1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Un nuevo paradigma?

El pacto de gobierno está algo más avanzado de lo que se supone. Les paso varios ingredientes. Cambios para algunos tramos de la Ley Mordaza o la contra-reforma laboral. Algún pequeño palo en los tramos altos del IRPF. Tal vez dos bancas públicas

Guillem Martínez Madrid , 5/12/2019

<p>Segunda reunión de los equipos de PSOE y PSC con ERC.</p>

Segunda reunión de los equipos de PSOE y PSC con ERC.

PSOE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- La estructura de las revoluciones científicas, de Thomas Kuhn, es un pequeño pero importante libro aparecido a principio de los 60 del XX –aporta palabros, como paradigma, hoy absolutamente frecuentes hasta en una conversación de fútbol o de bralettes–, en el que se dibujan los cambios de época en la ciencia. Es decir, los cambios de época. Viene a señalar que, tras una fase de duda y mal rollo, se produce un cambio de paradigma, que viene a desembocar en lo que Kuhn denomina un periodo de “ciencia normal”. Es decir, de normalidad. La normalidad científica es, por tanto, una ciencia que no se pelea consigo misma hasta el próximo periodo de duda y mal rollo. La normalidad, a secas, tal vez sea tan solo eso. Un periodo con más certezas que dudas o, al menos, de aplazamiento de las dudas, de estabilidad en torno de un paradigma. En ocasiones esos periodos normales son tan asfixiantes como la Escolástica. En otras, tan abiertos y libres como la teoría de cuerdas. Si todo me sale bien, este articulete acabará en este punto 1, que ahora parece una seta, esas cosas que salen donde quieren y cuando quieren. Todas las setas, por cierto, son comestibles. Al menos una vez en la vida. Vaya, esto sí que no viene a cuento. Olvídenlo.

Se está negociando que ERC se ponga de perfil a cambio de que PSOE deje de estarlo. Se está negociando, a cambio de una abstención, una negociación intergubernamental, si bien muy acotada en su trayecto y punto final estético

2- Prosiguen las negociaciones. Son opacas. Es decir, que sus integrantes van en serio. La opacidad dibuja, por cierto, un PSOE inaudito en su verticalidad. Filtra poco o nada porque no hay nada que filtrar. Todo el conocimiento está en el vértice, y no llega al partido, que está a dos velas. Es decir, son negociaciones difíciles de intuir, pues participa en ellas un paradigma hasta cierto punto desconocido. No es el paradigma PSOE. Es el paradigma Sánchez. Un Sánchez 4.0. No es el Sánchez aparato, ni el Sánchez con léxico 15-M que hablaba de presiones, ni el Sánchez de marcos patrióticos de la pasada legislatura. Es el Sánchez que, supongo, pasará a la historia de lo cotidiano como el Sánchez normal. El Sánchez paradigmático. Que vete a saber cómo es, salvo que es vertical. Metáfora sobre la no información de las negociaciones UP-PSOE: no están negociando las personas que se anuncia que están negociando. Negocian otros, en lo que es un indicio de que vete a saber lo que negocian. Posiblemente negocian otras cosas, o desde otros accesos, diferentes a los que nos llegan.

3- La cosa está avanzada. Podría haber Gobierno hace días. No lo hay por la cosa cat. Por lo que, ya puestos, empezaremos hablando de la cosa cat. Puntos 4-12. No se los pierdan, que luego avanzaremos hacia el punto 1, que sigue en estado seta.

4- La cosa cat –las negociaciones PSOE-ERC– es absolutamente cat. Es decir, no es lo que parece.

5- Se está negociando que ERC se ponga de perfil a cambio de que PSOE deje de estarlo. Se está negociando, a cambio de una abstención, una negociación intergubernamental, si bien muy acotada en su trayecto y punto final estético. Ambos interlocutores lo saben. Lo que dificulta, o retrasa, el acuerdo, que no está en estas negociaciones, diría. Está en Cat. Es la escenografía, esa cosa tan cat y que puede llegar a ser la esencia de la Cat del siglo XXI.

6- Escenografía: ERC debe salir airosa, a través de estas negociaciones, en el chicken game cat. No erosionarse en Cat –esa realidad virtual, apasionada, idealista, autoreferencial– por lo que pacte en Esp. Acceder al Olimpo cat de ser el partido que negocia con Esp.

7- En cierta manera, ERC debe de gestionar la derrota ante el PSOE/el Estado. Y ante JxC, esa máquina propagandística, con la que es más complicado negociar nada. Gestión de la derrota: abandonar –quizás sólo parcialmente o no todo el rato– el léxico majara procesista, nunca confirmado en la realidad, y pugnar por el reconocimiento de la cosa nación, el blindaje de competencias y la mejora de financiación. Y, claro, la libertad de los presos –esa subnormalidad que lo empantana todo–, que vía beneficios penitenciarios o indulto puede ser realidad en un plis-plas. Debe de pugnar, vamos, por ser el PNV post-Ibarretxe, el actual. La otra tesitura es seguir en la deriva de un chicken game intraducible, inexportable, sin programa más allá del escenográfico, de consumo interno y sin ningún resultado salvo el electoral. Es decir, glups, la vida.

8- Puede haber soluciones preciosistas e imaginativas, con escasa repercusión jurídica, pero gran repercusión escenográfica. Soluciones procesistas, vamos. Una –se habla de ella desde 2017– es un nuevo texto estatutario. Que no se llamaría Estatut, sino Constitució. Y en el que –como en el último estatuto andaluz, o como en el Estatut que se comió con patatas el Congreso y el TC– se reconociera la cosa nación en el preámbulo y con palabros raros. 

9- Las reuniones PSOE-ERC transcurren, me dicen, en dos lenguajes diferentes. Es decir, que PSC no participa como traductor. Lo que es una mala noticia. Y una perdida de tiempo. El procesismo, por ejemplo, es un colectivo humano que necesita traducción constantemente, pues en su lenguaje ‘sí’ suele significar ‘no’, y lo que se dice en un territorio debe significar lo contrario en otro. 

10- JxC es consciente de la derrota. En alguna región de su subconsciente. Por lo que no rechaza de pleno las negociaciones. Participa escenográficamente en ellas a través de sus reuniones con PSOE. Y, supongo, con el ánimo de visualizar en Cat que es un partido con el que se debe de negociar. Supongo que PSOE participa en esas reuniones para dar honor, para relajar la cosa. No deben ser reuniones muy lucidas. Sus representantes no brillan tanto por su capacidad de negociar, sino por la de aproximarse al paradigma propagandístico y léxico que representan. Son, vamos, selección negativa à gogó. La jefa de la cosa, Laura Borràs –se habla, de ella, glups, como posible candidata a la Gene–, ahora está implicada en un posible caso de corrupción. Sus mails personales aparecidos en la prensa sobre el caso no son muy edificantes. Negociar con un político acusado de corrupción es, por otra parte, una bicoca para la otra parte.

el R’78 se ha recompuesto, asumiendo algo que no se produjo en 1977, y que puede suponer la normalidad en un periodo corto o largo. Una posibilidad fáctica e intelectualmente vetada, e imposible de realizar. La integración de las izquierdas a la izquierda del PSOE

11- Si la escenografía es lo que ralentiza el pacto PSOE-ERC, cuidadín, que en breve Puigde puede ser eurodiputado y disponer, por tanto, de la inmunidad para volver a Esp a comerse una paella. O a ser candidato de JxC a unas autonómicas. Lo que crisparía la partida de chicken game cat, el gran qué de las reuniones PSOE-ERC, me temo.

12- PSOE y UP, sea como sea, dan por hecho el pacto. Lo que encara este articulete a su punto final. Es decir, al punto 1.

13- ¿Qué es el pacto? Cabe suponer que algo más avanzado de lo que se supone. Les paso algunos ingredientes. Algún cambio, que incluya el palabro derogación, para algunos tramos de la Ley Mordaza o la contra-reforma laboral. Algún gesto para que los sindicatos vuelvan a ser interlocutores de algo. Algún pequeño palo en los tramos altos del IRPF –a partir de 100.000 euros, decía el programa PSOE; 60.000 decía el programa UP; vete a saber–. Tal vez dos bancas públicas. Una, de nueva creación, facilitaría crédito a empresas y pymes, y la financiación de la transición energética. Otra –Bankia, nacionalizada por Rajoy, lo que quita hierro al asunto–, podría ser la banca que garantice cajeros automáticos en la plaza del pueblo, y la posibilidad de que una parte importante de la sociedad pueda acceder a la domiciliación del recibo de la luz, o de que no salga disparada del sistema financiero. La privatización de las cajas de ahorro fue, en fin, un cambio absoluto y cruel en la vida cotidiana. Y, ya puestos, el nacimiento, brutal y despiadado, de una nueva oligarquía donde ya la había. Se habla de algún tipo de impuesto para la banca y para empresas. Aumento del salario mínimo, indeed. Alguna posibilidad para acotar, vía municipio y en determinadas zonas calientes, la cosa alquileres. Derechos para animalitos. Lo que posibilitaría, digo yo, el enfrentamiento con Vox y el resto de partidos del chicken game esp, por el tema toros, y no por otros temas. También se augura un nuevo tono –quizás poco más– con la cosa cat. Cierto alejamiento del neoliberalismo más radical, al menos en sus puntas, de las derechas esp. Y de su banda sonora política: el nacionalismo machote.

14- Se trata, por tanto de socialdemocracia. Tal y como ha quedado. Es decir, más amabilidad que reparto de la riqueza vía IRPF salvaje. Piketty no está ni se le espera. Por otra parte, como en el resto de socialdemocracias europeas. La socialdemocracia ha pasado de ser una orientación del Estado a unos trazos gubernamentales cuando ganan las izquierdas. Más profundos en el Norte, donde dejó un sello fuerte, y donde se negoció más fieramente la soberanía en el momento de incorporación a la UE. Bueno, también lo es en Nueva Zelanda, ese sitio raro, en el que hay pájaros raros, sin alas, por lo que igual no cuenta. Como en cualquier Estado europeo, esta socialdemocracia no planifica ni garantiza el Bienestar, por otra parte afectado y en reducción por las directrices comunitarias. Los cambios estructurales habidos en la Esp de la ulterior crisis, modulados por el PSOE de ZP y, más y más profundamente por el PP, han sido, no obstante, tan radicales, que incluso esa socialdemocracia, lo que queda de ella, puede ser un alivio. Al menos espiritual, dependiendo del grado de virtualidad/procesismo que adopte. Ya veremos.

15- En UP están satisfechos. O, al menos, transmiten relajo y cierto orgullo. Durante la pasada no-legislatura hable con algún staff, que me mostró una preocupación abstracta ante este hecho: el deseado Gobierno de coalición hubiera supuesto, por el mismo precio, que el PSOE se comiera con patatas a Podemos. Por lo que sea –por el resultado de los pactos, o por fenomenología–, ahora no existe ese temor. Ven un Gobierno de izquierdas sólido, que no sólo puede apurar la legislatura, sino cumplir un ciclo superior al de una década. Ven un momento histórico. El primer Gobierno, desde la Guerra Civil, con izquierdas a la izquierda del PSOE. Ven un cambio de paradigma.

16- El cambio de paradigma no alude a volver al Negrín style. Habla del alma de Podemos, diría. O, al menos de su alma MAD. Es comunista. Para ser exactos, eurocomunista –cuando pienso en eurocomunismo siempre pienso en Berlinguer, y no en Carrillo; es más, cuando pienso en cualquier cosa, nunca pienso en Carrillo–. Y, para ser más exactos, supongo, sentimental. La sentimentalidad es la esencia de las cosas. El cambio de paradigma aludido consiste en conseguir algo que Carrillo no pudo conseguir. Gobernar en coalición.

17- Cada ciudad tiene sus mitos. Intraducibles. Tal vez anecdóticos. Pero forman parte de la mirada colectiva. MAD, sus izquierdas, poseen una gran identificación con el palabro comunismo. Como en BCN, pongamos, con la palabra anarquismo. No se traducen en políticas, pero sí en cosmovisiones, en formas, en respeto, en carácter, incluso. Por lo que son innegociables e ilustran, lo dicho, un carácter. La admiración por Carrillo –un tipo no admirado en todos los territorios– quizás es el sello que se visualiza en Podemos en esta etapa, el sello que ilustra las arrugas de su cerebro. A través de él, y si esto en efecto dura una época –se me ocurren impedimentos: a) los medios esp, b) una nueva crisis económica, en la que vuelva a desaparecer, incluso, la amabilidad–, puede nacer un nuevo paradigma. Un nuevo paradigma en el que más que la recomposición del R’78, se valora un mito: se ha conseguido lo que no consiguió Carrillo. Podemos –que al nacer buscó su integración, frustrada, en IU, y que sólo luego decidió ser partido– no es, en fin, tanto 15-M como izquierda post-comunista. Al menos en su tramo más sentimental.

18, O PUNTO 1- Paradigma: el R’78 se ha recompuesto, asumiendo algo que no se produjo en 1977, y que puede suponer la normalidad en un periodo corto o largo. Una posibilidad fáctica e intelectualmente vetada, e imposible de realizar. Un Gobierno de coalición. La integración de las izquierdas a la izquierda del PSOE. Una gran región de las izquierda, excluidas en los 70, serán ahora Estado. Y lo modularán. Es posible que eso, y las políticas vertidas en este nuevo tramo –limitadas, con menos soberanía incluso que en los 70 pero, por guion, diferentes–, sea lo que Kuhn podría denominar la normalidad próxima. Ya veremos. Todo, en todo caso, es más inestable y menos épico que en los 70. Y dura mucho menos.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Oriol

    Ejem, Fdice... ¿en qué época de la historia de España ha funcionado un Estado centralizado como el francés? (Es verdad que podrías contraatacar preguntándome en qué época de la historia de España ha funcionado algo, pero bueno, en fin...)

    Hace 1 año 4 meses

  2. Fdice

    la historia lo demuestra. ¿Qué más hace falta para aplicar la ley y reformar la constitución para eliminar el nefasto estado de las autonomías que no funcionan en España porque aquí se ha dogmatizado a niños y adultos durante décadas para que nos odiemos entre las distintas regiones de España (a diferencia de otros países como Alemania o Estados Unidos, donde van todos a una)? Estado centralizado como el francés es lo único que funciona en España. La historia lo demuestra.

    Hace 1 año 4 meses

  3. alguien

    el r78 se acabará de recomponer con un pacto psoe/podemos. de esas perlas progresistas los cerdos no vamos a ver un 5% porque de lo que va esto es de perpetuar el r78. vamos, que ahora mismo erc es el 'problema' inmediato del r78 (podemos ya está asimilado hace rato). relativo porque si falla erc siempre quedarrán cs o pp o cs y pp para arrimarle otra bombona de oxígeno al r78. osea que quien se juega el tipo es erc en cat. van a perder igual, la cuestión es figurar en la foto como galos aguerridos (demoócratas, en realidad, si es defendiendo los famosos 3 puntos) o como vendidos a la tropa nauseabunda del r78.

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí