1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alka Pradhan / Abogada de derechos humanos

“Las políticas migratorias de EE.UU. tienen sus raíces en Guantánamo”

Azahara Palomeque 4/12/2019

<p>Alka Pradhan.</p>

Alka Pradhan.

Ryan Pfluger

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Han pasado más de dieciocho años desde el atentado de las Torres Gemelas, el mayor ataque terrorista de la historia de Estados Unidos y aquél que llevó a su entonces presidente, George W. Bush, a iniciar una “guerra contra el terror” sin precedentes. Su cruzada dio paso a una serie de violaciones de derechos humanos, muchas de ellas perpetradas en Guantánamo, la base militar usada como centro de detención y tortura. La mayoría de los detenidos allí han sido liberados, pero unos 40 hombres permanecen bajo arresto, entre ellos, cinco de los acusados de haber cometido el atentado. Alka Pradhan es la abogada defensora de uno de ellos, Ammar-Al-Baluchi. Aunque trabaja en Washington, va con frecuencia a la base para reunirse con su cliente, “que es humano y tiene derechos”, enfatiza. Lleva cuatro años trabajando en el caso, pero el juicio por el 11-S empezará a celebrarse a partir de enero de 2021, una fecha anunciada recientemente. En una conversación por correo electrónico, Pradhan denuncia una marea de ilegalidades, entre las que destaca la tortura a la que sigue sometido su cliente, pero también la cantidad de información que permanece aún clasificada y el espionaje que sufren los abogados defensores por parte del FBI y la CIA. Como abogada de oficio, Pradhan trabaja para el mismo Estado al que acusa, algo que valora como un resquicio de justicia: “Si no hiciéramos esta labor, estos hombres no tendrían voz”. 

Después de los atentados del 11 de septiembre, Estados Unidos fabricó un sistema legal completamente nuevo para capturar, torturar y detener a presuntos terroristas. ¿Cómo se enfrenta a este sistema?  

La prisión de Guantánamo fue concebida para estar completamente fuera del sistema legal estadounidense. Es un sistema completamente corrupto. Está diseñado para encarcelar sin cargos –y principalmente sin juicio– a hombres musulmanes extranjeros. Es básicamente un sistema legal creado para una minoría, algo ilegal según el Derecho internacional. Estados Unidos se arrogó el derecho a detener a estos hombres al decir “estamos en guerra" con Al Qaeda, pero al mismo tiempo no quería otorgarles ninguno de los derechos correspondientes a las leyes de la guerra. Así que los abogados estadounidenses hemos tenido que luchar en los tribunales por los pocos derechos que los detenidos tienen hoy: el derecho a impugnar su detención y las condiciones de reclusión en virtud del recurso de habeas corpus, y el derecho a un trato digno. A los prisioneros en Guantánamo no les están permitidas las visitas familiares y carecen de la atención médica adecuada para las torturas a la que fueron sometidos, en Guantánamo o en los centros clandestinos de la CIA –los llamados black sites.

Guantánamo es un territorio que se encuentra en Cuba, regido por la jurisdicción de Estados Unidos pero donde las leyes estadounidenses no tienen efecto. ¿Cuáles son las principales dificultades de trabajar en lo que se ha denominado “el equivalente legal al espacio exterior”?

Hay muchos problemas prácticos. Guantánamo es una base naval pequeña con muy pocos recursos. La electricidad y el acceso a internet van y vienen, y los edificios se pudren por el salitre. Existe una gran cantidad de información clasificada en relación a los detenidos, principalmente porque el gobierno de EE. UU. ha clasificado información referida a las torturas, por lo que los documentos deben manejarse con mucho cuidado, lo cual es difícil cuando sólo ciertas impresoras funcionan y el espacio de almacenamiento es limitado. Legalmente, el hecho de que la mayoría de las leyes estadounidenses no se apliquen significa que no se puede asumir que los detenidos tengan los derechos fundamentales de un sistema legal justo.

¿Cuáles son los cargos contra su cliente, Ammar Al-Baluchi?  

Ammar está siendo acusado, junto a otros cuatro detenidos, ​​por delitos relacionados con los ataques del 11 de septiembre. Los cargos específicos incluyen asesinato y destrucción de la propiedad en violación del derecho de guerra, y terrorismo –que nunca ha sido un crimen de guerra, sino más bien un delito doméstico tramitado en tribunales ordinarios. Las acusaciones contra Ammar afirman que él ayudó con el traslado de dinero a los secuestradores del 11 de septiembre, cosa que el gobierno de los Estados Unidos aún no ha demostrado. Sabemos que Ammar nunca fue miembro de Al Qaeda y que nunca luchó contra las fuerzas estadounidenses en Afganistán o en cualquier otro lugar.

las prácticas que se consideran tortura según el Derecho internacional son bastante comunes en Estados Unidos

Su cliente fue capturado en 2003, luego transferido a black sites de la CIA, donde fue retenido y torturado durante tres años, antes de ser enviado a Guantánamo. Todo eso es ilegal…

No hay palabras para describir lo brutal que fue la tortura de Ammar en los black sites. Todo el gobierno, desde la CIA hasta la Casa Blanca pasando por el Departamento de Justicia, participó en la autorización y ejecución de su tortura, y cada aspecto de este proceso era ilegal. Le golpearon la cabeza contra una pared docenas de veces hasta que sufrió un traumatismo cerebral; lo desnudaron y lo mantuvieron bajo cero largos períodos de tiempo; le pegaron; lo encadenaron en dolorosas posiciones durante meses; fue privado de sueño continuamente, primero con música estridente y luego con una luz fluorescente las veinticuatro horas del día. Y le practicaron waterdousing, que es similar al waterboarding (ahogamiento simulado) pero usando una lona de plástico en lugar de una tabla. Ammar fue amenazado de muerte continuamente e interrogado a lo largo de los tres años y medio que duraron estas técnicas de tortura. Las declaraciones que hizo mientras lo torturaban fueron enviadas a Estados Unidos como “inteligencia”.

Dieciséis años después de su detención, ¿cuáles son las consecuencias de la tortura para su salud?  

Ammar tiene sólo 42 años, pero sufre los problemas médicos de alguien décadas mayor. Nunca se le ha brindado la atención médica adecuada para sus lesiones, incluyendo el traumatismo cerebral, o se le ha ofrecido rehabilitación para las articulaciones dañadas por los años de encadenamiento en posiciones de estrés. Los años de insomnio forzado significan que no puede dormir más de un par de horas seguidas sin despertarse por miedo a ser asesinado. Sus habilidades cognitivas están empezando a deteriorarse rápidamente.

Ha dicho alguna vez que, al negarle a su cliente atención médica, éste continúa siendo torturado. ¿Es la tortura una práctica común en Estados Unidos?  

Por desgracia, las prácticas que se consideran tortura según el Derecho internacional, como el confinamiento solitario y la negación de atención médica adecuada para los prisioneros, son bastante comunes en Estados Unidos. Pero el tipo de técnicas de tortura que se usaron con los detenidos de Guantánamo no son rutinarias en Estados Unidos, esa es la razón por la que el gobierno continúa ejerciéndolas en Guantánamo, de donde se publica la mínima información posible. La tortura lo corrompe todo en Guantánamo.

Antes de dedicarse exclusivamente a la defensa de Ammar, representó a varios detenidos de Guantánamo en la ONG Reprieve. ¿Qué tipo de abusos vio con esos clientes?

Muchos de mis antiguos clientes habían sido vendidos a Estados Unidos a cambio de recompensas, y torturados en Bagram o Kandahar antes de ser enviados a Guantánamo para ser torturados allí. En Afganistán, estos detenidos estaban siendo torturados por los militares, y era una violencia muy básica y terrible: palizas, puñetazos, encadenamiento en posturas dolorosas, privación sensorial, hambre forzada. En Guantánamo, varios de mis clientes fueron sometidos a humillación sexual: varias guardias de seguridad mujeres les untaron un líquido rojo diciéndoles que era sangre menstrual. Los amenazaron de muerte o con la muerte de sus familiares. Varios de ellos fueron violados analmente en las llamadas “búsquedas en cavidades corporales” no autorizadas.

tanto demócratas como republicanos han decidido que no tiene sentido desatar la controversia intentando cerrar Guantánamo

El único método de protesta que tenían estos hombres era hacer huelga de hambre. Cuando se pusieron en huelga, los médicos de Guantánamo procedieron a la alimentación forzada dos o tres veces al día, usando unas sondas demasiado grandes para sus fosas nasales o esófagos, causándoles hemorragias internas. Nadie, culpable o inocente, debería ser tratado así. Ahora sabemos que la mayoría de los casi 800 detenidos en Guantánamo fueron vendidos por recompensas o capturados por las fuerzas estadounidenses en Afganistán y Pakistán. De hecho, a la mayoría de los clientes que representé el gobierno de Estados Unidos los dejó en libertad, después de haber perdido años de vida y haber sido torturados y detenidos ilegalmente lejos de sus casas. 

Una de sus quejas ha sido la incapacidad de reunir pruebas para el juicio del 11-S porque hay mucha información clasificada. Incluso sospecha que el FBI y la CIA la espían. ¿Cómo puede hacer su trabajo en esas circunstancias? 

La mayor parte de la información clasificada tiene que ver con la tortura de detenidos por parte de la CIA, y está clasificada porque es una vergüenza para Estados Unidos. Las autorizaciones top secret nos dan cierto acceso a esa información, pero el gobierno decide los límites. Por ejemplo, ha decidido que la ubicación real de los black sites de la CIA y muchas de las fechas específicas en que los detenidos fueron transferidos o torturados están clasificadas. Esto significa que no podemos confirmar ni negar ningún informe sobre dónde estuvo Ammar durante los tres años y medio de detención en régimen de incomunicación. También significa que es extremadamente difícil investigar dónde estaba y en qué condiciones. Por otra parte, el gobierno ha confirmado en numerosas ocasiones que ha espiado a los abogados defensores (mediante dispositivos de escucha en las salas de reuniones con los clientes o accediendo a nuestro correo electrónico) o han colocado informantes en los equipos de defensa. Así que nuestra preocupación por ser espiados se basa en una realidad. Es muy difícil hacer nuestro trabajo en estas condiciones, cuando se sabe que en cualquier momento el gobierno podría estar escuchando información privilegiada. 

Kathryn Bigelow, la directora de la película Zero Dark Thirty, tuvo acceso a información sobre Ammar, y hasta aparece un personaje basado en tu cliente. ¿Qué ocurrió exactamente?

Lo que ocurrió fue que en el 2011-2012, cuando se estaba rodando Zero Dark Thirty, Kathryn Bigelow pidió ayuda a la CIA para contar una historia “rigurosa”. La CIA sabía que el Senado estaba cerca de finalizar y publicar parte de un informe que confirmaría que habían torturado innecesariamente a detenidos durante años, y que la información obtenida mediante tortura había sido inútil. Así que la CIA aprovechó la oportunidad para colocar su propaganda en la película; a Kathryn Bigelow le dieron acceso a información clasificada sobre la tortura y los interrogatorios de Ammar, y dieron a entender que la tortura de Ammar condujo al asesinato de Osama bin Laden. Esto es completamente falso. La única parte verdadera fueron las técnicas brutales utilizadas con Ammar en la película; de algunas de ellas sus abogados sólo tuvimos conocimiento después de que salieran la película. Del waterdousing, por ejemplo, nos enteramos por la película. La colaboración de la CIA fue muy eficaz. La mayoría de los estadounidenses no va a leer un informe de tortura del Senado, pero sí que irán a ver un taquillazo de Hollywood, por lo que mucha gente todavía cree que la tortura de Ammar (y la tortura en general) surtió efecto. 

A pesar de sus esfuerzos para cerrar la base, Guantánamo siguió operativo durante la presidencia de Obama. ¿Es probable que las violaciones de derechos humanos continúen incluso si gana un candidato demócrata en las próximas elecciones?

Lamentablemente, la respuesta es, por descontado, sí. A la gente en Estados Unidos no le importa que un grupo de hombres musulmanes extranjeros permanezca recluido para siempre, por lo que tanto demócratas como republicanos han decidido que no tiene sentido desatar la controversia intentando cerrar Guantánamo. Hasta la fecha, ninguno de los más de 20 candidatos demócratas a la presidencia ha hecho ninguna declaración pública sobre Guantánamo. Esto a pesar de que ahora sabemos que sólo unos pocos de los casi 800 detenidos en Guantánamo tuvieron algo que ver con el 11 de septiembre o lucharon contra Estados Unidos. 

todo el concepto de Guantánamo se basa en el racismo

El gobierno acaba de anunciar que el juicio contra estos cinco presuntos terroristas comenzará el 11 de enero de 2021. ¿Son buenas noticias?  

La defensa siempre ha dicho que estamos preparados para ir a juicio siempre que el gobierno cumpla con su obligación legal de entregar toda la información que pueda ser exculpatoria. Hasta ahora, el gobierno no ha hecho eso, pero estaremos listos si lo hacen.

¿Cree que puedes ganar el caso? 

Según el Derecho internacional y nacional, no hay forma de juzgar a Ammar en Guantánamo. La comisión militar no tiene jurisdicción personal sobre los civiles –Ammar nunca fue miembro de Al Qaeda ni de ninguna fuerza militar–, y algunos de los cargos de los que es acusado (conspiración, secuestro y terrorismo) no son crímenes de guerra tradicionales y, por lo tanto, no deberían serle imputados.

Pero el mayor problema para el gobierno es que, después de torturar a Ammar durante tres años y medio, todas sus declaraciones están irrevocablemente contaminadas. La CIA interrogó a Ammar sobre presuntos delitos mientras lo ahogaba y lo golpeaba hasta dejarlo inconsciente y lo privaba de sueño durante años. Después Ammar fue llevado a Guantánamo en 2007, todavía sin abogados, e interrogado por el FBI sobre los mismos temas, con las mismas preguntas. Eso es lo que el gobierno ahora quiere usar como prueba principal para ejecutar a Ammar, pero casi no hay posibilidad de que las respuestas a esas preguntas sean diferentes de las expresadas bajo tortura.  Es por eso que la tortura no sólo es moralmente incorrecta, sino también contraproducente: la información obtenida bajo tortura no es fiable. No hay forma de condenar legalmente a Ammar con esas declaraciones contaminadas. Pero ésa es también la razón por la que está siendo procesado en Guantánamo, donde las leyes de las comisiones militares permiten que se admitan “pruebas coercitivas”, violando el Derecho internacional. En un sistema de justicia normal, los cargos serían fácilmente desestimados o reducidos, y se descartarían las pruebas del gobierno. Pero éste no es un sistema de justicia normal: fue diseñado para ejecutar a estos hombres fuera de la ley.

¿Qué principios del Derecho internacional y estadounidense se han violado? 

Los Convenios de Ginebra han sido gravemente violados, ya sea el Tercer Convenio –sobre los derechos y privilegios de los prisioneros de guerra–  o el Artículo 3 común a los cuatro convenios –sobre el trato digno a los detenidos. La prohibición de la tortura consagrada en la Convención contra la Tortura y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) ha sido aniquilada. Los derechos de detención y juicio justo contenidos en los Convenios de Ginebra, el PIDCP y en la Constitución continúan siendo violados hasta hoy.

En una entrevista concedida al  New York Times, dijo que este sistema legal fue inventado para “hombres musulmanes no ciudadanos”, que si se tratara de franceses blancos no habrían sido torturados. ¿Todo el sistema está basado en el racismo?  

Sí, todo el concepto de Guantánamo se basa en el racismo. Bajo ninguna circunstancia habría habido hombres o mujeres blancos detenidos en una cárcel como ésta, fuera de la ley durante décadas.  Las protestas de otros países y, probablemente, de los propios americanos, habrían terminado el experimento hace mucho tiempo. Esto ocurre únicamente porque los hombres detenidos son de piel oscura y musulmanes.

Estamos viendo que el racismo actúa como catalizador para la implementación de las políticas migratorias actuales. El racismo está increíblemente arraigado en la ley estadounidense. 

Las políticas migratorias actuales de Estados Unidos tienen sus raíces en Guantánamo. Una vez que se volvió aceptable retener a hombres musulmanes no ciudadanos en campos de detención, en condiciones terribles durante años, sin consecuencias legales o políticas, quedó claro que alguna administración –en este caso la de Trump– trataría de expandir ese poder. Y ahora vemos que el público estadounidense tolera que niños y familias enteras estén confinados en campos de concentración, que sean torturados física y psicológicamente, durante meses o años, si son de piel oscura. No se está haciendo una valoración o una revisión legal de amenazas reales más allá del color de la piel. Nuestro programa de “seguridad nacional” está enteramente basado en el racismo.

En The Trial, el documental producido por The Guardian, sale usted escuchando respetuosamente el himno nacional en Guantánamo, y luego declarando cuán “incongruente” es que suene el himno en ese contexto. ¿Es usted patriota? 

Soy el tipo de patriota más necesario. Soy el patriota que ve los valores sobre los que se construyó este país, que ve los problemas de nuestras políticas e intenta mejorar esas políticas para que coincidan con nuestros valores.

Autora >

Azahara Palomeque

Es escritora, periodista y poeta. Exiliada de la crisis, ha vivido en Lisboa, São Paulo, y Austin, TX. Es doctora en Estudios Culturales por la Universidad de Princeton.   Para Ctxt, disecciona la actualidad yanqui desde Philadelphia. Su voz es la del desarraigo y la protesta.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí