1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los cristianos de Trump

Algunos líderes de la comunidad evangélica están adoptando el estilo del presidente al que apoyan, basado en la codicia, la corrupción y la beligerancia

Dave Denison (The Baffler) 4/12/2019

<p>Donald Trump junto a Jerry Falwell Jr. en la ceremonia de graduación de la Universidad Liberty en 2017.</p>

Donald Trump junto a Jerry Falwell Jr. en la ceremonia de graduación de la Universidad Liberty en 2017.

Shealah Craighead

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una de las grandes perversiones de la actual política estadounidense es que los líderes cristianos estén siguiendo los consejos de Donald Trump, y no al revés.

El ejemplo perfecto de esta inversión (el arquetipo del cristiano partidario de Trump) es Jerry Falwell Jr., el presidente de la Universidad Liberty, que se encuentra en Lynchburg, Virginia. Al contrario que su difunto padre, Jerry Falwell Sr., que fundó la Universidad Liberty en 1971 y la Mayoría Moral en 1979, Falwell hijo no es un reverendo. Se dedica a la promoción inmobiliaria, pero debido a su famoso nombre y su posición en lo más alto de una facultad baptista grande y prominente, su apoyo a Donald Trump en las primarias republicanas de 2016 se consideró un punto de inflexión decisivo en la campaña. Llegó en un momento en el que el senador de Texas, Ted Cruz, estaba esperando el respaldo de Falwell, cuando Cruz parecía surgir como el candidato de consenso entre los cristianos conservadores.

Naturalmente, Falwell se ha mostrado firme en su devoción por el presidente desde entonces. Trump aceptó una invitación para hablar en la ceremonia de graduación de Liberty en mayo de 2017, y los meses posteriores han dejado una cosa clara: juntarse con cristianos no influye a Trump en nada, pero Trump parece haberse convertido en un modelo a imitar para sus admiradores cristianos. Esta dinámica puede apreciarse de forma asombrosa en la vida y hechos recientes de Falwell.

Últimamente, estos hechos han venido acompañados de algunas tribulaciones poco habituales. Las raíces de los problemas actuales se remontan a 2012, cuando Falwell y su esposa Becki conocieron a un “limpiapiscinas” en el hotel Fontainebleau de Florida e iniciaron algún tipo de relación con él. Decidieron apoyarlo en una inversión inmobiliaria relacionada con un albergue gay-friendly en Miami, en la que también estaba involucrado su hijo Trey, que por aquel entonces tenía 23 años. Con el tiempo, se terminó presentando una demanda sobre la financiación de ese albergue. Como más tarde informaron algunos medios de comunicación, supuestamente circulaban fotos subidas de tono de Becki Falwell que podrían haber sido utilizadas como arma en la batalla legal. (Falwell ha negado la existencia de fotos comprometedoras “de mí”, pero en junio algunos periodistas del Miami Herald confirmaron que habían visto tres fotos, y añadieron: “Son imágenes no de Falwell, sino de su mujer en diversos estados del proceso de desnudarse”).

juntarse con cristianos no influye a Trump en nada, pero el presidente parece haberse convertido en un modelo a imitar para sus admiradores cristianos

Una de las primeras investigaciones acerca del negocio inmobiliario de Florida la escribió Brandon Ambrosino, exalumno de la universidad Liberty, para la revista Politico en agosto de 2017. Ambrosino se ha ganado el favor de algunas fuentes de Liberty que están descontentas con el liderazgo de Falwell. A principios de septiembre, Ambrosino publicó en Politico una investigación complementaria sobre el mismo asunto y sobre la forma en que Falwell dirige la Universidad Liberty. En ella detallaba “cómo Falwell preside según una cultura de usufructo personal, y dirige los recursos de la universidad hacia proyectos y negocios inmobiliarios en los que sus amigos y familiares aprovechan para sacar beneficios económicos”. En el reportaje incluyó nuevas revelaciones sobre la “decisión de Falwell de contratar a la empresa de su hijo Trey para gestionar un centro comercial propiedad de la universidad, la defensa que hizo Falwell de unos créditos que la universidad concedió a sus amigos y los contratos de la universidad que Falwell adjudicó a empresas propiedad de sus amigos”.

Y para empeorar la situación, Reuters informó en agosto de que Falwell también había firmado un contrato inmobiliario ventajoso con un joven “entrenador personal” con el que los Falwell habían estado haciendo ejercicio. Falwell accedió a vender una instalación deportiva de 7 hectáreas propiedad de Liberty a ese entrenador, un antiguo graduado de Liberty, y luego financió el acuerdo para que el entrenador no tuviera que poner su propio dinero.

Cuando estos artículos recibieron cobertura informativa a nivel nacional, se pudo ver la reacción de Falwell y casi se podía atisbar el bocadillo con el pensamiento en su cabeza: “¿qué haría Donald?”. Naturalmente, la respuesta es no admitas nada y nunca, nunca, pidas perdón. Y así es como la CNN informó de la respuesta que dio Falwell cuando le preguntaron sobre su reciente racha de titulares negativos y la disensión latente en Liberty:

en 1997, casi un 27 % de los estadounidenses se identificaba como protestante evangélico blanco, en 2016 era un 17 %

“No creo que exista eso de la mala publicidad y lo peor que le puede pasar a cualquiera que intente dirigir una organización nacional es que le ignoren. Realmente me da igual lo que digan. Al final van a quedar como idiotas, así que en realidad me lo estoy pasando muy bien esta semana. Eso pasa porque llevo 57 años estando en el punto de mira, primero como el hijo de mi padre y luego como presidente de Liberty. Para mí, eso es una señal de que estoy marcando la diferencia”.

A ver, por muy trumpiano que suene eso, también podría desestimarse como una cierta chulería y manipulación. Así es como se juega a esto, nada más: nunca dejes que te vean sudar, etc. etc.

Pero a principios de este verano hubo un momento en la vida y aventuras de Jerry Falwell Jr. que no estaba relacionado con disfrutar de la vida en Miami o con transacciones inmobiliarias entre amigos. Permitía entrever la podredumbre moral del corazón de este supuesto líder cristiano, y demuestra cómo Falwell se ha esculpido a sí mismo a imagen y semejanza del maestro Donald Trump. Por supuesto, el hecho tuvo lugar en una conversación en Twitter.

Russell Moore, un líder de la Convención Baptista del Sur (y uno de los pocos destacados líderes cristianos conservadores que se opuso a Trump en 2016) comentó que “las informaciones sobre las condiciones de los niños inmigrantes en la frontera deberían golpear las conciencias de todos nosotros”. Moore pedía que se tratara a los inmigrantes con “dignidad y compasión”. Falwell salió en defensa de su líder espiritual que, en su sabiduría, ha decretado la presencia de campos de concentración a lo largo de la frontera: “¿Y usted quién es, Dr. Moore?”, escribió. “¿Alguna vez ha tenido que pagar nóminas? ¿Alguna vez ha montado una organización del tipo que fuera desde cero? ¿Qué autoridad tiene para hablar sobre el tema que sea? Estoy hablando en serio. Usted no es más que un empleado, un burócrata”.

La pasmosa falta de lógica de esa respuesta es una cosa (¿la autoridad para hablar sobre asuntos morales proviene de pagar nóminas? ¿Están al corriente de esto los teólogos de la universidad Liberty? Y, por supuesto, ni Trump ni Falwell montaron sus organizaciones desde cero), pero el pecado (si se quiere utilizar esa palabra) de una declaración de ese tipo fue responder a una preocupación sincera sobre el trato inhumano que se propensa a los niños inmigrantes utilizando el lenguaje basura de Trump. Lo que Falwell estaba diciendo es: no, nuestras conciencias no se escandalizarán con nada de lo que haga este presidente.

-------------

Con el tiempo, Trump abandonará la escena y lo más probable es que lo haga desprestigiado, pero ¿cuánto daño habrá sufrido la fama de los cristianos evangélicos de Estados Unidos cuando llegue ese bendito día? Si un pequeño grupo de creyentes, aunque fuera minúsculo, perdiera la esperanza en la política y rompiera con la coalición republicana en los próximos años, podría poner fin al tenue dominio que tiene el partido republicano sobre varios distritos electorales y cámaras legislativas repartidos por todo el país. Para empezar, las estadísticas demográficas no están a su favor: en 1997, casi un 27 % de los estadounidenses se identificaba como protestante evangélico blanco, pero ese número cayó a un 17 % en 2016, según el Instituto de Investigaciones sobre Religión Pública. Este organismo también señala que “a lo largo de la última década, la Convención Baptista de Sur (SBC, por sus siglas en inglés), la confesión evangélica más numerosa de Estados Unidos con diferencia, que es abrumadoramente no hispana y blanca, ha perdido más de 1 millón de miembros”. Además, la gente joven representa una parte mucho más pequeña de las iglesias evangélicas blancas que la gente mayor.

Se podría pedir a los cristianos conservadores que reflexionaran sobre el motivo de que esto esté sucediendo, y se podría especular que cuando los líderes cristianos como Falwell abrazan el espíritu de Trump, que es un espíritu de codicia, corrupción y beligerancia, lo que pierden es, como diría Falwell, “su autoridad para hablar del tema que sea”.

Para los cristianos partidarios de Trump esto es un breve momento de gloria

No obstante, entre aquellos que piensan que Trump fue elegido por Dios, esa crítica no llegaría muy lejos. En un reportaje que publicó el Washington Post en agosto, Elizabeth Bruenig consiguió sonsacar una extraordinaria especulación a medias del pastor de Dallas, Robert Jeffress, cuya devoción por Trump ha sido tan ferviente como la de Falwell. Bruenig le preguntó a Jeffress si pensaba que los evangelistas necesitaban un “hombre decididamente mundano” como Trump para fortalecer el poder de su movimiento.

“Jeffress no creía que así fuera, pero no por las razones que yo habría imaginado”, escribió Bruenig:

“Como cristiano, creo que independientemente de lo que pase en Washington D.C., la trayectoria general del evangelicalismo seguirá yendo hacia abajo hasta que regrese Cristo. Si uno lee las escrituras, verá que no se dice: las cosas son cada vez mejor y mejor, y más amigables con los evangelistas o los cristianos; sino que dice: se vuelven peor y más hostiles, al igual que la cultura… Yo creo que la mayoría de los cristianos que conozco considera que la elección de Donald Trump quizá haya supuesto un respiro, una pausa en ese sentido. Quizá para darles a los cristianos la capacidad y la libertad más para compartir el evangelio de Cristo con otras personas antes de que llegue el fin último y regrese el Señor”.

Pues eso es. Para los cristianos partidarios de Trump esto es un breve momento de esplendor en el que pueden degustar la gloria, aunque de forma efímera. Obtendrán la satisfacción de ver cómo los liberales y laicistas consiguen su justo castigo, y se deleitarán viendo cómo sus enemigos de la prensa se lamentan. Es un respiro de la opresión imaginaria que sufrían antes y que pronto regresará. ¡Con razón Jerry y Becki estaban de fiesta en Miami! Estamos asistiendo a los días dorados de la influencia cristiana sobre el gobierno y la política. Esto es lo más divino a lo que se puede aspirar, gente. Y después de Trump, el diluvio.

------------------------------------

Dave Denison es un reportero veterano de The Baffler.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

Traducción de Álvaro San José.

Autor >

Dave Denison (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí