a existir. "Diálogo", de "país" a "país", de "gobierno" a "gobierno" y, a ser posible, con "mediadores" o, como mínimo, "observadores" internacionales. Y como contenido el monotema táctico: el "referéndum" de "autodeterminación" para justificar sus años de mentiras y fracasos. Eso es lo que se puede esperar de ERC.

    Hace 1 año 4 meses

  4. orge

    Veamos… ¿Qué más hace falta para aplicar la ley y reformar la constitución para eliminar el nefasto estado de las autonomías que no funcionan en España porque aquí se ha dogmatizado a niños y adultos durante décadas para que nos odiemos entre las distintas regiones de España (a diferencia de otros países como Alemania o Estados Unidos, donde van todos a una)? Estado centralizado como el francés es lo único que funciona en España. La historia lo demuestra.

    Hace 1 año 4 meses

  5. Pilar L.

    El "¿Para qué?" (honesto, inteligente y audaz) es clave, nuclear, fundamental, porque ir pa' ná significaría paner una alfombra de flores al cristofascismo que está esperando a las puertas entreabiertas... Democratizar, descentralizar, República(s). La cuestión es, ¿está Sánchez capacitado para semejante empresa?, ¿y el P&0€?... Tengo muy serias dudas.

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí